Diario de Sesiones 73/2021, de fecha 14/4/2021 - Punto 5

10L/PNLP-0231 PROPOSICIÓN NO DE LEY, DE LOS GRUPOS PARLAMENTARIOS SOCIALISTA CANARIO, NACIONALISTA CANARIO (CC-PNC-AHI), POPULAR, NUEVA CANARIAS (NC), SÍ PODEMOS CANARIAS, AGRUPACIÓN SOCIALISTA GOMERA (ASG) Y MIXTO, SOBRE RAZAS AUTÓCTONAS.

El señor PRESIDENTE: Continuamos, señorías, con la siguiente proposición no de ley, en este caso a propuesta de todos los grupos parlamentarios, sobre razas autóctonas.

Comenzamos con el Grupo Mixto.

El señor FDEZ. DE LA PUENTE ARMAS: Gracias, señor presidente.

Como bien explica esta proposición no de ley, que hemos apoyado con nuestra firma todos los grupos parlamentarios presentes en esta Cámara, en su exposición de motivos, es claro y notorio que las razas autóctonas de Canarias forman parte de nuestro patrimonio genético, etnológico y sociocultural.

Los catálogos oficiales y los programas de conservación muchas veces no tienen presentes especies de animales que han tenido un papel fundamental en la economía rural de nuestras islas durante siglos, como son algunas de las que hoy se hablará en esta Cámara. Quién no tiene en su mente esos perros que han sido insustituibles para el manejo del ganado en el pastoreo y que serían de urgente recuperación si de verdad se apuesta por una política de extensificación de los sistemas ganaderos. O quién no es consciente de que nuestras razas ganaderas autóctonas ofrecen grandes posibilidades a la hora de explotar diferentes recursos... (ininteligible), obtener productos de calidad diferenciados o prescindir de costosas tecnologías, que a la postre implican dependencia del ganadero, o para producir de manera sana y natural.

Las razas de ganado autóctonas canarias deben ser objeto de una especial protección por parte de las administraciones públicas, no solo como parte del patrimonio genético animal de nuestras islas, sino también porque mayoritariamente se cría en régimen extensivo, con los beneficios, consecuentemente, para la sostenibilidad del medio rural que ello conlleva.

Lamentablemente, la evolución que han tenido ha sido dispar en el transcurso de las últimas décadas, pasando algunas de ser meramente anecdóticas, de una actividad ligada al autoconsumo y a las exposiciones de la raza autóctona por parte de pequeños núcleos zoológicos de las administraciones, a contar con programas serios de recuperación y conservación genética, de proliferación de granjas profesionales, siempre desde la perspectiva de la ganadería tradicional, familiar, y a la generación de actividad económica.

Muchos y diversos son los factores que han permitido esta evolución, desde el apoyo de los distintos cabildos insulares, que han fomentado la cría de estos animales con sus diferentes programa de apoyo, hasta la valentía de ganaderos y emprendedores todos que han apostado por razas autóctonas canarias como oportunidad de negocio y también, por qué no decirlo, pasando por los numerosos operadores vinculados a la gastronomía del archipiélago, que han contribuido a poner en valor la calidad de las carnes de consumo procedentes de estos animales únicos.

La problemática real, por tanto, en defensa de estas razas autóctonas como patrimonio de todos los canarios, es complicada de afrontar y quizá, lo propuesto en esta proposición no de ley, declararlas patrimonio cultural, genético y etnológico, es un primer paso para hacerlo. Por un lado, es notoria la escasez de ayudas públicas; por otro, es evidente el fraude comercial que en ocasiones se hace con el nombre y el prestigio de estos animales. Todo esto supone, evidentemente, un grave perjuicio para nuestros ganaderos y para las distintas razas, ya que estos se ven perjudicados al no poder competir con otros productos y razas, obligándose en ocasiones a reducir el precio de venta para sacar sus animales, hasta unos niveles insostenibles para la supervivencia de las explotaciones y de las razas.

La lista comunitaria de razas en peligro de extinción recoge para España 62 razas bajo esta consideración, al tiempo que el catálogo oficial de razas de ganado en España contempla 118 razas de bovino, ovino, porcino, caprino, equino y asnal como autóctonas del país, y de ellas 95 en la categoría de protección especial, es decir, el 80 %. Esperemos y deseemos que nuestras razas autóctonas no pasen a engrosar esos listados ni a corto, medio ni largo plazo.

Y otro motivo -y ya termino-, en la nueva política agraria común, que se va a potenciar y primar mucho más el uso extensivo y la producción más sana y natural diferenciada, la conservación de las razas autóctonas se hace imprescindible desde el punto de vista no solo cultural o biológico sino también desde el enfoque cultural, estratégico y económico.

Y por todo esto hemos querido firmar y sumarnos a esta proposición no de ley de todos los partidos de esta Cámara.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, don Ricardo.

Turno para el Grupo Parlamentario Agrupación Socialista Gomera.

El señor RAMOS CHINEA: Gracias, señor presidente. Muy buenos días, señora consejera.

Agradecer también la asistencia de los asistentes que se encuentran hoy aquí para escuchar el debate de esta proposición no de ley.

Yo quiero comenzar diciendo que detrás de esta proposición no de ley hay muchísimo trabajo, muchísimo trabajo por parte del ICIA, por parte de las universidades canarias y de muchísimas personas que tienen una responsabilidad con el patrimonio cultural de nuestras islas. Esta proposición no de ley cuenta con la firma de todos los grupos y viene a significar el peso que han tenido a lo largo de los años y que tienen actualmente las distintas razas autóctonas de nuestras islas. No cabe duda de que su conservación permitió, por ejemplo, el desarrollo de muchas zonas rurales de las islas y además se ha convertido hasta nuestros días en el sustento y el bienestar de muchísimas familias.

Además esta iniciativa permite darles visibilidad y, sobre todo, también conservación, y que sean también conocidas por todos, pues no hay que olvidar que estas especies han tenido una adaptabilidad a condiciones medioambientales extremas y que han servido de mucha ayuda al sector agrario.

Tal y como se expone a lo largo del texto, en el archipiélago hay reconocidas 12 razas ganaderas: 3 caprinas, majorera, palmera y tinerfeña, esta a su vez dividida en cabra tinerfeña norte y sur; 3 ovinas, canaria, canaria de pelo y palmera; 2 bovinas, canaria y palmera; una porcina, cerdo o cochino negro canario; una asnal, el burro majorero; una apícola, abeja negra canaria; un dromedario, que denominamos camello canario. Y a esto se le suman 4 razas de perro también: el podenco canario, el presa canario, los pastores majorero y garafiano. Y se está a la espera del reconocimiento de la cabra de costa majorera y de las poblaciones caninas perro ratonero y lobito herreño, además de la gallina canaria.

Asimismo, la exposición de motivos recoge que las razas autóctonas de Canarias son parte del patrimonio genético y etnológico del archipiélago y que constituyen una seña identitaria de nuestro patrimonio cultural, que queda contextualizado en la cría, la selección y la adecuación de cada raza con el objetivo de brindarle protección y garantizar su adecuada preservación.

Además su producción aporta una riqueza muy importante desde el punto de vista económico, social y medioambiental. Hay que tener en cuenta que estas razas conforman un almacén genético fundamental que debemos conservar, aparte de que se obtienen también productos únicos y de gran calidad.

Por tanto, habida cuenta de que son diecisiete las especies que están en peligro de extinción y que merecen ser declaradas como razas autóctonas de Canarias, desde el Grupo Parlamentario Agrupación Socialista Gomera obviamente nos alegramos de que todos y cada uno de los grupos hayamos suscrito esta proposición no de ley y que entre todos pongamos en evidencia la necesidad de iniciativas como esta, que cuando esté en juego nuestro patrimonio, nuestra cultura, todos vayamos de la mano, porque al final son también parte de todos y cada uno de nosotros.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias.

Turno para el Grupo Parlamentario Sí Podemos Canarias. Señor Déniz.

El señor DÉNIZ RAMÍREZ: Gracias, señor presidente. Señorías.

Agradecer aquí la presencia de las personas que se han encargado también de velar por la conservación de este patrimonio.

Un patrimonio, el de las razas autóctonas, que a mí, por ejemplo, me cuesta bastante separar del imaginario que nosotros tenemos de nuestros antepasados, de nuestros abuelos, del mundo guanche. En definitiva, es difícil, de ese imaginario colectivo que nosotros tenemos sobre lo que es la identidad, lo que es y ha sido el pueblo canario y por qué estamos aquí, se me hace difícil separarlo de una serie de animales que han estado acompañándonos en esa estampa, porque esa estampa no solamente es una foto sino que además es una situación, es un proceso de construcción constante, siglo a siglo, de adaptación de determinadas especies a un entorno, que es el del archipiélago canario, nuestro país. Y, por lo tanto, nosotros no podemos, digamos, aislar a los protagonistas que han contribuido a eso que llamamos hoy el pueblo canario.

Por lo tanto, todos estos animales que aquí se están planteando tienen un interés agrario y económico evidente. A mí, por ejemplo, se me hace difícil separar la imagen de mi abuelo de los cochinos negros que tenían allí, de las vacas canelas, la vaca basta, de las gallinas, y también por supuesto de las cabras. ¿Dónde vamos los canarios sin las cabras?: a ninguna parte.

Por lo tanto, es un proceso social que tiene que ver además también con nuestras especificidades culinarias, tienen que ver además con la polinización de la flora que produce los frutos que también comemos.

Por lo tanto, entendemos el patrimonio como un proceso de construcción social, como dice la propia proposición no de ley, total, absoluto, y así tenemos que entenderlo. Por lo tanto, a mí me parece que es un paso importante el que vamos a dar hoy en el sentido de, digamos, vincular todo este tipo de patrimonio también a un elemento que es fundamental, que es la conservación.

Evidentemente esto tiene también otros resortes de tipo económico, de adaptación y también de rentabilidad. Los problemas que tuvimos fue cuando a partir de los años 60-70 determinados oficios, determinada producción agrícola y ganadera en las islas empieza a abandonarse por la importación, por la adopción de otro tipo de modelo económico, y evidentemente algunas razas y algunas especies parece que dejan de ser rentables. Yo mismo he visto aquí, en el sur de Tenerife, a compañeros, ingenieros agrícolas, que se dedicaban a exportar, importar el abejorro nuestro, el apupú, para la polinización de los cultivos de tomate y los cultivos de platanera y otro tipo de cultivos. Y eso eran empresas extranjeras que sacaban nuestro producto de aquí y luego nos lo vendían para que nosotros lo soltáramos en los invernaderos para polinizar. He visto el cambio en la vaca frisona por la vaca basta canaria, porque es más rentable desde el punto de vista de la leche. Y así hemos visto otra serie de situaciones que no siempre, no siempre tenían razón... ninguna razón de ser. O lo mismo en la raza porcina, la sustitución de nuestro cochino negro de toda la vida y de más atrás, probablemente, por el cochino este, el habitual, el rosadito que sale siempre en los dibujos, tampoco tuvo mucha razón de ser, era una adaptación y además en unos términos de rentabilidad económica. Afortunadamente, a mitad de los años 70, yo asistí a algunas charlas y explicaciones de algunas personas que voluntariamente se dedicaron a conservar. Recuerdo charlas en Gran Tarajal de la conservación del perro majorero, por qué teníamos que mantener el perro majorero. Tengo amigos muy empeñados también en la conservación en El Hierro del lobito herreño. No digamos también de la gente, de las asociaciones de criadores de cabras.

En definitiva, aquí hay todo un proceso social, económico, de crianza, de mantener este tipo de especies, que tiene que ver con la rentabilidad económica y tiene que ver con garantizar la supervivencia del pueblo canario a lo largo de la historia.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Déniz.

Turno para el Grupo Parlamentario Nueva Canarias. Señor Campos.

Adelante.

El señor CAMPOS JIMÉNEZ: Gracias, señor presidente.

Bueno, vamos a aprobar por unanimidad, de hecho se presenta de manera conjunta, una proposición no de ley que viene impulsada por los distintos criadores, por organizaciones, por personas con una sensibilidad importante en este tema. Gente que conoce bien nuestras razas autóctonas que ha empujado hasta que sea una realidad en el día de hoy.

Obviamente, no termina el camino aquí. Lo que hace el Parlamento, en definitiva, es aprobar para instar al Gobierno a que culmine esa declaración de nuestras razas autóctonas canarias, su crianza, el conocimiento, la conservación, como patrimonio cultural, genético y etnográfico, a las distintas razas.

Lo decía el señor Déniz, hay aspectos además, desde la perspectiva también económica, que están absolutamente ligados al desarrollo, al interés agrario, todas y cada una de ellas, incluso la de nuestros perros.

En el día de ayer debatíamos una comparecencia también destinada a proteger, a defender, a impulsar el habla canaria, el español de Canarias, porque creo que eso forma parte de alguna de las tareas esenciales de quienes aquí estamos: defender nuestra idiosincrasia, defender nuestro patrimonio, defender una parte de nuestros orígenes, nuestro pasado.

Hay una cita en la proposición no de ley que yo no conocía, pero me parece muy interesante, de Viera y Clavijo, la planteaba ya en el siglo XVIII: Muchos nacen, viven y mueren sin conocer lo que ven, sin saber lo que pisan, sin detenerse en lo que encuentran, ignorando que aquel que no preserva y desarrolla cada día su patrimonio día a día lo está perdiendo. Y evidentemente eso es algo que desde este Parlamento no podemos consentir, Nueva Canarias está absolutamente comprometida con esa tarea. Y lo podemos hacer desde todos los ámbitos. El ámbito educativo, evidentemente, es uno de esos espacios singulares, imprescindibles, desde chiquititos empezar a trabajar esa tarea esencial. Pero en cada uno de los ámbitos. Por supuesto la defensa de nuestro patrimonio cultural. Cuando aterrizamos en el mundo agrario, este es un claro ejemplo, conocer que tenemos uvas, variedades de uva únicas, absolutamente únicas en el mundo. Por tanto, tenemos singularidades, particularidades, que es una tarea fundamental defender.

Nuestras cabras, nuestras ovejas, nuestras vacas, el cochino negro canario -en Agüimes se está desarrollando desde hace años, en otros lugares, pero conozco de manera muy directa la experiencia en el municipio de Agüimes sobre esta variedad-, el burro majorero, los distintos tipos de perro -el perro majorero, el presa canario, el pastor garafiano o el podenco canario-, por supuesto nuestra abeja negra y nuestro camello canario. Y aún quedan, hay que seguir trabajando.

Hay un trabajo de investigación, el ICIA, nuestras universidades. La gente de nuestro campo, que juega un papel absolutamente esencial en la conservación, pero también en la puesta en conocimiento, a quienes tenemos que escuchar, a quienes tenemos que apoyar y acompañar, a nuestros criadores. En definitiva, todos los que han hecho posible que hasta ahora, sin esta denominación, sin esta protección, hayamos llegado a este punto, a este momento, con estas razas. No todas en riesgo de extinción. No se trata solamente de esperar a que estén en riesgo de extinción para actuar, se trata precisamente de actuar, porque estamos convencidos, porque creemos que es algo único, de nuestra tierra, que se ha ido conformando a lo largo de siglos, dándole unas características especiales, en esa adaptación, en esa evolución, en esa adaptación al territorio, a nuestro clima, a nuestra idiosincrasia, a nuestros modos de pastoreo; en definitiva, poco a poco configurando, entre otras cosas, lo que las hace únicas, lo que las hace nuestras.

Por tanto, ese apoyo, ese agradecimiento a quienes han hecho posible que esta PNL llegue a este Parlamento, sea una realidad de consenso -el señor Narvay también ha jugado un papel esencial- y, por supuesto, el papel que ahora les toca a las distintas consejerías en el ámbito del Gobierno de Canarias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Campos.

Turno para el Grupo Parlamentario Popular.

El señor GARCÍA CASAÑAS: Buenas tardes ya, señorías. Señor presidente, señora consejera y señores consejeros.

Y a las personas impulsoras también y que han trabajado en esta iniciativa gracias por estar aquí y por atender a esta PNL. Que tiene esta importancia por muchas cuestiones. Por un lado, por la protección de esas especies autóctonas en las que todos coincidimos y que están presentes en las ocho islas Canarias, y que tienen ese interés particular, pero, por otro lado, también porque es una PNL que nos ha unido a todos en este Parlamento y a todas las formaciones políticas. Y es que la cada vez más extendida conciencia mundial por el mantenimiento de la biodiversidad ha despertado un creciente interés por conservar el material genético, animal o vegetal, y conservar las razas y especies autóctonas que son capaces de adaptarse a multitud de medios, apoyando en esa lucha contra el cambio climático.

Nuestras razas autóctonas ofrecen aportes apreciados por nuestra gente en sus diferentes usos, aportando beneficios a nuestra sociedad, aunque a veces no se las haya valorado correctamente. Hay diferentes cabildos que han trabajo en fomentar nuestras razas e incluso asociaciones de ganaderos que han propiciado el fomento de las mismas, a veces en solitario, por cuestiones sentimentales, culturales, económicas, hasta ser entendido y apreciado por nuestras administraciones. Muchas zonas rurales han mantenido esta riqueza que les ha servido para sustento y ayuda de familias, en el sector primario, como Eli, de El Tablero, de Moya, que solo trabaja en su explotación ganadera con la vaca de raza canaria, como tantos otros ganaderos en la geografía canaria.

La necesidad de que Canarias reconozca a sus razas autóctonas es vital. Tenemos un sector primario importante que necesita contar con los avances punteros y disponer de este tipo de iniciativas, que propiciará que muchos investigadores, muchos centros pertenecientes al Gobierno de Canarias pongan sus conocimientos al servicio de sectores vitales para nosotros.

La conservación genética de diferentes razas animales, incluso aquellas de interés ganadero o agrícola antaño y que ahora tienen un interés incluso turístico, es necesaria para conservar ese rico patrimonio genético, como signo de identidad canaria, pero también para garantizar su viabilidad económica en el futuro. Por ello la inyección de recursos debe ser más ambiciosa para profundizar en trabajos de estudio, trabajos de campo y actividad divulgativa, además, por cierto, de la coordinación y apoyo con los trabajos que se realizan en diferentes islas, también debe ser tenida en cuenta.

El Gobierno de Canarias no solo debe esperar, señora consejera, a que Europa apoye, que lo hace y mucho, sino que nuestra comunidad autónoma también debe apoyar, de manera contundente y sin ningún tipo de pegas, con recursos propios estas iniciativas e incentivar con proyectos a los cabildos insulares, a las asociaciones ganaderas para que trabajen en esa línea, también de manera coordinada, como sé y me consta que usted quiere llevar a cabo. Por eso creo que la labor de la consejería debe ser optimizar esos recursos y coordinar también con el resto de instituciones, cabildos, asociaciones y potenciar esto de alguna manera de manera decidida.

Quiero felicitar a los impulsores también de esta iniciativa, a los grupos políticos, para que esta PNL no caiga aquí... sino que lleve a un uso práctico de la misma.

Esta iniciativa, realista, que todos entendemos, tiene repercusiones directas en los sectores importantes de Canarias, y esta iniciativa, junto con otras muchas, como por ejemplo la necesidad de que dejemos trabajar a nuestros agricultores, nuestros ganaderos, nuestros pescadores, sin tantas pegas que los saquen del campo y de sus puestos de trabajo, tiene que ser una realidad, porque los que generan riqueza, sin tantas trabas y papeleo, son ellos. Y esa es la línea que desde el Partido Popular defendemos y en la que nos van a encontrar sin dudarlo.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor diputado.

Turno para el Grupo Nacionalista. Señor Quintero, tiene la palabra.

El señor QUINTERO CASTAÑEDA: Muchas gracias, señor presidente. Señorías, señores consejeros, señora consejera de Agricultura, Ganadería y Pesca, muy buenos días.

Yo quiero empezar esta intervención en modo de agradecimiento a ese legado, a esa identidad, a ese patrimonio, a esa historia, incluso a esa cultura que nos han dejado, que nos han dejado muchos hombres y muchas mujeres que en el pasado supieron conservar, supieron criar, incluso moldear lo que hoy en día son las razas autóctonas, y no siempre con beneficios, muchas veces con muchos sacrificios y muchos esfuerzos personales, sin ninguna ayuda, y que gracias a ellos, a ellos, hoy este Parlamento, de manera unánime y con la aprobación de todos los grupos, va a aprobar algo muy importante. Pero también lo quiero hacer a los que hoy en día, a todos aquellos que se dedican al sector primario en Canarias, principalmente a esos jóvenes que se incorporan, que lo siguen haciendo, y también a las personas que de manera individual en sus casas siguen la crianza de las razas autóctonas, sabiendo que están contribuyendo a la conservación de nuestro patrimonio y de nuestra historia. Con lo cual, mis primeras palabras de agradecimiento a todas esas personas.

Ya se ha dicho aquí que hoy en día Canarias tiene una identidad propia, una cultura. Sus razas autóctonas son razón de ser de esa historia. Antes decía el señor Déniz, y yo me acuerdo, hay muchas fotos de nuestra cultura, de nuestro sector primario, de nuestro mundo rural, de nuestros pueblos, que las fotos de antes vienen ligadas siempre a esos animales, a esas razas autóctonas, que contribuían al desarrollo rural, a nuestro desarrollo del sector primario, a alimentarnos, a la biodiversidad, incluso a luchar contra los incendios, que lo pone, que ya lo diré después.

Y quiero decir que en Canarias se ha hecho un estudio importante tanto por las universidades como por ICIA y otros institutos de reconocido prestigio para demostrar que esa evolución, ese moldear nuestras razas... Hoy en día son únicas. Y yo creo que ese valor tenemos que potenciarlo y hacerlo, como lo estamos haciendo hoy en el Parlamento, instando al Gobierno de Canarias a que lo haga. Incluso ya la Unesco introduce, al final de los años 80, un nuevo concepto de patrimonio, el concepto de antropología de la cultura, al que nos podemos agarrar para lo que hoy estamos haciendo.

Hay que recordar que las razas autóctonas aportan valor añadido al mundo rural, a nuestras producciones ganaderas y agrarias, representan la tradición, la singularidad de nuestra tierra y que nos hacen únicos. Además, la cría de nuestras razas se realiza con cuidado al medio ambiente, de manera sostenible y manteniendo nuestra biodiversidad. Ayudan a alimentarnos mejor y con mayor calidad. Es decir, todas las aportaciones que nos dan nuestras razas autóctonas merecen este reconocimiento.

No las voy a nombrar a todas porque ya antes lo hizo un interviniente, pero sí me gustaría agradecer hoy aquí, que están en la tribuna, a Juan Manuel, que es un defensor de razas autóctonas y más del presa canario, y a Juan Capote, que se encuentra aquí con nosotros también, que creo que es una auténtico yo creo que promotor mundial, defensor y que ha dedicado parte de su vida, y quiero agradecérselo, parte de su vida a proteger, a valorar y a reconocer, aparte de que muchos, muchos hombres y mujeres en Canarias lo han hecho.

Creo que hoy damos un salto importantísimo para esta protección de nuestras razas autóctonas. También quiero hacerlo aquí, quiero acordarme de personas como Antonio Molina Díaz, como Pedro..., Antonio Manuel Díaz, perdón, Pedro Molina, Juan Quevedo y Leonardo Ardoy, que han sido personas que han dedicado parte de su vida, de manera desinteresada, a que conservemos lo que hoy tenemos. Yo creo que ahora es cuestión de todos, la sociedad, entender que estas razas son parte de nosotros e incluso no demonizarlas; todo lo contrario, aportan valor a nuestra sociedad, aportan sociabilidad a nuestras personas, como individuos, y será la mejor aportación que este Parlamento puede hacer para su conservación, mantenimiento y para el futuro...

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Quintero.

Turno para el Grupo Parlamentario Socialista.

Adelante.

La señora RODRÍGUEZ HERRERA: Gracias, presidente. Señorías, señora consejera, muy buenas tardes.

El patrimonio cultural es el legado, es la herencia que recibimos del pasado, que vivimos en el presente y que debemos transmitir a las generaciones futuras. Por tanto, nuestra responsabilidad es que nuestros hijos, nuestras hijas y esas generaciones futuras reciban y disfruten de este legado.

Hoy aprobamos aquí una PNL importante porque se propone declarar las razas autóctonas, que ya han sido declaradas razas autóctonas, y aquí hay que reconocer el trabajo que ha hecho el Gobierno, el de antes y el de ahora, que lo continúa haciendo, para mantener esa declaración de razas autóctonas e incluirlas dentro de ese patrimonio cultural, que se regula como los usos sociales, no es solo la declaración de la raza, sino el uso social, el conocimiento, las prácticas relativas a la naturaleza, los saberes y las técnicas vinculadas a las tradiciones. Este patrimonio cultural es un patrimonio vivo y es un factor importante para mantener esa diversidad cultural, distinguirnos del resto de culturas y de actuaciones del mundo. Es nuestra cultura canaria.

La Ley canaria 11/2019, en su artículo 22, declara que bienes de interés cultural son aquellos que ostentan valores sobresalientes, de carácter histórico..., y entre ellos también etnográficos, de cualquier otra naturaleza cultural, así como los que constituyen un testimonio singular de la cultura canaria. Y en ese encajan perfectamente estas doce razas de las que hablamos hoy aquí: la cabra majorera, el pastor garafiano, el cochino negro, la abeja negra, la vaca palmera... Ya las han citado todas. Nadie imagina a Canarias sin estas razas y lo que suponen para todas las familias, todas las tradiciones, costumbres que se han desarrollado en torno a estas razas. Forman parte de nuestra identidad.

¿Qué supone, además, declararlas patrimonio cultural? Incorporarlas a una protección singular. Implican una tutela que lleva implícita una declaración de interés público, de interés social. Y, por tanto, en la ganadería, por ejemplo, se constituyen como ofertas diferenciadas, ofertas singulares, distintas. Cuando vamos a un restaurante, si nos ofrecen carne de cochino negro o queso majorero, probablemente sabemos ya de lo que nos están hablando, del producto y de la calidad que tienen esos productos y el trabajo que hay detrás de hombres y mujeres en nuestras islas.

Nosotros nos sumamos desde el Grupo Parlamentario Socialista, como no puede ser de otra manera, a esta PNL sin dudarlo, pero además queremos agradecer, como decía antes, el trabajo que ha venido haciendo el Gobierno en la declaración de las razas autóctonas, el de antes y el de ahora, señora consejera, aunque en la declaración cultural también estará trabajando la Consejería de Educación, Cultura, Patrimonio, que le corresponderá desarrollar este trabajo. Pero queremos agradecer a los ganaderos, a los criadores de razas autóctonas y, bueno, saludar también a don Juan Capote, Juan Manuel, que están aquí y que están pendientes de que esta aprobación se produzca y ayudando, impulsando este procedimiento.

Pero desde luego que les comunicamos que hay un proyecto de ley de bienestar animal y que ese proyecto de ley no va a dejar desprotegidas, que no se preocupen, no va a dejar desprotegidas las razas autóctonas; todo lo contrario, todo lo contrario, nos aseguraremos, estoy convencida, el texto ya lo recoge, pero si no fuera así habrá enmiendas que lo... (Corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: Continúe, continúe.

La señora RODRÍGUEZ HERRERA: Solo un segundo.

... para que, a diferencia de otras comunidades autónomas, en Canarias las razas autóctonas y esta declaración de patrimonio cultural también tendrán ese reflejo y esa protección en la futura ley de bienestar animal.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora diputada.

Señorías, hemos finalizado el turno de intervención de los grupos. Llamo a votación. Vayan acudiendo a sus escaños, señorías. (El señor presidente hace sonar el timbre de llamada a la votación. Pausa).

Gracias, señorías. Ocupen sus escaños.

Señorías, vamos a votar. Señorías, votamos. (Pausa).

Señorías, 61 votos emitidos: ningún voto en contra, ninguna abstención y 61 votos a favor.

Queda aprobada por unanimidad.

Gracias, señorías.

(Aplausos).