Diario de Sesiones 68/2021, de fecha 23/3/2021 - Punto 1

10L/DGEN-0002 DEBATE GENERAL SOBRE EL ESTADO DE LA NACIONALIDAD CANARIA.

El señor PRESIDENTE: Comenzamos, señorías, con la intervención de la presidencia del Gobierno.

Señor presidente, tiene la palabra.

Adelante, señor presidente.

El señor PRESIDENTE DE CANARIAS (Torres Pérez): Presidente del Parlamento, diputadas y diputados, quienes siguen este debate a través de los medios de comunicación, quienes están también en este Parlamento, a todas, a todos, muy buenos días.

Hace exactamente 621 días comparecí en esta tribuna para decirles que una Canarias mejor era posible y necesaria. Hoy cuando nos acercamos a los dos años de ese discurso de investidura sucesivas crisis sobrevenidas nos han hecho que pensar y enfrentarnos a la vigencia de ese objetivo. Está claro que el destino nos ha querido poner a prueba en este tiempo, como sociedad y también como Gobierno, pero nuestras fuertes convicciones y la confianza en la capacidad de la sociedad canaria para sobreponerse y vencer nos está permitiendo afrontar nuestra responsabilidad con la misma ilusión que aquel 11 de julio de 2019.

Pero solo hay una forma de comenzar mi intervención, solo hay una, significando, primero que nada, el profundo pesar por la pérdida, hasta ahora, de 651 vidas humanas por esta desgraciada pandemia en Canarias, recordando el sufrimiento de las víctimas y de sus familias, que han perdido a sus seres queridos y que en muchas ocasiones, desgraciadamente en la mayoría, ni siquiera tuvieron la oportunidad del abrazo en la despedida. Quiero enviar también un cálido mensaje de ánimo y consuelo a todas aquellas personas que están padeciendo la enfermedad y aquellas que lo pasaron mal, que fueron ingresadas en nuestros hospitales y que temieron por sus vidas que sufrieron y que, por fortuna, lo superaron y lograron salir adelante para vencer ese trance tan lleno de dolor e incertidumbre.

Antes de hacer balance de este tiempo y sobre todo contarles hacia dónde vamos, estoy convencido de que, de forma unánime, los grupos con representación en esta Cámara coinciden conmigo en destacar una palabra cargada de sentido: gracias.

Gracias de corazón a las miles de sanitarias y sanitarios que en estos últimos doce meses han dado un ejemplo de compromiso, entrega y profesionalidad. Gracias.

A quienes en el ámbito de la educación han realizado y realizan un tremendo esfuerzo, titánico, para que en el día a día de los centros escolares sea posible la educación. Gracias.

A todas las fuerzas y cuerpos de seguridad, gracias.

Gracias por no dar ningún paso atrás a quienes trabajan en los servicios esenciales: en los transportes públicos, en la distribución de mercancías, el personal de los supermercados, los servicios de limpieza, los de los medios de comunicación...

No tengo, no tenemos horas suficientes para agradecerlo persona a persona, sector a sector, caso a caso, pero gracias.

Gracias a las abuelas y a los abuelos, a las nietas y a los nietos, que llevan meses sacrificando besos y abrazos. Gracias. A las madres y a los padres, a los tutores, a quienes han pasado el último año renunciando a tantas muestras de afecto, a tantas ganas de vernos, de reunirnos, como nos hubiese gustado.

Señorías, creo que más de dos millones de canarias y canarios, de las ocho islas, merecen el reconocimiento y un aplauso unánime por parte de sus representantes, de su Gobierno y también del Parlamento. Gracias a todas y a todos. (Aplausos).

Somos conscientes, sí, de que ha habido quien no ha terminado de entender la magnitud de la amenaza, pero hemos multiplicado las acciones para ponérselo difícil a quienes irresponsablemente nos ponen en riesgo de manera colectiva, en actitudes incívicas y egoístas. En Canarias, por fortuna, son muy pocos. Hoy debemos reconocer, sin dudarlo, que las canarias y los canarios lo están haciendo bien, dando un ejemplo de compromiso y será valorado y reconocido, estoy seguro, por las generaciones del futuro. Es de justicia remarcar este agradecimiento a la sociedad para la que trabajamos.

Y también quiero darles las gracias a sus señorías, a todos ustedes, porque contra la pandemia la mejor respuesta es separar diferencias y enfrentarnos al que es nuestro único enemigo común. Eso es lo que ocurre cuando se está en guerra y, señorías, estamos en guerra, en guerra contra la COVID-19, que tendrá un enemigo invencible, si es verdadera, en la unidad de acción. Por eso el Gobierno, y quien les habla, agradece la altura y generosidad con la que desde todos los grupos parlamentarios se está abordando con urgencia, con la mayor urgencia extraordinaria a la que nos hayamos jamás enfrentado como responsables públicos.

Unidad de acción.

No es, desde luego, la primera vez que los canarios y canarias nos vemos en la obligación de tirar de coraje, de perseverancia y solidaridad, porque en nuestra historia hay episodios, muchos, en que hemos tenido que crecer y avanzar contra corriente. Pero también es verdad que esta es la primera vez en la que las generaciones coetáneas nos vemos en la obligación de plantar cara y vencer una pandemia que ha sacudido nuestros pilares económicos y sociales, públicos y privados, individuales y colectivos. Y creo que lo estamos haciendo con la responsabilidad que esta situación requiere, sin excepción, dando todos lo mejor para sumar en la búsqueda de soluciones, de respuestas, de líneas de actuación que amortigüen y compensen las dificultades, que son inéditas, que están atravesando miles de familias, miles de trabajadoras y trabajadores, miles de empresas.

Todos los grupos presentes, señorías, en esta Cámara, todas las diputadas y diputados, somos parte de la solución y no del problema.

El talante conciliador de estos últimos doce meses, lejos de la tensión o la crispación que, creo, caracteriza y contamina en otros escenarios políticos, engrandece la labor de esta Cámara y la política en estas islas.

Creo que debemos enorgullecernos de haber sacado adelante un plan de reactivación social y económica para esta tierra. Un plan que se empezó a fraguar un día después del estado de alarma del 14 de marzo y que fue fruto de más de cien reuniones: con ustedes, con la federación de cabildos, con los ayuntamientos, con los agentes económicos y sociales, con el tercer sector, con los colegios profesionales... Canarias tiene un plan, un plan con el que hemos dado un ejemplo de unidad, compromiso y capacidad de diálogo y de entendimiento. Primero, con la firma del pacto, que fue el Día de Canarias, y luego con la aprobación en este Parlamento, sin voto en contra de ese documento. Fue el 22 de octubre.

Este plan ha permitido destinar a la recuperación de la sociedad y la economía 1200 millones el año pasado, todo un logro, con una alta ejecución de esos fondos, y deseamos que así sea en el presente ejercicio y en los siguientes.

Y, sí, estoy convencido de que en el transcurso de este debate vamos a escuchar críticas y propuestas. Si estas sirven para seguir avanzando y mejorando la labor de este Gobierno y de este presidente, serán bienvenidas. Hoy renuevo aquí el compromiso de mi Gobierno y el mío con la unidad de acción y la búsqueda del consenso para la construcción de nuestro futuro, con la aportación de todos.

Antepondré siempre el diálogo a la imposición. Es nuestra forma de ver la política. Tender la mano con firmeza creo que da mejores resultados que apretarla con violencia y cerrazón. Lo aplicamos y lo aplico a todos los foros, a todas las negociaciones, con todas las instituciones, ya sea de Canarias o fuera de ella.

Y, sí, la pandemia, señorías, lo ha condicionado todo. Recuerdo, y lo recordamos todos, el 31 de enero de 2020, la consejera entonces de Sanidad, Teresa Cruz, me llamó para decirme que teníamos el primer caso de Canarias y de España en La Gomera. Recordamos cómo se trabajó en ese Hospital de Nuestra Señora de Guadalupe y fuimos, sin querer, pioneros en la gestión de la COVID. Creo que se hizo bien, se actuó con diligencia y a tiempo.

Pasó igual, un mes después, con un ciudadano italiano que dio positivo en un hotel de Adeje. Fue un día intenso, 23 de febrero por la noche. Recuerden, salíamos del peor episodio de un fin de semana de la historia de Canarias, con cuatro fenómenos atmosféricos, dos incendios en las islas con más población, un episodio de calima que no recordamos en cuarenta años, con todos los aeropuertos de Canarias cerrados, sin conectividad ni área ni marítima, y después de eso, el lunes por la noche, una crisis de sanidad y ante una decisión difícil tener que tomarla. Y lo hicimos: confinamos un hotel entero, con 1000 personas, entre huéspedes y trabajadores. Y se hizo bien, fue la mejor opción. Lo que no sabíamos es que desgraciadamente estábamos ante un ensayo de lo que ocurrió poco después, el 14 de marzo. Ahí se decretó el confinamiento, el estado de alarma.

Todas las acciones de este Gobierno desde entonces no han sido más que intentar combatir el virus y evitar al máximo sus consecuencias. La prioridad es, ha sido y seguirá siendo salvar vidas. Y, junto a ello, se ha incrementado el apoyo desde lo público para intentar preservar el estado del bienestar; proteger a las personas más vulnerables, que siempre son más en época de crisis; conservar la máxima actividad económica dentro de un contexto difícil, marcado por las restricciones.

He dicho en reiteradas ocasiones que hemos intentado dar el máximo de apoyo, siendo -lo reconocemos- un efecto paliativo, una solución de urgencia hasta que la vacuna, la vacuna, con su extensión, se convierta en nuestro muro de contención, solo es ella, para la ansiada recuperación, que creo que está cada vez más cerca.

Canarias, señorías, está preparada para alcanzar la vacunación del 70 % de nuestra población durante el verano. El ministerio acaba de confirmar que durante lo que queda de marzo y abril llegarán más de trescientas treinta y seis mil dosis de Pfizer, AstraZeneca y Moderna y esperamos que pronto se unan también las de Janssen. Con nuestras infraestructuras, con el personal sanitario del Servicio Canario de Salud podemos inocular hasta treinta mil dosis al día. Si nos dan la materia prima, si llegan los suministros, avanzo lo que sin duda será la mejor de las noticias, y es que las islas Canarias van a conseguir la inmunidad frente al virus antes de que acabe el verano. Y eso lo debe cambiar todo; reduciremos considerablemente los fallecimientos, como se ha logrado ya en las residencias de mayores tras la vacunación del 100 % de sus residentes y trabajadores; podremos volver a vernos sin tantas restricciones. Estaremos ante el principio del fin de una pesadilla demasiado larga y dolorosa que ha dejado a mucha gente por el camino.

En el transcurso de estos doce meses últimos, a los desafíos que teníamos planteados cuando llegamos al Gobierno, al recoger una tierra con los índices que ustedes conocían de pobreza y desempleo, se sumó el descomunal reto que ha supuesto la pandemia para todos los países, para todas las comunidades, para todos los seres humanos. Una dificultad añadida, con especial incidencia en quienes vivimos del exterior, en unas islas como las nuestras que tienen en la movilidad y en el turismo el principal motor económico que lo mueve todo.

Al brutal esfuerzo realizado en los ámbitos sanitario o educativo, hay que sumar la situación que la pandemia ha provocado en la práctica totalidad de actividades de nuestro tejido productivo. Una sucesión de confinamientos y limitaciones a la movilidad han afectado a Canarias hasta llevarnos a un cero turístico, que provoca directa o indirectamente, de facto, la parálisis en nuestro principal motor económico. Y es curioso, porque cada vez que estábamos en disposición de recibir turistas, porque controlábamos la pandemia, había un desarrollo favorable en nuestra tierra, nuestras expectativas se frustraban porque la enfermedad tenía una evolución negativa en los países origen de turistas, como está ocurriendo de nuevo en estos momentos.

Y creo que nos hemos intentado adelantar a todo, con protocolos estrictos, con un cumplimiento exhaustivo, anticipándonos en las medidas e incluso con un decreto ley turístico inédito, iniciático, arriesgado, valiente, que hacía que quienes nos visitaran y fueran a un espacio alojativo tuviesen que presentar un resultado negativo de las pruebas. Pionero, que funcionó bien, pero que, sin embargo, ante una pandemia global y el cierre de los países, está, estamos, Canarias, a merced de cómo se comporta la pandemia en el resto del mundo también.

Y así llevamos un año. Doce meses sin generar una economía suficiente para miles de empresas y trabajadores. Y esto, como digo, ha obligado a un esfuerzo desde lo público del que toda la sociedad, y no solamente este Gobierno, debe sentirse partícipe. Es un esfuerzo sin precedentes, sin precedentes, para evitar la destrucción de empleo que esta crisis inesperada, abrupta, ha provocado y provoca en todo el mundo. Por ello, los expedientes de regulación temporal de empleo -los ERTE- han sido un salvavidas para miles y miles de personas, que aún mantienen una relación con sus empresas, que siguen manteniendo ese optimismo de no ser despedidos y que podrán volver -esperemos que pronto- a sus puestos de trabajo una vez se recupere la actividad. Sin embargo, tenemos en Canarias casi noventa mil personas en ERTE. ¿Qué hubiera pasado si no se hubiese activado ese mecanismo de rescate?

Evitar en la medida de lo posible el quebranto económico de las familias es nuestro sino, nuestra obsesión. Y por eso aprobamos presupuestos expansivos, cuyo principal esfuerzo se centra en fortalecer los pilares del estado del bienestar: la educación, la sanidad, los derechos sociales. Y seguiremos respondiendo desde lo público este año. Lo hicimos en el año 2020, destinamos líneas directas a las empresas, a las pymes, por 95 millones de euros, que llegaron para el transporte regular, marítimo, sector turístico, agrícola, la cultura, el ocio nocturno, los autónomos y otros ámbitos productivos, intentando ayudar, echar una mano. Además, también lo hicimos para los sectores más vulnerables, con la prestación canaria de inserción, el ingreso canario de emergencia o la ayuda extraordinaria de las pensiones no contributivas. Fueron 72 millones de euros. Y este año también seguiremos con ello. Igual que hicimos el año pasado, con 17 000 familias que quedaron exentas de pagar el alquiler social.

Y, repito, cualquier esfuerzo que hagamos siempre será insuficiente, porque el daño económico es tan multimillonario, en miles y miles de millones, que desde lo público podremos paliar, jamás sustituir.

Este año hemos aprobado un plan extrapresupuestario de 400 millones de euros, que está ya en camino, con ayudas directas, IBI turístico y también bonificaciones fiscales.

Y en el transcurso de mi intervención me detendré en el trabajo que han hecho las distintas consejerías al respecto. Sin embargo, no quiero dejar para más tarde la oportunidad de valorar la labor, la lealtad y la cohesión de quienes forman el Gobierno que presido y de los partidos que lo sustentan. Cuando son mayores las dificultades es cuando los lazos entre los miembros de una comunidad, de una sociedad, de un colectivo, de un Gobierno se estrechan o se rompen. Durante las semanas y meses del confinamiento las reuniones del Gobierno de Canarias, física y telemáticamente, de las cuatro fuerzas que lo sustentan, eran diarias, de lunes a lunes. Esas adversidades intensificaron el compromiso adquirido de la defensa de los valores que simboliza este pacto de progreso.

Frente a las inestabilidades que hemos visto en otras administraciones y también en otras comunidades de nuestro país, el pacto de las flores, sin embargo, se muestra cohesionado y con un principio inalterado: la absoluta defensa compartida de Canarias.

Trabajamos también desde el convencimiento de que estamos haciendo lo que tenemos y debemos hacer, pero convencidos de que tenemos que seguir corrigiendo también inercias, cambiando dinámicas y mejorando mecanismos para que la Administración llegue antes y mejor a las demandas y urgencias de la gente de nuestra tierra.

Les adelanto que, tras haber tenido ya el visto bueno de los servicios jurídicos y de la Comisión de Secretarios Generales Técnicos, está ultimado el decreto de agilización administrativa para los fondos europeos, que irá a un próximo Consejo de Gobierno. Una herramienta capital y básica para que ningún euro deje de llegar a la sociedad canaria.

Señorías, debemos superar juntos aún unos meses muy complicados, pero también es cierto que empiezan a aparecer signos claros para la esperanza. Nuestra imagen sigue en lo más alto. Somos el principal destino a elegir por el resto de los españoles y también para los turistas de los principales países emisores. TUI lo ha confirmado, quiere venir a Canarias; Jet2, también, y hablan de un crecimiento cercano al sesenta por ciento.

La recuperación de la actividad turística y nuestro posicionamiento como destino seguro, que es una marca nueva que se ha instalado, destino seguro desde el punto de vista sanitario, desde la salud, son motivos para la esperanza. Es ese elemento capital para que tiremos en el día a día y para que favorezcamos el crecimiento económico, porque la confianza tira de la actividad empresarial y del consumo cuando es realista.

Hemos conocido recientemente informes independientes y prestigiosos como el del BBVA, que aseguran y auguran para el segundo semestre de este año un crecimiento para Canarias de ocho puntos del PIB, nueve para el año próximo; que en el año 2022 estaremos en los parámetros del año 2019, y que incluso -dice ese estudio- podremos acabar la legislatura creando 11 000 puestos de trabajo. Es decir, lo estamos pasando mal, pero hay razones para la esperanza.

Y tengo que decir también que no estamos solos ni vamos a estar solos. Ni el Gobierno ni nuestra sociedad. Este Gobierno cuenta con la colaboración de todos los grupos parlamentarios, de los cabildos, de los ayuntamientos, siempre separando diferencias y buscando acuerdos comunes. También con el Gobierno de España. Quienes están al frente de Agricultura, Defensa, Asuntos Exteriores, Migraciones, Economía, Trabajo, Turismo, Interior, Política Territorial, Hacienda, Transportes, Ciencia, el presidente... han pasado por Canarias en este tiempo y han conocido, les hemos mostrado nuestras dificultades, antes y durante la crisis social y económica que ha generado la pandemia. Muchos ministros, más en una época como esta, han visitado Canarias, a los que les exigimos y les demandamos respuestas acordes a sus competencias para nuestra tierra. La han visitado por múltiples motivos y este Gobierno tiene, obligadamente, una relación estrecha, a la fuerza, con ellos, y no solamente por el permanente contacto sino también porque nos hemos tenido que enfrentar y discrepar en muchas ocasiones para defender asuntos de enorme complejidad, donde no teníamos el mismo punto en común.

Por ejemplo, lo hicimos con la merma de ingresos del bloque canario de financiación. Durante todo el año 2020, ayuntamientos, cabildos y Gobierno de Canarias teníamos incertidumbre sobre esa merma de los recursos y, hablando con el Gobierno de España, conseguimos el superávit, antes, mucho antes de que la Unión Europea flexibilizara el techo de gasto y las reglas fiscales, mucho antes de que se hiciera para el conjunto del país.

Recientemente hemos sabido de una distribución de fondos para pymes y autónomos que separa a los archipiélagos, de manera justa, de manera justa, porque somos los archipiélagos, los que vivimos del turismo, los más afectados. Más de mil millones vendrán a Canarias, y eso será también un alivio importante para los sectores empresariales, para las pymes, para los autónomos.

Junto a ello, también hemos tenido reuniones diversas con Madrid, de manera permanente, y en ese sentido hay que reconocer que se hace un esfuerzo desde el Gobierno central para preservar... Son 6000 millones de euros los que han venido a Canarias para las líneas de avales ICO, ERTE o prestación de autónomos. Un estado de quiebra que hay que preservar de la sociedad de nuestro país, y esto es importantísimo, porque significa el rescate de las personas, significa poner como prioridad a la clase trabajadora, significa responder distinto a una crisis a como se hizo en el pasado.

De esas intensas relaciones con el Gobierno de España -y creo que nos debe alegrar a todos- hemos podido desbloquear el Convenio de Carreteras, en gran parte, de aquello que era hasta ahora una deuda con nuestra tierra, y eso hará que se firme pronto una adenda para el actual, vigente, Convenio de Carreteras y no uno nuevo. Ese trabajo da sus frutos y recuerdo que cuando acabamos el año 2020 logramos también que se aprobara la prórroga de la Reserva de Inversiones de Canarias, lo que simboliza entre 600 y 800 millones en inversión privada.

Son algunos de los datos. También, de nuestra insistencia, porque si hay que ir mil veces a Madrid, mil veces iremos. No han sido mil (aplausos), no han sido mil, pero sí tengo datadas hasta cincuenta reuniones que hemos tenido en los ministerios. Hablo solo del presidente, a lo que se suman también los miembros del Gobierno, más de veinte viajes oficiales o no, porque no todos se hicieron públicos, algunos eran de cuestiones técnicas, eran para solventar problemas, con el único objetivo y la única obsesión de sacar lo mejor para nuestra tierra, para Canarias.

Y es verdad, es verdad que cuesta en muchas ocasiones que se nos entienda, que se nos comprenda. Estamos lejos, demasiado lejos en muchas ocasiones. Y por eso quiero hoy también aquí compartir con los presentes y con la sociedad canaria una de nuestras mayores preocupaciones: la respuesta al fenómeno de la inmigración.

El cambio de rutas se detectó a finales del año 2019, se pronunció en el año 2020 y seguimos al alza en el año 2021. Y llegan inmigrantes a Canarias. Esto debe obligarnos a repensar fórmulas, estrategias y protocolos para evitar que miles de personas se jueguen la vida, se jueguen la vida y la pierdan, en la travesía más arriesgada que existe en Europa y de las más arriesgadas del mundo.

Creo, señorías, que se cometió un error después de la crisis de los cayucos en el año 2006, un error al desmantelar las infraestructuras de emergencia que había en prácticamente todas las islas, eran once, para dar respuesta inmediata a quienes llegaban en pateras y cayucos. Se desmanteló. Se creyó entonces que no iba a seguir el fenómeno migratorio. ¿Cómo es posible pensar tal cosa cuando estamos a 80 kilómetros de la pobre África? Fue un error, porque siempre debe haber un recurso de emergencia inmediata, para que no vuelva a pasar nunca más lo que ocurrió en el año 2003 con la terminal de Fuerteventura o recientemente con el muelle de Arguineguín.

Del mismo modo, señorías, que sería un error hacer ver que esas infraestructuras deben ser permanentes, para que quienes a ellas lleguen, inmigrantes, cuyo sueño es seguir el sueño europeo, permanezcan días, meses, semanas o años en esos campamentos, que son, deben ser solo para una respuesta a la emergencia. Si lo que se quiere es que sean recursos permanentes para que quien entre no salga, este Gobierno y este Parlamento se oponen rotundamente. (Palmoteos en los escaños).

Y debemos prepararnos para la urgencia, porque las soluciones no salen de aquí. He reclamado en el conjunto de España y de Europa que hay que invertir en los países de origen y tránsito. Hay que incentivar la vigilancia, incrementarla, hay que efectuar las deportaciones acorde a los derechos humanos, hay que permitir el tránsito reglado de quien tiene derecho a transitar por el Estado español y por la Unión Europea, hay que activar las derivaciones junto al resto de las comunidades y hacer que sea una solidaridad obligatoria, hay que dar, sí, y exigirlo, la acogida digna que estas personas se merecen cuando están en Canarias, en cualquier lugar del mundo, en tanto en cuanto se aclara su situación administrativa.

Se han dado pasos, sí. Uno de los pasos más relevantes es que han llegado desde el año 2017 a ahora unas treinta mil personas y unas veintidós mil ya no están en Canarias, pero también hay que reconocer los errores y hacer autocrítica. El Gobierno de España y el presidente lo ha hecho, el presidente de España reconociendo que las cosas hay que hacerlas mejor.

Pero también quiero ser claro en este Parlamento de Canarias, porque la oportunidad para que las cosas cambien está en el futuro texto de migración y asilo, que no es un pacto, que debe ser un pacto y que como está planteado es inaceptable.

No nos equivoquemos, no nos equivoquemos: el presente y el futuro de la migración irregular no se decide en el Parlamento de Canarias, ni en el Congreso ni en el Senado, en estos momentos se decide en Estrasburgo y en Bruselas. Por eso el 1 de marzo, cuando comparecí en la Comisión de Libertad, Justicia e Interior, expuse, en nombre del Gobierno, del Parlamento y de la sociedad canaria, la necesidad de que exista una corresponsabilidad obligatoria entre territorios. Expuse mi oposición absoluta a ese texto que se propone por la Comisión de Inmigración, que habla de que el resto de los países que no son frontera solo pueden, tienen, deben activarse siguiendo criterios de voluntariedad o de patrocinio. Eso es inaceptable.

Dije en este Parlamento que cuando preparaba esa intervención me trasladaron que quince años atrás Adán Martín había comparecido en esa comisión, y el presidente Adán Martín dijo lo siguiente: Los territorios fronterizos -y en especial las islas- no pueden asumir solos un problema que es europeo, porque el destino final de la emigración es, en definitiva, el sueño europeo. Lo dijo bien, es un problema europeo, tenía razón, y yo me pregunto, aquí y ante quienes siguen este pleno y este debate: ¿no son quince años tiempo suficiente para aprender y no cometer los mismos errores?, ¿no es tiempo suficiente para la Unión Europea, para los Estados que la forman, los 27, para corregir decisiones y no repetirlo en el presente y en el futuro?

Tras esa intervención, hubo una afirmación que fue lo mejor de la Comisión de Libertad, Justicia e Interior, y es que por primera vez la responsable de Interior, la comisaria, habló de solidaridad obligatoria, solidaridad obligatoria. Y ahí tenemos que tener una sola voz, señorías, y debemos reclamar al Gobierno de España que siga presionando, junto a Italia, Grecia o Malta, para que ese pacto sea realmente un pacto, sea justo y que tenga solidaridad obligatoria.

Y tenemos que estar preparados, como digo, porque las crisis migratorias seguirán existiendo y tenemos que dar respuesta a una migración que tiene que ser mucho más ordenada.

Y aquí quiero detenerme en una realidad que nos golpea la conciencia. En estos momentos quienes vienen en las pateras y en los cayucos son, frente a la crisis anterior, muchas más niñas, niños y mujeres. El año 2006 fue el año en que más inmigrantes llegaron a Canarias, 500 menores; en estos momentos tenemos 2600. Jamás antes habíamos tenido en nuestro sistema de acogida a tantos menores, niñas y niños. Y quiero hoy reconocer, y hacerlo públicamente, al Parlamento de Canarias porque fue capaz de entender unánimemente que un decreto ley impulsado por Derechos Sociales hiciera que en los hoteles, porque no había otros espacios, pudiera haber niñas y niños inmigrantes. Les puedo reconocer, señorías, que todos los grupos parlamentarios han dado una lección al resto de los parlamentos autonómicos y a otras formaciones políticas de que en Canarias con los vulnerables tenemos una sola voz, y los niños y las niñas lo son.

También he de decir, señorías, que la atención de todos esos menores es imposible, además de inaceptable, que la afronte una sola comunidad. Los recursos previstos para ese fin, de este año, se han agotado, y estamos hablando de decenas de millones de euros, porque los menores no acompañados precisan comida, pero también formación y educación, atención psicológica. Por ello hay que exigir que Canarias está dispuesta a asumir su cuota, pero no toda la cuota, de menores y de mayores inmigrantes. Hay que aumentar el reparto entre la Unión Europea y el resto de las comunidades de nuestro país y hay que exigir al Gobierno de España y a la Unión Europea que se establezcan fondos económicos y recursos para atender a esta realidad. Tuvimos un plan para Canarias con fondos europeos, pero acabó en el año 2014. Lo he exigido en la Comisión Europea. Debió exigirse, no se debió perder. Y, por tanto, tenemos que hacer fuerza para que esos fondos lleguen a Canarias.

Y acabo. No voy a permitir, ni lo va a permitir ninguno de los presentes, que asumamos en soledad el fenómeno migratorio ni vamos a tolerar que miren para otro lado quienes deben implicarse en la respuesta a esta crisis. Pero también, que digo lo que digo, quiero ser contundente, porque hay que condenar con absoluta claridad los mensajes de odio, de fanatismo, de racismo, condenar los bulos que alimentan la xenofobia, y espero que en eso no haya ni una sola fisura en este Parlamento.

Natalia Sosa Ayala, homenajeada recientemente en el Día de las Letras Canarias, escribió esto: "Nadie tiene la responsabilidad de haber nacido aquí o allá, de ser blanco o negro, ahora o más tarde, pero sí tiene el derecho, derecho pleno, a su parcela cálida de tierra". Señorías, eso es lo que buscan quienes suben a una patera o a un cayuco, una parcela cálida de tierra, que desgraciadamente, en muchas ocasiones, no consiguen.

El fallecimiento reciente de esa niña migrante, que no llegaba a 2 años, debe hacernos remover las conciencias como sociedad.

He hecho, señorías, hasta este momento un repaso de las preocupaciones más relevantes de este duro año de pandemia, las respuestas que hemos dado a la crisis sanitaria, social y económica y también las relaciones con el Estado. Pero el Gobierno de Canarias tiene un programa que, si bien ha estado marcado en su totalidad por la pandemia, ha seguido avanzando con un objetivo clave: la transformación de Canarias. Y lo ha hecho sacando adelante, a pesar de las dificultades, dos presupuestos, el del año 2020 y el del año 2021. Respondemos con ellos a los compromisos adquiridos, sociales y económicos. Desde el primer minuto del mandato nos pusimos a hacer lo que teníamos que hacer y prometimos que íbamos a hacer: blindar, como he dicho, los servicios públicos esenciales. Estos dos presupuestos han sido diseñados en escenarios y circunstancias completamente distintas uno del otro, pero los dos mantienen inalterados los principios que sustentan el acuerdo para un Gobierno de progreso.

Hemos incrementado el gasto sin que hayamos subido los impuestos. Recuperamos, sí, medio punto del IGIC, porque sabíamos que con la bajada de la imposición indirecta íbamos a recaudar y a ingresar menos. Lo dijimos y finalmente así fue. Tampoco hemos endeudado a la comunidad autónoma, a pesar de la extraordinaria merma de recursos que hemos perdido en ingresos tributarios. Los dos presupuestos se adaptan a estas circunstancias sobrevenidas y son capaces de dar respuestas eficaces. Como, sin duda, hay que reconocerlo con la contratación de 4500 nuevos trabajadores para la sanidad y 2500 para la educación, para responder de la mejor manera posible a la COVID.

Según los datos provisionales del cierre del ejercicio 2020, Hacienda promovió modificaciones de más de quinientos millones de euros para enfrentar la COVID. Los presupuestos crecieron durante el año 2020 en casi ochocientos millones de euros y a lo largo del presente año, del año 2021, las aportaciones ordinarias y extraordinarias harán que crezcan otros dos mil millones de euros. Si les añadimos los fondos Next Generation que se han movilizado por la Unión Europea para dar respuesta al mayor desafío desde la II Guerra Mundial, tendremos un ingente volumen económico. Y por eso la clave y la respuesta es la gestión más eficiente y más eficaz de todos esos fondos, y que nos examinemos.

Por eso creo que no se han hecho las cosas mal. En el año 2020 alcanzamos la ejecución presupuestaria de un 104 % frente a las consignaciones iniciales. Es el presupuesto que más ha crecido y el que más ha ejecutado -96,6- de todos los años anteriores. Si gestionar es llevar a cabo la ejecución presupuestaria, creo que no se ha hecho mal.

Además, se han inyectado 1000 millones de euros en liquidez a la economía canaria, con moratorias fiscales y otras medidas de carácter tributario, y también hemos cerrado acuerdos, dentro del seno de la Unión Europea, para el presupuesto europeo 2021-2027, y no era fácil con la salida del Reino Unido, con el brexit, y, sin embargo, creo que la negociación permanente ha dado sus frutos como región ultraperiférica. Y ahí tenemos cómo se han aumentado precisamente esos fondos, con un Estado miembro menos de la Unión Europea, para fondos agrícolas, para condiciones diversas, que tienen que ver con la singularidad de nuestro territorio fragmentado, singular y ultraperiférico.

Hemos aumentado los fondos del React, 30 euros por habitante, lo que ha hecho que Canarias haya sido la comunidad, con 630 millones de euros, que más haya recibido acorde a su población.

Y, como he dicho, todo eso lo hemos trasladado con unos presupuestos que tienen claro, como herramienta fundamental, económica y política, que tenemos un triángulo equilátero que es nuestra hoja de ruta: la sostenibilidad social, la sostenibilidad ambiental y la sostenibilidad económica. Estoy seguro de que eso aquí lo compartimos, lo defendemos. Y lo articulamos en tres bloques formados por las distintas áreas de gobierno. No será fácil el objetivo, pero no vamos a renunciar a perseguirlo.

Decía Galdós, en una obra que definía como ninguna otra a la mujer, Marianela, lo siguiente: Nuestra imaginación es la que ve y no nuestros ojos. Y, aunque durante mucho tiempo haya costado verlo, Canarias tiene un potencial enorme para ser un ejemplo mundial de sostenibilidad y generar con ello empleo. Para andar ese camino hacia el futuro, hoy anuncio que el Gobierno aprobará en el próximo trimestre la Agenda Canaria de Desarrollo Sostenible, la guía básica que consolidará los principios de los objetivos 2030.

La sostenibilidad es nuestro futuro y debe serlo cuanto antes.

El turismo, sí, seguirá siendo nuestra base económica, pero debe también dar un paso más. Nuestra dependencia energética debe cambiar, transición justa. Nuestro concepto de vida, nuestra investigación deben encaminarse hacia ese presente y futuro y tenemos que aprovechar nuestra posición estratégico-geográfica como desafío global. Canarias debe ser islas sostenibles.

La aportación -y es lo que tiene crisis, que lleva consigo oportunidad-, la aportación de cientos de millones por parte de Europa a este concepto y también la apuesta del Gobierno de España y de Canarias, en el convencimiento de que ese es el camino, hará, como digo, que generemos empleo, desarrollo económico, que se consolide nuestro destino turístico y marque la acción de las futuras generaciones.

Por eso, vamos a acogernos a los fondos de recuperación y resiliencia en todas las partidas y, de hecho, de hecho, hasta este momento hemos recibido ya 4500 propuestas del sector público, que suman 8700 millones de euros, y 560 propuestas del sector privado, que suman otros 7200 millones. Casi dieciséis mil millones de euros en propuestas.

Ante esas propuestas ya están asegurados por parte del Ministerio de Transición Ecológica, y para que lo gestione la Comunidad Autónoma de Canarias, 590 millones de euros para los dos próximos años. ¿Y para qué?, ¿para qué? 460 millones de euros irán para energías limpias y sostenibles -hecho singular por ser archipiélago, hay partidas solo para los dos archipiélagos-, 460 millones; 40 millones para los coches eléctricos, la movilidad eléctrica; 25 millones para economía circular; 12 millones para la depuración; 35 millones para tratamiento de aguas; o 19 millones de euros para el convenio de costas. Y eso lo gestionará el Gobierno de Canarias.

En los próximos dos años, y con un margen de ejecución hasta el 2026, aspiramos a 1500 millones de euros de fondos de Next Generation para la transición ecológica, a través de subvenciones, ayudas directas o proyectos estructurantes.

Dispondremos de la mayor cantidad presupuestaria de nuestra historia para la transformación verde, que generará empleos sostenibles. Una oportunidad única que no vamos a desaprovechar.

Lo dije, lo dijimos en el debate de investidura: la lucha contra el cambio climático no puede ser una aspiración, es una urgencia, y hemos dado los pasos para ello. Primero, creamos la consejería específica; luego, en el primer Consejo de Gobierno, declaramos la emergencia climática; luego aprobamos el anteproyecto de ley canaria de cambio climático, que ha sido la ley que ha recibido más aportaciones en toda la historia de Canarias de los hombres y mujeres de nuestra tierra.

Y a partir de ahí seguiremos caminando en la defensa absoluta de la transición justa. Aprobaremos también en esta legislatura la ley de biodiversidad y recursos naturales y la ley de economía circular.

Daremos respuesta a una necesidad, es posible que con quince o veinte años de retraso, pero una necesidad, y es apostar definitivamente por las energías limpias y abandonar los combustibles fósiles.

Lo haremos con la edificación, con el autoconsumo fotovoltaico, lo haremos también con el hidrógeno verde, con la energía eólica marina, y lo haremos de manera transversal, afectando a todas las consejerías. Porque desde esta Administración debemos ser pioneros, crear sinergias, junto a los cabildos y ayuntamientos, para transformar, modificar nuestra realidad, nuestros sectores económicos, y tenemos que aprovechar para ello esos fondos europeos.

Anuncio, anuncio en este debate que usaremos parte de esos fondos para que las cubiertas de todos los centros administrativos públicos de Canarias -los colegios, centros educativos, los hospitales, etcétera- se conviertan en plataformas fotovoltaicas, azoteas captadoras de energía solar. Y pondremos en marcha un plan de movilidad institucional. Y confirmo también... (aplausos) que tomaremos decisiones más humildes, como, por ejemplo, e importantes, la primera compra de los cincuenta vehículos completamente eléctricos por parte del Gobierno de Canarias. Es cumplir con las directrices europeas. Lo hicimos también con el Plan Especial de Gestión del Riesgo de Inundación de El Hierro, que obligaba a tener esos planes antes del año 2015 y por los que fuimos sancionados, y lo haremos también con los planes hidrológicos insulares.

Señorías, en este año de pandemia intentaremos llevar adelante todas estas iniciativas junto al músculo empresarial canario. Quiero recordar aquí el decreto ley de medidas urgentes aprobado, que junto a Agricultura, Turismo, Transición Ecológica y otras áreas del Gobierno ha permitido agilizar en la tramitación de autorizaciones, para mover la economía, para transformar también nuestra sociedad.

Y quiero insistir en ello diciendo que también otro canario ilustre, César Manrique, lo supo ver hace cincuenta años; decía: "Tenemos que hacer convivir la industria turística con la defensa del territorio y de la cultura propia". Y esa convivencia es posible, pero, sobre todo, es necesaria para no vivir de espaldas al futuro. Debemos conservar este mensaje en nuestro imaginario si queremos que los próximos años se parezcan a lo que César tenía en mente. Por eso hay que apostar por esta nueva estrategia y de ese proyecto podremos formar parte quienes estamos aquí y nuestros hijos e hijas. Habrá un voluntariado específico para llevar adelante también todas estas iniciativas.

Absolutamente convencido de que será mayoritario, porque, señorías, cuando se supere la pandemia, volveremos a centrarnos en el debate de los grandes desafíos del clima. Hay quien ha avanzado que la lucha contra el cambio climático será un reto superior a vencer la pandemia.

También dijo César Manrique aquello de que "un pueblo sin educación está condenado a la ruina". Tenemos claro que las generaciones jóvenes y futuras serán las protagonistas de la Canarias del presente y del futuro.

En materia educativa, hemos hecho un grandísimo esfuerzo. Nos hemos centrado en garantizar el derecho a la educación de los niños y niñas, de los jóvenes y las jóvenes, porque no es un derecho nuestro, de los padres y madres, es su derecho. Y una de las decisiones más difíciles que tuvo que tomar este Gobierno fue el comienzo de las clases, después del verano, y con una curva de la pandemia que crecía. Septiembre, día 17, comité científico, Consejo de Gobierno. Fue una decisión complicada, pero la respuesta fue sí. Y hay que reconocer que fue un éxito: Canarias es de las comunidades que ha tenido más horas lectivas, más días de clase, en este curso, y además de una forma segura. Por eso creo que es justo reconocer y agradecer al personal docente y a toda la comunidad educativa, al alumnado, a las familias el esfuerzo que ha hecho para que así sea.

Y por supuesto que lo vamos a hacer nosotros, para responder a necesidades históricas, como la educación de 0 a 3 años. Y no es cuestión de quién tiene las competencias, es cuestión de poner solución a los problemas. Este Gobierno aprobó en diciembre un decreto ley que permitía, permite, a los ayuntamientos, con cobertura jurídica y seguridad, poder invertir en el desarrollo de las escuelas de 0 a 3 años. Y caminaremos firmes en el objetivo de que avancemos en una financiación compartida entre madres, padres, ayuntamientos, Gobierno de Canarias para las escuelas de 0 a 3 años y llegar al 33 % de plazas en el año 2023. Es un reto y un objetivo que tenemos que cumplir y llegar al 40 % en el año 2019 es también una de nuestras metas.

Hemos tenido que avanzar en la digitalización de la enseñanza en nuestros centros. He estado recientemente en un modelo que es inédito, pionero también en nuestro país, es que hay alumnos y alumnas que no pueden ir a clase, aunque la enseñanza presencial es fundamental para su formación, y un equipo humano que trabaja con ellos, con quienes están en sus casas. Y, por tanto, la enseñanza telemática debe convivir con la presencial. Esto nos ha llevado a poner en marcha un plan para esa educación digital en Canarias, con 12 millones de euros.

Lo dije antes, la apuesta por el estado del bienestar se materializa en actuaciones concretas: 2568 personas han sido nombradas en el área de educación para reforzar los equipos humanos para atender a nuestros niños y niñas en las clases, en las aulas. Por eso, Canarias es de las comunidades que más se reforzó, y no paramos el reforzamiento en las navidades, lo dejamos para el curso completo, a diferencia de otros lugares, y lo hemos mantenido para el nuevo curso escolar, porque la enseñanza pública es una de las claves que defiende el Gobierno de Canarias.

Hemos aprobado también una oferta pública de empleo para el Cuerpo de Profesores de Enseñanza Secundaria, Profesores Técnicos de FP y Profesores de Escuelas Oficiales, que asciende a 1377 plazas, y hemos realizado inversiones importantes. Ahí están los ejecutados en el año 2020 y en lo que llevamos de legislatura, y también recogiendo actuaciones anteriores, es para estar contentos de que se pongan en funcionamiento nuevos centros educativos. El CEO Playa Blanca, el IES Haría, el CEIP Morro Jable, el de Villaverde, el IES Saulo Torón, que empiezan las obras después de años de espera, deben ser noticias importantes, porque es invertir en la educación de nuestros jóvenes.

Y también las partidas, porque hay una ley canaria, que obligaba en unos marcos temporales a llegar al 5 % del PIB en educación. Nunca hemos estado tan cerca, un 4,5 % ya en el año 2021. Un compromiso que adquirió este Parlamento de Canarias con una ley y que este Gobierno lleva a la práctica.

Señorías, un 6 % ha crecido el presupuesto en educación y lo importante es que caminemos en la senda de una educación que se refuerce, porque de ella depende nuestro futuro y la transformación social. Para que también haya igualdad y que esta sea real y efectiva. Igualdad, porque también eso es base de este Gobierno, de un Gobierno feminista.

Presupuestariamente, acabaremos la legislatura con un aumento del 50 % en el Instituto Canario de Igualdad frente al presupuesto del año 2019. Y hay que defender con igual énfasis y fuerza el que junto a la transición justa, energética y ecológica, debe haber una transición igualitaria, y de ahí mi aplauso a la Estrategia Canaria de Transición Igualitaria, para dar respuesta a la igualdad verdadera, para dar respuesta a la desigualdad real, a los estereotipos de género, a la LGTBIfobia y también a la violencia, que lamentablemente sigue existiendo, a la violencia machista.

Aquí quiero, quiero, reconocer públicamente el proyecto Mascarilla-19, un proyecto que nació en el confinamiento, que nació aquí, en Canarias, y que hoy está en más de dieciséis mil farmacias de nuestro país y que se ha exportado a más de veinte países. Cuarenta y cuatro mujeres, víctimas de violencia machista, fueron atendidas con Mascarilla-19 durante el confinamiento. Y, por tanto, fue una iniciativa que tenemos que aplaudir.

Junto a ello, junto a la sostenibilidad social, que tiene que ver con la igualdad, es clave también responder a quienes peor lo están pasando y es de reconocimiento público que hay muchas personas que lo están pasando mal. Pero estos son los datos:

La prestación canaria de inserción da en estos momentos protección a unas 8000 familias de forma continuada desde el año 2020. Se ha incrementado un 30 % frente al año anterior.

Junto a ello -porque esto son personas-, un total de 10 192 unidades de convivencia perciben el ingreso mínimo vital. Lo que se traduce, si hablamos de familias, en una ayuda que puede llegar a más de treinta y siete mil personas.

Y reconociendo que hay una gran parte de la sociedad canaria que lo está pasando mal, también tengo que exponer que nunca como ahora se habían gestionado tantos fondos, llegando a tantas familias, en Canarias. Cuando llegamos al Gobierno, la PCI la recibían unas cinco mil familias y no existía el ingreso mínimo vital.

Junto a ello, el ingreso canario de emergencia, que llegó a 16 000 familias entre junio y octubre de 2020, y también fue inédito y fue también una iniciativa de este Gobierno.

Junto a ello, porque fue dinero que fundamentalmente, en justicia, llegaba a los sectores más desfavorecidos, a las mujeres, la ayuda extraordinaria de las pensiones no contributivas: 50 700 personas, también mayoritariamente mujeres. Y es verdad, es verdad, y se ha dicho aquí en otras ocasiones, no es nuestra competencia, pero, no siendo nuestra competencia, este Gobierno está para buscar soluciones a los problemas. Es nuestra obligación.

Y queremos que haya agilidad en la ley de la renta de ciudadanía de Canarias, un compromiso firme del pacto de las flores con el Estatuto de Autonomía y con los canarios y las canarias, y queremos contar con esa ayuda, porque ya está el anteproyecto caminando, este mismo año, si es posible, a comienzo del año 2022.

Como seguiremos defendiendo la vulnerabilidad de los menores con las ayudas que sean precisas. Hemos aumentado las cantidades en el año 2021, porque hemos tenido que responder a los comedores escolares, a la necesidad de los desayunos, a niños y niñas que también estaban, durante el confinamiento, más limitados incluso en sus derechos.

Y junto a ello la atención a la dependencia. Hay un retraso histórico de Canarias. Lo digo aquí, lo han dicho también expertos, recientemente el dictamen del Observatorio de Dependencia. Pero, según la asociación estatal de directores de servicios sociales, en el último año Canarias es una de las cuatro comunidades que ha aumentado el número de personas reconocidas, un 7,1. Hemos aumentado frente a menos de un punto el resto de las comunidades.

La aportación pública que se hace para un dependiente/año en estos momentos está por encima de los seis mil euros; hace cuatro años era algo más de tres mil euros.

Llegamos al Gobierno de Canarias y éramos los últimos en la dependencia; ya no lo somos.

Y esto no es autocomplacencia, no lo es, queda mucho por mejorar, pero también es poner los números reales, huir de la demagogia y del ataque gratuito e injusto. (Palmoteos y aplausos en los escaños).

Y además de los fondos europeos habrá 100 millones más, Plan Canarias, que van a llegar a las islas hasta el año 2023 para la economía de los cuidados, la igualdad y la inclusión. Y todo fondo que venga lamentablemente será también insuficiente, pero es dar pasos para consolidar la tendencia hacia una mejora de la defensa de los derechos sociales.

Hemos contratado un volumen de personas como nunca antes, hasta 101 personas, que ya gran parte de ellas está trabajando para agilizar los plazos. Junto a ello, también lo hemos hecho en otras áreas: 101 funcionarios interinos que están trabajando para Derechos Sociales, 32 que lo van a hacer también para el área de Vivienda. Otro derecho constitucional, porque tenemos que entregar, y especialmente en estos momentos donde la quiebra social hace más necesaria la respuesta a la vivienda, viviendas en nuestra tierra. Llevamos diez años sin hacerlo. Y creo que ha sido bueno, plausible -hay que reconocerlo- que haya habido un plan y un pacto en Canarias, el plan de vivienda, para disponer de cerca de seis mil casas para el alquiler, 600 viviendas vacías también para ello, 10 000 intervenciones para rehabilitar vivienda social, con un presupuesto de más de seiscientos millones de euros para los próximos años, y además con actuaciones a través del Instituto Canario de la Vivienda y de Visocan concretas, y estoy concretando. En estos momentos hay dieciocho proyectos en trámite para licitar, sacar a licitación la edificación de 584 viviendas; está en trámite la compra de 323 viviendas inacabadas, con una importante inversión, y también la rehabilitación de más de dos mil unidades.

Junto a ello, con las dificultades económicas que hemos tenido, estamos apostando por el alquiler social para intentar controlar los precios y dar respuesta también a una necesidad fundamental, porque es mucho más caro hoy y mucho más difícil conseguir una vivienda, pero hay que reconocer que en el año 2020 concedimos ayudas por valor de 58 millones de euros para arrendatarios de VPO, al alquiler de familias vulnerables o, por ejemplo, que exoneramos del pago del alquiler social a 17 000 familias.

Y lo mismo hicimos en otro de los pilares del estado del bienestar, que es la sanidad, hoy el eje vertebrador de todas las políticas.

Canarias está entre las comunidades, acorde a su población, que más vacunas ha inoculado. Estamos ya a punto de llegar a las 100 000 personas con las dos dosis, 160 000, una dosis; 11 %, una dosis; más del seis por ciento, dos dosis. Y confiamos en avanzar para llegar al 70 %, depende de los suministros, de los laboratorios, de que lleguen a Canarias esas vacunas. No es fácil, lo estamos viendo en el día a día, pero tenemos unos magníficos servicios públicos, y creo que hay que reconocer el gran trabajo que se ha hecho. Se han anticipado en la toma de decisiones, hemos creado semáforos para poder controlar la pandemia, hemos sectorizado por islas. Tomamos decisiones en cada Consejo de Gobierno, cada semana, actualizamos. Tomamos decisiones difíciles y duras, de restricción, solo con la voluntad de salvar vidas, preservar la salud y dañar lo menos posible la economía.

Y tenemos un sistema sanitario en Canarias firme y sólido. Hemos aumentado en un 25 % la aportación a la Dirección General de Salud Pública, más de mil millones para la atención primaria y hemos contratado a 4500 profesionales para que estén encima, al lado, junto a los canarios y canarias, para quitar el miedo a la enfermedad, para curarlos cuando la adquieren, para sanarlos, para preservarlos, para vacunarlos. En estos momentos el esfuerzo que se está haciendo es ímprobo.

Y sí, hay que reconocer que hay una situación que tenemos que resolver, que son los contratos temporales encadenados durante demasiado tiempo. Soy optimista, somos optimistas en el Gobierno con respecto a la OPE que ha sido denunciada y creo que va a haber una buena respuesta al respecto. Del mismo modo que tendremos que culminar los procesos para que esta temporalidad desaparezca.

Junto a ello, daremos también respuesta a realidades necesarias históricas, como el Hospital del Sur de Tenerife, la construcción del Servicio de Urgencias de la Candelaria, la ampliación del Hospital General de La Palma, el proyecto de ampliación del Materno Infantil de Gran Canaria o la ampliación del Hospital José Molina Orosa, en Lanzarote.

Y presento, anuncio también un plan, el Plan Aborda, que lo que pretende es mejorar las listas de espera, otra de las grandes asignaturas de Canarias, con 200 millones de euros en dos años y el objetivo de reducir las listas de espera un 30 %, para que la demora media no supere los noventa días y, en el caso de patologías oncológicas, el tiempo máximo sea de treinta días.

El 70 % de esos 200 millones de euros se va a destinar a contratación y compensación de jornada, porque contempla la ampliación de la actividad hospitalaria, y vamos a recurrir a todos los quirófanos que estén disponibles con el objetivo de, en tanto en cuanto seguimos venciendo la pandemia, mejorar en una asignatura pendiente, que son las listas de espera en nuestra Canarias.

Y junto a ello actividades claves. El deporte lo es y sus beneficios físicos y psicológicos son indudables. Hemos adelantado los plazos de las convocatorias públicas en deporte y hemos tomado decisiones para preservar al máximo la actividad deportiva. Y, reconociendo que ha habido daños, también he de decir que Canarias es de las comunidades donde se ha podido practicar más actividad deportiva individual y colectiva en el exterior y en el interior de todas las comunidades de nuestro país. Se han podido realizar incluso pruebas internacionales de carácter turístico y deportivo en esta época de pandemia; ahí están el Rally Islas Canarias, la Supercopa de Baloncesto masculina, la Transgrancanaria, la Lanzarote Winter Regatta, el Campeonato de España de Trail Running, en La Palma... Es decir, eventos que en situaciones anormales se han podido desarrollar, dando una imagen también al mundo de que somos destino seguro.

Y, por cierto, en cultura también se ha hecho un importante esfuerzo. Fue Canarias la primera comunidad que abrió un teatro tras el confinamiento. Fue Canarias la primera comunidad que aportó 6 millones de euros de ayudas, incluso adelantándose al Gobierno central, para los sectores dañados por el cierre de la actividad cultural. Fue Canarias quien curiosamente también se convirtió en el primer territorio de nuestro país en albergar un rodaje tras el confinamiento, como fue la serie Hierro.

Y seguiremos apostando por todo aquello que nos mejora como personas. La educación, el deporte, la actividad cultural son también esenciales.

Y junto a ello la sostenibilidad económica. Sí, la sostenibilidad económica. El año 2020 empezaba con unas previsiones de crecimiento económico y de empleo muy positivas. Lo dijimos aquí a comienzos de marzo del año 2020; sin embargo, llegó el 14 de marzo y la parálisis absoluta. Llegó la COVID, la pandemia, esto nos ha obligado a proteger al máximo el tejido empresarial, proteger a los trabajadores y trabajadoras con fondos propios o gestionando otros que venían de otras administraciones. Ya lo hemos dicho, el año pasado, desde el 14 de marzo hasta el 30 de diciembre, 95,3 millones de ayudas directas. En estos momentos están en aplicación bonificaciones fiscales, ayudas directas, por 85 millones de euros y traeremos también el IBI fiscal, que supone 400 millones de euros, que es una ayuda, acorde a nuestra capacidad económica, importantísima.

Además, les anuncio que en la primera semana de abril aprobaremos en el consejo de emprendimiento el Plan de Apoyo al Emprendimiento, Trabajo Autónomo y Pymes de Canarias. Un plan cuatrienal con una ficha financiera de más de cuatrocientos millones de euros.

Hemos tenido que redefinir el Plan Integral de Empleo, junto a los cabildos y ayuntamientos, para llevarlo fundamentalmente a los sectores más necesitados y más vulnerables.

Y creo, creo que se han tomado decisiones que ponen en valor, como ya he dicho, la importancia de colchones claves para el estado del bienestar y el sostenimiento de la sociedad, como los expedientes de regulación temporal de empleo. Y vuelvo otra vez a marzo del 2020. Hubo que hacer una gestión inmediata, ágil, de la tramitación de los ERTE, en menos de un mes, y tuvimos que dar salida a todos los expedientes que nos llegaron. Había apenas sesenta trabajadores que trabajaban de lunes a lunes y pudieron resolver hasta treinta y dos mil peticiones. Hemos concluido que eso permitió movilizar más de mil seiscientos millones de euros a las empresas y trabajadores canarios desde abril del año 2020.

Y me detengo también en el Consejo Canario de Relaciones Laborales, formado por Gobierno, sindicatos y patronal, que separa diferencias, pone puntos en común y eleva al Gobierno de España. Y hay cuestiones que han salido de esas reuniones, de esas convocatorias, de esos acuerdos, que han sido tomadas en cuenta en la norma, porque no estaban, como la disposición adicional para Canarias, como que sean centros de trabajo los que se puedan acoger a los ERTE, como que no sea solamente el turismo sino otros sectores ligados al turismo los que podían beneficiarse de ser, estar, permanecer en ERTE, porque la comunidad que más necesitaba los expedientes reguladores temporales de empleo era, es y va a seguir siendo Canarias. Y, por tanto, esos ERTE se van, se tendrán que prorrogar.

Junto a ello, tenemos que apostar por un nuevo modelo económico que impulse el crecimiento, la innovación y la investigación. El Astrofísico de Canarias, la Plataforma Oceánica de nuestra tierra o el ITC son herramientas fundamentales de conocimiento.

Y si hablamos de economía, indudablemente tenemos que hablar del principal motor económico de nuestra tierra, que es el turismo. El sector que ha recibido el mayor impacto de todos. En el año 2020 podríamos haber batido un nuevo récord de turistas o estar cerca de ello, pero a partir del 14 de marzo, cuando todo se paró, tuvimos que replantear toda la planificación turística, porque en vez de gestionar la entrada de turistas de la noche a la mañana, como ocurrió con la quiebra de Thomas Cook, tuvimos que gestionar la salida de turistas. Y se hizo, se hizo bien, se dio una imagen -no fue así en otros lugares-, una imagen de responsabilidad, de rigor, de trabajo con los sectores privados magnífica, en demostrar a quienes aquí quedaron arribados que podían regresar a sus casas y a sus tierras sabiendo que tenían un destino seguro y responsable en nuestra tierra. Eso, sin duda, reforzó nuestro liderazgo, como lo hicieron también las actuaciones del hotel de Adeje, que fue simbólico, que hubo muchísimos miedos, muchísimas críticas, para terminar convertido en un modelo de gestión ante la pandemia. Y es curioso, porque la quiebra de Thomas Cook, que en fue en septiembre del año 2019, que hizo que fuera necesario un convenio de 15 millones de euros para fomentar la conectividad, hoy nos parece algo que queda muy lejos, muy lejos, como un mal menor si lo comparamos con el cero turístico que en estos momentos tenemos, que generó el estado de alarma, y la pérdida de millones de turistas durante el año.

En el desarrollo de la pandemia Canarias priorizó la salud y, junto a la salud, la preservación de la economía, y tuvimos niveles estables de contagios y una presión hospitalaria menor a la media. En muchas ocasiones los datos de Canarias de incidencia acumulada eran de los más favorables de Europa, pero la situación en los países emisores entonces no era buena. Se hacía el trabajo pero no podían venir turistas.

Ocurrió también a la inversa. Y ahí nació Canarias Fortaleza, un proyecto que mostró al mundo nuestras capacidades como destino seguro. Se destinaron millones de euros a los hoteles, a los espacios alojativos, a las entidades locales para amoldar, convertir, reconvertir esos espacios para luchar contra la pandemia, para tener la máxima seguridad.

Se consiguió traer a Canarias un vuelo singular que fletó la Organización Mundial del Turismo, con una expedición de expertos y periodistas; sin embargo, no tuvo la repercusión inmediata que todos creíamos que se iba a lograr, porque llegó la segunda y luego la tercera oleada de la COVID.

Acabamos el año 2020 con casi un setenta por ciento de turistas menos. De registrar 15 millones en el año 2019 pasamos a apenas 4,6 el año pasado.

En medio, hubo momentos en donde se debatieron medidas de seguridad para la conectividad, para preservar la salud pero también recuperar el turismo. No fueron los resultados aquellos que esperábamos y, ciertamente, se tardó demasiado tiempo en poner de acuerdo a los países de la Unión Europea en un compromiso o protocolo común. La Unión Europea, a pesar de los esfuerzos que se hicieron y que planteamos, no fue capaz de encontrar el consenso. Y ahí no puede volver a pasar.

Nosotros dimos un paso, lo he trasladado, el decreto turístico de Canarias, que fue iniciático e inédito, fue una propuesta desconocida, que defendimos porque funcionó, porque durante semanas había muy pocos contagios en Canarias, porque hacía que se llegara desde el exterior de manera segura. Y tuvimos que defenderlo con uñas y dientes frente a otros criterios científicos y jurídicos del Gobierno de España. Tenían otro punto de vista. Y, repito, lo tuvimos que defender con uñas y dientes.

Hoy estamos en otro momento, en el del pasaporte sanitario reforzado, pero diciendo que debe darse el pasaporte sanitario reforzado y que sea cuanto antes, cuando la pandemia lo permita. También que no puede de nuevo abrirse un debate de desacuerdo dentro de la Unión Europea.

Desde el área de Turismo se ha impulsado un nuevo plan de desarrollo de vuelos con una primera convocatoria este año, que ya está activa, y una segunda que estará en el segundo trimestre, para abrirnos a nuevos países emisores de turistas.

Recientemente se ha presentado el Plan de Infraestructuras Turísticas de Canarias, que ha alcanzado la mayor ejecución -un 82,5- que recordamos en nuestra tierra.

En el plano industrial, se ha hecho un esfuerzo importante, multiplicando por tres las partidas económicas y hacer que la industria, que en otros lugares es potente, menos aquí, también tenga una respuesta presupuestaria adecuada.

Hemos comenzado desde el área de Turismo la elaboración de la nueva estrategia de desarrollo industrial de Canarias, para que la industria aporte mayor valor, y es objetivo de este Gobierno el que antes de que acabe el año 2021 tengamos esta primera versión para caminar en la que también se va a convertir la primera ley de industria de Canarias.

Junto a ello, junto a esta situación, también el apoyo absoluto a áreas estratégicas como la de Obras Públicas. En el año 2021 el Gobierno de Canarias destinará entre carreteras, puertos y vivienda cerca de trescientos millones de euros. Tuvimos que resolver, había cierta maraña jurídico-técnica, obras al comienzo del mandato, como la carretera de La Aldea o el anillo insular, que hoy, hoy, son ejemplo de obras que están caminando, con tractores, trabajadores y certificaciones en las mismas. Van a ser licitadas en breve otras catorce obras. Hay veinte obras que están ya en ejecución o empezarán, como la vía entre Puerto del Rosario y La Caldereta, en Fuerteventura, la ampliación de la LP-1 entre Tijarafe y La Punta o la carretera entre Alajeró y el aeropuerto de La Gomera.

Otra veintena de proyectos en obras estructurantes en todas las islas caminan. Y se sigue avanzando con una gran ejecución en el área para mover la economía a través del área de Obras Públicas, con la voluntad de que todos los recursos se puedan culminar en esa ejecución. Y creo que es importante, debe ser valorado, que se hayan incluido otros 407 millones, por fin, en el actual Convenio de Carreteras.

Llegábamos al Gobierno con un problema de cerca de mil millones de euros en carreteras, 960. Se han resuelto cerca de seiscientos, 545, y resolveremos el total de esa reivindicación histórica.

Junto a ello, también las inversiones que hemos hecho en Puertos Canarios, con 20 millones anuales, y obras que ya caminan en Órzola, con su muelle, en Playa Santiago, en Caleta del Sebo o El Pris, en Tacoronte.

Hemos hecho también una inversión importante en el área de Transportes, con 118 millones de euros a subvenciones, del mismo modo que se han activado ayudas para el sector del taxi por un millón de euros.

Y junto ello, también el apoyo al sector agroalimentario. Sector primario, que supone el 5 % del PIB y cerca del ocho por ciento de los trabajadores de nuestra tierra.

Fue clave también, durante el confinamiento, el trabajo que se hizo desde este sector, el GMR y otros, con apoyo a la flor cortada, al vino, a la piña tropical, a sectores como el de la pesca, que también sufrían las consecuencias, o la ganadería, del confinamiento.

Se ha aumentado el presupuesto en un 20 % y hemos hecho apuestas claras para tener, dentro de la Agenda Canaria de Desarrollo Sostenible y las estrategias europeas del Green Deal, la apuesta clara por la soberanía alimentaria, por el kilómetro cero, por la sostenibilidad.

Hemos respondido con la ficha financiera del Posei frente a la amenaza que suponía la salida del Reino Unido y hemos caminado con una política agraria común para los próximos años que preserve los derechos y las reivindicaciones de Canarias como región ultraperiférica. Hemos salvado también las exportaciones al Reino Unido.

Como también están ya en los presupuestos, consolidadas, pues, subvenciones fundamentales como el Posei adicional, el agua de riego.

El REA también se ha mejorado, en el sentido de que tenemos más del cincuenta por ciento con elementos -los insumos- por encima de la mitad del total, o en el REA que tiene que ver con la ganadería, con 18 millones de kilos más.

Junto a ello, el Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria hizo un gran trabajo, lo está haciendo, en la defensa de nuestros productos. Y, por supuesto, estaremos al lado del sector platanero con respecto a la ley de cadena alimentaria.

Destaco también el programa de Ecocomedores, porque es unir lo que es el consumo de productos ecológicos junto a otras comunidades, para dar salud también a las personas.

Y acabo con mi reconocimiento a Gestión del Medio Rural, que aportó alimentos durante muchísima etapa del confinamiento donde no llegaban, sobre todo con los comedores escolares.

Desarrollaremos una ordenación territorial y es voluntad de tener el texto definitivo, estas directrices de ordenación del suelo agrario, este mismo año.

Estos son los tres ejes de la sostenibilidad: la social, la económica y también la medioambiental. Pero nos quedan también las tres pes, las tres pes de personas, progreso y planeta.

Me detengo en la Administración pública, la que tenemos, el papel determinante de esa consejería, porque es un músculo principal, transversal, con respecto al trabajo que realiza el resto de las áreas. Hemos tenido que modernizar y transformar digitalmente esta Administración. Es cierto que en gran medida obligados por las circunstancias, lo cual significa la apuesta que tenemos que hacer hacia la transformación... (ininteligible). El teletrabajo se ha instalado en nuestras vidas y hemos conseguido en estos pocos meses un proceso ágil que ha hecho que se hayan habilitado unos 13 800 certificados para conexiones a distancia de nuestros y nuestras trabajadoras. 13 800; antes de la COVID eran 1600.

Para evitar ese cierre de la Administración, se puso todo el empeño en esas plataformas digitales, líneas de teléfono, en el 012... En el trabajo que se ha hecho con los distintos decretos leyes por parte del área jurídica y la apuesta clara por el personal de esta Administración, los recursos humanos, que son sin duda nuestros activos más valiosos.

Creo que fue un acierto dejar sin efecto la resolución que heredamos, que paralizaba todas las pruebas de oposición, eran 17 convocatorias para 616 plazas, que afectaba a 15 000 aspirantes, y resolvimos continuar, excepto con dos, con esas pruebas. De hecho, a día de hoy, de las 414 plazas solo faltan 130 por ocupar de la oferta pública de empleo 2015-2016. Además en octubre tenemos previsto convocar los procesos derivados de la OPE de 2017.

Y seguimos avanzando en dar estabilidad a los trabajadores de esta Administración.

En ese sentido, quiero dar un párrafo de agradecimiento a todo el personal de Emergencias, porque han hecho una labor también encomiable durante la pandemia. Fueron esenciales en la logística y en la distribución del material sanitario por todas las islas. También por su profesionalidad durante los incendios que nos han azotado en estos años.

Y avanzo. El gobierno abierto, que es fundamental su defensa por la transparencia exigida. De ahí la Red Canaria de Gobierno Abierto, que integra a todos los cabildos y a los ayuntamientos, con el objetivo, no es otro, de que nuestra gobernanza llegue a nuestros administrados y promover e impulsar los valores de transparencia.

El Plan Reactiva, que ha sido entregado a los grupos políticos. Adelanto que su cuadro de mando será entregado a la sociedad canaria para que cualquiera pueda hacer las consultas que desee o recoger, saber, conocer las medidas que recoge.

Y junto a ello quiero hablar también de las transferencias de competencias en el nuevo Estatuto de Autonomía de Canarias.

El Ministerio de Política Territorial ya ha iniciado las transferencias de tres de ellas: tutela financiera, competencia en los mercados y la gestión de Costas. Fundamentales, esta última clave para una comunidad autónoma que tiene más de 1500 kilómetros de litoral. Hay una cita ya cerrada, justo después de Semana Santa, con Miquel Iceta para poder abordar estas competencias.

También, en los próximos días, nos visitará el ministro de Transportes para firmar el Convenio de Carreteras. Nos visitará Nadia Calviño para explicar a los sectores económicos, sociales y políticos las ayudas directas. Nos visitará Teresa Ribera para hablar de la transición ecológica, y en Canarias esa apuesta es fundamental. También el ministro de Agricultura y también vendrá el presidente del Gobierno de España. Y vendrán para traer respuestas a nuestras demandas y les exigiremos, como lo hemos hecho allí, que nos den la mayor y mejor respuesta a nuestra tierra.

He hecho un repaso, señorías, del estado de la nacionalidad canaria y negaría la evidencia si no dijera que Canarias no está bien. Tenemos en este momento a más de doscientas mil personas desempleadas, somos conscientes, por la cantidad de solicitudes de ayuda, de que el riesgo de pobreza y de exclusión aumenta. Los demandantes de vivienda este año son 900 más que los que había hace doce meses. En este año de pandemia nos hubiese gustado haber mejorado mucho más en todos los índices sociales en nuestra tierra. Pero estamos librando una lucha titánica. A principios del año 2020 teníamos previsiones positivas de crecimiento económico. Avanzaban, antes de la COVID y sin saber que llegaría, que hoy podíamos estar en un 16 % o 17 % de paro en Canarias. Antes de que irrumpiese la pandemia, Canarias mejoraba y ahí están las hemerotecas.

También creo que debemos recordar la Canarias que nos encontramos. Una Canarias que en el año 2019, y a pesar de no estar en crisis y de haber conseguido que el REF se desvinculara del sistema de financiación autonómica y permitir lo que se llamaban los mayores presupuestos de la historia, sin embargo, había muchísimas cosas por mejorar. Un 35 % de la población entonces estaba en riesgo de pobreza, el PIB per cápita de nuestra tierra había disminuido, no había hecho otra cosa que ir disminuyendo frente a otras comunidades en los últimos veinte años, éramos los últimos en atención de dependencia, el 25 % de la población joven ni estudiaba ni trabajaba, había 1 400 000 personas que vivían al límite de sus posibilidades, el 36 % en riesgo social y casi doscientas mil personas en situación de exclusión social severa.

Con una pandemia, es evidente que con ella de por medio no podríamos estar mejor. Nadie está mejor en ningún lugar del mundo. Pero creo que se han hecho todos los esfuerzos para, al menos, intentar amortiguar el golpe. Hoy Canarias está a la cabeza en cuanto a que es la única comunidad de España que no ha estado en riesgo extremo por la pandemia, estamos a la cabeza en cumplir con la vacunación y contamos con capacidad para lograr los objetivos de inmunidad durante el verano. Canarias ha sido la comunidad, acorde a su población y recursos económicos, que más ha reforzado su personal en sanidad y en educación, con cerca de ocho mil personas. Canarias es de las comunidades con el mayor número de horas lectivas, y entendiendo, entendiendo las quejas y las protestas, Canarias es de las comunidades donde más horas, más días y semanas han estado abiertos los comercios, las cafeterías y los restaurantes, porque hemos contenido la pandemia de forma más constante y estable. Lo hemos hecho redoblando esfuerzos y tenemos hoy la mayor cifra de personas protegidas, que llegan esas prestaciones a cerca de dieciséis mil familias. Y, como digo, ya no somos los últimos en dependencia.

Sin embargo, nos queda muchísimo, muchísimo por recorrer y por mejorar. Es cierto que también tenemos un plan de vivienda ambicioso para entregar viviendas, después de que en diez años no se haya entregado ninguna. El tejido productivo ha recibido ayudas directas de Canarias de 500 millones, o las recibirá, con una apuesta clara de este Gobierno para los sectores económicos. Creo que se ha sido eficiente en la respuesta de los ERTE, que ha llegado a la clase trabajadora. Se ha podido desatascar el Convenio de Carreteras y, si medimos la gestión por la ejecución de nuestro primer examen, que es el presupuesto del año 2020, se ha cerrado con la mayor ejecución que nunca antes habíamos tenido. Junto a ello, tenemos un plan que es de todos, que es el Plan Reactiva, fruto del consenso, para afrontar la recuperación con garantías. Somos un destino turístico seguro y afrontamos un panorama de recuperación optimista y de esperanza. Y todo esto en medio de la peor crisis de nuestras vidas. Y, como digo y repito, todavía tenemos mucho que mejorar.

Y voy concluyendo.

Señorías, la pandemia nos ha asestado un duro golpe y sigue causando problemas de todo tipo. Deseo de corazón que el debate que hoy abro sea un debate útil, responsable y productivo, que los hombres y mujeres de Canarias están esperando de nosotros. En aquello en lo que nos hemos equivocado haremos lo que esté en nuestra mano para poder corregirlo y hacerlo mejor. Una tarea para la que este Gobierno cuenta con todos los grupos parlamentarios. En los aciertos seguiremos trabajando para incrementar su repercusión y su eficiencia y de todos y todas depende que sea así.

Desde que asumimos el Gobierno y yo la presidencia se han sucedido situaciones extraordinariamente difíciles, en muchos casos dolorosas, pero les garantizo que quienes componen el Gobierno de Canarias que presido en ningún momento se han rendido. No podemos ni queremos permitirnos perder ni la ilusión ni la fe ni la confianza en lo que estamos haciendo ni en las metas que nos trazamos cuando echó a andar la actual legislatura.

Quiero remarcar que, de la misma forma que estamos atendiendo a lo urgente e inmediato, trabajamos y estamos dando pasos para transformar Canarias. Hemos aprendido en un año lo que hubiésemos tardado décadas en circunstancias normales. Creo que ahora Canarias está más preparada, somos más conscientes de la necesidad de un cambio real. Estamos en pista y no hay marcha atrás para iniciar esa ruta que nos lleve a esa Canarias sostenible, social, económica, medioambiental. Un camino para el que tendremos este mismo verano esa Agenda Canaria de Desarrollo Sostenible.

Hace un año, ocho meses y doce días prometimos desde esta tribuna un Gobierno de carne y hueso, un Gobierno cercano y transparente. Lo que no sabíamos entonces era que la realidad nos iba a poner a todas las canarias y los canarios, al mundo entero, una prueba tan dura.

Recuerdo que a pocas semanas de la toma de posesión se produjo uno de los peores incendios de las últimas décadas en Canarias, que nos cuestionó la forma de afrontar lo que sería una sucesión de crisis permanentes. Y creo que se respondió, el Gobierno de Canarias se remangó y pidió a los técnicos que dieran un paso al frente y nos orientaran en la toma de decisiones. Creo que hay que sentirse orgullosos, señorías, de la Administración que tenemos, porque, aunque es escasa, porque ha habido demasiados recortes, tiene una alta cualificación.

En las siguientes crisis -cero energético, quiebra de Thomas Cook, la mayor calima de las últimas décadas- decidimos trasladar a la opinión pública, de forma permanente y diaria, la verdad de las cosas. Nuestra gestión ante las adversidades y la comunicación con las canarias y los canarios se estableció sabiendo que nos estábamos dirigiendo a un pueblo maduro, un pueblo dispuesto a arrimar el hombro cuando vienen mal dadas si se le dice la verdad, aunque sea dolorosa, compartiéndola con la sociedad canaria.

Creo que esos sucesos marcaron la forma de afrontar después el mayor reto de todos: la pandemia. Hemos contado con la predisposición y sabiduría del personal de Salud Pública y un comité científico, con nombres, apellidos, transparente y altruista, que se conformó desde el primer momento para ayudar y ayudarnos y que nos ha asesorado en cada una de las decisiones que ha tomado este Gobierno.

Tengo la certeza de que estamos saliendo del túnel y tenemos clara la forma en que consolidaremos nuestro futuro cuando eso ocurra, cuando hayamos despejado el camino. Seremos unas islas sostenibles, como digo, en lo ambiental, en lo económico y en lo social, con igualdad de oportunidades, desde la relación con una sociedad adulta y ávida de progreso.

Son, señorías, hombres y mujeres de Canarias, son tiempos muy difíciles y el sufrimiento está siendo demasiado largo. Recorreremos juntos esta dura travesía y compartiremos la angustia y el dolor que aún nos quedan por delante, como lo hemos hecho y lo hemos compartido en estos meses. No vamos a claudicar jamás, porque no nos podemos permitir, señorías, que las generaciones más jóvenes vivan peor que las actuales. Vamos a salir de esta y Canarias será mucho más fuerte.

Muchas gracias.

(Aplausos).

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, muchas gracias, señor presidente.

Muchas gracias, señorías.

Interrumpimos aquí la sesión plenaria. La reanudaremos a las dieciséis cero cero con la intervención de los grupos parlamentarios Nacionalista Canario, Popular y Mixto.

Señorías, suspendemos la sesión, por tanto, hasta las cuatro de la tarde.

Muchas gracias.

(Se suspende la sesión a las trece horas y seis minutos).

(Se reanuda la sesión a las dieciséis horas y tres minutos).

El señor PRESIDENTE: Sí. Buenas tardes, señorías.

Vamos a reanudar la sesión.

Si están por aquí los portavoces, se pueden acercar un segundo nada más. (Las señoras y los señores portavoces atienden el requerimiento de la Presidencia). (Pausa).

Gracias, señorías.

Vamos a reanudar la sesión plenaria, señorías, de este debate general sobre el estado de la nacionalidad canaria. Ruego a sus señorías que ocupen sus escaños.

Comenzamos, señorías, esta segunda sesión de este debate con la intervención de los grupos parlamentarios.

Comenzamos, señorías, con la intervención del Grupo Parlamentario Nacionalista Canario. (Rumores en la sala). Tiene la palabra don José Miguel Barragán.

Silencio, señorías. Ocupen sus escaños. Gracias, señorías.

Tiene la palabra, señor Barragán.

El señor BARRAGÁN CABRERA: Señor presidente, señorías, buenas tardes.

Desde el Grupo Nacionalista Canario hemos presenciado, asombrados, cómo el presidente de Canarias ha hecho un recorrido por su gestión de casi dos años de mandato sin la suficiente autocrítica, sin la necesaria reflexión sobre qué es en lo que se ha fallado, sobre qué se debería haber hecho mejor. Parece que ha venido aquí para hablar de sí mismo y muy poco de la realidad canaria, y sin ninguna disculpa para quienes no han recibido las ayudas prometidas. Parece que sigue pensando, como ha dicho varias veces, que en Canarias se ha dado un milagro. ¿Quién piensa que ese milagro existe?, ¿se lo dice alguien, señor presidente? Porque la realidad es bien distinta.

La crisis sanitaria, generada por la COVID-19, ha desembocado en una crisis económica sin precedentes: el sector turístico en quiebra, hoteles y apartamentos vacíos; 16 000 negocios que desaparecen; nuestra industria, agonizando; siete de cada diez jóvenes en paro. El Gobierno, dando tumbos, presumiendo de que lo han hecho mejor que otros y sin dar soluciones para que la crisis sanitaria no se convierta en una sangría económica. ¿En serio, en serio, señor presidente, puede calificar su actuación como pionera, inédita, extraordinaria, valiente, como ha dicho esta mañana, de verdad? ¿Es capaz de decirles eso a los más afectados por la pandemia, a las familias de los fallecidos, a los enfermos, a los trabajadores sanitarios, a los empresarios arruinados? ¿Es capaz de estar satisfecho con el anuncio de creación de 11 000 puestos de trabajo cuando hoy, al día de hoy, hay más de doscientas ochenta mil personas en paro y 90 000 en ERTE?

Si ese es su diagnóstico, ¿cómo vamos a pretender que usted acierte en las respuestas que necesita Canarias para superar la crisis?

Y hoy lo hemos comprobado. Ha hilado usted un discurso con mucha palabrería: ¡qué bien lo hemos hecho y cuánto hemos sufrido y cuántas contrariedades hemos superado! O lo que dijo usted en una entrevista, "¡ños, qué presidente tenemos!", que por lo visto se lo dicen mucho por la calle. Pero, tras noventa minutos hablando en vacío, nos queda la sensación de que no sabe dónde estamos ni sabe a dónde vamos.

Hacen falta propuestas, soluciones, hace falta liderazgo, hace falta capacidad de trabajo, hace falta, señor presidente, competencia. ¿Dónde está la hoja de ruta realista que va a seguir su Gobierno y que hoy debería haber puesto en conocimiento de la Cámara y de toda Canarias?

Su respuesta no se puede esconder tras un plan de reactivación, que no está siendo un elemento dinamizador, no por su contenido sino por la falta de aplicación. Nos sumamos con muchas reservas sobre su capacidad de ejecución y el tiempo nos está dando la razón. ¿En cuántas ocasiones le hemos insistido en la necesidad de avanzar en dicho plan? ¿Cuántas propuestas hemos puesto encima de la mesa con el objetivo de conseguir aminorar el impacto de esta crisis?

Señoría, usted dice que nos tenemos que enfrentar al enemigo común, pero no entiende que para favorecer la participación de todas y de todos lo de menos son las siglas, lo que importa son las soluciones. El diálogo, señor presidente, implica respeto y compromiso y en este punto no sé lo que significa para usted la palabra "nosotros".

Llegar al consenso tiene un objetivo: el acuerdo y la ejecución del acuerdo, y la ejecución del acuerdo, pero para eso hace falta trabajo entre las partes. Y desde este grupo parlamentario siempre le hemos tendido la mano, siempre hemos hecho propuestas, pero todo ello ha caído en saco roto.

Señoría, señor presidente, la pandemia, sin duda, es un hecho excepcional y ha trastocado nuestras vidas cotidianas. En eso le doy toda la razón, absolutamente toda la razón. En este sentido su discurso de investidura, sus compromisos con los canarios y canarias y con este Parlamento, hoy no nos sirve para hacer valoración de su acción de gobierno, pero hoy sí podemos constatar la incapacidad de usted y de su equipo para hacer frente a todas las dificultades sociales y económicas que colocan a Canarias en la posición de ser la comunidad más afectada de toda España, importando poco o nada a Madrid, ni siquiera cuando sus ministros visitan las islas los fines de semana.

En el ámbito sanitario, Canarias ha estado hasta ahora en la media, y no por mérito exclusivo de su Gobierno, sino por mérito del personal sanitario y sociosanitario, que pusieron en riesgo su salud al atender a los enfermos en condiciones muy complicadas al inicio de la pandemia. Los profesionales de la sanidad, al igual que los de educación y tantos otros, sí entendieron que juntos es la única manera de salir de esta calamidad. Es en las grandes crisis cuando se puede apreciar la calidad de los trabajadores, de los gobiernos y de los grandes liderazgos. Y, sí, vimos a grandes trabajadores de servicios no esenciales, pero no hemos visto, señor presidente, esa grandeza ni en el Gobierno de España ni en el Gobierno de Canarias. Gobiernos que en el peor momento gestionan solo pensando en los titulares del día siguiente, para generar expectativas, ilusión y finalmente quedarse en nada o en casi nada. Hoy usted lo ha repetido como un mantra: lo haremos, lo haremos. ¡Qué fácil es hablar, qué complicado es hacer!

Señor presidente, usted siempre dice, lo ha dicho aquí también esta mañana, que Canarias se defiende abriendo puertas y no dando portazos. ¿Pero ha cruzado usted alguna puerta? ¿Ha pasado de la palabra a la acción? Seguro que me dice que son los tiempos, pero ya entonces, señor presidente, tras su primer año de gobierno, nosotros lamentábamos la falta de empuje en su gestión: la débil defensa de nuestra posición en Europa como región ultraperiférica ante el brexit, las relaciones con Marruecos y la imposición de una nueva mediana, los planes inconclusos ante el cierre de operadores turísticos, la gestión de la inmigración, las malas cifras de las listas de espera, el parón del sistema de dependencia... Esa falta de empuje, la irrupción del coronavirus y la sumisión que, a nuestro juicio, tiene usted a Madrid nos han llevado a una situación de parón total, en la que le han dejado solo a usted, a su Gobierno y a todos los canarios y las canarias.

Desde antes de la pandemia le veníamos advirtiendo que usted no es el delegado del Gobierno en Canarias. En esa función ya tenemos a otra persona. Usted está para defender los intereses de este pueblo, independientemente de quién gobierne en Madrid. Lo que no podemos permitir es que baje la cabeza ante los problemas canarios porque le tiene que hacer la reverencia al presidente del Gobierno de España. Usted es el presidente de Canarias y, cuando el presidente de Canarias recibe en su tierra al presidente del Gobierno estatal, lo sienta en una mesa y convoca una reunión de trabajo con agenda y no se levanta hasta lograr lo que se propuso. Eso es lo que tiene que hacer usted como presidente. Lo que no puede hacer, señor presidente, es sonreír a cámara, regalarle un timple y agradecerle que venga de vacaciones a las islas, a tomar el sol, sin salir a la calle y sin conocer los problemas reales de la gente. Eso no es ser presidente de Canarias, eso es hacer el mayor de los ridículos, sin defender a las islas y a los que aquí vivimos. Si para eso van a venir todos los ministros que ha anunciado esta mañana, pueden ahorrarse el viaje, para eso que se queden en Madrid. No obstante, tiene usted una segunda oportunidad ahora con todos los ministros y el presidente del Gobierno que nos van a visitar.

Nos llegaron a vender, señor presidente, que la coincidencia de color entre los gobiernos de Madrid y Canarias beneficiaría a nuestra tierra. Ya vimos en su momento que eso no era cierto y con tristeza lo venimos verificando día tras día. Y si algo nos ha avergonzado a todos, e imaginamos que a usted también, señor presidente, es el comportamiento desleal que ha tenido el Gobierno de España con Canarias en materia de inmigración. La situación de la inmigración no es nueva y ya en el 2006 tuvimos que gestionarla al frente del Gobierno de Canarias. El acierto de aquel entonces fue conseguir con consenso y acuerdo político las alianzas diplomáticas para que la llegada de personas en patera no supusiera un drama mayor del que ya era atravesar el océano a vida o muerte. Precisamente lo contrario de lo que lleva sucediendo desde hace más de un año.

Ustedes no quieren escuchar, y se lo advertimos desde diciembre del 2019. Ustedes se dejaron engañar por el Gobierno de Pedro Sánchez, porque usted no alza la voz, presidente, usted no se revira. Le recuerdo que fue Marlaska quien desmanteló el centro de El Matorral en 2018, porque lo consideraba un gasto excesivo.

Las cifras nos dan la magnitud del fenómeno: solo en 2020 han llegado a Canarias 23 023 personas, un incremento del 756% con respecto al 2019, y en estos tres primeros meses del año la cifra ha aumentado en un 111% con respecto al 2020: de 1219 personas a 2518, de 42 embarcaciones a 70 embarcaciones.

Y el ministro Escrivá presumiendo de actuar en tiempo récord, de disponer de unas instalaciones dignas. En realidad, señorías, contamos con un sistema de vigilancia que no funciona y que deja a la improvisación la respuesta y atención de personas tanto en alta mar como en tierra. (Palmoteos en los escaños). ¡Es su tierra, presidente, esta es su tierra!: ¿qué siente cuando ve que Canarias se convierte en una cárcel por desidia y por esa actitud ya habitual de dejar que los problemas se solucionen solos o los solucione otro?

Dejaron que se hacinaran en instalaciones infrahumanas como el muelle de Arguineguín: 2000 personas durmiendo sobre el cemento durante días y días, hacinados. Están dejando que barracones y casetas en pésimas condiciones se conviertan en una cárcel para miles de personas, con sueños y anhelos truncados. ¿O es aceptable la situación que se está viviendo en Las Raíces, en Las Canteras o en El Matorral? Convierten las islas en una cárcel impidiendo que pueda haber derivaciones a otros puntos de la península, pero el ministro Marlaska sí pide solidaridad a Europa para acoger a inmigrantes. Como dice el refrán, consejos doy que para mí no tengo.

Por dejar, también dejaron ustedes que entraran el miedo y la desesperación en muchos barrios de nuestras islas, donde los vecinos viven situaciones al límite, dada la incertidumbre sanitaria y económica. No, señorías, no necesitamos declaraciones institucionales afirmando que Canarias no es racista y no es xenófoba. Lo sabemos, los canarios y las canarias lo sabemos. Lo que necesitamos es un Gobierno que no abandone a miles de personas a su suerte, sin recursos, sin arraigo, pensando que las soluciones son responsabilidad de otros.

Tampoco entendemos cómo no se han tomado decisiones ya sobre medidas específicas para abordar la inmigración contempladas en el Plan Reactiva y a las que conminan varias proposiciones no de ley aprobadas en este Parlamento. No necesita esperar para ponerlas en marcha, tiene el apoyo de toda esta Cámara para llevarlas a cabo.

Y ante su pasividad, nuestra reacción. Como principal partido de la oposición, como equipo que puede aportar el conocimiento de la gestión de la crisis del 2006, con mejores resultados que la actual, hemos consensuado con el resto de los grupos parlamentarios la creación de una comisión de estudio sobre inmigración. De esta manera pretendemos, o por lo menos vamos a intentarlo, contribuir desde Canarias a una solución global de este fenómeno, que es imparable, pero para el que hay que estar suficientemente preparados. Esta ruta atlántica tiene que tenerse en consideración, en mucha consideración, en los foros de la Unión Europea, en los foros del Gobierno de España.

No siga mirando solo a la Unión Europea, que además hay que recordarle que entre los socialistas y los partidos de izquierda tienen mayoría. Y tampoco mire solo a Madrid, ellos no le van a dar todas las respuestas. Y nosotros vamos a seguir, y por eso hablo con la palabra "nosotros", trabajemos para contribuir a que este drama humanitario sea menor. Trabajemos, y trabajemos juntos, pero trabajemos de verdad en la misma dirección.

Señorías, el confinamiento y las restricciones trajeron a Canarias el apagón de su motor económico. No sabemos si la sociedad canaria, si los empresarios turísticos y los autónomos y pequeñas empresas han podido entender la actitud pasiva que ha tenido a la hora de proteger y garantizar la seguridad sanitaria en las islas después del confinamiento y, después de oírle a usted esta mañana que prácticamente Canarias está bien porque el Gobierno está bien, pues, todavía me quedan más dudas.

Varias fueron las propuestas para diseñar test rápidos y fiables que permitieran a Canarias formar parte de un verdadero corredor seguro para nuestros mercados más importantes, un muro de contención en un territorio fragmentado y alejado como el nuestro. Por una vez, señor presidente, por una vez, en la que todas estas características jugaban a nuestro favor. Y por el contrario se dedicaron a tirarse la pelota unos a otros, que si Madrid, que si Canarias, que si AENA, y el virus moviéndose a sus anchas. Y así llegamos a septiembre con una situación complicada que lastró la temporada de invierno, la Navidad, la Semana Santa. ¿Cómo puede pensar que somos un modelo para nadie?

Está tirando por la ventana la posibilidad de recuperar los mercados. Reino Unido prohíbe viajar porque no tiene confianza en los destinos, igual que Alemania. Cuando nos están poniendo más de cincuenta infectados por 100 000 habitantes es porque ellos están poniendo una condición para ir a ese destino.

Desde la Consejería de Turismo han propuesto una estrategia ahora para el 2023, después de haber dado bandazos de un lado para otro, con corredores seguros, Canarias Fortaleza, trayendo a la Organización Mundial del Turismo aquí... Ideas, ideas, ideas, pero no hay conclusiones de ningún tipo.

Y a eso le unimos la parsimonia una vez más del Gobierno de Pedro Sánchez, que, por fin, un año después, anuncia 1000 millones para Canarias, principalmente para empresas del sector servicios y turístico. Bien por las ayudas, si llegan, ¿pero dónde están los proyectos reales a corto, a medio y a largo plazo en esta área?

Varios analistas, señor presidente, retrasan hasta el 2024 el inicio de la recuperación real. No cuando va a venir el primer avión o cuando va a venir el primer turismo: recuperación real de nuestra economía. ¿Es usted consciente de ello?

Los nacionalistas canarios le presentamos ya hace unas semanas un paquete de medidas dividido en tres bloques: intensificar el proceso de vacunación, proteger el empleo y diseñar un plan específico que dé respuesta a las demandas del sector en las islas y recuperar la conectividad. Catorce medidas concretas que le permitirían a usted, o por lo menos compartirlas con usted a ver si hay alguna que pudiera aceptar el Gobierno, iniciar un proceso que nos lleva al mantenimiento del tejido productivo y de los empleos. Canarias tiene -y eso lo sabe usted perfectamente- ligado el 35 % de su PIB y el 40 % del empleo al sector turístico y doce meses después ustedes no han sido capaces de plantear nada similar, siendo Canarias la comunidad autónoma más perjudicada de todo el Estado.

Señor presidente, es que la necesidad era para ayer y no se solventa con un "espero, yo creo, confiamos en que se va a abrir el mercado". Y ya no sabemos muy bien cuándo podremos tener soluciones concretas, un rumbo en el que le veamos trabajar. ¿Cuándo se va a poner a esa tarea?

Señorías, consejeros y consejeras, presidente, ha sido el peor Gobierno en el momento más difícil. Hemos arrimado el hombro, incluso firmamos -el único grupo de la oposición que lo hizo- el pacto y el Plan Reactiva. Un compromiso al que nos unimos no sin dudas, pero ni por asomo pensábamos que lo importante era la fotografía del 30 de mayo. Un plan que tenía que seguir desarrollándose, concretándose y dotándose de ficha financiera, especialmente en las prioridades más inminentes.

Usted ha dicho que el Plan Reactiva es una hoja de ruta para Canarias y nos recuerda nuestra firma para intentar evitar que hagamos la labor de oposición que tenemos encomendada, pero es nuestra responsabilidad llamarle la atención sobre lo que no funciona, aunque usted se empeñe en maquillarlo, porque maquillaje es querer introducir, por ejemplo, los 42 millones anuales del plan de empleo como ejecución del Plan Reactiva; maquillaje es, por ejemplo, meter medidas del gobierno ordinario, que no están en la ficha del Plan Reactiva, como si fueran gastos del Plan Reactiva. Esos son algunos de los maquillajes.

Le he pedido a su viceconsejero que nos dejara una tabla Excel para poder traer un mejor análisis, se lo pedí al día siguiente de que nos pasara la base de datos, señor presidente. Seguramente mañana me dará esa ficha. Para que no podamos seguir analizando, pero estamos haciéndole un análisis -nos está costando-, un análisis del Plan Reactiva para poder hacérselo llegar.

Y así lo hemos visto, señor presidente, en la última reunión de seguimiento a la que nos convocaron hace un mes: ningún análisis de la situación, ninguna prioridad clara, ninguna propuesta de adaptación y actualización del plan a la realidad del 2021, a las nuevas olas de contagios. Allí no nos dio explicaciones, pero días después, eso sí, sí pudo concretar cifras en los medios de comunicación, sin que tuviera a nadie que pudiera en este caso... con quien debatirlas ni a nadie que le pudiera replicar. Nos parece muy grave que, a pesar de las reuniones, del debate del Plan Reactiva en este Parlamento, el Gobierno haya decidido no concretar las prioridades para el año 2021, que fueron aprobadas aquí. Ya se lo dije en la comisión.

Cierto es que sí atendieron el incremento de la ficha financiera del Plan Reactiva en 2021, pero, incomprensiblemente, señor presidente, ¿sabe usted dónde incorporaron la ficha de los 200 millones que se aprobó en este Parlamento? ¿Quizá se lo dieron a servicios sociales, quizá se lo dieron a las ayudas para las que decía que falta el dinero? No, señor presidente, las colocaron en el capítulo I del presupuesto: para gastos de personal de la comunidad autónoma. Y no me diga que las cien personas que vamos a contratar en servicios sociales nos cuestan 200 millones de euros.

A los miembros del pacto por la reactivación, no nos ha dicho nada, ni los proyectos seleccionados -estoy hablando ahora de los proyectos europeos-, que dice que son miles y que se ajustan a las medidas de interés de los ministerios, ni cuál ha sido la criba de los proyectos, que intentó explicar sin éxito el consejero de Hacienda el otro día aquí, en el pleno.

Esta descoordinación y falta de ejecución que hemos visto en la aplicación del Plan Reactiva es otra prueba de la poca capacidad de gestión que tiene el Gobierno de Canarias. Opacidad, incapacidad y retraso en ciertas reformas legislativas, en las que por fin empieza a hablar de una nueva estructura administrativa que agilice y garantice la recepción y gestión de los fondos por parte de las instituciones y de las empresas. Nosotros creemos que debería haberla hecho ya en diciembre. Sabe que se la colocamos en el Plan Reactiva en el mes de septiembre, que le volvimos a insistir, en los presupuestos generales de la comunidad autónoma, que se dotarán allí de instrumentos ya para facilitar el trabajo, porque, señorías, una cosa es tener el decreto a finales de marzo, que prácticamente va a ser abril, y otra cosa es tener esa maquinaria engrasada. Si el decreto lo aprueban ahora, empiezan a preparar todo, ¿cuándo realmente estará ese equipo preparado para empezar a trabajar?

Señorías, prueba de esa ineficiencia es la incapacidad de su Ejecutivo para articular las ayudas a los autónomos y a las pymes.

Después de las ayudas puntuales del año 2020, que ni llegaron a todos y lo hicieron tarde y mal, después de que Coalición Canaria-PNC presentara un plan de rescate para la economía canaria, anuncia, en enero del 2021, una partida de 400 millones de euros para ayudas directas, que después se ha quedado en 253 millones para aplazamientos fiscales -ni una bonificación-, 80 millones para el impuesto de bienes inmuebles y 84 millones de euros, esos sí, para ayudas directas. Pero una vez más la improvisación, porque la convocatoria la han sustentado en un criterio de inmediatez frente al de necesidad. Un sálvese quien pueda, quien llegue primero, como en el Oeste, sin tener en cuenta el daño que ha infligido la pandemia a cada uno de los sectores, con realidades completamente distintas.

Desde el Grupo Nacionalista Canario exigimos ayudas más realistas, más pegadas a la realidad. Se han quedado fuera empresas de nueva creación, empresas que han sufrido en el segundo semestre la reducción del 30 % de sus ingresos y se olvidan de las pérdidas registradas en el primer semestre del año 2020, con el daño más duro tras el cierre generalizado.

Podemos celebrar, sin embargo, que el Estado ha hecho mejor su tarea con los 1000 millones que destina a Canarias. Sí, contempla las pérdidas económicas durante todo el año de la pandemia e incorpora un baremo de necesidad real de las ayudas que necesitan las empresas.

Señor presidente, las ayudas que llegan tarde, sin opción en la convocatoria para todos y todas las que lo pueden necesitar, no son ayudas ni ayudan.

Es que ha pasado un año y hemos podido comprobar cómo ustedes no tenían un plan de contingencia para pymes y autónomos en el caso de un nuevo confinamiento y tampoco hemos visto medidas específicas ante las restricciones por razones sanitarias al sector hotelero y de ocio, como las que han tenido que aplicar desde el mes de diciembre en Tenerife, Gran Canaria y en Lanzarote, y hoy, debate del estado de la nacionalidad, todavía no tienen ninguna hoja de ruta clara ante las posibles previsiones de una cuarta ola. Pregúnteles a los empresarios, a los autónomos, a los trabajadores, que han salido desesperados a la calle a reclamar mejor gestión, mayor proporcionalidad y que las ayudas vayan acompañadas al momento en el que se toman las decisiones.

Por otra parte, señor presidente, señor consejero de Hacienda, presumen ustedes de tener fondos presupuestarios extraordinarios, ¿y entonces por qué deciden que los ayuntamientos les cedan 80 millones del Fdcan para las ayudas directas? Otra improvisación, otro fracaso de gestión. Los ayuntamientos, señorías, señor presidente, los ayuntamientos de Canarias necesitan fondos, personal y ya ustedes les han recortado bastante a través del Fondo Canario de Financiación Municipal. El ayuntamiento es la primera administración a la que acude el ciudadano cuando necesita ayuda. ¿Por qué este Gobierno ha optado por obviar la capacidad de las entidades locales para actuar como es en la tramitación de ayudas y subvenciones?, ¿por qué en lugar de limitar a los ayuntamientos en su capacidad de actuación no se optó por dotarles de más recursos?

Señorías, fueron ustedes los que calificaron el presupuesto del 2021 como el de la remontada, el más expansivo de la historia, el que les permitiría estar al lado de las personas, con el que iban a construir un escudo social contra la pobreza y la exclusión, pero cuando llega el momento, a la vista de lo que le estaba diciendo antes, o no tienen los recursos o no saben gestionarlos. Sí, usted me dirá que esta crisis se está abordando de manera diferente a la anterior. Claro, es obvio, señor presidente, las políticas de la Unión Europea y los Estados son diametralmente opuestas a las que se tomaron en 2008. Año en el que no se cerró, a pesar de eso, ningún centro sociosanitario, no se dejó a ningún niño sin comer en los colegios, y eso a pesar de las restricciones financieras. Hoy las reglas de juego, en este caso las fiscales, las de gastos, no son iguales; hoy ustedes tienen fondos, porque en aquella época de lo que había que estar hablando era de dónde se recortaba. Y hoy ustedes tienen fondos porque Europa está dispuesta a transferirlos, no como hizo hace diez años, donde la contención del gasto público era prioritaria. ¿O no se acuerda de que su partido y el Partido Popular acordaron la modificación del artículo 135 de la Constitución para imponer la regla de gasto frente a la deuda?

Y aun así, con los mayores fondos de la historia, con el presupuesto más expansivo, le escuchamos decir que no saben de dónde van a sacar el dinero de las ayudas. ¿Cómo puede sacar pecho de una ejecución presupuestaria -esta mañana le oí el 104 %- cuando no han utilizado 467 millones de euros y, además, han tenido, o dice que van a tener, 180 millones de superávit? Si esos son los números, ahora entendemos muchas cosas. La verdad, señorías, no se entiende: ¿para qué presumen de tantos fondos si no los pueden o no los saben gastar? Eso les pasa, entre otras cosas, por no haber planificado, elaborado y defendido un buen presupuesto. Ya les avisamos de que el presupuesto estaba diseñado en un escenario de mejora de la situación y les dijimos que no sería así, que tenía que contemplar el propio análisis, el propio análisis, ni siquiera se lo dijimos nosotros, el propio análisis de los presupuestos que contemplaba un tercer escenario, más complicado, el peor, que resulta que es el que tenemos ahora enfrente y el que se negaron en diciembre a ver: una cuarta ola, problemas médicos con las vacunas y sus planes de distribución e implantación y los datos económicos y sociales en caída libre, a peor.

Esa falta de previsión no sería grave si ustedes no fueran quienes tienen que liderar y trabajar el camino hacia el final de la crisis. Porque, señoría, es incomprensible que, siendo Canarias la comunidad autónoma en la que se destruye más empleo y se ostenta la mayor tasa de paro, el Gobierno, a través del Servicio Canario de Empleo, deje de ejecutar en 2020 millones de euros del crédito definitivo. Eso en el peor año de nuestra historia reciente.

En la Consejería de Economía, Empleo y Conocimiento falta impulso, incentivos para las empresas, también para las nuevas, refuerzo de proyección exterior e impulso de la digitalización para competir en el mercado digital. Tenemos más del cincuenta y siete por ciento de los jóvenes menores de 25 años en situación de desempleo. Usted esta mañana no tuvo un minuto que dedicarles a ellos, ni una sola actuación, a propuestas, ha presentado usted hoy aquí a favor de los jóvenes, de la emprendeduría. Estamos dejando el futuro de Canarias sin esperanza.

Ante estas dificultades, ante estos retos, ¿podemos contentarnos con las palabras huecas y autocomplacientes de la consejera? Señor presidente, ¿no cree que necesita otro equipo para hacer frente a esta tarea? ¿Es que no ve que en esta área estratégica necesita usted poner a los mejores que tenga en su equipo? Y no, no me refiero al cambio político de quitar a la viceconsejera de Economía, que, para más inri, señor presidente, era de las pocas personas con valía que tenía en la dirección de ese departamento, junto a la Viceconsejería de Trabajo.

Señorías, hablemos de las personas, de la atención a las personas. ¿Qué más pruebas necesita sobre la deficiencia en la gestión de servicios sociales de su Gobierno? Como recordarán, en la pasada legislatura ustedes no dejaron de repetir que sabían cómo se tenían que hacer las cosas, tenían una varita mágica para todo en derechos sociales. Lamentablemente, esa varita perdió sus poderes una vez que llegaron al Gobierno. No nos extraña. Además del caos general en su Gobierno, tiene al frente de atención social a una consejera que ni siquiera sabe diferenciar sus competencias, que confunde partido con Gobierno, que esconde, y se esconde, tras la propaganda su escasa acción. Las razones que ella misma no aceptaba de la consejera anterior son con las que hoy justifica su incapacidad. Señoría, la hoja de ruta de una consejería no puede ser echar a Coalición. A la señora consejera le preguntan por cómo va el pago de las cuotas a las ONG y dice "echar a Coalición". Parece que es lo único que buscaba. Cuando se asumen las funciones, hay que ponerse a trabajar y poner en marcha los planes y programas que eviten que sigan sufriendo quienes necesitan soluciones.

Entendemos, por lo que usted ha dicho hoy en su intervención, que avala totalmente su gestión. Ya sabemos entonces quién es el responsable de los derechos sociales, no es la señora Noemí Santana, es don Ángel Víctor Torres. (Palmoteos en los escaños).

En esta área nos encontramos con un presupuesto para el año 2021 que solo crece un 0,8 % y, en proporción, con menos ayudas este año que el anterior, si tenemos en cuenta la situación extrema que están padeciendo muchas familias.

Señorías, la Ley de Servicios Sociales, que nació del consenso y el acuerdo de todos los grupos políticos, la tiene dormida en un cajón. Es un clamor entre las instituciones, las ONG y miembros de su propio partido que desarrolle de una vez esta ley, que garantice la acción y financiación del tercer sector, que especifique los catálogos de servicios, de profesionales y de infraestructuras que necesitamos para dotarnos de un sistema más fiable. Esa ley, aprobada en mayo del 2019, tenía que estar ya a pleno rendimiento. La otra ley, la que proponían sacar en el primer año y que en diciembre del 2020 la teníamos que tener aprobada, la ley de renta ciudadana, también está parada. En el área de dependencia venden como logros descensos evidentes, como el que refleja la disminución del número de altas netas desde el año 2018, que se registraron 2221 a las 1680 del año 2020. Dígame usted por qué.

Los problemas -y eso también se lo reconozco-, los problemas ciertamente no empezaron con su Gobierno, pero ¿qué han hecho desde entonces? Tristemente lo único que han hecho es intentar hacer oposición a la Oposición. ¡Por favor, no hablen ya de herencia, llevan gobernando casi dos años, que no llevan seis meses (palmoteos), que no llevan seis meses, y ustedes traían una varita mágica con que a los seis meses ya se solucionaba todo!

Señor presidente, mire hacia delante, que es hacia donde tenemos que ir todos y todas.

Si quiere que aportemos en ese avance tenga en cuenta nuestras propuestas y nuestras ideas, por lo menos, por lo menos, señor presidente, permita ponerlas en común y debatirlas junto a las que puedan tener ustedes y otros sectores de la sociedad. (Pausa).

Señorías, tenemos el conocimiento y la experiencia, y eso son ventajas que, en una situación tan dramática como en la que vivimos, a nuestro juicio no se pueden despreciar.

La gestión del ingreso canario de emergencia fue un fiasco que ni llegó a todas las familias ni solucionó los problemas a quienes sí lo recibieron. Ha sido injusto intentar tramitar esas ayudas sin casi orientación para quienes carecen de cultura y medios digitales. Muchos abandonaron en el intento y otros ni siquiera se enteraron de que tenían esa posibilidad.

La tramitación del ingreso vital mínimo del Estado tampoco ha sido un éxito, dejando a miles de familias fuera de la convocatoria después de diez meses, señorías.

Y celebramos, porque también reconocemos en nuestra intervención las cosas que están bien hechas, celebramos que incremente la PCI para quienes tengan menores a su cargo.

Pero es incomprensible que no hayan abierto convocatoria para nuevos beneficiarios del ingreso canario de emergencia. En diciembre volvieron a dejar atrás a muchos canarios y canarias que no cobraban nada desde abril. Era más fácil dárselo a quienes ya lo habían recibido que crear una nueva convocatoria que llegara a más personas.

No vemos un trabajo serio. Tampoco vemos empatía con los colectivos, con las ONG que más dificultades tienen de acceder a una subvención para seguir funcionando.

A propuesta de los grupos de la oposición, le hemos dicho al Gobierno, y se ha aprobado a través de una proposición no de ley, para intentar evitar que desaparezca. ¿Tiene alguna explicación sobre por qué dejan de atender a la infancia, con una estrategia aprobada? ¿O sobre la ley de atención temprana, desatendida ante la incredulidad de quienes encuentran en ella la única herramienta para que sus hijos puedan desarrollar al máximo sus potencialidades?

Señorías, ustedes decían que sabían, pero llegaron al Gobierno y convirtieron en justificación lo que le criticaban al Gobierno en la pasada legislatura. Por eso le decimos que no fueron una buena oposición y hoy están muy lejos -y digo están muy lejos porque les sigo dando el beneplácito de que mejoren-, están muy lejos de ser un buen Gobierno.

Aparte de gestionar la COVID-19 -de la que me ocuparé más adelante-, ¿qué más han hecho en estos meses? ¿Qué defensa de Canarias han hecho en otros ámbitos? Porque la lucha contra el virus debe ser la prioridad, y ahí nos ha tenido a su lado sin fisuras, pero no puede serlo todo. Como hemos visto, se ha dejado atrás la gestión de la dependencia, también se han retrasado las listas de espera, la atención a otras enfermedades y patologías, la atención a la salud mental. También se ha dejado atrás la defensa de nuestros derechos ante la expansión territorial de Marruecos, medidas ante un posible conflicto en el Sáhara y falta de diplomacia con el país vecino.

Y, por otro lado, tienen prácticamente abandonado al sector primario. Falta compromiso con la renovación de las ayudas del Posei. Y el escaso apoyo al sector ganadero, usted decía esta mañana que estaba muy contento con las ayudas que le había dado al sector ganadero. Y el sector pesquero también, que está reclamando más ayudas, más formación, más cuota del atún rojo, y nada y la nada.

Cuando ustedes hablan de la crisis del coronavirus, lo han inundado todo. Nos imaginamos al consejero de Transición Ecológica completamente ahogado. Anunciaron a bombo y platillo, y hoy ha vuelto usted a hacernos los mismos anuncios esta mañana, la ley de cambio climático, el plan de residuos y cientos de estrategias. Dos años, dos años después vuelve usted a anunciarnos lo mismo en esta tribuna. Nada que se pueda evaluar, nada que se pueda concretar. Bueno, sí, que con la estrategia que lleva adelante el señor consejero de Transición Ecológica se quiere cargar una parte importante del REF. Me imagino que ya le habrán hecho llegar la carta sobre la preocupación de distintos sectores económicos sobre las modificaciones que implican algunas de sus propuestas en materia de REF.

Señor presidente, resulta sorprendente esta pasividad cuando, si hay sectores que pueden ser tractores de la economía en los próximos años, por ejemplo, el de depuración y reutilización de agua, dos años sin sacar una obra, el de las energías renovables, y no está haciendo una apuesta decidida en este ámbito. No hay trabajo, no hay acción. ¿Cómo justifica esa inacción y el freno al impulso que el Gobierno anterior había dado a varias iniciativas?

Tampoco podemos dejar pasar por alto el caos inicial en educación. Tuvo que cambiar a la titular del área. Y eso es lo que pasa cuando coloca a personas en las que pesa más su vinculación política.

Hay que decir que los colegios han funcionado con normalidad, usted lo decía esta mañana y yo se lo reconozco también, en Canarias y en el resto del Estado. Creo que al final los temores que había sobre esa medida se han disipado, por lo menos se han disipado. El impacto, la incidencia ha sido poca y creo que ha sido una medida acertada. Pero sí nos consta que la comunidad educativa requiere más diálogo, más empatía y más humildad por parte del equipo directivo de la consejería. Son tiempos complicados para todos. Negocie y acuerde, y tenga en cuenta las necesidades de los diferentes niveles educativos y las carencias de los estudiantes de las islas no capitalinas. Recuerde: consenso, acuerdo y ejecución de los acuerdos.

Señorías, vaya nuestro principal recuerdo a las familias de las 651 personas fallecidas y a todos aquellos enfermos que todavía hoy están en vías de recuperarse de la enfermedad y a aquellos que se tratan los efectos secundarios de la COVID-19.

También nuestro reconocimiento a los sanitarios y personal sociosanitario, que tuvo un comportamiento ejemplar, anteponiendo su propia seguridad en los primeros momentos, sin protección, doblando turnos, privándose de vacaciones.

Cierto es que la pandemia no se ha descontrolado en Canarias como en otras comunidades autónomas, pero, señor presidente, la tendencia sigue sin ser positiva. Tuvimos una incidencia excepcionalmente baja al principio y, aun así, una gestión que le obligó a cambiar de titular de Sanidad dos veces y a recuperar para la gestión del Servicio Canario de Salud al equipo de la anterior legislatura.

Tras el confinamiento, los brotes que se sucedieron durante el verano se debieron principalmente a la falta de control en los aeropuertos canarios, algo que mucha gente le habíamos advertido, y, como le mencioné anteriormente, con la poca decisión y ambición a la hora de establecer test en nuestros puertos y aeropuertos.

Y ustedes no fueron previsores ante la segunda ola, generando preocupación por falta de camas, por ejemplo en la UCI del hospital de Lanzarote y ahora, por ejemplo, la incertidumbre que hay sobre la UCI del hospital de Fuerteventura. Como tampoco lo han sido en el plan de vacunación. Han dejado que se cree incertidumbre y haya dudas sobre los protocolos, que haya dudas en la población sobre los semáforos, sobre los niveles, sobre los criterios de vacunación, con personas que se adelantan al procedimiento, otras que se atrasan. Y a esto se unen otros elementos, es verdad que todos, absolutamente todos, externos a su gestión, como las vacunas que no llegan, efectos secundarios, los negacionistas, que también perjudican la gestión de la consejería.

¿Cómo pueden seguir haciendo promesas que no sabe si van a cumplir? ¿O sigue afirmando que en verano está vacunado el 70 % de la población? Acabo de mirar las cifras, estamos por debajo de la media de vacunación por 100 000 habitantes, unas once mil y pico personas vacunadas en Canarias en términos de 100 000 habitantes. Saque usted la cuenta, señor presidente. ¿O tiene usted información de que nos van a inundar con vacunas a partir de mañana?

Diga la verdad. Después de un año de idas y venidas la gente necesita tan solo eso, la verdad, por muy inconveniente que esta sea... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional).

... nos parece profundamente grave e irresponsable la falta de respeto al desarrollo del REF y del Estatuto, porque es ignorar y rechazar de plano lo que somos como pueblo, tanto en su escaso reflejo en los presupuestos generales del Estado como en el nulo interés por desarrollar las nuevas competencias. ¿Cuándo va a poner la fecha para la comisión bilateral que el propio ministerio... (ininteligible)? Me acaba de anunciar usted esta mañana, porque era el debate de la nacionalidad, que tiene una reunión -¡vaya, qué casualidad!- justo después de Semana Santa. Pero le recuerdo que fueron ustedes los que le pidieron una reunión extraordinaria y urgente de la comisión bilateral. Ni con la ministra Darias ni con el ministro catalán han conseguido ustedes que esa reunión se produzca. (Palmoteos en los escaños). ¿Cómo puede mirar de soslayo y asentir sin defender los derechos de su propia tierra? No hay excusas para tanto inmovilismo.

Acabo, señor presidente, señorías -muchas gracias por el tiempo, señor presidente-. No quisiera dejar la tribuna sin preguntarle qué medidas tiene previstas si esa vacunación masiva no se da. Le estoy hablando de previsión, de proyección. O, como advierten todos los expertos económicos, la vacuna por sí sola no remonta la situación. Le estoy hablando, no de falsas ilusiones, le estoy hablando de programación, de previsión. ¿Qué tiene pensado para reactivar el empleo de forma rápida? ¿Qué empuje le va a dar a la obra pública? ¿Cómo va a reforzar la red social para asumir las cifras de desempleo y la lenta recuperación económica? ¿Tiene claros los proyectos y acciones que debemos priorizar en Canarias en el marco de los fondos de reactivación europeos, en concordancia también con el plan de reactivación español? Y, por favor, no me diga las obviedades, no me diga, como intentó esta mañana con todos los programas de transición ecológica, cosas que ya sabemos. Estoy hablando de los proyectos concretos de Canarias, de interés estratégico para Canarias. ¿Cómo se han desplegado las negociaciones y contactos con Madrid para que estos proyectos se aprueben? ¿Cuáles son los proyectos de transformación digital para el cambiante mundo laboral y profesional? ¿Cuáles son sus proyectos de reconversión de las zonas comerciales abiertas? Los vamos a necesitar en el proceso de reactivación.

Y, tal y como reclamábamos al conjunto del Estado y a la Unión Europea un trato diferente como región ultraperiférica, ¿tiene usted un plan para incidir en la realidad socioeconómica de algunas islas que lo están pasando peor que otras? ¿Ha pensado cómo será la Canarias en el mundo pospandemia? ¿Qué proyectos hay que iniciar desde ya?

Espero que me conteste en su intervención de réplica a todas las cuestiones que le he planteado, señor presidente, y en mi segunda intervención tendré oportunidad de concluir esta intervención que tenía prevista para ahora.

Muchas gracias.

(Aplausos).

El señor PRESIDENTE: Muchísimas gracias, señor Barragán, portavoz del Grupo Nacionalista.

Tiene la palabra el señor presidente para el turno de réplica.

Adelante, señor presidente, tiene la palabra.

El señor PRESIDENTE DE CANARIAS (Torres Pérez): Muchas gracias, presidente.

Le he escuchado, señor Barragán, con mucho interés. He ido anotando lo que me ha preguntado, del mismo modo que le tendré que hacer algunas preguntas, ¿no? Porque ha afirmado usted que este es el peor Gobierno en el peor momento, luego ha dicho que, bueno, que es un Gobierno que puede mejorar, y yo le hago la siguiente cuestión, se la he hecho en privado y en público se la hago hoy: ¿usted cree, señor Barragán, o el Grupo Nacionalista Canario cree que estaríamos en esta situación de no haber llegado la pandemia a nuestra tierra? ¿Ustedes creen realmente que sin la pandemia Canarias no estaría muchísimo mejor que como está ahora, que lo estaba en enero, febrero y marzo del año anterior? ¿O es que hay algún lugar en el mundo -dígame cuál- en el que la pandemia no está azotando las estructuras económicas y sociales? (Palmoteos en los escaños).

He visto la intervención de los portavoces al acabar mi debate de nacionalidad del estado canario y me he asombrado, porque he leído, he visto que llevaban documentos escritos, con lo cual hace sospechar que ya lo traían antes de escucharme, porque no se entregó hasta hoy el documento.

Y dicen que no había autocrítica. Relean mi intervención, hasta en seis ocasiones hago autocrítica, hasta en seis ocasiones digo que tenemos que hacer las cosas mejor, hasta en seis ocasiones digo que las cosas deben mejorar por este Gobierno, por el Gobierno de España, por la Unión Europea. Y le pregunto al Grupo Nacionalista Canario, que ha gobernado en Canarias desde la transición democrática hasta el otro día: ¿hacen ustedes autocrítica, hacen ustedes autocrítica?

Porque hagamos las comparaciones correctas. Canarias vive del turismo, como las islas Baleares, como Hawái. ¿Saben ustedes qué paro tenía Hawái antes de la llegada de la pandemia?: un 2 %. ¿Saben qué paro tiene hoy?: ¡un 12! Ha subido diez puntos. ¿Saben ustedes qué paro tenían las islas Baleares en diciembre del 2019?: 9 %. ¿Saben qué paro tienen ahora las islas Baleares?: 19 %. Y ustedes dirán "Canarias está peor, porque tiene un paro de un 25 %". Sí, pero cuando ustedes salieron del Gobierno teníamos un 20 % de paro. (Aplausos y palmoteos desde los escaños). Por tanto, por tanto, pongamos las cosas en el origen, de dónde partimos, cuál era la realidad a la que teníamos que enfrentarnos y cómo debemos mejorar.

Y sí, yo lo reconozco, el Grupo Nacionalista Canario que desde la oposición tiende la mano y se la seguiremos tendiendo desde el Gobierno. Es verdad que han cambiado algunas cosas y en ese sentido tengo también que exponer algunas realidades.

Dicen ustedes que este presidente y su Gobierno es sumiso ante Madrid. Yo sí les tengo que reconocer que ustedes gritan más, otra cosa es que se consigan más cosas. Creo sinceramente que no.

Relaciones Canarias-Estado. Lo enumeraba esta mañana. Ustedes estuvieron durante años reclamándole al Gobierno de España el uso del superávit. Lo logra el Gobierno de Canarias y ni siquiera se le reconoce. Hemos desbloqueado el Convenio de Carreteras, que es otro paso importante. Hay 1000 millones para ayudas a Canarias, que, por cierto, en el Senado hoy criticaban algunos partidos que vinieran esos fondos a Canarias a la ministra de Economía. Hemos conseguido la disposición adicional en los ERTE; hemos conseguido fondos, más que otras comunidades, para los fondos React; hemos conseguido una discriminación favorable desde Transición Ecológica para proyectos para Canarias. Y si hablamos de los presupuestos generales del Estado -eso que tanto han criticado ustedes- para el año 2021, es, sin ninguna duda, como anteproyecto y como ley finalmente la que más cantidades para el REF y los convenios para Canarias... ha recibido nunca esta tierra. Y eso es objetivo, son números indiscutibles. Lo otro es cara a la parroquia hacer afirmaciones distintas, diversas, cambiantes, pero no es la realidad.

Hablan ustedes de la inmigración. Y no reconozco éxito en ningún caso en la historia de Canarias, porque de haber sido un éxito hoy no tendríamos inmigración irregular como la estamos teniendo. Porque cuando nombraba a Adán Martín, que recordaba que esto es un problema europeo, yo le daba la razón. Ustedes no dan la razón al Gobierno de Canarias actual porque el presidente, que es el que intervino esta mañana, no es nacionalista de su grupo, porque si no lo harían, porque si no lo harían.

Y decir que hemos sido sumisos frente a la inmigración... Sí hay que reconocer, señor Barragán, que nosotros al menos nunca diremos que los inmigrantes en los hoteles tenían pensión completa. Que hacía eso el Gobierno de España frente a otros que pasaban hambre. No lo ha dicho usted, lo dijo una de sus representantes, concretamente Ana Oramas. Y creo que son declaraciones... que todos podemos errar, del mismo modo que todos tenemos que decir y defender que no se vuelvan a repetir.

En el fenómeno de la inmigración, habla usted de El Matorral. ¿Sabe cómo fue, qué pasó, por qué se cerró? Como centros de menores, competencia del Gobierno de Canarias, que se cerraron en Canarias en los últimos años, el centro de La Esperanza, por ejemplo, se cerró o el centro de Arinaga, y tuvimos que buscar ahora recursos -este Gobierno-, que en sus competencias, porque sí que es un tema competencial, creo que estamos haciendo lo máximo que podemos hacer. Pusimos infraestructuras del Gobierno de Canarias al servicio del Gobierno de España. Tenemos 2600 menores que estamos atendiendo de la mejor manera posible. Nosotros fuimos los que le reclamamos a Marlaska, por escrito y públicamente, que no podía seguir siendo un ejemplo deplorable el muelle de Arguineguín. Fue este Gobierno.

Y le vuelvo a repetir, y no me cansaré nunca, que no hagamos política con esto, que ustedes gobernaban cuando algunos alcaldes de otras formaciones políticas echamos una mano. Hagan lo mismo, recriminen a quienes desde su formación política o cualquiera otra se equivocan y hacen mensajes xenófobos, racistas, que van en contra de lo que es la esencia del pueblo canario, de lo que aprendimos de nuestros padres, de nuestros abuelos.

Habla usted de la pandemia. Y, mire, nuestra única obsesión ha sido salvar vidas, salvar vidas, y el tiempo, la historia dirá si lo hicimos bien o mal. Hay otras comunidades que también han intentado lo mismo, salvar vidas, y con mucha menos población que Canarias han multiplicado por diez el número de fallecimientos durante la pandemia, por diez. Lamentamos cerca de setecientos fallecidos en Canarias, pero hay comunidades con menos población que han sido 6000, 7000, 8000. Ese es el número que han tenido de fallecidos. Por tanto, reconozcamos que salvar vidas es el objetivo fundamental, y se salvan vidas si hay pocos contagios. Del mismo que para no ahogar la economía, y vuelvo al principio, tenemos que hacerla convivir con una mínima economía posible acorde a la pandemia. Cuanto más control haya de la pandemia, más economía podremos abrir.

Y cuando decía esta mañana que no es autocomplacencia, que somos de las comunidades con mayores horas lectivas y con mayores horas, días y semanas de apertura de los centros comerciales, de los comercios, de las cafeterías y de los restaurantes, lo hemos hecho también salvando vidas.

Dice usted, y habla del Plan Reactiva. Yo les pido que lean el Plan Reactiva, tengo aquí el documento y la página en la que se dice claramente que se introducen, se introducen -es la página concretamente 101- los recursos ordinarios del Gobierno de Canarias. Si esto está en el Plan Reactiva, que ustedes participan, proponen y firman, ¿por qué luego se produce la crítica cuando está en el propio documento?

Y nos habla de incapacidad, de incapacidad con respecto a distintas medidas que hemos realizado nosotros para ayudar a los sectores económicos. Sí, señor Barragán, el peor año de desempleo en Canarias fue el 2013, 2013, y yo pregunto qué ayudas directas se dieron en el 2013 por el Gobierno de Canarias. ¿Ha habido parangón con las ayudas que está en estos momentos sacando el Gobierno de Canarias, con recursos presupuestarios y extrapresupuestarios, tirando de los remanentes y del superávit? Que no es verdad ese engaño que se pretende lanzar de que dejamos los fondos en los bancos. Los estamos utilizando para adelantar los recursos, para dar líneas directas, que, por cierto, cobrarán, los primeros, los autónomos y pymes, de este año, antes de que acabe la convocatoria, una ayuda paliativa, una ayuda para los sectores económicos, como hicimos el año pasado, como lo vamos a seguir haciendo.

Y sí, es legítimo, por supuesto que lo es, que la gente salga a la calle y proteste. Es normal, lo está pasando francamente mal. Como es también responsabilidad del Gobierno -dice usted que somos el peor Gobierno en el peor momento- dar la cara ante los ciudadanos, que son los que nos van a terminar evaluando. Ellos, que no los grupos políticos, dirán si este Gobierno está o no está a la altura de las circunstancias para ayudar a estos sectores económicos. Y, por tanto, arrimemos el hombro.

Me sorprende que hable usted del Fondo de Desarrollo para Canarias. Primero, aclarando desde el Gobierno que no vamos a hurtar ni un solo euro ni a las corporaciones locales ni a los cabildos, que también lo son, porque son 160 millones en diez años, 1600. Hicimos una propuesta, si no se acepta, pues, caminaremos con otras propuestas. Pero que sean ustedes, señor Barragán, los que critiquen a este Gobierno el Fondo de Desarrollo para Canarias, que ustedes mismos encargaron un informe que es demoledor, demoledor, sobre el Fondo de Desarrollo para Canarias, que era, según su Gobierno anterior, la palanca económica que movería la economía en Canarias, y termina diciendo que va a proyectos menores, que no son representativos, estructurantes, de un cambio de modelo económico...

Y, sí, me habla usted de la viceconsejera de Economía, y le creo, pero ya lo podía haber dicho antes, es decir, la primera vez que escuchamos una frase favorable a una representante del Gobierno es cuando el presidente del Gobierno tiene una voluntad de reforzar el Gobierno. Con la que vamos a seguir contando, con ella, pero bien que estaría que ese reconocimiento se hiciera antes para que fuera al menos más creíble.

Y, sí, la gestión indudablemente la tenemos que mejorar, y habla usted de derechos sociales. En derechos sociales, esta mañana no hacía más que reproducir, señor Barragán, los datos del dictamen último del Observatorio de la Dependencia. En el año 2020, gestión de este Gobierno, las personas en el limbo eran un 24,4; el año anterior, un 28; hace dos años, un 29. La aportación que se hace desde lo público en este año son 6000 euros por persona y año; en el 2016 eran 3000; hemos aumentado 1680, lo que supone un 7,18 frente al 0,81 de la media estatal. Y yo terminaba diciendo, porque esto no es autocomplacencia, que tenemos que hacer las cosas mejor, pero también hay que reconocer, que tampoco duele tanto, que las cosas se están haciendo mejor. Y es lamentable que la crítica de un partido político no sea la gestión, que es lo que tiene que ser, sino las personas. Creo que tenemos que cambiar eso y no caer en el mismo error. Critiquemos la gestión, separemos a las personas. Y estos son los datos con respecto a la dependencia, al plan concertado. Es indudable que llegamos a más familias y personas con la PCI, el ingreso mínimo vital, que lo que se llegaba anteriormente. ¿Es idílico, es perfecto, es el mantra que tenemos que aplaudir absolutamente? No, porque hay muchísimas personas que necesitan, precisan de una respuesta por parte del Gobierno de Canarias.

Hombre, que el Grupo Nacionalista Canario critique la Estrategia de Transición Justa para cambiar el modelo energético y luchar contra el cambio climático es duro de recibir, señor Barragán, porque todavía, todavía está en el peso de nuestra labor de gobierno que al llegar pedíamos qué habíamos trasladado desde el Gobierno saliente al Gobierno de España, porque nos lo requirieron, las actuaciones del Gobierno de Canarias contra el cambio climático, y las respuestas del Gobierno de entonces fue un conjunto vacío. No se respondió ni siquiera a esa petición.

Tenemos anteproyecto ya presentado, la ley canaria será una realidad. ¡Cambiemos el modelo! Eso es el presente y el futuro de Canarias, porque además va a generar empleo, porque tenemos un lugar estratégico, geográfico de primera magnitud.

Y sobre los cambios políticos que he tenido que hacer como presidente de Canarias, con lo que significa de doloroso, que también lo tuvieron que hacer gobiernos anteriores, incluso el inmediatamente anterior a hoy, creo que lo que hay que hacer es terminar diciendo si las cosas se han mejorado o no, con lo que significa siempre tomar duras decisiones. Se hace bien o se hace mal.

Ustedes critican hoy el control de los aeropuertos, cuando resulta que lo que hizo Canarias, lo que hizo Canarias, junto a ustedes, junto al resto de los partidos de la oposición, junto a los agentes sociales y económicos, el 15 de marzo, fue cerrar los espacios aéreos, fue poner un control en los aeropuertos, fue hacer que vinieran con una declaración jurada, fue poner controles térmicos a todos, a toda persona que venía de fuera. Eso lo hicimos nosotros antes que nadie y luego lo hizo el archipiélago balear y el resto del conjunto de nuestro país, incluso de la Unión Europea. Eso no es autocomplacencia, eso es reconocer que se hizo bien, se tomó bien una medida por parte del Gobierno de Canarias.

Y acabo.

Con respecto a qué vamos a hacer nosotros sobre los suministros de la vacuna, exigirlo, reclamarlo, pelearlo..., decirles a los laboratorios que no pueden traficar con los medicamentos ni pueden especular con ellos. Pero sí que es la respuesta a la crisis económica el control de la pandemia y la vacunación masiva, no hay otra. Por eso sí creo, y creemos, que vamos a mejor, que tenemos meses duros por delante y no podemos renunciar a que el 70 % de la población de Canarias esté vacunada en el verano.

Señor Barragán, acabo.

Yo le acepto subjetivamente que usted considere que este es el peor Gobierno en el peor momento... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional). Gobierno que con su percepción subjetiva seguirá trabajando permanentemente para mejorar las cosas: para controlar la pandemia, para recuperar la economía, para que el verano sea mejor que el invierno, para que recuperemos la actividad turística, para que cambiemos el modelo económico, para que cambiemos las tendencias de los últimos años, para que construyamos una Canarias que tiene que ser más fuerte. Y, por supuesto, sí, diciéndole a la gente la verdad. ¿Cuándo no lo hemos hecho, cuándo no lo hemos hecho? En los peores momentos de la pandemia nos dirigíamos cada domingo a la población a través de la televisión porque estaban en sus casas. ¿Dijimos algo que no era real?, ¿dijimos algo que fuera falso? ¿Dibujamos una realidad distinta a la que estábamos padeciendo? ¿No era real el dolor, el miedo, la angustia y las muertes que estaban llegando a las residencias de mayores? ¿Les engañamos en alguna ocasión, en alguna de las gestiones que ha hecho este Gobierno desde que llegamos en julio, en las siguientes actuaciones? ¿Hemos engañado a la ciudadanía canaria diciendo que las cosas están mal? Las reconocemos.

Pero acabo mi primera intervención diciéndole al Grupo Nacionalista, que tiene experiencia de gobierno y, por tanto, a quienes tienen experiencia de gobierno, cuando están en la oposición, siempre se les pide, porque es optativa de gobierno, mayor rigor en sus afirmaciones, que seguiremos contando con ustedes. Este Gobierno lo va a seguir haciendo.

Gracias.

(Aplausos).

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor presidente.

Turno para el señor Barragán, Grupo Parlamentario Nacionalista, turno de réplica.

Adelante, señor Barragán, tiene la palabra.

El señor BARRAGÁN CABRERA: Gracias, señor presidente. Señor presidente del Gobierno.

Voy a ver si ordeno un poco, porque la contestación me la ha dado un poco hacia delante y hacia atrás, en la forma en que yo le había hecho la redacción, pero estoy convencido... que entiendo el tema de que a veces cogemos las notas y se nos vienen las ideas y vamos contestando según nos vengan.

Pero, mire, la principal conclusión que saco de su intervención ahora es, de las preguntas que le hice, precisamente para que se concentrara en las preguntas, no me ha dicho ninguna y sigue mirando hacia atrás. Cree que mirando hacia atrás justifica su gestión.

Dice usted que esta mañana dijo que se equivocaba en seis ocasiones o que había autocrítica en seis ocasiones. Mire, presidente, yo esta mañana vi a una persona con tanto ego, hablando de sí misma, hablando de sí misma, de lo bien que lo ha hecho, que yo pensé que usted había hablado en algún sitio y que Donald Trump no es presidente de Estados Unidos porque los americanos lo escucharon hablar. No, presidente, usted esta mañana... -y si no repásese su discurso- es un discurso grandilocuente para el momento que estamos viviendo. Y esa humildad no la ha tenido usted esta mañana. Ustedes hablan del Gobierno como el Gobierno magnífico. Y esta mañana lo del milagro no lo hizo porque seguramente tuvo algún asesor que le dijo que no lo pusiera.

Mire, presidente, usted cogió Canarias con el 19, diecinueve y pico, 20 % de paro y nosotros lo cogimos con muchísimo más paro. Recuerde cómo estaba en el año dos mil... en este caso 2015, cuando se cogió... la situación, si quiere hablar del pasado. Pero si da los datos, por lo menos dé los datos reales en los que está intentando sustentar su crítica.

Mire, nosotros no hemos criticado que haya un proceso de transición ecológica. Nosotros lo iniciamos con más o menos fortuna. Pero yo no le estoy criticando eso, yo lo que le estoy diciendo es que usted me dice eso en el debate de investidura y me lo vuelve a decir en el día de hoy. Lo que le estoy diciendo, señor presidente, es que dónde está el trabajo, dónde está la acción de esa transición ecológica, de esos programas, de esas estrategias. ¡Que son dos años ahora mismo, señor presidente! ¿O es que en el próximo debate de la nacionalidad me va a decir lo mismo, "estamos trabajando en la transición ecológica, estamos en la estrategia verde..."?. Eso es lo que le he dicho.

Y con el tema de los aeropuertos no confunda. Yo no le he dicho nada de los aeropuertos. He visto que tiene ahora una estrategia de que si yo le pregunto qué hay de comer, usted me dice que está lavando los platos. No, no, responda a lo que le he dicho. No estamos hablando de cuando se cerraron los aeropuertos, estamos hablando de cuando ya estaban abiertos los aeropuertos y estábamos intentando que hubiera un test de antígenos que pudiera traer a los turistas a Canarias. Es ahí donde me refiero, donde estábamos hablando, señor presidente.

Mire, puede seguir mirando hacia atrás todas las veces que quiera, pero ni siquiera puede compararse, porque efectivamente ha estado la crisis por medio, la pandemia. Si estuviéramos en un año normal, es posible, lo entiendo, que usted hiciera referencia. Ni siquiera puede compararse, porque del año 2006 al 2015 la situación para afrontar la crisis era completamente distinta a la que usted tiene. Usted tiene ahora recursos, tiene posibilidades, tiene herramientas, tiene mecanismos para poder hacerlo, y tiene además el decreto ley para hacerlo de forma más ágil y rápida. Señor presidente, ni comparación. Y, aun así, teniendo todos esos instrumentos a su favor, la situación está como está, señor presidente.

Y por supuesto que es muy importante, muy importante, que sea la prioridad el tema de salvar vidas. Por eso le digo que yo le pregunto qué hay de comer y usted me dice "estoy lavando los platos", intentando desviar la atención a cosas que yo ni siquiera le he cuestionado, ni siquiera le he preguntado. Y, por lo tanto, no juegue con nosotros con el tema de la sanidad y sobre todo en las cuestiones que sí le hemos apoyado desde el minuto uno, señor presidente.

Mire, señor presidente, usted ha actuado estos dos años, a mi juicio, supeditado al pacto que ha suscrito con las otras tres fuerzas políticas y la prueba está en que le hemos hecho llegar desde el minuto uno, nosotros, 448 iniciativas. ¿Sabe cuándo recibió usted el primer escrito de iniciativas, 27?: el 15 de marzo. Al día siguiente ya tenía usted una colaboración del Grupo Nacionalista, aportándole 27 medidas, en las que le proponíamos precisamente también el plan, la propuesta del plan.

Señoría, sus expectativas no se han cumplido, sus planes no se están ejecutando, sus medidas no se llevan a la realidad. Señor presidente, mucho anuncio, y lo que nosotros queremos saber es qué se ha hecho realmente. Son tantas, señor presidente, que va a ser complicado creerle.

Con el tema del Plan Reactiva, mire, me vuelve a intentar confundir. En los presupuestos de los 1200 millones que hay yo le he puesto uno que es gasto ordinario que no está dentro del Plan Reactiva. Una parte importante de los gastos del Plan Reactiva es presupuesto ordinario, pero está en el Plan Reactiva, y usted ha metido otros, que es lo que le estoy criticando, y ha metido acciones nuevas, que es lo que le estoy criticando. El capítulo I cómo no le voy a decir y está... ¿Me ha oído criticarle que en el capítulo I del Plan Reactiva... tenga alguna duda siendo presupuesto ordinario? No, porque está, pero lo que no está, presidente, no lo sume para sumar la ficha financiera de ejecución del Plan Reactiva.

Y después le digo otra cosa: no ha metido ninguna de las prioridades aprobadas en este Parlamento. Ya se lo dije a su viceconsejero y se lo vuelvo a repetir hoy: el acuerdo de este Parlamento de que se fijaran esas prioridades... Y, ojo, el Gobierno tiene todo el derecho de no hacerlo, porque no dejan de ser propuestas de resolución que el Gobierno adoptará o no adoptará, pero se lo dijimos.

Y, como decía, sus expectativas no cumplidas hacen complicado creerle y yo creo que ya hay muchas personas que no están escuchándole, y entre ellas sospechamos que también parte del Gobierno de España. Usted ha pasado de decir qué bueno era para Canarias que su presidente hablara con Pedro Sánchez a no tener esa actitud. Insisto, le vamos a dar, después de la experiencia del timple, el del timple, como van a venir otra vez, le voy a dar el beneficio de la duda de que efectivamente ahí haya trabajo.

Y ha esperado siempre a que otros tomen la iniciativa y ha dejado perder numerosas oportunidades. Yo sigo viendo demasiada autocomplacencia, demasiados capitanes en ese barco, escasa voluntad de trabajo y, como le decía antes, veo mucho ego, señor presidente. Ojalá esté equivocado, pero de las palabras que se desprenden de sus intervenciones públicas y del debate de esta mañana, o, mejor dicho, de su presentación esta mañana, eso es lo que veo. Tanto, como le decía, que habla usted de sí mismo en tercera persona.

Un Ejecutivo paralizado por la pandemia que intenta esconder sus debilidades, eso es lo que estamos viendo. Sin éxito, hay que decirlo, porque en el pasado de los años, el Gobierno de Coalición, de los que ustedes también formaron parte (palmoteos en los escaños), ha formado parte el PP, tienen ustedes a un presidente de Coalición Canaria, en aquella época, sentado ahí, ¡de esos años de gestión, de mala gestión!... Hablan de esos años como si fuera el mayor lastre. Señorías, en esos años se consolidó la autonomía, el autogobierno, el desarrollo económico, la consolidación del REF y el Estatuto, que ustedes ahora no aprecian. Y por supuesto que hay muchas cosas por hacer y por supuesto que tampoco les vamos a exigir nosotros a ustedes que absolutamente todo tenga que estar terminado en el segundo año. Es que yo no le estoy diciendo que no estén las cosas escritas, lo que le estoy diciendo es que falta empuje, falta trabajo para terminar todo eso.

Como le decía al principio, Canarias necesita un mejor Gobierno y un mejor gobernante. ¿De qué le sirven los planes, las ideas si después no los lleva a la práctica, no concreta? No se trata, no se trata, señor presidente, de lo que anuncia, se trata de lo que hace y cómo lo hace. Estamos hablando de eso en el debate de la nacionalidad. No se trata de ser gobernante, se trata de gobernar. No se trata de que usted esté investido con la presidencia del Gobierno, se trata de ejecutar como presidente del Gobierno.

Y yo le vuelvo a insistir: si es necesario sustituir a algunos de los titulares actuales por otras personas, hágalo, pero hágalo ya. No puede arrastrar a Canarias a las consecuencias de una mala gestión, señor presidente. Lo hizo en la Educación y en Sanidad y lo aplaudimos en su momento, o, mejor dicho... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional) los mejores en cada tiempo. Mucho nos tememos que si no lo hace, si no marca el rumbo, es porque falla su liderazgo y con él el conjunto del Estado.

Vivimos en un tiempo de incertidumbre, estamos de acuerdo, y planificar, gestionar y comunicar la incertidumbre es complicado, también se lo reconozco, por lo que es necesario arriesgarse y trabajar en diferentes escenarios. Ustedes siempre nos vienen aquí con un halo de esperanza: lo mejor que va a pasar, en septiembre ya estamos, en Navidades ya estamos, en Semana Santa ya estamos, y van fracasando anuncio tras anuncio. Tiene que ser más previsor, desde ese punto de vista, no puede caer en la tentación de ese optimismo osado, señor presidente. Parece que juega con las esperanzas de los canarios, que, a día de hoy, señor presidente, le aseguro están bastante maltrechas. Hay que bajar a la realidad. Hay cosas que ustedes no saben -y no digo que nosotros las sepamos, no sabemos, voy a ponerlo en plural- y sobre las que no tenemos garantía y, por lo tanto, ustedes no pueden dar afirmaciones, no pueden hacer castillos en el aire.

Señor presidente, responda, concrete y planifique poniéndose en el peor de los escenarios posibles, pero, por favor, ejecuten algo y ejecuten a tiempo. Señor presidente, haga los cambios que necesita su Gobierno para contar con los mejores. Señor presidente, recoja el testigo de nuestras propuestas que hoy aquí hemos recordado y que mañana presentaremos como propuestas de resolución. Sea coherente y ajústese a la realidad, aunque esta sea incierta. Canarias necesita un Gobierno firme, exigente, y por eso le he dicho que por ahora no son un buen Gobierno. Ustedes, por ahora, están lejos, bastante lejos, de serlo, pero espero que después de este debate de la nacionalidad hagan algún esfuerzo por, efectivamente, ponerse a trabajar.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Barragán.

Turno de cierre del turno del presidente con respecto al Grupo Parlamentario Nacionalista.

Señor presidente, adelante.

El señor PRESIDENTE DE CANARIAS (Torres Pérez): Agoto, señor presidente, señor portavoz del Grupo Nacionalista Canario, este segundo y último turno, casi diciendo que no sé si hemos estado los dos esta mañana en el mismo lugar, porque el texto, lo han escuchado quienes lo han seguido de manera directa, está escrito y, repito, el Gobierno ha expresado en ese documento, y con la palabra a través del presidente, que las cosas hay que hacerlas mejor. Y no ha sido ningún mensaje triunfalista ni ególatra ni egocéntrico. Creo que ha sido justamente todo lo contrario, ha sido un mensaje fundamentalmente para la sufrida sociedad canaria.

Cuando hemos dicho que Canarias ha tenido una evolución determinada, y son las herencias, por supuesto que hay grandezas y también, en la acción de gobierno, miserias, errores y aciertos, pero algo tendríamos que reflexionar cuando veintiún años después esta es la evolución del producto interior bruto de Canarias (mientras muestra un documento a la Cámara), que estábamos entre las ocho o nueve primeras comunidades de nuestro país y hemos ido bajando desde el 2000 hasta el 2020-2021 hasta terminar siendo la que menos ha crecido de todas las comunidades en el producto interior bruto. Y eso lo hemos hecho con 16, 17, 18, 15 millones de turistas al año y hemos cerrado con menos de 5 el año 2020.

Dije aquí, ante una pregunta que me realizaba algún portavoz, que lamentablemente no se pueden construir turistas ni los podemos traer de fuera si no salen de sus países. Esa es una tragedia de los territorios que viven del exterior. Y lo que nos ha dado riqueza, que por supuesto creemos que debió repartirse de una manera mucho más justa para que la clase trabajadora tuviese una renta más alta en los últimos veinte años, hoy lo padecemos de manera soberana.

Indudablemente la ley canaria de transición ecológica, que será una realidad en este mandato, debió tenerla este Gobierno y este Parlamento muchísimo antes, como la han tenido otras comunidades, especialmente esta, porque tiene mayor número de horas de sol, energía, como digo, fotovoltaica, energía de saltos de agua, energía geomotriz y de otra índole, que creo sinceramente que debió tenerse esa ley canaria cuanto antes. La vamos a tener en esta legislatura, será bueno que podamos tener esa ley.

Y no lo he terminado de entender sobre la crítica al Gobierno sobre los controles en los aeropuertos, porque mire que nos tuvimos que enfrentar al Gobierno de España. Está en el Constitucional nuestro decreto turístico, peleado desde el punto de vista jurídico y científico con el Gobierno central, que exigía PCR cuando nosotros teníamos un mecanismo que funcionaba a través de los antígenos. Y, sí, fue iniciático, fue inédito, era nuevo, no había ejemplos, pudo salir mal, nos arriesgamos, dijimos que había que tirar hacia adelante, lo cerramos con los cabildos, los ayuntamientos, los agentes sociales y económicos... Y llegó la tercera ola y es posible que tengamos la cuarta, ¡en el mundo!, como hemos escuchado a Angela Merkel ayer: ¿o eso no tiene una afección en el mundo globalizado?

Sobre la gestión sanitaria, entendí en su intervención que había una crítica a la gestión del Servicio Canario de Salud. Y, sí, hago mías sus palabras, el reconocimiento es para los sanitarios, para los profesionales, para los que están al pie del cañón, los que están trabajando diariamente para que esto se pueda controlar. No queremos arrogarnos ningún título, ningún mérito, es de ellos. Y, junto a ellos, el Gobierno, que los escucha y toma decisiones. Duras, ¿eh? A veces hay también que decirles a algunos representantes públicos que no se puede estar diciendo una cosa y la contraria, porque no puede ser que haya quien exija al Gobierno de Canarias mayores restricciones para controlar la pandemia y a la vez representantes políticos de esa formación política decir que hay que abrir más horas los restaurantes y las cafeterías, porque no es congruente, no es congruente.

Sobre el Plan Reactiva, creo que también hay un error: las medidas aprobadas en el Parlamento fueron a un Consejo de Gobierno incluidas, pero en cualquier caso podremos aclarar esta situación, sin ninguna duda. Y muchas de las aportaciones que hicieron los grupos políticos fueron incorporadas al texto: trabajar por los ERTE, que fueran lo más justos posible, el alquiler social, el tener recursos para los autónomos, para las pymes... No todos, había quien pedía subir los impuestos y quien pedía a su vez bajarlos, y lo que decidimos fue no tocarlos, y ambos renunciaron para el bien común y el consenso compartido.

Y hay un ataque permanente a la visita de Pedro Sánchez en verano. Vino con los incendios, en visita oficial. No le regalé yo el timple, pero, oye, bienvenido sea que alguien se lleve algo que pertenece a nuestra cultura... (ininteligible) a nuestra tradición y a nuestro acervo, ¿no? Pero no le quepa a nadie ninguna duda de que cuando estén, como cuando han estado, vamos a defender a nuestra tierra, y bien que ellos se lo podrán decir cuando les pregunten, con absoluta seguridad.

Tampoco podemos aceptarle, señor Barragán, que nosotros no estamos cuidando el Estatuto de Autonomía de Canarias renovado. Fue un fruto de años de intentar conseguirlo, fracasando en distintas ocasiones y consiguiendo finalmente, en el año 2018, que esto fuera una realidad. Y lo vamos a defender, como lo defendimos estando unos en la oposición y otros en el Gobierno o a la inversa, porque creo que fue un trabajo del que también esta Cámara y los grupos parlamentarios deben sentirse orgullosos.

Y me quedo con una última frase para ir terminado: yo no soy un optimista osado. Es verdad que suelo ver, me gusta ver siempre, en los vasos, que hay más agua que vacíos, porque también creo que, sin engañar a la gente, porque el sufrimiento está ahí, y todavía sigue... Lo he dicho esta mañana, nos quedan meses muy difíciles. Le he dicho a la sociedad canaria que no nos vamos a rendir, que vamos a compartir el dolor con ellos, como lo hemos hecho durante todos estos meses, y con ustedes, con los grupos de la oposición, con el Grupo Nacionalista Canario, que también sufre, como sufre este Gobierno cuando alguien se nos va, cuando sufren los positivos, cuando tenemos la situación que hemos tenido en las UCI y en los hospitales de Canarias. Pero diciendo esto, diciendo esto, tenemos que decir que las cosas van a ir a mejor, tienen que ir a mejor. No lo dice el BBVA, lo dicen también los propios estudios del Gobierno de Canarias, que hay tres propuestas: de la más optimista, la menos optimista y la más centrada, y en otras hay un crecimiento en los últimos seis meses de este año. ¿Esto es seguro? ¡No lo sabemos! Puede haber una nueva pandemia, un nuevo enemigo, una cepa que se nos presente que haga que todo, todo, y cuando hablo de todo hablo del mundo globalizado, se nos rompa en las manos, pero entre tanto, ante los ahorros que tienen las familias en el mundo, que quieren salir de vacaciones, que quieren visitar Canarias, la fortaleza de nuestro destino, tenemos que creer realmente que tendremos seis meses finales de este año en el que nos vamos a recuperar, y también en el 2022, para poder conseguir los datos, los números, el crecimiento que teníamos en el 2019 y aprovechar estos fondos extraordinarios, urgentes, movidos por una crisis sanitaria, económica y social, que vienen de una Unión Europea que aquí sí que se ha mostrado solidaria en lo económico con los Estados que más lo sufren, para estar más fuertes, para responder mejor, para cambiar el modelo económico, para apostar por la transición hacia las nuevas energías, la transformación de nuestra tierra, para que no tengamos, ante un nuevo enemigo que venga en el futuro, que sufrir idénticas consecuencias por nuestra dependencia del monocultivo económico y del exterior.

Y hago mías sus palabras, dice usted que de lo que se trata es de ejecutar; reconozcamos, por lo menos, por lo menos, a la acción del Gobierno, que hemos ejecutado lo máximo que hemos podido los presupuestos del año 2020. Unos presupuestos de los que no teníamos seguridad económica, que tuvimos que pelear para conseguir el superávit, que había merma de los recursos. ¿Cuántas discusiones no tuvimos con los presidentes de cabildos, los alcaldes de Canarias, el propio Gobierno, interna, y también con el Gobierno de España para conseguir tener esos fondos y asegurar las cuentas del año 2020 y ahora las del 2021? Si la gestión es que ejecutemos, hemos ejecutado más que en ningún año anterior. Y eso tampoco es autocomplacencia, ese es el camino y eso es lo que tenemos que seguir haciendo en el año 2021, ejecutar al máximo, que las consejerías hagan su trabajo.

Y termino.

Ante el mensaje que me ha lanzado en su primera y en su segunda intervención, este presidente está muy contento con su Gobierno. Que este es un Gobierno cohesionado, de cuatro fuerzas políticas. No es fácil, en estos momentos de tanta crispación, de tanta ruptura de gobiernos, de tanta inestabilidad en otras administraciones, también en otras comunidades, que tengamos un Gobierno de Canarias fuerte, porque es lo que hace falta, porque es lo que la gente quiere, es lo que la gente apoya; rechaza todo lo contrario. Y solo les pido que tengamos también una oposición fuerte, una oposición que sea realmente, una oposición que propone cuestiones que podrían ejercer cuando estén en el Gobierno. Si tenemos ambas cosas, fortalecerán al Gobierno con su fiscalización responsable y se va a beneficiar, sin duda, la sociedad canaria en su conjunto.

Gracias.

(Aplausos).

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor presidente.

Turno para el Grupo Parlamentario Popular. Tiene la palabra la señora Navarro. (Rumores en la sala).

Silencio, señorías, por favor.

La señora NAVARRO DE PAZ: Buenas tardes, presidente.

Me va a permitir, antes de iniciar mi intervención y obviamente de que usted empiece a contabilizar el tiempo, dirigirme al señor Torres y preguntarle: a ver, señor Torres, cómo quiere que me dirija a usted, ¿con mi discurso mecanografiado o de puño y letra?, ¿cuál le gusta más? Así tal vez no será tan grosero conmigo como lo ha sido con los portavoces que esta mañana estuvieron evaluando su discurso.

Gracias, presidente. Señorías.

Señor Torres, el análisis de su gestión que nos ha presentado esta mañana solo puede conducirnos a una conclusión: lo que va mal en Canarias es culpa de la pandemia y lo que va bien es gracias a usted y a su Gobierno. Las cosas van peor que nunca en las islas, pero usted lo ha hecho mejor que nadie. Presumir, presumir, presumir y, otra vez más, anunciar, anunciar y anunciar: ese ha sido su discurso. Es verdad que les ha regalado un primer aplauso a los canarios y es lo menos que podía hacer, pero el resto de los aplausos se los ha dado todos usted mismo. Detrás de su tono aparentemente conciliador hemos visto un ejercicio de autocomplacencia obsceno, irresponsable y perjudicial para el interés general de los canarios. Y mire que en materia de vanidades políticas tiene usted muy cerca a todo un experto, pero hoy, don Román, sé que va a coincidir conmigo, el alumno ha ganado al maestro: cero errores, cero autocrítica y cero asumir responsabilidades. Eso sí, le faltó un cero, señor Torres: el cero que le ponen los canarios a su pésimo balance después de casi dos años en el poder y gestionando la mayor cantidad de recursos que jamás tuvo un presidente a su disposición, por muy bien que se haya querido poner usted hoy aquí.

Por supuesto que estamos pasando una pandemia, eso ya lo sabíamos, señor Torres, pero precisamente por eso, por ese motivo, ni usted ni su Gobierno han estado a la altura de las circunstancias. Y, si tuviese un mínimo, escúcheme, un mínimo de humildad, hoy lo habría reconocido y probablemente a partir de hoy podríamos empezar a construir de verdad algo mejor para los canarios.

Entraré enseguida en materia, pero antes, señorías, señor presidente, en un debate como el de hoy no puede faltar el recuerdo para quienes perdieron la vida durante el último año como consecuencia del coronavirus. En nombre del Partido Popular y en el mío propio, quiero trasladar desde esta tribuna nuestro más sentido pésame a las familias y seres queridos de quienes, por desgracia, ya no están entre nosotros.

Y quiero expresar también nuestra admiración y agradecimiento a quienes cuidaron de ellos con tanto esmero y cariño hasta el último minuto de sus vidas. Nuestro reconocimiento para todos los profesionales sanitarios, para los servicios de emergencia, cuerpos de policía, fuerzas armadas, para todos los servidores públicos y voluntarios anónimos que siguen combatiendo mañana, tarde y noche esta terrible pandemia.

Señor Torres, lo que ha ocurrido en nuestra tierra en este último año como consecuencia de la crisis sanitaria, económica y social es muy grave, pero su discurso de esta mañana ante esta Cámara es todavía más preocupante que la propia crisis. Yo también he venido hoy aquí, sinceramente, a hacer un debate constructivo y a realizar y proponer propuestas positivas para Canarias, pero tiene usted una visión tan sesgada, tan parcial y tan tergiversada de su propia gestión que le incapacita por completo para asumir el reto que tenemos por delante. Y se lo digo con tanto respeto personal como preocupación, porque en un momento tan duro y complicado como el que soporta Canarias no se puede estar al frente del Gobierno con una actitud tan arrogante y displicente como la suya.

Señor Torres, una cosa es querer ser optimista, eso está bien, pero otra muy diferente es desentenderse por completo de lo ocurrido, distorsionar la realidad y retorcer los hechos hasta el límite del absurdo, con tal de que nada malo le salpique a usted. Porque es a eso a lo que ha venido usted hoy aquí: a salir inmaculado, limpito, sin una sola mancha en la corbata. Usted ha venido a presumir sin pudor de ser el mejor de los mejores, a ponerse medallas y cubrirse de flores a costa del sufrimiento de todos nosotros, a costa del sufrimiento de todos los canarios. Las cosas van peor que nunca en las islas, pero usted lo ha hecho mejor que nadie, según usted mismo. ¿De verdad puede creerse eso? ¿De verdad le ciega tanto su ego político y su partidismo, señor Torres?

Mire, incluso en el caso de que eso fuera cierto -que, por cierto, no lo es-, en el que caso de que usted fuera el mejor de los mejores y lo hiciera todo bien -que por supuesto no lo hace- ¿no le da vergüenza hacer lo que ha hecho hoy aquí, sacar pecho en medio de tanto sufrimiento y dolor?

Mire, aquí no hay nada de qué presumir, señor Torres, se lo he dicho mil veces en el último año, lo que hay son muchas cosas por arreglar y usted no las está arreglando precisamente.

Los canarios llevamos un año soportando un auténtico calvario, aguantando la incertidumbre diaria de no saber qué va a ocurrir con nuestra salud, con nuestras vidas. La gente no sabe qué va a pasar con su trabajo, con el futuro de sus hijos, de los suyos, con los estudios... Si hasta el deporte se ha convertido en una fuente de estrés y preocupación en esta tierra. La gente está agotada en sus casas, después de un año alejados de la familia y los amigos, sin poder siquiera abrazar a sus mayores.

Cientos de canarios han perdido la vida, miles y miles han perdido sus empleos o sus negocios, decenas de miles de vidas truncadas de la noche a la mañana por un maldito virus que negó hasta el último momento -hay que recordarlo- el Gobierno de Pedro Sánchez, una pandemia minimizada y politizada por el candidato Illa y su comisario Simón.

Los datos son terribles, señor Torres: en Canarias hemos perdido en un año el 20 % de nuestra economía, once puntos más de destrucción que en el resto de España; se han esfumado de la noche a la mañana 9500 millones de nuestro producto interior bruto; somos la comunidad más castigada por la crisis y la región con más trabajadores en ERTE; la contratación ha caído el doble que en el resto de España y la pérdida de afiliados a la Seguridad Social triplica a la del resto de nuestro país.

Entre parados, autónomos en cese de actividad y quienes aguantan a duras penas, acogidos a los ERTE, 400 000 -escuche bien, señor Torres-, 400 000 canarios no tienen trabajo. Eso no hay región que lo aguante. El paro está oficialmente en un 25 %, la mayor tasa de toda España, pero usted sabe bien que el desempleo real afecta a más de un treinta y seis por ciento de nuestra población activa. Estamos a punto de alcanzar el 40 % de paro real. Lo pronosticó desde hace meses el Comité Europeo de las Regiones, en un informe que ponía los pelos de punta, y usted ni se lo leyó. No hizo ninguna de las recomendaciones que le indicaban.

El destrozo de nuestro mercado laboral es una auténtica catástrofe sin precedentes. Sí, sin precedentes, por mucho que usted quiera minimizar una vez más las cosas diciendo que en la anterior crisis del 2008 hubo más parados en Canarias y presumiendo de manera infame de que su tragedia es menos tragedia que otras. Eso es falso, señor Torres, rotundamente falso. Canarias no había tenido nunca a 400 000 trabajadores mano sobre mano, como tenemos hoy, por mucho que usted no quiera reconocerlo ni ayudarles.

Y aquí me gustaría hacer un inciso para aclararle algo importante y para que no siga usted engañando a los canarios con esa cantinela de que ahora salvan ustedes a las personas, que, por cierto, tampoco las están salvando.

La anterior crisis fue una crisis muy diferente a la actual. Aquella fue una crisis financiera, una crisis de crédito, y la de hoy es una crisis de producción, de parálisis temporal de la actividad por las restricciones de la pandemia. Diga usted toda la verdad, señor Torres. Cuando el Partido Popular llegó al Gobierno en el 2011, la prima de riesgo estaba por encima de los seiscientos puntos y España estaba en ruina, entre otros motivos, por los disparates y los brotes verdes del señor Zapatero. A usted no le interesa recordarlo, lo sé, pero, mire, los canarios y los españoles nos acordamos muy bien de lo que pasó entonces. Nadie en el mundo nos prestaba un euro, señor Torres, la financiación estaba cerrada para España y no quedó otro remedio que sanear las cuentas públicas para sobrevivir como país.

La situación de hoy no tiene nada que ver con aquel sacrificio que tuvimos que hacer todos los españoles para arreglar el desaguisado del Gobierno socialista. Así que no intente engañar a la gente mezclando churras con merinas. Hoy la prima de riesgo no está en 600 puntos, señor Torres, hoy la prima de riesgo está, ¿en cuánto, señor Torres?, en 60. Si hasta su consejero de Hacienda se permite la chulería de renunciar a los mecanismos de financiación del Estado. ¿Y sabe por qué lo hace?: porque le sale más barato pedir un préstamo al banco de la esquina.

Yo sé que usted aprecia mucho al señor Rodríguez como mentor, pero no fue don Román quien convenció a la señora Merkel para responder con estímulos fiscales al actual parón económico. Los estímulos son la estrategia y respuesta a la crisis del Partido Popular Europeo, con el liderazgo innegable de la canciller alemana. Sí, sí, escuche, porque algunos no lo entienden. No es que Europa escuche ahora por fin a Nueva Canarias, no, eso es ridículo; lo que ocurre es que hoy sí existe la posibilidad de inyectar liquidez y solvencia en la sociedad porque el sistema financiero está saneado.

Esta, le insisto, no es una crisis estructural de crédito, como fue la del 2008, sino una crisis temporal de producción. Por eso hay que salvar a toda costa nuestro tejido productivo, hay que salvar a nuestras empresas, hay que salvar a nuestros autónomos, que es justamente lo que ustedes no están haciendo. Y le recuerdo que hemos perdido ya unas cuatro mil empresas en las islas, mientras ustedes siguen anunciando planes, planes, planes, que, por cierto, solo existen en las pantallas de PowerPoint, y prometiendo millones que nunca terminan de llegar. (El señor presidente abandona su lugar en la Mesa y ocupa la Presidencia la señora vicepresidenta primera, González González).

Y aclarado esto, señor Torres, volvamos a lo sustancial de su discurso, que menudo discurso el suyo. Canarias lleva un año sufriendo la peor crisis sanitaria, económica y social de su historia y, en esta situación tan dramática, usted ha hecho hoy lo peor que podía hacer como presidente de todos nosotros, de todos los canarios: usted se ha escondido detrás de la pandemia para eludir sus responsabilidades, y eso es algo vergonzoso y lamentable.

Se lo repito, señor Torres: a su Gobierno le ha faltado valentía, coraje y liderazgo para afrontar una situación tan complicada como la que nos ha tocado vivir.

Mire, en otras comunidades autónomas, bueno, le han echado mucha voluntad y no siempre han acertado. Eso es normal en una situación como esta, pero ustedes no han tenido ninguna de las dos cosas, no han tenido voluntad ni acierto para responder a este terrible desafío. No se han preocupado de lo fundamental sino de lo superfluo, no se han ocupado de la gente, sino de ustedes mismos. La prioridad de su Gobierno no ha sido salvar vidas ni empleos, sino salvar sus puestos y su pacto florero. Solo se han preocupado de que este desastre no les salpique, no les salpique, señor Torres. Por eso no permite que nadie le cuestione sus decisiones cuando se equivoca, por eso se revuelven como una jauría cuando alguien les critica...

Y es que se pasan el día sacando pecho, señor Torres, anunciando planes que no existen y ayudas que no llegan. De verdad, vive usted obsesionado con la propaganda. En el escenario de la política canaria su Gobierno ha quedado reducido a una simple máquina de humo y a cada rato lanzan una nueva bocanada para cegar los ojos del público.

Ustedes no viven la realidad, viven en la película que se han montado ustedes mismos, para convencerse de que la pandemia tiene la culpa de todo lo malo y ustedes el mérito de todo lo bueno. Y eso no puede ser, señor Torres. De verdad, tiene usted que rectificar y tiene usted que reflexionar. Ese engaño nos sale muy caro a todos los canarios. Ese engaño cuesta vidas y condena a la ruina a nuestra economía.

Ya se lo he dicho en más de una ocasión: usted no trabaja en una agencia de publicidad, señor Torres, ¡no trabaja en una agencia de publicidad! ¿Sabe quién es usted?: el presidente del Gobierno de Canarias. Y, por lo tanto, tiene que asumir las responsabilidades y tiene que estar a la altura del cargo y de las circunstancias tan difíciles que vivimos.

Ni usted es el mejor de los mejores ni todo han sido aciertos en su Gobierno. Empezando por lo más importante de todo, por la salud de nuestra gente. Lo primero que ha fallado ha sido precisamente la gestión sanitaria de la pandemia, por mucho que usted presuma con descaro -y mire que hay que tener descaro-, usted presume del milagro canario. ¿Cómo puede usted atribuirse la santidad de un milagro sanitario con 651 fallecidos, con más de cuarenta y cinco mil canarios contagiados, miles de enfermos hospitalizados y con el virus saltando de una isla a otra a su gusto y antojo? ¿Cómo puede usted hablar de una gestión milagrosa...? Señor Rodríguez, salga a la calle y ríase delante de los 651 que han muerto, salga a la calle y ríase, porque a mí no me hace ninguna gracia. ¿Cómo puede hablar de una gestión milagrosa si la tercera ola en Canarias ha sido peor que la primera y la segunda juntas? Y le doy los datos: hasta diciembre teníamos 21 000 contagios y de diciembre a hoy tenemos más de veintitrés mil casos nuevos. El 46 % de los fallecidos en las islas se han producido en los últimos tres meses, señor Torres. Solo en enero murieron 101 canarios por el COVID. ¿De verdad le parece esto un milagro? ¿Esto sabe lo que es, desde mi punto de vista, decir que es un milagro? Eso es ser indecente. Usted no ha obrado ningún milagro para contener el virus. Lo único diferente del resto del país es que somos islas, estamos a 2000 kilómetros de la península y soportamos un cero turístico absoluto. Es normal que sin visitantes y sin actividad hayamos registrado un menor índice medio de contagios, así de simple y lógico.

Lo que no es lógico, lo que no es responsable, es que su Gobierno no haya sabido aprovechar precisamente estas circunstancias de aislamiento para apostar por una estrategia de COVID cero. ¿Cómo?: controlando de verdad los puertos y aeropuertos -que mira que le costó-, aplicando medidas más contundentes pero más breves en el tiempo, para sacar el virus de las islas, sin arruinar, sin arruinar lo que queda en pie de nuestra economía. Pero, claro, para eso hace falta coraje y liderazgo, y usted carece de ambas cualidades, señor Torres.

Han tenido un año para cribar a toda la población de Canarias: ¿o me va a decir que el Servicio Canario de Salud no tiene capacidad para hacer dos millones de test en Canarias? Han tenido un año entero para contratar los rastreadores que fueran necesarios, para fomentar el uso del Radar COVID, que por si... ¿Se acuerda, señor presidente del Cabildo de La Gomera, que se probó con éxito en La Gomera? Para utilizar todos los recursos disponibles de la sanidad concertada o de las farmacias canarias. Pero, ¿sabe qué?, no lo han querido utilizar por el ridículo sesgo ideológico de su Gobierno. Como tampoco han querido utilizar los hoteles disponibles para aislar a los contagiados y facilitar los periodos de cuarentena a quienes no pueden pasarla en su casa.

Y esto no se lo decimos a toro pasado, esto se lo llevamos diciendo desde el minuto uno, con una batería de propuestas parlamentarias que usted y su arrogancia han despreciado una tras otra. Solo por el sádico placer de llevarle la contraria al Partido Popular, son capaces de negar mascarillas gratuitas a miles de familias sin ingresos. Se gastan más de un millón de euros en mandar a China un par de aviones de una compañía vinculada al régimen chavista, pero no hay mascarillas para los canarios que no pueden pagárselas. Esa es su gestión de la pandemia, ese es su escudo social, señor Torres.

En definitiva, han fallado ustedes a los canarios y han perdido la oportunidad de conseguir un archipiélago libre de coronavirus, como se ha conseguido en otros territorios aislados del planeta. Ese era el objetivo que demandaban los canarios. Ese era el ambicioso logro al que teníamos que aspirar y que nos habría permitido reabrir por completo nuestro mercado interior, que nos permitiría estar hoy en las mejores condiciones de seguridad y salubridad para cuando se reabran los mercados turísticos emisores.

Su Gobierno, señor Torres, ha ido todo el rato por detrás del virus. Fuimos la última comunidad autónoma en establecer -¿se acuerdan?- el uso obligatorio de las mascarillas en la calle, en pleno agosto 2020, cuando el contagio era comunitario, cuando teníamos ya más de dos mil ochocientos contagios y 162 fallecidos como mínimo.

Señor Torres, hemos tenido tres consejeros de Sanidad, cuatro directores del Servicio Canario de Salud diferentes en plena pandemia. No han tenido ustedes un mínimo de continuidad ni una estrategia clara ni un objetivo definido para combatir el virus. Un día lo atajan en una isla y al día siguiente se les escapa para otra. Han vuelto locos y loco a todo el mundo con los semáforos, las fases, las semifases, como si esto fuera un concurso regional de murgas en plenos carnavales.

La gente está harta de medidas incongruentes y contradictorias, medidas que no comprenden y que ya no son capaces ni de recordar. Unos días son cuatro en la terraza, otro día son seis, ahora se puede usar la barra, luego la barra no, que si convivientes, que si no convivientes... Ahora los gimnasios son seguros a medio gas, luego no, cuidado, a tres cuartas partes, pero no, cuidado, ahora hay que cerrarlos. La gente está aburrida de que un día le digan una cosa y al día siguiente otra.

Se lo repito, señor Torres, han ido ustedes todo el rato por detrás de la pandemia y a estas horas el virus vuelve a tomar ventaja. Hace solo unas semanas estaba usted tan contento, yo lo vi, brindando con La Sexta porque éramos la región con menos incidencia de casos en todo el país. Hoy tenemos ya diez comunidades con mejores datos y siguen aumentando los contagios de las islas. La incidencia acumulada en Canarias es de 130; en Baleares, de 45; en Valencia, de 32. ¿Cuál es el milagro canario, señor Torres?

Así no se combate el virus en un territorio aislado y fragmentado como el nuestro, señor Torres. No puede usted jugar así con las vidas y las expectativas ajenas. La gente tiene un límite, la gente tiene derecho a salir de esta incertidumbre, la gente tiene derecho a hacer planes, a organizar sus vidas, incluso a sentirse parte de la solución. Los sacrificios tienen que servir para algo, no solo para esconder la incompetencia de su Gobierno.

Y en esta situación tan crítica es una auténtica temeridad confundir todavía más a la población con su mensaje triunfalista del milagro canario, como si en Canarias estuviésemos milagrosamente a salvo del virus. ¿Sabe qué?, déjese de milagros que la política en nuestro país no está precisamente para beatificaciones, olvide el camino de la fingida santidad y haga su trabajo como presidente de todos nosotros, de todos los canarios. Sea humilde, déjese ayudar. Acepte las propuestas que le venimos planteando desde el Grupo Popular en materia sanitaria, económica y social, porque esta guerra contra el virus está lejos de terminar y todas las manos son pocas para ayudar, señor Torres, todas son pocas.

Y además, señor Torres, tenemos otra batalla pendiente que puede ser incluso mucho más grave aún: la preocupante acumulación de las listas de espera de pacientes no COVID, que su Gobierno intenta ocultar, en un incalificable ejercicio de falta de transparencia y propaganda. En plena pandemia, en medio del mayor colapso sanitario de la historia, nos cuentan ustedes que se han reducido en 42 000 personas las listas de espera sanitarias, cuando en realidad se han suspendido 1400 intervenciones quirúrgicas y se han realizado 22 000 consultas menos para poder atender la emergencia del coronavirus. ¿Qué broma macabra es esta, señor Torres? Vamos, ahora resulta que Sánchez nos engaña con los muertos por la pandemia y Torres nos engaña con los enfermos no COVID en lista de espera. ¡Tremendo! ¿Sabe qué? La solución no es esconderlos, señor Torres, la solución es atenderlos. Y para eso no valen sus trampas en los presupuestos, no pueden ustedes presumir de incrementar este año el presupuesto sanitario en 160 millones de euros cuando en realidad el presupuesto del Servicio Canario de la Salud está en 70 millones por debajo del coste real del servicio en 2019, cuando no existía la pandemia. Eso es una absoluta irresponsabilidad. ¿Así piensan reducir las listas de espera?

Y, mire, señor Torres, hablando de milagros, yo le voy a decir quién ha hecho el milagro aquí, en Canarias. El milagro de la pandemia en Canarias ha sido el trabajo de los profesionales sanitarios, que se han jugado sus vidas para salvar las nuestras, y si usted tuviera un poco, un poco de pudor, no se atrevería a robarles el mérito. El milagro de Canarias, señor Torres, son las miles de pequeñas y medianas empresas, los autónomos y profesionales, que siguen levantándose cada mañana para abrir su negocio, luchando contra las deudas que les ahogan, sacrificándose para que las cosas sigan funcionando y para mantener los empleos. El milagro de Canarias es pagar nóminas y proveedores a fin de mes, alquileres, gastos de agua, luz, teléfono, reunir para pagar los impuestos y la Seguridad Social. El milagro en las islas lo hacen todos los días los voluntarios de Cáritas, de Cruz Roja, del Banco de Alimentos, de tantas ONG que atienden las colas del hambre que ustedes no son capaces de atender. El milagro, señorías, en definitiva, es sobrevivir sin ingresos frente a un Gobierno incapaz de salir a la calle y ver de verdad lo que está ocurriendo. Usted es incapaz de entender que detrás de cada cartel de "se vende o se alquila" hay un drama personal y familiar, ya se lo dije el otro día, un negocio que no volverá a abrir.

Empezaron ustedes presumiendo de 400 millones para apoyar a la hostelería, al comercio y al sector servicios, luego dijeron que 165, al final han sido solo 80 millones en ayudas directas. Con 80 millones no llegan ni al 15 % de los negocios y autónomos que están en apuros por culpa de las restricciones. ¿Qué ocurrirá con el resto?, ¿qué pasará con las empresas y actividades que no están incluidas en su farragoso y tardío decreto?, ¿cuántas empresas y autónomos aguantarán hasta la siguiente remesa, esa de los 1000 millones que nos prometen ahora desde Madrid? Bueno, digo más, ¿alguien tiene seguridad de que llegarán esos nuevos fondos o pasará como con el plan de rescate turístico que prometió en tres ocasiones la ministra y del que nunca más se supo? Fiascos, señor Torres, anuncios, propaganda y fiascos. Así es como usted arregla las cosas.

No tiene un plan, ni siquiera tiene una remota idea de cómo afrontar esta situación. Se pasa el día improvisando, escondiéndose detrás de lo primero que se le ocurre a su asesor de cabecera. Como el famoso Plan Reactiva que se inventó el 30 de mayo para celebrar su particular Día de Canarias. Lo dijimos desde el primer momento y el tiempo nos ha dado la razón: su Plan Reactiva es puro humo, corta y pega de eslóganes, buenos deseos, sin estrategia, sin calendario y sin presupuesto. ¡Si es que hasta han metido los fondos PIEC, que lleva transfiriendo el Estado desde siempre! Bueno, por meter han metido hasta los EPI que usa el personal sanitario.

¿Sabe qué? Eso no es un plan de reactivación económica, señor Torres, eso es su particular medallero, donde va coleccionando méritos ajenos que se atribuye sin pudor ni rubor alguno. No tienen ustedes un plan económico para afrontar esta situación ni son capaces de plantear reformas fiscales que necesitamos para salir del pozo en el que nos encontramos.

Su única política fiscal fue subirnos los impuestos nada más llegar al Gobierno, y no a los más ricos, como de lo que presume siempre Podemos; no, ustedes subieron los impuestos a todos los canarios: subida generalizada del IGIC, restauración del impuesto de sucesiones y donaciones y supresión de las bonificaciones del IRPF. Su subida de impuestos -ya se lo dije en su momento- fue un grave error y ese error lo hemos estado pagando también los canarios durante este año y lo vamos a seguir pagando este año también, porque su Gobierno sigue haciendo caja cada vez que usamos el móvil o encendemos la luz; su Gobierno sigue metiendo la mano en los bolsillos de los canarios las pocas veces que podemos ir a una tienda o tomar algo en una terraza. Esa es su forma de ayudar a la economía y de conservar los puestos de trabajo, señor Torres. Su política fiscal es un atraco y su política de empleo, una tomadura de pelo.

Con la que está cayendo en el mercado laboral canario, le pregunto -y con esto a ver si me contesta-: ¿dónde están las políticas activas de empleo?, ¿dónde están los incentivos para combatir el paro de los sectores de la población más castigados, los jóvenes, las mujeres y los mayores de 45 años?, ¿qué han hecho ustedes con los fondos del Plan Integral de Empleo?, ¿dónde está la Formación Profesional, la capacitación en idiomas o las competencias digitales?, ¿dónde están los puestos de trabajo que podrían crearse con la licitación pública de inversiones, con las obras en carreteras, con la construcción de viviendas, con las infraestructuras turísticas, con las energías alternativas o con las inversiones en costas?, ¿dónde está su política energética, los nuevos nichos de empleo vinculados a la transición ecológica, dónde están?, ¿dónde está el apoyo a la digitalización y al teletrabajo?, ¿dónde está el plan de infraestructuras educativas que nos robó el Gobierno de Pedro Sánchez mientras miles de alumnos siguen dando clase en barracones? ¿Nos va a decir también que todo eso es culpa de la pandemia? De hecho, señor Torres, tengo otra pregunta: ¿puede explicarnos dónde esconden ustedes el informe de ejecución presupuestaria del 2020? Porque estamos a finales de marzo y todavía el señor Rodríguez no ha permitido a la Intervención General de la Comunidad Autónoma publicar los datos oficiales. ¿Es esa su forma de entender la transparencia? ¡Ah!, así es como rinde usted cuentas.

Y ahora voy con el escándalo de la política social, señor Torres, aunque es muy difícil llamar social a su política. Empezaba usted su discurso de investidura en julio de 2019 diciendo -y leo textualmente-: "Cuando el progreso da la espalda a miles de familias, ese progreso no existe, porque un progreso que deja a familias en la cuneta [...] lo que termina generando es brecha social, desequilibrio y frustración". Pues bien, señor Torres, usted y su Gobierno han dado la espalda a miles de familias canarias, como nunca antes había ocurrido en esta tierra. En menos de dos años se ha convertido usted en el rey de la brecha social, en el campeón absoluto del desequilibrio y la frustración, y eso por emplear sus propias palabras.

Dijo usted también, en su discurso de investidura, que serían el Gobierno de la inclusión, ¡madre mía!, pero en realidad son el Gobierno de la exclusión. ¿Sabe lo que han hecho? ¿Lo primero que hizo sabe lo que es?: reducir un 40 % el presupuesto de inclusión social para este año, cuando más lo necesita nuestra gente. Eso fue una auténtica temeridad, señor Torres, y todo porque su gurú presupuestario, don Román Rodríguez, confiaba en que el ingreso mínimo vital de Pablo Iglesias aliviaría este año a los cien mil hogares canarios donde no entra un euro a fin de mes. Pues mire dónde ha acabado el señor Iglesias y mire cómo ha terminado su ingreso mínimo vital: más del ochenta por ciento de las peticiones presentadas en Canarias han sido ya denegadas. Otro fiasco, señor Torres, otra decisión equivocada y otra campaña propagandística, pero en este caso construida a costa de la dignidad de quienes peor lo están pasando.

Cien mil hogares sin un solo euro, al 80 % le niegan las ayudas, reducen en 35 millones el presupuesto de inserción social y se nos presenta usted aquí como el Capitán América presumiendo de escudo social, presumiendo de la PCI, de la renta canaria ciudadana, que no ha llegado sino a 16 000 familias. ¿Qué escudo social es ese, señor Torres? Yo se lo digo: un escudo de cartón piedra, pura propaganda, que no cubre ni al veinte por ciento de las familias que lo necesitan.

¿Y qué me dice de la dependencia, señor Torres? Seguimos a la cola de la cola de la cola de toda España en gestión de la dependencia, la peor tasa de cobertura de todo el país. Tiene usted esperando y sin respuesta a más de veintitrés mil canarios, veintitrés mil mayores que necesitan ayuda cada día, para sus vidas, para asearse, para vestirse o para comer.

Según el Imserso, el año pasado fallecieron tres mil mayores en las islas esperando un auxilio al que tenían derecho. ¿No se pone colorado cuando la inversión en nuestra tierra es de 67 euros frente a los 152 de media nacional?, ¿o cuando aquí se esperan 927 días y a nivel nacional, de media, 423?

¿Y qué ha hecho usted, señor Torres? Presume de contratar a más de siete mil trabajadores en sanidad y educación para combatir la crisis del coronavirus, pero no ha contratado ni uno solo para resolver la montaña de expedientes en dependencia o en discapacidad, donde esperan respuesta otros quince mil canarios más. Después se lo explico, porque eso es mentir.

Su política social es un desastre y una vergüenza, y va peor cada día. Canarias es la comunidad donde más ha crecido la desigualdad desde el inicio de la pandemia. Y usted lo sigue permitiendo, ¡usted lo permite! La pobreza alcanza ya a más del 30 % de la población y, aun así, tuvimos que pelear hasta el último minuto para que el señor Iglesias no nos robase también la dotación del plan de lucha contra la pobreza. Que, por cierto, a estas alturas tampoco sabemos cuándo y cómo se ejecutará.

Esa es su responsabilidad, señor Torres. Lo que está ocurriendo en la Consejería de Derechos Sociales, en manos de Podemos, es un escándalo incalificable y su cobardía para cesarla no tiene nombre, señor Torres. Y no lo tiene porque no pueden ustedes seguir jugando de esa manera con la dignidad de las personas y encima presumir.

Y, si no teníamos suficiente, señor Torres, la crisis migratoria. En el peor momento de la historia de nuestra autonomía a Pedro Sánchez no se le ocurre otra cosa mejor que convertir las islas en una cárcel flotante, en un campo de concentración para escarmentar de forma cruel a los inmigrantes irregulares.

Lo que vimos en Arguineguín este verano fue una vergüenza y una inmoralidad, señor Torres. Y usted lo consintió, por mucho que disimule aparentando indignación. Como consiente ahora en tapar una vergüenza con otra vergüenza, escondiendo a los inmigrantes en el monte, en un barranco o en barracones militares en ruinas. Lo vimos la semana pasada en Las Raíces, en El Matorral y en Barranco Seco, bueno, lo vieron los diputados nacionales porque a nosotros, los autonómicos, no nos dejan entrar.

La solución a este problema (palmoteos), la solución a este problema, al menos dentro de nuestras fronteras, es aplicar la ley. Hay que proteger a los menores no acompañados, a los verdaderos menores, no a quienes se hacen pasar por menores y conviven en los centros de acogida, poniendo en serio riesgo la integridad de los demás, como está permitiendo usted porque no les realizan las pruebas que son precisas. Hay que conceder asilo a quienes tengan derecho a ello y hay que repatriar de forma inmediata también a quien haya que repatriar. Y ninguna de estas tres cosas se está haciendo bien ahora, y no lo digo yo, no lo dice el PP, lo dice el defensor del pueblo en un informe demoledor, y además lo recoge también el informe de nuestro diputado del común.

En esto de la inmigración, señor Torres, usted solo aparenta indignarse, se envalentona en Europa, pide solidaridad a los demás, exige a otras comunidades autónomas y presume de levantar la voz en el Senado, pero yo le voy a dar un consejo: a quien tiene que levantar la voz es a su jefe de filas. Si no quiere levantar la voz, oye, pues, se lo dice susurrando, y, si no, llórele, llórele. Nos da igual (palmoteos), pero a quien tiene que convencer es a él, porque el presidente Sánchez es el responsable último de esta tragedia humanitaria y el único que puede poner fin al desastre de manera inmediata.

Señor Torres, lleva dos años en el poder y no ha hecho los deberes. Y no puede usted echarle la culpa de todo a la pandemia, porque la pandemia no tiene la culpa de todo. Su lista de incumplimientos es interminable, no han sido capaces de poner en marcha prácticamente nada relevante. Todo, anuncios, anuncios y anuncios.

La reforma del Estatuto de Autonomía, por ejemplo, paralizada, dos años después no se ha transferido ni una sola de las nuevas competencias previstas. Y eso que tuvimos a Carolina Darias en el Ministerio de Política Territorial, pero ni por esas.

La reforma del REF, tres cuartas partes de lo mismo. El Gobierno de Pedro Sánchez -le recuerdo- redujo a papel mojado nuestro fuero en la elaboración de sus primeros presupuestos generales del Estado, mientras respetaba hasta la última coma del cupo vasco y del fuero navarro; y con los independentistas catalanes, ni le digo. Y usted aplaudiendo y presumiendo.

Tuvimos que esperar -también se lo recuerdo- hasta el último Consejo de Ministros del año para la prórroga de los incentivos del REF que no pudieron materializarse por la pandemia, generando más incertidumbre y desconfianza todavía en los inversores. Y lo último que necesita Canarias ahora mismo es añadir incertidumbre a la incertidumbre. Canarias pide certezas, señor Torres, y usted sigue sin aportar ni una sola certeza. (Se reincorpora a su lugar en la Mesa el señor presidente).

Por cierto, necesitamos saber también, de una vez por todas, qué va a pasar con los fondos europeos para la reactivación. Presumen ustedes de que vamos a recibir más dinero que nadie, pero nadie sabe cómo se va a invertir ni en qué. Y, ojo, no nos vale que en un despacho de la Presidencia anden ustedes ahí cribando proyectos millonarios a escondidas, sin que sepamos quién hace esa selección y con qué criterios. Queremos una estrategia clara y transparente con los fondos de reactivación europeos, una estrategia a la que todo el mundo pueda sumarse, con parámetros ecológicos, digitales e inclusivos, como nos pide Europa, como nos exige la economía del futuro. Y necesitamos eficacia y agilidad para sacarles partido a esos recursos extraordinarios. Necesitamos una Administración pública eficiente, que simplifique trámites y facilite las cosas en lugar de entorpecerlas.

El éxito de esos fondos, de los fondos europeos, dependerá de la calidad, como ha dejado bien claro la Comisión Europea, no de la propaganda ni de la demagogia. Eso que tanto le gusta a usted, señor Torres.

Necesitamos que Canarias vuelva a ser una razón de Estado en nuestro país, como lo fue con los gobiernos del Partido Popular. ¿Y sabe qué?, lo necesitamos para poder ampliar y adaptar con urgencia los incentivos del REF al destrozo de la pandemia y a la falta de reacción de su Gobierno. Necesitamos una postura firme de su Gobierno y del Gobierno de España en defensa de nuestro sector primario y de nuestras exportaciones ante el desafío impuesto por el brexit.

Necesitamos también un verdadero plan de rescate turístico para las islas, como se rescata desde el Estado, pues, mire, a las compañías aéreas o al sector automovilístico. ¿Es que Canarias es menos que una fábrica de coches, señor Torres? ¡Ya está bien de tanta autocomplacencia y falta de expectativas!

Y, por cierto, hay que decir la verdad a los canarios. La recuperación no va a producirse al día siguiente del regreso de los turistas, y usted lo sabe. Es más, ese día ni siquiera sabemos cuándo llegará. Al ritmo que van las vacunas... Como tampoco sabemos cuántas empresas quedarán en pie para entonces.

Usted y Pedro Sánchez no paran de repetir que este año 2021... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional) y de la recuperación, pero eso -permítame que se lo diga- es una absoluta majadería, se lo ha inventado algún publicista en la Moncloa. Esa afirmación no tiene fundamento económico ni científico alguno, y usted lo sabe. Y yo por eso le pido que diga la verdad a la gente. Somos todos mayorcitos. ¿La recuperación llegará?, pues claro que va a llegar, y llegará, pero nos queda un proceso todavía lento y complicado, un proceso que puede llevar como mínimo dos años o tres si no se tuercen más las cosas. Y vamos a necesitar mucho más talento y mucho más liderazgo de los que ha demostrado usted hasta hoy, señor Torres. Porque después de casi dos años en el poder la nota de su gestión solo puede ser un suspenso. Pero, ¿sabe qué?, un suspenso de trágicas y dolorosas consecuencias para miles de canarios.

Voy concluyendo, señor presidente.

Mire, señor Torres, el de hoy es su primer examen general como presidente y por supuesto está condicionado por la pandemia, pero la pandemia no lo justifica todo, y mucho menos justifica la incapacidad de un Gobierno que no ha estado a la altura de las circunstancias. Ha tenido usted más tiempo que ningún otro presidente para preparar este balance de hoy, ha tenido más recursos económicos, más herramientas legislativas y más apoyo de los agentes sociales que ningún otro presidente. Lo tenía todo a su favor, lo tenía todo para transmitirnos hoy a todos nosotros, a todos los canarios, un mensaje de confianza, pero, claro, le ha faltado humildad, reconocer sus errores y, como mínimo, sentir un poquito de empatía, señor Torres, un poquito de empatía al menos hacia quienes tanto han sufrido en el último año. Pero no lo ha hecho, ha abusado usted de la comprensión de los canarios, ha abusado de la enorme paciencia y generosidad de nuestra gente y lo único que ha conseguido es una decepción tremenda.

Lo único que se lleva de este debate es que ha hecho usted buenos a todos los predecesores en su cargo, a todos sin excepción, y mire que alguno no era un caso fácil.

Lo único que nos deja usted hoy, señor Torres, es una profunda y seria preocupación: el comprobar en qué manos está nuestra tierra y nuestra gente en el peor momento de nuestra historia. Un Gobierno incapaz, escondido tras la pandemia y la propaganda y al que solo le preocupa que la tragedia no le salpique. ¡Qué triste, señor Torres, qué triste!

(Aplausos).

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Navarro.

Turno de respuesta para el presidente del Gobierno. (Rumores en la sala).

Gracias, señorías.

Señor presidente, tiene la palabra.

Silencio, señorías.

El señor PRESIDENTE DE CANARIAS (Torres Pérez): Muchísimas gracias, presidente.

Intervengo en este primer turno repitiendo un poco lo que decía anteriormente: parece que no hemos estado en el mismo sitio escuchando las mismas palabras en la mañana de hoy. Tiene usted una percepción de mi discurso absolutamente distinta a la que tengo en estos momentos yo y quien quiera o tenga dudas lo tiene fácil, será publicado.

Pero no llevaba usted treinta segundos y ya decía que era un presidente de actitudes groseras. Y luego he anotado, habla usted de grosero, infame, indecente... Le puedo asegurar, señora Navarro -que sé que no es una cuestión personal, es política-, que es usted la campeona del descalificativo, sin ninguna duda (palmoteos en los escaños), y le puedo asegurar que hay otras maneras, hay otras maneras de intentar defender los criterios con el uso de la palabra, sin descalificar.

Y, además, están empeñados hoy en ser docentes, profesores, estamos en las aulas y nos quieren poner nota al Gobierno. Yo y el Gobierno se lo agradece, pero las notas nos las ponen los ciudadanos (aplausos y palmoteos) y ya nos las pusieron y las pondrán cuando haya citas en las urnas.

Hay una frase que me pasaba ahora la consejera de Turismo, de un empresario turístico, que me parece acertada: la mejor certeza o la mayor certeza en estos momentos es la incertidumbre. Y es verdad, es la incertidumbre de cómo vamos a responder en los próximos días, esta sociedad global, ante la pandemia.

Y usted tiene razón cuando expone los números dolorosos que golpean en la conciencia y en el alma, de parados, de pymes, de autónomos que están pasando serias dificultades, en Canarias, como digo, y en el resto del mundo. También le pido que tenga perspectiva, que hagamos las comparaciones con las comunidades que también viven del exterior, y antes exponía de dónde veníamos, qué porcentaje teníamos de paro y cómo ha ido caminando ese paro en Canarias y también en otros lugares. Si dependemos del turismo, lamentablemente es el sector económico más afectado, esto va a afectar más a esas comunidades de carácter turístico. Y yo también les hago a los compañeros y compañeras, a los diputados del Partido Popular, la misma pregunta: ¿ustedes creen que las circunstancias serían las mismas sin la llegada de la COVID en Canarias? Y les puedo asegurar que todos en conciencia dirían que no; tendríamos otros números, otra sería la realidad económica. Había perspectivas que nos adelantaban en su momento cómo iba a caminar la economía en Canarias, pero llegó este impacto, el 14 de marzo, y lo estamos pagando más nosotros que otras comunidades.

Ahora bien, que pretenda usted en esta tribuna dar una clase sobre cómo se responde a las crisis económicas es para quitarse -y esto es una ironía- el sombrero. Año 2012, llega al Gobierno de España el Partido Popular con mayoría absoluta; campaña electoral: van a bajar los impuestos, van a proteger a la clase trabajadora, todo es culpa del Gobierno socialista saliente, le van a dar esperanza a los españoles y a las españolas; llegan a la Moncloa: reforma laboral, abaratan el despido, suben los impuestos... (Aplausos y palmoteos). Esa es la manera que tenía un Gobierno central de responder a la crisis económica.

Y es verdad que esta crisis actual tiene poco que ver con la crisis del año 2011 y 2012, que se germinó en los años finales de la década del 2010, que venía de una burbuja inmobiliaria, a través de los productos subprime, que se larvó durante años y que nos llevó a que tuviésemos que recurrir a los fondos de todos los españoles y españolas para recuperar, rescatar, a las entidades financieras. Lo pagó la clase trabajadora, señora Navarro, porque así lo quiso el Gobierno del Partido Popular, lo pagó la clase trabajadora. Y ahora, en estos momentos, tenemos una crisis distinta, más grave, y hago mías sus palabras, que, uniendo a quienes están en ERTE, a quienes están en ERE, hacen que haya más personas mano sobre mano, porque no están trabajando, pero, por fortuna, porque ha habido una Unión Europea sensible y un Gobierno de España sensible, se ha conseguido que tengamos el ingreso mínimo vital, los expedientes reguladores de empleo temporales y dar opción a que el colchón que mantiene la estructura social sea un verdadero salvavidas. Esa es la realidad entre una crisis y otra.

Por cierto, crisis aquella que además afectó muchísimo más a Canarias, porque es que llegaron ustedes al Gobierno de España y lo primero que hicieron fue quitar todos los convenios de Canarias del año 2012, 2013, 2014, 2015 y 2016 (palmoteos), hasta el punto de que jamás, hasta entonces, se había visto un maltrato, un maltrato a una comunidad como esta por parte de ningún Gobierno, de ningún Gobierno central en nuestro país.

Dice usted que me revuelvo con la crítica. Si el día 15 de marzo estábamos sentados en la misma mesa para tomar decisiones conjuntas, y lo hicimos cada lunes, con usted y con el resto de los grupos políticos; si tendimos la mano para buscar soluciones, y las cogieron, esas manos, y caminamos para tener un pacto y un plan con el programa Reactiva; y pedí, pedimos, aunar fuerzas, y lo vuelvo a hacer en estos momentos.

Dice usted, de manera grandilocuente, que el Gobierno de Canarias ha fallado en la gestión de la pandemia. Y hago una pausa. Salga después a esta tribuna y defienda a algún Gobierno del Partido Popular del resto de las comunidades diciendo que ha gestionado mejor la pandemia que Canarias, señora Navarro.

Usted utiliza los muertos en muchas de sus intervenciones. Ha dicho textualmente: Sánchez nos engaña con los muertos. Ochenta fallecidos en las residencias de Canarias: ¿ha comparado usted esos números con las comunidades donde gobierna su formación política?, ¿ha comparado esos números con el resto de las comunidades de nuestro país? Lamentablemente hemos perdido a cerca de setecientos canarios y no queremos perder a ninguno más. Hay comunidades, de todas las fuerzas políticas, con menos población que Canarias que lo multiplican por diez: 6000, 14 000, 20 000 fallecidos... La pandemia es fundamentalmente salvar vidas. Si la pandemia, si la gestión de la pandemia es fundamentalmente salvar vidas, ¿cómo puede usted decir que el Gobierno de Canarias ha hecho las cosas mal? (Aplausos).

Creo, sinceramente, que vive en una irrealidad, preconcebida, preparada antes de llegar a la tribuna, no modifica las cosas que trae, ni siquiera cuando las cosas van cambiando. Dice usted que no hemos utilizado hoteles para los contagiados. Hemos utilizado espacios burbuja para los contagiados, hemos hecho aportaciones desde el Gobierno de Canarias, incluso para los inmigrantes contagiados y positivos, hemos establecido espacios para el mayor control de la pandemia, hemos hecho un trabajo con los cabildos, con los ayuntamientos, para, unidos, intentar resolver en momentos difíciles la crisis de la pandemia y las puntas de las olas. ¿Y dice usted que no tenemos espacios para ellos? Es justamente al revés.

Y se equivoca, se equivoca soberanamente intentando criticar que llegara a Canarias, cuando nadie nos traía material, cuando se perdían aviones que iban a la Comunidad de Madrid, se equivoca usted criticando que llegaran a Canarias EPI y material de seguridad en los momentos peores de la pandemia. Si tiene alguna duda, ahí están los expedientes para que vaya a consultarlos. Pero no se equivoque, señora Navarro, se hizo una gestión excelente, y el material llegó y lo utilizaron los sanitarios de Canarias para responder e impedir más muertes. Si hay algo que no debemos perder es la credibilidad.

Y recordar cómo se pasaba en aquellas semanas, no podemos olvidarlo. Aquello fue la locura absoluta. Aviones que teníamos que hacer que vinieran directos de Shangái, porque si paraban era requisado el material. Controles que se hacían para que bajara en Cataluña el material para Canarias para que pudiera llegar luego a Barajas y finalmente arribar en los aeropuertos de nuestra tierra. Y tiramos de todos los que nos echaron una mano, empresarios que nunca han querido salir en los medios de comunicación, para ayudar a la sociedad canaria, no al Gobierno de Canarias, no al presidente de Canarias, a la sociedad canaria, para impedir que hubiese más muertos. Y fue un gesto absolutamente magnífico, en el que también ustedes participaron. ¿Por qué tenemos que hacer política hasta de eso?

Y habla usted de los sectores económicos, que no sabemos de la realidad. Tenemos familiares, amigos que lo están pasando mal, igual que los tienen los responsables del Partido Popular en nuestra tierra, que han perdido el trabajo, que no saben si lo van a poder recuperar de nuevo porque están en ERTE, tienen una edad y no saben si cuando se recupere la economía aún tendrán posibilidades, y tienen el miedo de no poder llegar a la jubilación con los recursos suficientes para poder disfrutar de esa parte última de su vida. Lo tenemos todos, no somos personajes de cartón piedra, pisamos las calles. Sufrimos con la gente, como sufren ustedes, no más, pero tampoco menos, señora Navarro. En nuestra acción de gobierno está poner sobre la mesa soluciones, soluciones, paliativas, esfuerzo extrapresupuestario, exigirlo, demandarlo a otros gobiernos, al Gobierno de España. Y tengan un pizco, un fisco, un poco de generosidad.

El PP balear felicita a Armengol por gestionar con acierto la ayuda de 1000 millones para las pymes y autónomos de Baleares. El portavoz del Partido Popular en las islas Baleares, Antoni Costa, dice: Es un día histórico para los ciudadanos de Baleares en general y para los autónomos y pymes de nuestra tierra; Pedro Sánchez y Nadia Calviño han tomado una medida imprescindible para Baleares y la presidenta del Gobierno balear ha gestionado con acierto; ahora necesitamos eficacia y agilidad". ¿Tanto le cuesta esto al Grupo Popular en Canarias? (Aplausos y palmoteos).

Es verdad que querríamos llegar a más personas con la PCI, con el ingreso mínimo vital, con el ingreso canario de emergencia, con las pensiones no contributivas, con pagos más extraordinarios, pero también es verdad que llegábamos con cuatro mil y pico personas a las que les llegaba la PCI, y ahora estamos en 16 000 familias. ¿Son pocas? Sí. Son más de las que había en un año y medio. Y, por tanto, como decía esta mañana, hay que mejorar, reconociendo que se está mejorando ante una situación tremendamente difícil.

Y, mire, habla usted de la dependencia, de la dependencia. El máximo responsable del colegio de profesionales dice que Canarias ha tenido una gestión difícil en estos últimos catorce años y, claro, uno recuerda que la ley de dependencia no es una ley autonómica, que fue aprobada en el Congreso de los Diputados, con un Gobierno socialista, y que posteriormente llegaron otros gobiernos con mayorías absolutas. Y yo le pregunto, hoy que usted defiende con ese ahínco y esa fuerza el tratamiento de la ley de dependencia, qué poca fuerza tuvieron en el Congreso de los Diputados para que los gobiernos de Mariano Rajoy implementaran económicamente la pensión a los dependientes de nuestra tierra. Fueron eliminadas todas las partidas. Este año hay 600 millones que vienen de los presupuestos para la dependencia en nuestra tierra y tenemos que recuperar ese tiempo.

Y habla usted de la inmigración y no ha dicho nada, nada, del tránsito reglado y de la derivación. Y aquí, en el pleno de Canarias le digo de nuevo -y le respondí a una pregunta en su momento- que sea valiente y diga lo que opina el Partido Popular de Canarias, porque no fue capaz de decirlo su máximo responsable cuando visitó nuestra tierra. Porque el otro día vino una de las responsables orgánicas de su organización, y usted la acompañó, a ver Las Raíces y, en el mismo avión que regresaba a la península con la comitiva del Partido Popular, uno de sus representantes llegó a afirmar lo siguiente, señora Navarro: Derivaciones como esta... -porque iban cincuenta o sesenta inmigrantes en ese avión derivados a la península-, decía: Derivaciones como esta son el mayor efecto llamada, ¿y se puede hacer esto?; se realizan estos traslados en lugar -decía el máximo responsable del Partido Popular- de proceder a la expulsión de los sin papeles. Es el portavoz de Migraciones del Grupo Popular en el Congreso. Y yo le pregunto: ¿deportaciones con el cierre de los espacios aéreos?, ¿deportaciones con la pandemia en los países de África?, ¿deportaciones sabiendo que es la gran complicación de este momento de la inmigración irregular frente al año 2006, 2007 y siguientes? ¿Es la deportación la solución? Es una de las soluciones, pero también la derivación y el tránsito reglado. Sean claros, sean claros, digan aquí si apoyan que los inmigrantes no se queden en Canarias, que vayan a otras comunidades, que ustedes apoyen para que esas comunidades los reciban, que están de acuerdo con el tránsito reglado. Dígaselo aquí a sus responsables del Partido Popular.

Y acabo, y acabo, señora Navarro. Dice usted que no damos propuestas, que somos el Gobierno del autobombo, que nos falta humildad. Hemos dicho que vamos a gestionar los fondos europeos, que antes de que acabe la convocatoria llegarán las ayudas... (corte del sonido) a las pymes y autónomos, que tenemos fondos para la transición energética de Europa, que tenemos ese Plan Aborda para disminuir las listas de espera, que tenemos también una alta ejecución en los presupuestos del año 2020, es lo que hemos anunciado en el día de hoy, y yo lo que le pido es que diga dónde está.

Y termino con esto. Critica usted el Plan Reactiva. Yo le agradezco al Grupo Popular que no votara en contra de ese plan, porque creo que eso engrandece a ese documento y a la acción futura de la sociedad canaria y de los parlamentarios en Canarias. Tuvimos una última reunión, a la que asistió usted. No le escuché decir absolutamente nada y, al acabar la reunión, lo que hizo fue criticar al Gobierno. Le pido que esté en el barco o fuera de él, es difícil estar en ambos lugares. Colóquense al lado, no del Gobierno, no de los partidos que lo sustentan, algunos de la oposición, responsablemente, colóquense al lado de los sindicatos, de la patronal, del tercer sector, de los cabildos, de los ayuntamientos, colóquense al lado de esa mayoría social para que también ayuden y colaboren. Desde la oposición se puede hacer para la acción del Gobierno.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor presidente.

Señora Navarro.

La señora NAVARRO DE PAZ: A ver, señor Torres, no le parece bien que tengamos o traigamos los discursos por escrito, no le parece bien mi lenguaje, no le parece bien que le ponga nota, no le parece bien que hable de economía, no le gustan mis calificativos, le duele escuchar las verdades... Pues lo tiene muy sencillo: suba usted aquí y hable por mí, hable en nombre del Partido Popular, y así lo tiene sencillo.

Mire, señor Torres, cuando alguien comete la inmundicia de aprovechar un incendio forestal para darse a conocer, para darse a conocer y ganar votos, no creo, no creo, señor Torres, que usted esté en condiciones, ninguna, de dar lecciones a nadie ni a nadie. Aquí tengo sus declaraciones, aquí las tengo, del pasado domingo (mostrando un documento): Yo era -decía usted- poco conocido, llegué al Parlamento sin ser diputado anteriormente, pero me encontré un incendio y la gente, ños, este hombre responde, ahora me valoran en la calle. Ese es usted, el que presume de extinguir un incendio que han apagado otros. Yo no sé cómo no se le cayó la cara de vergüenza al pensar en los vecinos del norte, que pasaron días y días sin dormir o pensando en los bomberos y en los servicios de emergencia -sí, se lo digo a usted-, o en los servicios de emergencia, porque ponían en riesgo su vida, y usted nos dice aquí, en la entrevista, que mientras tanto pensaba en los índices de popularidad y en hacer cálculos con los votos y con su grado de aceptación. Lamentable, pero ese es usted, ¡ese es usted! Y aquí viene y nos lo cuenta: el bombero que apaga los fuegos de Tenerife y Gran Canaria, el bróker que nos libró de la quiebra de Thomas Cook, el meteorólogo que alertó y solucionó los efectos de la calima, el faro que nos guía a través de la penumbra de la pandemia y de la crisis económica y social, el que nos ha librado solito, usted solito, de las seis plagas bíblicas que nos han azotado desde que usted llegó y de la séptima su nefasto Gobierno -y ya se lo adelanto yo- también nos puede salvar. Ese, ese es usted. Le encanta presumir de ser el que salva a todo el mundo, de salvar todo. ¡Menudo autorretrato más lamentable, señor Torres! El poder lo ha cegado, créame. Todo va mal, pero para usted todo va bien. Se cree el mejor de los mejores y no acepta, se ha visto hoy, no acepta lo que no le gusta. ¡No lo acepta, se revuelve! ¿Sabe qué?: le sobra soberbia y altanería, le falta humildad, empatía y autocrítica.

Mire, usted podrá seguir empeñado en permanecer encerrado en su burbuja particular, pero cualquiera desde fuera que raspe un poquito y pueda acceder a esa gigantesca maquinaria de propaganda verá la pavorosa realidad que azota a nuestra tierra, que azota a Canarias. ¿Sabe cuál es su problema?: que no ha abandonado la moqueta. No, no la ha abandonado para salir a la calle, señor Torres, para salir a la calle y ver la realidad. Por eso su tan cacareado escudo social no va más allá de su coche oficial. Es que no va más allá.

Vamos a ver, qué nos interesa a nosotros -porque sigue la entrevista- quién le da palmaditas en la espalda. A mí me da igual quién le dé palmaditas en la espalda, si los sindicatos o los empresarios, que es lo que usted dice. Usted está aquí para gobernar, para tomar decisiones, para tomar medidas, para dar respuesta a las necesidades de los ciudadanos, no para contarnos quién le da las palmaditas en la espalda.

Ahora sí, lo que sí me interesa, y por eso sí que le daría yo palmaditas en la espalda, es que me contestara hoy aquí a cuántos parados van a salir del paro, cuántos van a salir del ERTE, cuántas empresas, autónomos, pymes van a permanecer en pie, cuántas, cuántas familias van a poder poner de comer en su mesa, cuántas. Dígamelo. Eso es lo que le tendría que estar preocupando.

Abandone ya su torre de marfil, salga a la calle y mire las colas interminables del SEPE, las vergonzantes colas del hambre, ¡del hambre!, que existen aquí, señor Torres, en su tierra. Y si fuera valiente de verdad, si lo fuera, si pensara en los canarios y no solo pensara en la poltrona, ya habría cesado a la consejera de Derechos Sociales, que ha realizado una gestión pésima, nefasta, con las personas más vulnerables de Canarias.

Y, por cierto, no sabía, pero también lo descubrí en la entrevista, es que no tiene desperdicio, no sabía que vivía tan obsesionado por aniquilar al Partido Popular que hasta ahora le da por abrazar al comunismo. Nos asegura en la entrevista: el comunismo es democracia. Bueno, y encima hace hasta un chascarrillo con la presidenta de la Comunidad de Madrid. Menudo demócrata está hecho, por cierto. En lo que a mí y a mi partido nos toca, mire, qué quiere que le diga, nos da igual que abrace el comunismo o como que abrace todas las farolas de Canarias. A mí eso me da igual. Ahora, tenga cuidadito con los bandazos y con los abrazos, porque ya sabe lo que le pasó a su jefe de filas con el abrazo que le dio a Pablo Iglesias. Pero no se confunda, y no se confunda con el Partido Popular, porque nosotros lo que no vamos a hacer es consentir que convierta Canarias en la Venezuela de Maduro. Eso sí que no se lo vamos a permitir.

Y, además, también le digo una cosa: usted tiene que estar aquí, en el Parlamento, a rendir cuentas, a escuchar las críticas, las críticas que le hago yo en nombre de mi grupo, el Grupo Popular, le guste o no le guste, y las tiene que aguantar.

Y, por cierto, tampoco diga que no colaboramos ni hacemos propuestas positivas, como dice también en esta entrevista, y se lo digo porque es su soberbia quien no permite soluciones que no sean ideadas desde su bancada.

Mire, el 30 % de la actividad parlamentaria de este Parlamento de Canarias, el 30 %, viene de esas filas, de las filas del Partido Popular (palmoteos). Vaya al registro, ¡compruébelo! 3200 iniciativas que han sido rechazadas por el rodillo de su pacto. Sí, sí, rechazadas porque llevan nuestra firma, compañeros, la firma del Partido Popular.

Tiene un problema, señor Torres, vive obsesionado con nosotros, vive obsesionado con el Partido Popular. Deje de una vez por todas de hacer oposición a la oposición, ya se lo dijo el señor Barragán y se lo repito yo hoy. Usted es Gobierno y yo soy oposición. No nos haga oposición, ejercite sus funciones, gobierne.

Mire, yo, sinceramente, creo que lo que tiene que hacer es recoger su sesgo, sus egos, sus vanidades, su medallero, sus flores marchitas y ponerse a trabajar. Pero ponerse a trabajar de una vez por todas, de verdad, que ya es hora.

Y, por cierto, también le digo que en el Partido Popular, le guste o no le guste, no vamos a parar. Claro que no vamos a parar y vamos a seguir trabajando, y vamos a seguir presentando iniciativas y vamos a dejar más que claro y demostrado a toda la ciudadanía que a usted lo único que le preocupa es la propaganda. Vamos a seguir exigiendo una bajada de impuestos, vamos a seguir exigiendo una reforma de la Administración. ¿Para qué?, bueno, para que las ayudas se tramiten con rapidez y con transparencia, para acabar con las listas de espera sanitarias, para responder a esa montaña de expedientes de la Consejería de Derechos Sociales, que es una vergüenza. Vamos a seguir defendiendo a los sectores productivos de las islas, a nuestro campo, a nuestras exportaciones, vamos a seguir dando el lugar que se merece a nuestra industria y vamos a defender una política energética eficiente. Seguiremos exigiendo apoyo, apoyo real y eficaz, para el comercio y la hostelería, para las pymes y los autónomos. Vamos a luchar por una verdadera conectividad, vamos a exigirle que cumpla con los planes de vivienda, con las políticas de empleo, con la formación y la calidad educativas, vamos a luchar por la actividad deportiva, la cultura y el ocio.

Dé por hecho, señor Torres, que vamos a vigilar muy de cerca, muy de cerca, los fondos europeos de recuperación. Vamos a ver que se inviertan con criterios de calidad, con parámetros digitales e inclusivos para transformar nuestra economía. No vamos a parar ni un segundo en reclamar, en exigir a su jefe de filas, al señor de la Moncloa, que rectifique su cruel, su cruel y desacertada política migratoria. No vamos a callarnos, no, no nos vamos a callar hasta que se cumpla con el plan de rescate del sector turístico canario.

No tenga la menor duda, señor Torres, vamos a llegar hasta el final para que usted y el Gobierno de Pedro Sánchez respeten las reformas de nuestro Estatuto y nuestro Régimen Económico-Fiscal. Por todo ello, no pierda más energía en desacreditarnos, porque, se lo aseguro, no lo conseguirá. Se lo repito: no siga haciendo oposición a la oposición y póngase a trabajar.

Muchas gracias.

(Aplausos).

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Navarro.

Turno de cierre para el señor presidente. (Rumores en la sala).

Silencio, señorías. Gracias.

Señor presidente, tiene la palabra.

El señor PRESIDENTE DE CANARIAS (Torres Pérez): Señora Navarro, le puedo asegurar que no puedo salir aquí a hablar, eso no va a ocurrir nunca, en nombre del Grupo Popular. Pero, reflexione, mire, ha estado usted consumiendo diez minutos de un debate de la nacionalidad de Canarias y de los diez minutos ha estado casi cinco hablando de mí. ¡Es algo que importa muchísimo a la ciudadanía de Canarias, a la gente que lo está pasando mal, que usted consuma cinco minutos intentando hacer una caricatura del presidente! Debería hacerle reflexionar. Yo me quedo con la Australia Navarro que me llamó en los días del incendio para decirme que se ponía al lado del Gobierno de Canarias, como hizo también Fernando Clavijo, como hicieron también todos los partidos políticos, como hizo Ribera, como hicieron tantos. Y una frase en un periódico puede ser más o menos acertada, pero no consuma cinco minutos de su tiempo intentando hablar solo del presidente de Canarias.

Mire, ¿cuándo van a salir los parados que están actualmente en Canarias del desempleo? Este es un cuadro, un cuadro hecho por el Gobierno de Canarias. Es un cuadro de estimaciones para el inminente presente y futuro. Habla de un escenario optimista, un escenario central y un escenario pesimista, periodo 2021-24. No es de ninguna institución externa, es del Gobierno de Canarias. En el optimista estamos hablando de un 11 % de recuperación del PIB de este año; en el central, de un 9,1; en el pesimista, de un 6,1. Por tanto, esa es la esperanza de que podamos cumplir con estos números en el segundo semestre del actual ejercicio.

Pero dice usted que estamos ante una gestión nefasta del Gobierno, y lo deja ahí, con descalificativos permanentes. Creo que esta mañana intentamos mostrar, fundamentalmente a las canarias y canarios que nos estaban siguiendo a través de los medios de comunicación, lo que hemos hecho en casi dos años -quizás por eso fue más larga la intervención-, las propuestas para el inminente futuro y también cómo hemos tenido que abordar estos duros meses. Y creo que esa acción de gobierno se someterá al escrutinio de la ciudadanía con claridad también en los meses que vengan por delante.

Pero le pido que en la casa del pueblo, en este Parlamento, que representa la defensa de las ideas a través de la palabra, no traicione a la historia. El comunismo y el socialismo, señora Navarro, es democracia. No se acerque tanto a Vox, no cometa ese error. Mire, quienes estamos aquí sentados somos hijos y nietos de personas que perdieron la vida por defender la libertad y la democracia, por ser, entre otros, comunistas y socialistas. Los neoliberales, los neoliberales, los socialdemócratas, los comunistas, los socialistas son tendencias ideológicas, no son insultos, son palabras que deben enaltecernos como hombres y mujeres libres. Hacemos un flaco favor... Vengo de un municipio en el que se descubrieron sesenta y cuatro restos de hombres que perdieron la vida, y con ellos sus familias, por la represión franquista, por el totalitarismo, por la dictadura. No se equivoque de enemigo, es el fascismo, el nazismo, las dictaduras los enemigos y no la democracia ni los comunistas ni los socialistas. (Aplausos).

Le pido -lo hice en esa entrevista- que a la presidenta de la Comunidad de Madrid alguien se lo diga, porque también es hija y... nietos, en Madrid, de personas que perdieron también su vida defendiendo en las barricadas el Estado democrático que quiso este país a través de las urnas. Por tanto, lo que hemos logrado no lo echemos por la borda, quienes realmente sí quieren -y estoy convencido de que no es su caso- regresar a la época de las cavernas, a la de los tiros en la sien, a la de los pozos del olvido, a las simas de Jinámar, a los espacios que están en las cunetas de las carreteras, cubriendo con asfalto y alquitrán a hombres libres, aquellos que mataron a Lorca, a los que defendieron nuestra espiritualidad, la que nos ha hecho grandes como país. La democracia es una bendita palabra que tenemos que protegerla todos los días. (Aplausos).

Y acabo. Usted hace un planteamiento que no coincide con el Gobierno. Nosotros entendemos que los impuestos son claves para mantener el estado del bienestar. Unos impuestos que sean justos, que sean proporcionales, que sean correctos, que sean impuestos necesarios. Estamos en una época donde ha habido, y hay, una bajada absoluta de los ingresos tributarios, que está siendo resuelta con endeudamiento, con tirar de los fondos europeos, con los fondos SURE. Una decisión que han tomado los estados europeos y que sí he dicho en más de una ocasión que ha sido modélica, responsable, solidaria en estos momentos difíciles. Lo dijimos con respecto al presupuesto del año 2020, fuimos claros. Se vendió y se dijo que la bajada del IGIC iba a traer más recursos, más ingresos, que iba a mover la economía, que se iba a gastar más. No fue así. La prueba es que se cerró ese ejercicio con pérdida de capacidad recaudatoria. Y fue en el año 2019, no había llegado aún la COVID y seguían llegando 15, 16 millones de turistas. Y sacamos ese presupuesto antes de llegar la pandemia, hemos sacado un segundo y ese segundo presupuesto, que contiene también las normas que se han impuesto desde Europa, por fortuna, y también para el año próximo, de flexibilización de las reglas fiscales, nos permite tener, a las administraciones públicas, posibilidad de poder ejecutar en estos meses. Eran imposibles, sin esas ayudas extraordinarias a través del endeudamiento, las políticas de cada una de las administraciones. Por tanto, en eso tenemos, el Grupo Popular y el Gobierno de Canarias, visiones ideológicas, visiones de gestión de lo público, visiones totalmente distintas.

Y termino con la inmigración, que fue con lo que usted cerró su turno. Yo solo le pido, y lo decía esta mañana, porque esto no se va a jugar ni en el Parlamento de Canarias ni en el Congreso en los próximos años, va a decidirse en Estrasburgo y en Bruselas, que haga que los países que son gobernados por colores semejantes a su postura ideológica no estén de acuerdo con el actual texto, que nos margina y nos condena en la política migratoria. Le pido ese esfuerzo, le pido ese esfuerzo.

Ir el presidente o ir miembros del Gobierno a comisiones en Europa, al Senado, como han ido también los presidentes de los cabildos, creo que es importante. Todo, todo, lo que pueda ayudar, bienvenido sea. Por tanto, le pido al Partido Popular que manifieste claramente, ante sus eurodiputados y los de otros países, la propuesta que tenemos en Canarias de que no podemos quedarnos con toda la inmigración, y en ese sentido también les pido que ayuden claramente. No le escuché decir si compartía las derivaciones, los tránsitos reglados y que también eso se pueda compartir por otros representantes de su formación política en el resto de las comunidades autónomas.

Y acabo este debate, que es el primero en dos años, con la esperanza de que en el próximo podamos compartir un debate sosegado en el que las cosas hayan mejorado, en el que tengamos una Canarias muchísimo mejor que la que tenemos hoy, pero sin poner en duda, señora Navarro, que tenemos la suerte, la suerte, la virtud, la opción, que viene casi de la lucha de otras personas, de que usted y yo solo discutimos con el uso de la palabra. Es la única arma que vale en época de paz.

(Aplausos).

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor presidente.

Damos por concluido el turno correspondiente al Grupo Parlamentario Popular. Seguimos, señorías, con el último turno del grupo de la tarde, Grupo Mixto. (Rumores en la sala).

Un momento, señora Espino, un segundito, por favor. Adelante. Gracias, señora Espino.

Silencio, señorías, por favor.

Adelante, tiene la palabra, señora Espino.

Silencio, señorías.

La señora ESPINO RAMÍREZ: Señor presidente del Parlamento de Canarias, señor presidente del Gobierno de Canarias, señorías.

Este debate sobre el estado de la nacionalidad, sobre el estado de Canarias, es sin duda un debate de rendición de cuentas por parte del Gobierno, pero también es un análisis de la situación en la que se encuentra el archipiélago, y lo cierto, señorías, es que nuestra tierra está viviendo unos momentos excepcionales. Nos estamos enfrentando a una catástrofe social sin precedentes. Y voy a empezar la primera parte de esta intervención centrada en esa situación.

Pero antes de seguir hablando me gustaría darles voz a otras personas, a aquellos que están luchando en primera línea contra la pobreza, contra la adversidad, contra la enfermedad, aquellos que están luchando contra la desigualdad, que se sienten en muchos casos abandonados por la Administración. Les hemos pedido a todos ellos que grabaran un mensaje dirigido a sus señorías, dirigido al Gobierno de Canarias, y son doce rostros, doce voces, doce radiografías de la realidad de Canarias a día de hoy que nos gustaría que escuchasen sin trampa ni cartón.

Señor presidente, pues, con su permiso. (La señora diputada hace uso de medios audiovisuales. Se oyen las voces en off de diversas personas).

Señor presidente, no creo que exista una mejor respuesta a su discurso de esta mañana que estas opiniones respetuosas, este diagnóstico que han hecho los canarios y aquellos colectivos que se están enfrentando a estas grandes dificultades. Creo que todos nosotros tenemos con ellos y con las organizaciones humanitarias y colectivos a los que representan, sin duda, una impagable deuda de gratitud y creo que es la mejor respuesta ante el ejercicio de ceguera que hizo usted esta mañana en su discurso ante la realidad de Canarias.

Quería empezar por decirle, señor presidente, que la cuestión social es un agujero negro de su Gobierno. Un agujero negro que se traga todo lo bueno que usted pueda intentar hacer o aquellos logros que usted apunta en el haber de su Gobierno. Los partidos que le apoyaron a usted, que le apoyan, firmaron un pacto para defender a los más débiles de Canarias, señor Torres, y no lo han cumplido. La primera ley que iba a salir era la ley de la renta ciudadana, que seguimos esperando. Era el gran proyecto de este pacto de progreso. Y además iban ustedes también a bajar el tiempo de espera en la dependencia, porque era una situación inaceptable, y lo repitieron una y otra vez. El próximo mes de julio se van a cumplir dos años de este nuevo Gobierno y no solo no han cumplido nada de lo que prometieron sino que Canarias sigue siendo, en sus propias palabras, la campeona de todo lo malo y la última clasificada en todo lo bueno.

Tenemos el mayor tiempo de espera en dependencia de toda España, señor Torres. Según el Observatorio Estatal de la Dependencia, un dependiente canario tiene tres veces menos oportunidades de ser atendido que un dependiente de cualquier otra comunidad autónoma. Y seguimos teniendo más de quince mil personas pendientes de valoración. Esto es un fracaso absoluto en dependencia, señor Torres.

Ustedes llegaron al Gobierno prometiendo más recursos, más recursos humanos, incluso mejorar las cuantías de la ayuda de la dependencia, que iban a gestionar mejor, y no han cumplido en nada. Aún seguimos esperando por esos cien empleados para reforzar el departamento de la dependencia del Gobierno, que se están incorporando a paso de tortuga, señor presidente. Que digo yo si es que los van a traer del extranjero, porque no se entiende cómo tardan tanto en incorporar cien trabajadores al Gobierno.

Y mientras miles de personas esperando por el reconocimiento de este derecho. En 2018 el Gobierno de Canarias tardaba 530 días en resolver un expediente de la dependencia; en 2020 hemos superado los 920 días. Es el peor dato de toda España y eso cuando la ley marca que el máximo deben ser 180 días. Más de ocho mil personas tienen reconocido un servicio o una prestación y no la reciben. Y el último dato, el más terrorífico de todos, de marzo a diciembre de 2020 murieron 1045 personas en Canarias esperando por la dependencia, 1045 personas que no recibieron la ayuda que esperaban de su Gobierno. 1045 vergüenzas, señor Torres, porque hay cosas que no se pueden ni explicar ni justificar. Y lo único que puede hacer usted sobre la dependencia no es sacar pecho, como lo hemos visto esta mañana, lo único que puede hacer es pedir perdón, pedir perdón.

Es inhumano y vergonzoso que una persona en situación de dependencia tenga que morir para que otra se incorpore al sistema. Seguro que le suenan esas palabras porque son las de los grupos que ahora apoyan al Gobierno cuando estaban en la oposición. Llegaron ustedes incluso a reprobar a la anterior consejera de Derechos de Sociales del Gobierno de Canarias: ¿va su partido a presentar una reprobación contra una consejera ahora de su propio Gobierno, señor Torres? Y hablo de personas porque las que gestionan son las personas que usted ha puesto al frente del Gobierno.

Considera que, decía esta mañana, quien crítica la gestión de la dependencia hace demagogia. ¿Cree que esas cuidadoras que han hablado hacen demagogia, señor Torres? El único discurso demagógico que hemos escuchado hoy aquí sobre dependencia ha sido, tristemente, el suyo.

Presumen ustedes de que su Gobierno ha destinado más recursos económicos a temas sociales, pero en absoluto ha sido así.

Han incrementado ustedes más el presupuesto de la Radiotelevisión Canaria en la Ley de Presupuestos de este año que el de la Consejería de Derechos Sociales. Y no será porque esos recursos no sean necesarios. Yo me pregunto si no será que aumentan tan poquito el presupuesto por la nefasta gestión en ese departamento, que dejó sin ejecutar 34,5 millones de euros en ayudas y subvenciones el año pasado. A pesar de esos terribles testimonios que acabamos de escuchar, 35 millones en ayudas a esas personas y esos colectivos quedaron en un cajón.

Señor Torres, de verdad que se lo digo con la mano en el corazón, eso no puede ser. No puede ser que se quede dinero en la caja, que se quede dinero en la Consejería de Derechos Sociales, y que mientras Cáritas haya tenido que recortar la tarjeta de alimentos que daba a las familias de 75 a 50 euros. Eso es imperdonable por parte de su Gobierno. Así que no puedo aceptar la complacencia que se desprende de sus palabras, señor presidente, como si ustedes estuvieran haciendo un buen trabajo en Derechos Sociales, porque no es así.

Yo he visto en los últimos meses y he hablado con madres desesperadas en las colas para recibir los alimentos con sus hijos. He vuelto a ver a personas, cada vez más, hurgando en los contenedores de basura cerca de los supermercados, y cada una de esas imágenes representa el fracaso de este Gobierno y, si usted quiere, representa el fracaso colectivo de todos, que no hemos sido capaces de evitar estas situaciones.

Cuando el Consejo de Ministros aprobó el ingreso mínimo vital el año pasado, ustedes anunciaron que 90 000 personas en Canarias, que estaban en pobreza severa, se iban a ver beneficiadas de esa ayuda y la realidad es que el ministerio está rechazando ocho de cada diez peticiones que llegan desde Canarias. ¿Cómo puede ser eso, señor Torres, en la tierra más pobre de España, que el rechazo sea muy superior a la media del Estado, ocho de cada diez?

En Canarias solo hay 7357 hogares recibiendo la prestación canaria de inserción y 10 000 recibiendo el ingreso mínimo vital. Son 17 000 personas, si usted quiere, familias, en total. Pero es que tenemos en Canarias a casi ochocientas mil personas en riesgo de pobreza y de exclusión social y el paro no deja de crecer, un 36 % de paro más en el último año. Esas cifras son un fracaso, señor Torres. No hay escudo social. Este Gobierno no ha cumplido con su promesa de salvar a las personas más necesitadas y más vulnerables, este Gobierno no ha cumplido con su promesa de no dejar a nadie atrás.

¿Se acuerda de cuando decían que iban ustedes a mejorar las pensiones no contributivas porque era una vergüenza que los mayores, sobre todo mujeres, de Canarias vivieran con 300 euros al mes? ¿Qué ha pasado con esa promesa?, ¿también la olvidaron, señor Torres? Han sido ustedes incapaces de solucionar el problema de las pensiones no contributivas de los dependientes, de los más vulnerables. Les han fallado a todos ellos.

Canarias ha perdido más de cuatro mil empresas desde el inicio de esta crisis, tenemos más de doscientos ochenta y tres mil parados y 90 000 ERTE, en una economía que se está muriendo asfixiada como un pez fuera del agua, nuestro PIB ha caído en veinte puntos, hemos perdido 11 millones de turistas, nuestras exportaciones han caído en más de novecientos millones de euros... Todo esto es un desastre. Y mientras en el sector privado aumentan los parados a miles, en el sector público se han actualizado las nóminas con un 2,9 % de incremento, en estos dos años de calamidad, como si nada ocurriera. Mientras a la gente se le bajaban los sueldos de un 20 a un 40 %, en la calle, ustedes, como miembros del Gobierno, se subieron los salarios, por mucho que les pedí desde esta tribuna que no lo hicieran, como un gesto, como un gesto para aquellos canarios que peor lo estaban pasando. ¿Creen que eso es una política coherente, señor presidente, subirse el salario, que es lo que han hecho ustedes, mientras miles de canarios perdían su empleo y aumentaban cada día las colas en busca de alimentos?

El presidente del Parlamento aseguraba este fin de semana en una entrevista que los diputados tenemos un pie pegado a la tierra y yo pregunto: ¿dónde está el otro pie? Porque tenemos que tener los dos pies pegados a la tierra, a la realidad de los canarios. Y, es más, creo que es que hay algunos miembros del Gobierno que ni siquiera tienen pegado a la tierra ese pie del que habla el señor Matos. Creo que hay miembros del Gobierno que están flotando en el aire, entre su corte de asesores y de palmeros, y cada vez más despegados de la realidad. Porque solo eso explicaría que este Gobierno esté llegando tarde a todos lados y se esté perdiendo en promesas incumplidas. Prometieron un plan de reactivación de la economía canaria, que está desaparecido en combate; prometieron un plan extraordinario de vivienda pública, para dar empleo a 40 000 personas, activando el sector de la construcción y paliar la falta de viviendas, y se han perdido en peleas entre el Instituto Canario de la Vivienda y Visocan, entre los socios del Gobierno, el Partido Socialista y la Agrupación Socialista Gomera. Promesas y promesas que se pierden como lágrimas en la lluvia. Como las lágrimas de aquellos que lloran temiendo ser desahuciados cuando acabe el actual estado de alarma.

Europa ha hecho un esfuerzo extraordinario poniendo 1,5 billones de euros en su programa de ayudas a los países más afectados por la crisis. Hay que inyectar dinero a la economía para salvarla. Hay que conectar a nuestras empresas a un tubo de oxígeno para que sobrevivan, y hay que hacerlo cuanto antes. En economía, la oportunidad es clave. Si se tarda demasiado tiempo en inyectar estas ayudas a los autónomos y las empresas, la recesión, que ya es inevitable a causa del coronavirus, será todavía más profunda y más difícil la recuperación.

Hemos tenido que esperar un año nada menos para que se aprobaran ayudas para nuestros autónomos y nuestras pymes, mientras agonizaban esperando por estas ayudas. Por cierto, claramente insuficientes, estableciendo una especie de sistema perverso en el que el que primero llega es el que se lleva la ayuda, porque no va a haber ayudas para todos. Me pregunto cuántos de esos 75 000 empleos que hemos perdido en este año se podían haber conservado, se podían haber salvado, si usted, presidente, hubiese tenido en cuenta las medidas que le presentamos desde el primer decreto que trajo su Gobierno a esta Cámara el año pasado. Cuánto tiempo perdido, cuánto sufrimiento infligido a aquellos que han perdido su empleo o que han tenido que cerrar su negocio. No hay que irse muy lejos, en esta manzana podemos ver los carteles en los comercios de "cerrado, se alquila, se traspasa...". Yo le sugiero, señor presidente, que no se vaya hoy en su coche oficial y que se dé un paseo solo alrededor de esta manzana para que se dé de bruces con la realidad de Canarias.

Se ha tardado en reaccionar, hasta ahora no hemos tenido una ayuda extraordinaria acorde a la caída de nuestro PIB y a nuestra tasa de paro y pobreza por parte del Gobierno del señor Sánchez y del huido señor Iglesias de toda responsabilidad, pero más vale tarde que nunca. El dinero del Estado, el dinero de los fondos europeos, todos esos recursos deben llegar cuanto antes y deben gastarse. Y en este punto me preocupa mucho el discurso cada vez más insistente en las últimas semanas del vicepresidente y consejero de Hacienda, que parece que ya quiere poner la tirita antes de la herida, cuando habla de la dificultad de la ejecución de fondos europeos. Me preocupa mucho porque el señor Rodríguez no da puntada sin hilo y parece que ya nos está advirtiendo que el Gobierno de Canarias no va a ser capaz de gastar todos esos fondos y que vamos a tener que devolverlos. Me preocupa, teniendo en cuenta que ustedes dejaron sin gastar el año pasado, en el peor año que ha tenido Canarias que se recuerda, dejaron sin gastar más de cuatrocientos sesenta millones de euros del presupuesto. Y esto es un escándalo, señor Torres. La gente pasando necesidades en la calle, ustedes no perdonaron ni un solo euro en impuestos a nadie, porque lo que hicieron fue retrasarlos, como han hecho ahora, y finalizan el año además no solo con falta de ejecución sino con superávit. Que les sobró el dinero, que les sobraron casi ciento ochenta millones de euros en un año de calamidad. Esto es imperdonable, que les haya sobrado el dinero.

La pregunta es si ustedes van a ser capaces de gastarse el dinero. Si no son capaces de gastarse el dinero que tienen en el presupuesto, cómo van a gastar un dinero que va a venir del Gobierno de España en el segundo semestre del año.

Hasta ahora el Gobierno ha sido incapaz de resolver las ayudas que ha ido aprobando. Vimos el ejemplo de la ayuda a autónomos el año pasado, hemos visto el ejemplo de las ayudas al alquiler, aunque se haya contado con las cámaras de comercio. Así que una de nuestras propuestas -espero que nos haga caso- es que se cuente con los cabildos y con los ayuntamientos, que se haga un plan con las corporaciones locales para que puedan tramitar cuanto antes esos 1100 millones de euros que vendrán del Estado para nuestras empresas.

También apoyamos a la federación de municipios y a la federación de islas cuando reclaman la restitución de los 160 millones de euros anuales del Fondo de Desarrollo de Canarias. Nos parece inaceptable la técnica presupuestaria del señor Rodríguez de rapiñar a los de abajo en lugar de exigir a los de arriba. Exigir la transferencia al Gobierno de Sánchez de los 400 millones de la sentencia de carreteras, que computó como superávit en el año 2018 y que sigue en el aire, exigir también el estricto cumplimiento del REF en los presupuestos generales del Estado y un sistema de financiación autonómico más justo.

También siguen en el aire los proyectos que vamos a presentar ante el Gobierno de España para recibir esos fondos europeos. Son el gran misterio, nadie sabe qué vamos a presentar. Y ya le advierto, señor Torres, que no vamos a permitir, no vamos a permitir, sorpresas del tipo, la ayuda que ha dado el señor Sánchez a la aerolínea Plus Ultra, que ya lo hemos denunciado, Ciudadanos ya lo ha denunciado ante la Unión Europea para que se investigara esta ayuda. Porque, estamos de acuerdo, hay que ayudar, señor Torres, a los venezolanos, sobre todo a los canarios y los venezolanos que siguen en Venezuela, a los retornados que no cobran sus pensiones, pero en ningún caso hay que ayudar a empresas vinculadas a gobiernos no democráticos.

Por tanto, para no llevarnos sorpresas de este tipo, exigimos que los proyectos antes de ser presentados al Gobierno de España sean tomados en consideración por quienes suscribimos el Plan Reactiva Canarias. Queremos total transparencia y rigor a la hora de adjudicar esos fondos y evitar sorpresas como la que recientemente hemos conocido sobre la adjudicación, de forma directa y sin concurso, por más de un millón de euros, del traslado de material sanitario de China a Canarias, a una aerolínea, y atención, porque parece un chiste, a una aerolínea que no tenía licencia para volar. Parece una broma pero no lo es. Así que, señor Torres, le exigimos explicaciones en esta Cámara por esa adjudicación.

No vamos a aceptar que el hombre que le susurra a usted en el oído adjudique los proyectos europeos según su conveniencia, téngalo muy claro, y a buen entendedor, que es usted, pocas palabras bastan. Esos fondos no pueden convertirse en un reparto entre amiguetes, en un pago de favores o en un seguro de vida de algunos para el futuro. No lo vamos a permitir. Son la oportunidad para, de una vez, transformar nuestra economía, para, de una vez, apostar por las energías renovables, por la investigación.

Por ello consideramos también fundamental un plan autonómico de apoyo a la ciencia y a la educación, y aquí enmarcamos también nuestra propuesta de centros educativos bien equipados y sostenibles. No podemos tolerar lo que acabamos de ver, señorías, de verdad, se me cae el alma a los pies, que los niños estudien en esas instalaciones, en esos barracones, donde estudian todavía miles de niños en Canarias; o que tengamos colegios donde todavía hay amianto, con lo contaminante que es y el daño que hace a la salud de las personas.

Debemos implantar una mentalidad sostenible y medidas de lucha contra el cambio climático. En eso estamos de acuerdo y lo vamos a apoyar. En los colegios, en las viviendas, en las empresas...

Estamos totalmente de acuerdo en que Canarias necesita leyes más sencillas, empezando por la normativa turística o el alquiler vacacional, tema tabú del que nadie habla pero que va a volver a estar ahí cuando se reactive el sector turístico.

La burocracia está matando cualquier iniciativa pública o privada, lo vemos con algo tan sencillo como el comercio electrónico. Estamos en clara desventaja con respecto al resto del país. Necesitamos una Administración más eficiente para afrontar los retos del presente y los del futuro.

Necesitamos una nueva ley de función pública que siente las bases de una Administración moderna, donde se evalúen las políticas públicas, donde se reconozca a los empleados que son más productivos. Debe cobrar más el que trabaja más, eso es lo justo.

Hay que apoyar al que se esfuerza. Por eso consideramos necesario plantear durante todo este año de calamidad una tarifa plana para todos los autónomos de Canarias, para aquellos que, a pesar de la adversidad, levantan su persiana cada día, y también se deben mejorar las condiciones de los préstamos a los que han tenido que recurrir en este último año.

Hay que ayudar al que se esfuerza. Por eso creemos que hay que apoyar a nuestro sector agrario, para que puedan vender sus productos más allá de nuestras fronteras, a nuestros hombres y mujeres del mar y, en general, al sector primario, que ha demostrado que son, junto a nuestros sanitarios, los esenciales entre los esenciales. No podemos permitir que nuestro campo muera o que sea arrasado cada cierto tiempo por un incendio, como el que usted ha mencionado esta mañana, porque no se ha hecho antes un buen trabajo de prevención.

El relevo generacional es clave en todos los sectores. Tenemos una tasa de paro entre los jóvenes brutal, absolutamente brutal. Y quiero desde aquí lanzarles también un mensaje a los jóvenes y decirles que no hay ninguna generación perdida, no hay ninguna generación perdida, que no dejen que les pongan esas etiquetas, y que no lo vamos a permitir. Por eso proponemos más becas de estudio, mejor Formación Profesional y universitaria, más oportunidades de trabajo en las empresas canarias y que pensemos entre todos en nuevos modelos de negocio como nos ofrecen las nuevas tecnologías o las ventajas de nuestra Zona Especial Canaria.

También a esos parados de larga duración, a aquellos que ya se sienten mayores y que creen que no van a poder encontrar un empleo. También a ellos quiero decirles, les aseguramos que son valiosos, que contamos con ellos, que también les vamos a apoyar con formación y con oportunidades para que puedan tener un empleo digno cuanto antes.

Hay que apoyar a quien se esfuerza, a todos esos empleados del hogar. La mayoría son mujeres, que siguen trabajando sin cotizar a la Seguridad Social. Hay que apoyarlas para que puedan integrarse en el sistema. Muchas de ellas son, además, mujeres inmigrantes, que sufren incluso situaciones de abuso laboral por parte de algunos indeseables.

Como inhumano ha sido también el trato que ha dado el Gobierno de España al fenómeno migratorio. A estas alturas todo el mundo les ha dicho que lo han hecho fatal, pero la soberbia política les impide reconocerlo. Se están equivocando, se lo han dicho las ONG que atienden a los inmigrantes, se lo han dicho los partidos políticos, incluso Podemos, que pidió el cese del ministro Marlaska, que forma parte de un Gobierno en el que ellos también están, se lo han dicho los abogados de los inmigrantes y ya, por si fuera poco, se lo han gritado los propios inmigrantes en las puertas de los centros, sometidos a condiciones inaceptables. Existe un consenso casi total sobre que la respuesta a la crisis de la inmigración en Canarias ha sido un absoluto fracaso, pero el Gobierno de España lo sigue negando y el Gobierno de Canarias se lo sigue consintiendo. Señor Torres, en su pueblo y en el mío lo de revirarse no debe significar lo mismo.

Pero lo peor, sin duda, de este drama son las vidas que se han quedado por el camino, como el de la pequeña que nos dejaba el pasado domingo, y eso a pesar de los esfuerzos que hicieron nuestros servicios sanitarios por salvarle la vida. Y aquí quiero dar el pésame a esa familia y quiero dar las gracias a Cruz Roja por el trabajo que hacen, gracias de corazón, y sé que hablo en nombre de muchos canarios cuando digo esto. Podríamos haber sido ejemplo de una gran plataforma humanitaria, porque nuestra gente está a la altura de ello, pero desgraciadamente nuestros representantes políticos, sobre todo los que están en Madrid, no están a la altura.

Tampoco estuvieron a la altura de las circunstancias los anteriores equipos de las consejerías de Sanidad y de Educación para gestionar esta difícil situación y creemos que sus ceses fueron dos decisiones acertadas. De este modo logramos un curso escolar en el que desaparecieron nuestros mayores temores, con más personal para tener aulas más seguras para nuestros hijos, personal que esperamos que continúe cuando pase la pandemia, porque también son fundamentales esos profesores para mejorar la calidad de la enseñanza.

En cuanto a la sanidad, creemos que el cambio, el contar con un gestor profesional al frente del Servicio Canario de la Salud después de tres intentos, al cuarto acertaron, ha sido también acertado, pero eso no significa que debamos confiarnos, señor Torres, y hacer afirmaciones felices como que tenemos un milagro canario, porque la realidad es que estamos en estos momentos con peores índices de contagio que otras muchas comunidades autónomas.

Hay que apoyar a quienes se han jugado la vida y se siguen jugando la vida en los hospitales de Canarias y en los centros de salud. A nuestros sanitarios no basta con un gracias, como las de esta mañana, hay que darles un empleo estable y de calidad, porque se lo merecen. Hay que darles mejores recursos para desempeñar su trabajo y para mejorar la atención que reciben los ciudadanos, que siguen en las listas de espera o esperando por el resultado de una prueba diagnóstica, por ejemplo, de una enfermedad tan grave como el cáncer, o aquellos que siguen esperando a que sus hijos reciban los cuidados a los que tienen derecho por una ley de atención temprana que no se cumple.

Tampoco hay suficientes plazas de educación infantil de 0 a 3 años para que los padres y sobre todo las madres puedan trabajar, y la cifra que ha planteado usted hoy en su discurso es claramente insuficiente, señor Torres.

Las mujeres necesitamos políticas de igualdad real, necesitamos el apoyo de la Administración, porque nuestro paro es estructural y mucho mayor que en el caso de los hombres. Necesitan las mujeres apoyo para conseguir un trabajo, para poder ser independientes económicamente, que ese es un factor clave. Y tenemos que educar en igualdad, en igualdad, a nuestros niños y a nuestros jóvenes, para acabar de erradicar de una vez la lacra de la violencia de género, que tanto daño nos hace como sociedad, que nos hace muchísimo, muchísimo daño.

Señor Torres, en este año todos hemos sufrido, en este último año. Quienes más han sufrido han sido sin duda quienes han padecido la enfermedad, quienes han terminado falleciendo y los familiares de aquellos que han perdido la vida por la pandemia, y yo a usted no lo he visto esta mañana... Yo quiero pedirles disculpas si alguna vez nosotros como representantes públicos no hemos estado a la altura. Creo que se lo merecen, pedirles disculpas por si no hemos estado a la altura, aunque lo hayamos intentado.

Como digo, todos hemos sentido angustia ante la situación, miedo a la enfermedad, temor a perder a un ser querido. Hemos dejado en un segundo plano en este tiempo, lo hemos debatido también en esta Cámara, la salud mental. No le hemos dado, por ejemplo, la importancia -ahora parece que sí- al ejercicio físico, por lo bueno que tiene, no solo para la salud física sino también para la salud mental.

La sociedad canaria, señor Torres, ha sufrido mucho, sigue sufriendo, por múltiples motivos que he mencionado, por los testimonios que hemos escuchado hace unos minutos, y tenemos que darle esperanza. Yo coincido con usted, tenemos que darle esperanza, pero con hechos, no con palabras, señor Torres, con hechos, que es lo que piden los canarios.

Estos dos años en los que usted ha estado al frente del Gobierno han sido dos años complicados, sobre todo este último año y medio, creo que eso lo tenemos que reconocer todos aquí, ha sido un año y medio muy difícil, pero precisamente porque lo que estamos viviendo es tan difícil, es tan complicado, no solo valen las buenas intenciones que usted pueda tener. No solo nos valen esas buenas intenciones, nos hace falta capacidad de reacción ante los problemas, ante la pasividad de algunos departamentos de su Gobierno, aunque usted no haya querido hoy reconocerlo, ante el ninguneo del señor Sánchez. Eso creo que es, en definitiva, lo que le ha faltado a su Gobierno, capacidad de reacción. Nunca hemos ido por delante, siempre hemos ido por detrás, señor Torres.

Reaccione de una vez y lidere su Gobierno, no deje que otros manden por usted, que le susurren al oído, defienda nuestros derechos en Madrid. Hágalo por Canarias y por los canarios.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Espino.

Señor presidente.

El señor PRESIDENTE DE CANARIAS (Torres Pérez): Muchas gracias, señor presidente.

Señora Espino, la hemos escuchado atentamente. Hemos visto también las imágenes de rostros, con nombres y apellidos, que representan lo que está ocurriendo, docentes, tercer sector, desempleados, personas que están con colectivos que trabajan por una mejor sanidad, y como ellos hay miles.

También es verdad que estamos cerca del ecuador de la legislatura y que hemos presentado un programa de gobierno que usted reconoce en sus últimas palabras que ha sido modificado por un año tremendamente difícil. Este Gobierno de cuatro fuerzas políticas recibe Canarias en el año 2019, ocurre lo que ocurre en marzo del 2020 y, como lo he hecho con todos los grupos que han intervenido hasta hoy, también le preguntaría si usted cree que sin la pandemia tendríamos estos números. Yo estoy seguro de que no, estoy seguro de que usted también compartirá lo que le acabo de decir, porque teníamos números que caminaban en positivo y se produce el shock económico en el mes de marzo.

Es cierto que cuatro años pueden ser más o menos tiempo para desarrollar un programa. También es verdad que hay urgencias, y las urgencias se han magnificado, sin duda, por las consecuencias de la pandemia. Este Gobierno lleva estos meses, le queda todavía un trecho por delante en esta legislatura, y tenemos que cumplir con aquello a lo que nos presentamos y con el compromiso que adquirimos en este Parlamento. Lo vamos a tener más difícil, porque las consecuencias económicas han ralentizado todo, ha afectado, como usted bien ha expuesto, a todos los sectores. Subimos las aportaciones para el tercer sector, llegando a 42 millones de euros para el año 2020, y tenemos que hacerlo y está previsto para el año 2021. Están haciendo una magnífica labor, sin duda, todos los colectivos que están atendiendo a quienes van en busca de alimentos, esos bancos de alimentos, también con los ayuntamientos y todo lo que es el tercer sector. Tienen un trabajo ímprobo y repito que hay que reconocérselo. Como también a la comunidad educativa, como también a quienes trabajan con enfermedades infantiles...

Sobre educación. Había un compromiso de este Gobierno de retirar las aulas modulares, una cuestión en que usted ha puesto bastante énfasis. Y en ese sentido ya anuncié, en su momento, que se habían retirado 16 aulas modulares y se van a retirar otras 17 una vez ya abran, como dije esta mañana, una serie de centros educativos, como el de Playa Blanca, Haría, Morro Jable o Villaverde. A partir de ahí se van a retirar otras 17 aulas modulares. Se retirarán 33, y es un camino para ir normalizando con las obras que los alumnos y alumnas estén en los centros educativos.

Sobre las oposiciones, también hemos visto una intervención. Tenemos que hacerlo dentro de los márgenes actuales de la ley, que puede ser modificada, debe hacerlo el Congreso y el Senado, pero preservando todos los derechos de los aspirantes. Y sobre todo, cuando se habla de oposiciones, apelando al diálogo social y al acuerdo que se cierra con los distintos sindicatos en las distintas mesas y por parte de las distintas consejerías.

Afirma usted con dureza, que yo entiendo que es la dureza de la situación más que la dureza de la diputada que interviene como portavoz de su grupo, al Gobierno de Canarias que lo requiere, digo con dureza, con respecto a la cuestión social y le puedo asegurar, habla de un agujero negro, le puedo asegurar que nosotros no cambiamos los números ni los modificamos y, de hecho, esta mañana yo decía con claridad que teníamos que mejorar. José Manuel Ramírez es el máximo responsable de la asociación estatal que trabaja la dependencia y hay un estudio reciente, que hemos podido conocer, que tiene una serie de conclusiones. Usted ha hecho, y hace bien, una exposición de números que tenemos que mejorar y tenemos demasiado tiempo de espera para atender a la dependencia, para valorar la dependencia, para que tengan ese derecho, pero también yo he expuesto otros y en el año 2020 hemos ejecutado en Derechos Sociales 460 millones de euros, que es casi cien más del último año en el que no hubo elecciones, que fue en el año 2018, y caminamos para poder aumentar esos recursos. Antes di algunos datos que son fruto también del trabajo del equipo de Dependencia. Quienes habían sido valorados y no recibían las prestaciones, a eso que se llama que están en el limbo, aquí tenemos un 24 % frente a casi un treinta hace tres años. La aportación desde lo público también ha aumentado, ha aumentado en un 7 % y son cerca de mil setecientas personas las que han sido atendidas. Y sí se han contratado, han sido seleccionadas ya cien personas, de las 101 de esa bolsa, y hay cerca de noventa que están realizando las labores. Y no es fácil, señora Navarro, y lo saben quienes tienen una experiencia de gestión en las administraciones públicas, poder contratar, lo decía la anterior consejera, porque no es igual, no son las mismas bolsas las que podemos nosotros utilizar para la sanidad, para la educación o para otros servicios básicos esenciales, y hay una tasa de reposición compleja. Hay, como digo, que hacerlo dentro de los márgenes de la ley. Y esta contratación va a permitir que podamos agilizar.

¿Eso significa que estemos contentos? Ya lo dije esta mañana, no, no, pero tenemos que hacerlo en el tiempo en el que se ha recibido por parte de este Gobierno una encomienda, que es la legislatura, y queremos hacerlo con la mayor rapidez posible, a la mayor brevedad, sin dejar de valorar a las personas para que no... dejen de estar en las listas de espera, que también eso lo hemos hecho. Aclarar, transparentar y exponer los números.

Yo lo que pido, para que tengamos un estudio correcto, sosegado y objetivo -y por eso hablaba de demagogia esta mañana-, es que pongamos todos los datos. No los que están en rojo, pongamos también los que están en verde, todos los datos. Y por eso yo le pediría que escuchara al presidente de esta asociación, que reconoce que llevamos catorce años de retraso, que ha habido problemas presupuestarios con la dependencia, también con los derechos sociales.

Y cuando decimos que en estos momentos estamos recibiendo, en Canarias, están recibiendo cerca de dieciséis mil personas la PCI y el ingreso mínimo vital, es también una realidad y antes eran algo más de cuatro mil. Cuando decimos que el plan concertado de servicios sociales aumentó en el año 2020 un 11 % y que tenemos para el 2021 un 55 %, también son datos objetivos. Y tenemos que caminar con los cabildos para conseguir sacar adelante el plan sociosanitario.

¿Esto se puede lograr de la noche a la mañana? No, no, pero eso tampoco tiene que llevarnos a la melancolía, en el sentido de que esos rostros, que son reales, las personas que fallecen esperando por la dependencia, por supuesto que nos aprietan en la acción del Gobierno y tenemos que hacer que, cuando esta legislatura acabe, nos enfrentemos, a quienes han apoyado a este Gobierno, a quienes somos sus representantes, con otros datos distintos con respecto a la pandemia, a los datos de... con la concertada, es decir, con todo lo que tiene que ver con los derechos sociales.

En ese sentido también le quiero trasladar que sobre su intervención... Ha hablado de las pensiones no contributivas. Y, sí, es verdad, fue una de las cuestiones que los distintos grupos políticos planteábamos en nuestra campaña electoral y antes, pidiéndole al Gobierno anterior que hiciera acciones para contribuir, compensar, ayudar en una competencia que no es propia del Gobierno de Canarias. Creo que ha obviado en su discurso que 13 millones de euros fueron directamente trasladados a quienes cobran la pensión no contributiva. Son unas cincuenta mil personas, la mayor parte de ellas mujeres. Y la ley de renta de la ciudadanía, que la vamos a sacar este año, queremos tenerla este año o a principios del año próximo, contemplará un complemento específico para las pensiones no contributivas. Y, por tanto, cumpliremos con nuestro compromiso, con aquello que le trasladamos a nuestra sociedad.

Ya le he trasladado también, en alguna pregunta, el tema de la subida salarial del Gobierno. Renunciamos al 0,9 este año y hubo una subida que es fruto de una normativa estatal que se aprobó antes de la pandemia, y yo creo que ya se lo he aclarado incluso mostrando las nóminas del presidente. Creo que esto puede ser relevante, a usted le parece, nosotros hemos renunciado a ese salario, pero también quiero exponerlo con claridad, ¿no?

Y sobre las ayudas ampliables, creo que hace falta un estudio sosegado del esfuerzo que están haciendo las distintas comunidades autónomas para los sectores productivos privados, en este caso para la pymes, para los autónomos, para las empresas también de mayor relevancia, porque, sinceramente, no se escucha una palabra amable sobre un esfuerzo que está haciendo el Gobierno de Canarias. Dicen que son empresas que van corriendo, y es verdad, van corriendo a solicitar la ayuda, pero hoy podemos estar entre 14, 15 000, 17 000 empresas, pymes, que desde el primer momento han ido a pedir ayuda al Gobierno de Canarias, con esos 84 millones de euros, que se suman a los 230 de las bonificaciones fiscales y a los 80 del IBI, y que van a cobrar en los próximos días por fin esa ayuda. Este Gobierno, que el año pasado activó un mecanismo de 95 millones de euros para las pymes, lo que hace, porque también eso debe hacerlo un Gobierno, es, ante la experiencia, cogerla, mejorarla, repetirla en lo positivo y corregir errores. Lo que estamos haciendo a través de un decreto ley -que también hemos sido criticados, este Gobierno, en esta tribuna en varias ocasiones por sacar demasiados decretos leyes, todos argumentados y urgentes- es agilizar los procedimientos.

Y he visto recientemente a algunos presidentes autonómicos, con Ciudadanos en esos gobiernos, presentando en estos días unos planes tremendos para las pymes sin decir claramente que son los fondos que vienen del Gobierno central, que queremos que vengan cuanto antes, y esperando por parte de la sociedad de esas comunidades esas ayudas anteriores.

Nosotros hubiésemos querido llegar lo más rápido posible, pero son ayudas que ahí están, que se fueron aprobando desde el 15 de marzo con compleja y administrativamente difícil concreción, porque había que cumplir unos plazos, libre concurrencia de los documentos, que estos fueran los documentos que se estaban requiriendo, que cumplieran con la normativa... Y ahora estamos buscando fórmulas, porque todo esto lo tuvimos que aprender de la noche a la mañana, para poder sacarlo cuanto antes.

Y, mire, sobre los presupuestos, el superávit y la ejecución de los mismos, ¿qué hubiera pasado si el Gobierno de Canarias hubiese cerrado el año 2020 con una ejecución peor que los años anteriores? Ha cerrado con una ejecución mayor y tampoco eso se reconoce, y creo que es uno de los aspectos que tienen que ser fundamentales para la acción de un Gobierno, el superávit. El superávit, que Canarias es históricamente una de las comunidades que acaba sus ejercicios con superávit, por distintas razones. Una, porque tenemos convenios con el Gobierno de España que en ocasiones llegan en el mes de noviembre y diciembre, sin posibilidad de ejecución; otra, porque tenemos gasto afectado, en ejecución. Pero hay una diferencia, señora Espino, primero, en el año 2020 hemos terminado con la mayor ejecución que se recuerda, el 96 % de todas las consejerías; y, segundo, estamos ante una flexibilización de las reglas fiscales y suspensión que permite que todo ese asiento contable pueda ser utilizado, como lo hemos hecho, lo estamos haciendo, para las ayudas, para las ayudas a las pymes, para las ayudas a las empresas.

Y, con respecto a las ayudas europeas, no hay ningún misterio, ningún misterio. Contaremos con todos los partidos del pacto Reactiva, por supuesto. Es un programa que presenta el Gobierno de España a Europa y a partir de ahí tendremos que ejecutar todos los fondos que se asignen a cada consejería, las actuaciones determinadas.

La explicación que me exige sobre una aerolínea. Tengo que decirle que lo que se contrató fue un operador logístico. Pero, en cualquier caso, tendrá los funcionarios a su disposición para hacerles las preguntas que usted considere. Yo le decía a la portavoz del Grupo Popular que coloquémonos en aquel momento. Ese material llegó, está certificado por los funcionarios -espero que al menos crean a los funcionarios de esta Administración, seguro que así es-, y llegó para salvar vidas, sin ninguna discusión. Otras afirmaciones son propias de otros foros.

Y sobre la inmigración, que ha sido también un aspecto recurrente de todos los grupos políticos. Estamos ante un fenómeno difícil y complejo. Ahora bien, ¿con quién se está? Hemos pedido, por ejemplo a Madrid y hace tiempo a Andalucía, que fueran comunidades que también recogieran, ayudaran, tuviesen menores inmigrantes y en algunos casos hemos tenido el silencio por respuesta. Yo agradezco a muchos presidentes que han respondido a la carta de este presidente, que se la ha mandado, y también de Derechos Sociales, dándonos más... (ininteligible) y haciendo que haya cada vez más comunidades, pero otros se han callado. Y la realidad de Canarias en estos momentos es que tenemos a manifestantes, que son los inmigrantes, por las calles de La Laguna pidiendo poder salir de Canarias, del mismo modo que hay otras manifestaciones que, acogiéndose a respetar el turismo... -no sé en qué ha afectado al turismo la llegada de la inmigración, porque hay un cero turístico, y lo hubiese habido si ningún inmigrante llegara a nuestras costas-, decir que son los culpables de que no haya turistas en nuestra tierra, mintiendo con esa afirmación xenófoba.

Yo lo que digo es con quién estamos, en qué manifestación se colocan... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional) en qué situación. Porque los inmigrantes para poder salir de Canarias tienen que tener también el tránsito reglado abierto y hay comunidades que se han opuesto a que salgan de Canarias. Por tanto, estamos en un lado o estamos en el último.

Y termino con la pandemia. No he sido yo ni ha sido el Gobierno quien ha hablado de milagro canario. Eso ha venido de fuera, ha venido del exterior. Hablan de las circunstancias de nuestra tierra, la singularidad de las islas. Hablan también del control de la pandemia, de los menos fallecidos. Y viniendo de fuera, que es quien ha acuñado ese nombre, tampoco debe a nosotros sorprendernos, porque un milagro es fundamentalmente renacer y, en esta época en la que estamos, un milagro es no morir de COVID.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor presidente.

Turno de réplica para el Grupo Mixto. Señora Espino.

Adelante.

La señora ESPINO RAMÍREZ: Gracias, señor presidente.

Señor Torres, me pregunta usted que cómo estaríamos sin la pandemia en Canarias y no hay respuesta, obviamente, no lo podemos saber. Pero yo le pregunto: ¿y cómo estaríamos con otro Gobierno de Canarias? Pues tampoco lo podemos saber, señor Torres, tampoco lo podemos hacer. Así que no hagamos preguntas absurdas. Le digo, las excusas que usted da con la pandemia, que yo le he reconocido la dificultad y la gravedad del momento, pero las excusas que usted da es que suenan a que no tenemos salvavidas, porque estamos en medio de un naufragio, señor Torres, suenan a eso.

Y, mire, tenemos la pandemia y hay que gestionar la pandemia. Ha habido dirigentes a lo largo de la historia que se han tenido que enfrentar a situaciones todavía mucho más complicadas, señor Torres, que esta pandemia, estamos hablando incluso de conflictos bélicos muy gordos, y es lo que les tocó y es lo que usted tiene que gestionar.

Mire, ¿y qué ha hecho usted para proteger a los más débiles? Aprobaron un ingreso canario de emergencia que no llegó ni a la mitad de las personas a las que dijeron que iban a llegar, porque además computaron ustedes solo los ingresos de las familias del mes de marzo y dejaron fuera a miles de familias, que vieron como perdían sus ingresos a partir del mes de abril hacia adelante. Tuvieron la oportunidad de corregirlo, porque se lo insistimos en esta Cámara, y no lo hicieron. La ayuda de alimentos que dieron para los escolares solo llegó a aquellos que tenían la cuota cero de comedor, no a los de cuota reducida, como también les pedimos, y además fue la misma ayuda para todas las familias, independientemente del número de niños en cada familia. Y las ayudas al alquiler, de las que ustedes tanto presumen, señor Torres, solo han llegado -y son datos de su propio consejero de Vivienda- a 1400, a 1400 personas de 18 000 solicitantes, solo a 1400 de 18 000 solicitantes, y eso que, según el señor Franquis, tenemos 20 millones de euros para esas ayudas al alquiler. Así que es obvio que ustedes no han respondido ante los más vulnerables de Canarias. Y esas ayudas que dieron para completar las pensiones no contributivas, que yo voté a favor en este Parlamento, por mucho que Podemos haga campaña mintiendo en redes sociales al respecto, que yo voté a favor, solo fue un pago de una única vez, señor Torres, no es lo que ustedes habían prometido.

Mire, antes no le hablé del plan de vacunación, pero lo quería hacer ahora, porque creo que usted debería ser más realista y decirles la verdad a los canarios. Hemos pasado de que los canarios, el 70 % iba a estar vacunado antes del verano, que fue lo que dijo usted aquí, en esta tribuna, a ahora en su discurso, que han cambiado el "antes" por "durante" el verano. ¿Por qué no es usted claro con los canarios y dice la verdad, que con suerte, si todo va mejor, estaremos a finales del verano, incluso, siendo realistas, a finales de año, señor Torres? Porque, mire, si ha habido una dirigente en la Unión Europea que se ha ganado, que se ha ganado la confianza de sus ciudadanos y de prácticamente todos los europeos, ha sido la señora Angela Merkel, la primera que en el mes de marzo les dijo a los alemanes que se iban a contagiar 60 millones de alemanes si no se tomaban medidas, cuando en España decíamos que el coronavirus era una cosa que no era importante, ¿de acuerdo? Entonces, ¿por qué no es usted sincero?, dígales la verdad a los canarios, dígales la verdad acerca de la vacunación, porque a este ritmo que seguimos de momento nos va a hacer falta año y medio para acabar con la vacunación. (Rumores en la sala).

Señor presidente, hay un poco de barullo, si a usted no le importa...

El señor PRESIDENTE: Sí, le paro el tiempo, señora Espino.

Señorías, ruego silencio, por favor.

La señora ESPINO RAMÍREZ: Gracias, señor presidente.

El señor PRESIDENTE: Adelante, señora Espino.

La señora ESPINO RAMÍREZ: Y, como le digo, no vale con dar gracias a los sanitarios como hizo esta mañana, hay que darles ese empleo de calidad, hay que acabar con ese abuso de temporalidad. Dice usted que hay que cambiar leyes en el Congreso de los Diputados. Ustedes tienen la mayoría en el Congreso de los Diputados para cambiar esas leyes, háganlo cuanto antes.

Dice también que la gestión sanitaria de la pandemia fue correcta. Señor Torres, llegamos a tener, recuérdelo usted, teníamos el menor número de casos de coronavirus y el mayor índice, la mayor tasa de sanitarios contagiados de toda España. Si eso es una buena gestión...

Ha hablado usted también y presumía esta mañana del éxito que había supuesto el decreto turístico, señor Torres. Mire, yo creo que presumir del decreto turístico, que fue un decreto a la desesperada porque no nos hacían caso en ningún sitio, el Gobierno de España no nos apoyó para tener esos corredores seguros para traer a turistas a Canarias y un decreto que casi nos quiso tumbar el Gobierno de España, pues, yo creo que no es acertado. Y además usted lanzaba voladores, como quien dice, diciendo que en el año 2022 vamos a recibir a 1 600 000 británicos. Señor Torres, en el año 2022, o sea, el año que viene; en 2019 nos visitaron 5 millones de británicos.

Habla también de que se van a crear, de aquí a final de la legislatura, 11 000 puestos de trabajo, 11 000 empleos, pero es que hemos perdido 75 000.

Entonces, si usted se contenta con esas cifras de visita de británicos y de creación de puestos de trabajo, eso solo indica, señor Torres, que usted ha tirado la toalla, que usted ha tirado la toalla, porque no nos podemos contentar con esos datos.

Habla usted también de unidad de acción y usted sabe que cuando nos llamó nos ha tenido a su lado. Siempre le hemos apoyado cuando nos lo ha pedido, y lo hemos hecho por los canarios. Le hemos apoyado, pero ese apoyo no puede ser incondicional, sin que se tengan en cuenta nuestras medidas, solo unas cuantas como para quedar bien. No, las importantes nunca las tienen en cuenta. Y, visto el resultado de sus recetas hasta ahora, tenga en cuenta las propuestas que le hacemos también desde la oposición. Insisto, esa unidad de acción tampoco puede ser que ustedes decidan, de aquella manera que no sabemos, muy poco transparente, los proyectos que vamos a presentar a Europa.

También me ha llamado la atención que esta mañana usted hablara de un plan de emprendedores de aquí a cuatro años, o sea, cuando ya no va a estar en el Gobierno de Canarias, y, sin embargo, no se centren ustedes en aprobar y en que lleguen esas ayudas para autónomos y pymes.

Y, en cuanto a la ejecución del presupuesto, señor Torres, no hay excusas. Mire, han tenido superávit con una caída espectacular de la recaudación. El dinero que vino de Madrid, ese dinero que se sumó al presupuesto, eran todas partidas finalistas, para la sanidad, para la educación, para el transporte... Ustedes las que dejaron sin ejecutar fueron partidas que tenían en su propio presupuesto.

Y, en cuanto a la dependencia, señor Torres, mire, de verdad, yo no hace falta que escuche a ese señor, que lo escucharé encantada, porque es que yo me leo todos los informes, los que saca el ministerio, los que saca el Observatorio de la Dependencia... Lo que pasa es que yo, mire, le disculpo a usted porque entiendo que la señora Santana, como está haciendo continuamente durante mi intervención, le pasa a usted los datos interesados, de la señora Santana, del informe, pero es que yo me los leo al completo, y lo que yo le he transmitido es la realidad de los datos, señor Torres. Los datos, no es que usted tenga unos datos y yo tenga otros datos, los datos son objetivos, no son relativos, señor Torres.

Y, mire, yo no tengo experiencia en gestión, pero ya le digo que la experiencia de la señora Santana yo no la quiero, yo no la quiero en absoluto.

Además, señor Torres, si este Gobierno lo ha hecho todo tan bien, ¿por qué se queja la gente, por qué se queja la gente que hemos visto en ese vídeo, por qué hay tanta miseria, por qué hay colas del hambre? ¿Es que esas personas no viven en el mundo real? Una de dos: o ellas no viven en la realidad o no vive usted, señor Torres, y yo entiendo que usted, oye, pues si uno se sube el sueldo un 2 %, piensa que las cosas van bien. Yo lo comprendo, pero esa no es la realidad. No se equivoque, señor Torres, porque el que está desubicado es usted, no la gente.

Y, mire, el Gobierno de España no puso una pistola a nadie en el pecho para que se subiera el sueldo. En esta Cámara ningún diputado desde que comenzó la legislatura nos hemos subido el salario.

Vaya usted menos veces a Madrid, señor Torres, tiene muchos consejeros, envíe a otras personas, vaya usted a Los Llanos de Aridane, a Ingenio, a Teguise, a Icod, a Valle Gran Rey, a Valverde, a Puerto del Rosario, vaya usted a Schamann, a Zárate, a La Isleta, en Las Palmas de Gran Canaria, pasee por los barrios de Santa Cruz de Tenerife, hable con la gente, porque es que me da que usted con tanto viaje a ver al señor Sánchez y a los ministros se retroalimenta en ese "lo estamos haciendo tan bien" y está muy desubicado y muy desconectado de la realidad de Canarias.

Citaba usted a César Manrique esta mañana, en esa frase de no vivir de espaldas al futuro, y yo creo que usted, no es que esté viviendo de espaldas al futuro, creo que está viviendo de espaldas al presente.

Señor Torres, coincidimos también en que es necesaria para Canarias una ley de cambio climático, una ley de economía circular. Vamos a trabajar en todas esas leyes. Las placas fotovoltaicas en todos los lugares que usted dijo, pero, hombre, que nos venda como gran medida de transición ecológica que el Gobierno se va a comprar cincuenta coches, cincuenta vehículos eléctricos, yo es que me he quedado de piedra. O sea, es que así vemos cómo funciona este Gobierno, que siempre van ustedes por delante de los ciudadanos, porque a mí me hubiese gustado que usted anunciara una línea de ayudas para que la gente se compre coches eléctricos, no para que sea el Gobierno el primero que se compre los coches eléctricos. Y además, si no cambiamos el sistema energético de Canarias, que el 85 % es combustible fósil que estamos consumiendo, ¿de qué sirven esos...? (Se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional para que finalice la intervención).

Señor presidente, para concluir, esa frase de Galdós, de la obra de Galdós que usted citaba esta mañana, "nuestra imaginación es la que ve y no los ojos", creo que se le puede aplicar perfectamente a su Gobierno, porque este Gobierno que responde a los problemas de los ciudadanos está solo en su imaginación, los canarios no lo ven.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora Espino.

(Rumores en la sala).

Turno de cierre del debate para el presidente del Gobierno.

Silencio, por favor. Gracias.

Señor presidente, adelante.

El señor PRESIDENTE DE CANARIAS (Torres Pérez): Gracias, presidente.

Y me dirijo a la señora Espino en este segundo turno diciendo con claridad que... Empezaba usted con qué pasaría con otro Gobierno, no lo sabemos. ¿Hay algún lugar en el mundo que no esté padeciendo la crisis del coronavirus? Tampoco lo hay. ¿Estaríamos igual si no hubiese aparecido la pandemia? Indudablemente no. Podemos hacer las cosas mejor o peor, pero he intentado en esta primera jornada del debate lanzar un mensaje que creo que compartimos todos, y es que ante las circunstancias actuales hay un único culpable, o un principal culpable, o un específico culpable, y es el virus, y es el virus. Si no lo controlamos, si se es irresponsable, campará más a sus anchas. Y es el virus el que obliga a cerrar negocios, el que hace que haya personas en el paro, que no se mueva la economía y que la gente fallezca. Entre tanto nosotros tenemos que tomar decisiones.

¿Que está produciendo un agujero, evidentemente, en la estructura social?, sí. Pero, es curioso, ¿no?, con el ICE solo hemos llegado a 16 800 personas o solicitudes aceptadas, familias, 30 000 personas, pero ¿y sin el ICE a cuántas hubiésemos llegado, sin el ingreso canario de emergencia a cuántas hubiésemos llegado? Es verdad que tenemos que llegar a más, pero es verdad que antes no llegábamos a ninguna.

Cuando se habla de la PCI, que, por cierto, ha aumentado en 50 euros por niño a quienes tienen hijos a su cargo, han aumentado las cantidades y, sin embargo, criticamos que es insuficiente. Yo creo que estamos llegando a parte de la población. Queremos que sean más. Y tomamos decisiones que no son fáciles, porque los procedimientos administrativos, señora Espino, son complejos y por eso hemos tenido que sacar decretos leyes, contratar a personal...

Habla usted del número de personas que se han podido acoger a las ayudas sociales de vivienda. Es un farragoso sistema administrativo que llevó consigo que tuviésemos que tomar una decisión de decretos leyes y colaborar -y se lo agradecemos- con las cámaras de comercio para poder agilizar todas estas ayudas y llegar al mayor número de personas, porque hemos tenido que tomar decisiones sobre la marcha, de manera apresurada, para mantener y equilibrar la estructura social.

Sobre el plan de vacunación, nosotros tenemos un plan de vacunación y fuimos criticados al comienzo, cuando empezamos con las primeras dosis, porque mantuvimos los criterios de los distintos grupos, para terminar, pues, colocándonos entre las primeras comunidades en cuanto a vacunación. ¿Y eso debe ser criticado?, ¿que podamos terminar siendo de las comunidades con un mayor índice de vacunación es bueno o malo?

Hoy han subido algunos oradores para decir que ya no estamos en los primeros lugares, y es verdad. Del mismo modo que durante las navidades tuvimos abierta la mayor parte de los comercios, bares, restaurantes, actividades diversas, frente a otras comunidades que cerraron absolutamente todo. Ha habido comunidades que se alegraban porque por fin los restaurantes y bares podían abrir hasta las cinco de la tarde. ¿En algún momento hemos hecho algo de eso nosotros en Canarias con ese sector económico que sí nos exige, nos demanda, nos pide, nos reclama ayudas? En otras comunidades se ha cerrado absolutamente todo. París está confinado, Centroeuropa, igual. Angela Merkel, a quien usted pone como ejemplo, ha pedido a los alemanes que no salgan de su país ante una -afirma- nueva pandemia. Esa es la situación del mundo. Y siendo esa la situación del mundo, lo he dicho aquí, ¿es Canarias un oasis distinto en ese lugar que se llama mundo? No lo es y lo padecemos más.

He dado cifras de cómo estábamos al llegar este Gobierno en el mes de julio del 2019, y teníamos 17 millones de turistas. Estamos respondiendo con dificultades estructurales, que no es culpa ni de un partido ni de un presidente ni de un Gobierno, sino es la realidad socioeconómica de Canarias de los últimos veinte-veinticinco años, que nos hace mucho más difícil poder responder a este momento crítico. Es así. Baleares tenía un 9 % de paro en diciembre del 2019, nosotros teníamos 20, 19 puntos, y habíamos mejorado, diez puntos más. ¿Por qué no hacemos un análisis profundo de por qué eso ocurre? Las dos comunidades que viven fundamentalmente del sector turístico, ¿por qué durante todos estos años anteriores, con una llegada importante de ese sector económico fundamental, se producía un desequilibrio de esa envergadura? ¿Porque estamos a 2000 kilómetros? Si tenemos posibilidades como región ultraperiférica. ¿Porque nos han maltratado los gobiernos de España? Si ha habido distintos gobiernos de España. ¿Porque se ha sido inepto por parte de los gobiernos? Ha habido gobiernos de distintos colores. Pero esa es la realidad socioeconómica de nuestra tierra y este Gobierno ahora la está respondiendo, de la mejor manera que puede, ante esa dificultad.

Y el plan de vacunación ojalá pudiera depender de nosotros. No depende de nosotros. Cuando he afirmado esta mañana que queremos llegar al 70 % en el verano, me gustaría decir que fuera mañana, pero no es posible, porque depende de los suministros que vienen del exterior. Es resultado del diálogo permanente que tenemos con el Ministerio de Sanidad para que lleguen las vacunas necesarias y los suministros para poder cumplir el plan de estrategia que tiene el Gobierno de Canarias.

Yo no he hablado de que vamos a terminar con 11 000 puestos de trabajo más de los que hemos perdido. Es un estudio del BBVA, que culmina comparando el año 2019, lo que había en el 2019, al año 2022, que se crearán 11 000 puestos de trabajo, que estaremos en un 20 % de paro, que tendremos un crecimiento del 5,1 en empleo y que el PIB mejorará 8 puntos este año y 9 el año próximo. Y esto no lo dice el Gobierno de Canarias, que tiene también sus estudios. ¿Dudaremos también de esto?, ¿se va a producir esto? Hay imponderables que no sabemos, que veremos en el devenir, en el paso de los días, en las jornadas que nos quedan, en el sufrimiento que todavía tendremos que compartir.

Y, por último, cuando hemos hablado de subvenciones que llegan a las administraciones locales, a los cabildos, cuando hemos hablado del plan de transición ecológica, que usted valora que el Gobierno apueste por ello, cuando hemos hablado de las aportaciones para nuevos combustibles que sean fundamentalmente generados por energías limpias y hemos hablado del coche eléctrico, del coche híbrido, hemos hablado del hidrógeno verde, de lo que estamos hablando, he hablado de 40 millones de euros en un Plan Move... Y creo que es un gesto que tengamos cuarenta vehículos eléctricos este Gobierno, es un gesto que lanzamos también a la ciudadanía porque deberíamos tener muchos más, sin duda, como Administración pública para animar, que también los ciudadanos hagan lo mismo que el Gobierno de Canarias y los puedan adquirir.

Y termino, señora Navarro, diciendo que -perdone, señora Espino, estoy yo empeñado-, diciéndole que hay un viejo cuento del Conde Lucanor, que habla del asno, del viejo y del niño y que según como se entraba en un pueblo criticaban los de ese pueblo: si iban los dos sobre el burro, qué pena el burro; si iban los dos caminando, para qué quieres un burro; si iba el niño, qué pobre el anciano; y si iba el anciano, qué lástima, que mal se trata al niño. Es decir, todo el mundo puede opinar sobre cualquier decisión que nosotros tomemos, ¿no? Por eso, cuando usted afirma que no vaya tanto a Madrid, yo creo que debería pedirle a un presidente lo contrario, que vaya todas las veces que sean necesarias para conseguir traer cosas (aplausos). Cuando usted habla de los pueblos de Canarias, los conozco igual que usted, ni más ni menos, conozco de su realidad y conocemos las ocho islas; cuando hablamos del amor a esta tierra, que también ha habido algunos discursos, yo no presumo de querer a esta tierra más que usted, se lo puedo asegurar, tampoco menos, tampoco menos, y su defensa será al menos semejante a la que pueda hacer yo o el Gobierno de Canarias, porque, independientemente de nuestra ideología, somos de esta tierra, amamos esta tierra, hemos nacido aquí, vivimos aquí y aquí queremos morir. Por tanto, un presidente tiene que intentar conseguir todos los recursos posibles para esta tierra, y su Gobierno también. Las veces que hagan falta, si hacen falta mil, mil. Y sobre todo porque usted bien sabe que tenemos que convencer muchas veces a quienes están tan lejos de que esta tierra, y esto pasa hoy, necesita mucho más apoyo desde fuera.

Hoy veía una intervención en el Senado, alguien defendía que tuviésemos un trato singular, se lo decían a una senadora que recriminaba que tuviésemos nosotros ayudas directas. Son justas, son justas, y hay que reconocérselo al Gobierno que sea si realmente las termina arbitrando.

Gracias.

(Aplausos).

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor presidente.

Damos por concluidos los turnos de intervención en la tarde de hoy.

Suspendemos la sesión plenaria, señorías, hasta mañana a las nueve de la mañana. La reiniciaremos con la intervención del resto de grupos parlamentarios.

Buenas tardes, señorías.

(Se suspende la sesión a las veinte horas y cinco minutos).

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 10L/DGEN-0002 Sobre Debate general sobre el estado de la nacionalidad canaria, año 2021.