Diario de Sesiones 79/2021, de fecha 26/5/2021 - Punto 13

10L/PPL-0003 DICTAMEN DE COMISIÓN. DE LA COMISIÓN DE DERECHOS SOCIALES, IGUALDAD, DIVERSIDAD Y JUVENTUD, SOBRE LA PROPOSICIÓN DE LEY DE IGUALDAD SOCIAL Y NO DISCRIMINACIÓN POR RAZÓN DE IDENTIDAD DE GÉNERO, EXPRESIÓN DE GÉNERO Y CARACTERÍSTICAS SEXUALES.

El señor PRESIDENTE: Bien, señorías, como habíamos quedado, vamos a reiniciar la sesión plenaria en el punto número 6 del orden del día, perdón, número 7 del orden del día, correspondiente a la PPL-0003, correspondiente al dictamen de comisión, correspondiente al punto 7.1 del orden del día, de igualdad social y no discriminación por razón de identidad de género, expresión de género y características sexuales.

Antes que nada y en nombre del Parlamento de Canarias, primero, agradecerles la paciencia, porque han estado aquí desde mitad de mañana para que se produjese el debate, a quienes nos acompañan hoy en este salón de plenos. Realmente tengo que decir que tras, digamos, el inicio de la pandemia del COVID-19 probablemente sea la sesión plenaria en la que ha asistido, con las debidas medidas de seguridad sanitarias, por supuesto, mayor número de asistentes a un debate parlamentario. Así que, en primer lugar, muchísimas gracias por la paciencia y, en segundo lugar, por estar presentes en el salón de plenos.

Voy a saludar, si falta alguien le pido disculpas, porque con el horario probablemente pueda ser que alguien falte en la tribuna, que nos acompaña en el día de hoy, pero quiero saludar a la ilustrísima señora doña Silvia Jaén Martínez, viceconsejera de Igualdad y Diversidad del Gobierno de Canarias; al ilustrísimo señor don Víctor Ramírez Pérez, director general de Diversidad; a la ilustrísima señora doña Mónica Fumero Purriños, directora general del Instituto Canario de Igualdad -está-; por supuesto, al señor don Nauzet Gugliota González, consejero delegado de Participación Ciudadana y Diversidad del Cabildo de Tenerife -bienvenido-; y al señor don Luis Javier González Delgado, concejal de Igualdad de Fasnia, que creo que también estaba entre el público asistente y, en este caso, entre autoridades. Así que a todos bienvenidos, bienvenidas y bienvenides, creo que es lo correcto. Por la Fundación Pedro Zerolo, creo que está doña María Concepción González Zerolo, si está por aquí o ya... Muy bien, bienvenida, bienvenida. Y representantes de colectivos: Joana Cabrera Berger, gestora de casos del Servicio TransCan; Yelco, que me dicen que estaba..., no sé si está por aquí también, le doy la bienvenida; a Marcos Ventura Armas, de Gamá Tenerife; a Sergio Siverio Luis, de Diversas Tenerife; a doña Clara María Montesdeoca Castilla, Transboys Tenerife; a Claudia Constantini, el nombre sentido es Dylan -que me disculpen si en algún momento hay alguna cuestión incorrecta-; Transboys de Tenerife; Kevin Blas Colao Corujo, de Equal Gran Canaria; Smara Francisca Artiles Ventura, de Fuerteventura; Cristina Macario Hernández, también de Fuerteventura, de la Asociación Altihay; Daniele Alekay Hernández Izquierdo, de Transgirl Tenerife; Erick Carvajal Rodríguez, de Transgirls Tenerife; Cleia Quiade Montesdeoca García, Draga Gran Canaria; Cristina Medina Díaz Llanos, de Draga Gran Canaria; Nayara Martínez González, de Libertrans Tenerife; Azzay Pérez Ramos, de Libertrans Tenerife; David Haotian Castellano Pascual, Chrysallis Gran Canaria; Eva Isabel Pascual Rodríguez, Chrysallis Gran Canaria; Marta Concepción Febles Díaz, Algarabía Tenerife; Nahum Cabrera Betancort, Lánzate Lanzarote; Lucas Hernández Perestelo, de nombre sentido Lilí, de Violetas La Palma. A todos, a todas bienvenidos, bienvenidas. Si hay alguien que falta o que no está en la lista o que por alguna razón se ha tenido que ausentar, le pido mis disculpas. A todos y a todas, bienvenidos y bienvenidas al Parlamento de Canarias.

Señorías, comenzamos el debate. Tienen, en este caso, la palabra todos los grupos parlamentarios por tiempo de siete minutos.

Comenzamos con el Grupo Mixto. Señora Espino, tiene la palabra.

Adelante.

La señora ESPINO RAMÍREZ: Gracias, presidente. Señorías. Muy buenas tardes.

Hoy vamos a aprobar en esta Cámara la ley de igualdad social y no discriminación por razón de identidad de género, expresión de género y características sexuales, lo que supone un hito en la lucha por la igualdad de las personas LGTBI.

Desde mi grupo siempre hemos defendido, y además a título personal también lo creo firmemente, que cada persona es libre para poder sentirse y definirse como quiera y amar a quien quiera, y hacerlo sin límites, únicamente, claro está, respetando la libertad y los derechos de los demás. Y esa idea y ese compromiso de mi grupo parlamentario se materializan hoy en esta ley, que es fruto del trabajo de todos los colectivos canarios integrados en la coordinadora LGTBI y a quienes hoy doy la bienvenida con todo mi cariño a esta casa, que es su casa, expresándoles además mi más sincero agradecimiento, mi enhorabuena, porque hoy, gracias a su lucha, su trabajo o a su esfuerzo, vamos a avanzar en libertad y en derechos.

Legislar en esta materia era una necesidad y para evidenciarlo solo hay que aportar algunos datos. El 85 % de las personas trans encuentran muchísimas dificultades para acceder a un puesto de trabajo o están en situación de desempleo; el 58 % ha sufrido algún tipo de discriminación, agresión o acoso en su ámbito laboral; una de cada cuatro personas trans reconoce haber sufrido en general también acosos, agresiones o insultos; el 43 % del alumnado LGTBI ha sufrido acoso escolar; más del sesenta por ciento ha sufrido algún tipo de agresión LGTBIfóbica a través de las redes sociales.

Y tristemente podría seguir así, dando estas cifras, que, en definitiva, nos llevan a comprobar los graves y reiterados abusos por los que nadie debería pasar y que pretendemos eliminar con la aprobación del presente texto normativo.

Esta ley viene a suponer un apoyo al colectivo, además con un tratamiento integral. Sin embargo, a pesar de que este es un día para celebrar que avanzamos en libertad, en igualdad y en derechos, no puedo dejar de mencionar mi profunda decepción y asombro ante el rechazo a tramitar la ley trans nacional en el Congreso de los Diputados la semana pasada. Mientras el PSOE y Podemos resuelven este despropósito... No deja de ser una paradoja porque se produce entre socios de gobierno, que sí han apoyado y se han puesto de acuerdo en la ley canaria, que consta de más de sesenta artículos y engloba, como digo, múltiples ámbitos.

En Canarias estamos apoyando y protegiendo con esta ley a un colectivo vulnerable, muy vulnerable, y enviando al mismo tiempo un importante mensaje de unidad a la ciudadanía: que la dignidad y los derechos de las personas están por encima de cualquier disputa política. Espero que sus partidos, Podemos y el Partido Socialista a nivel nacional, aprendan la lección que hoy damos desde Canarias.

El gran avance que supone esta ley es que nunca más, ¡nunca más!, se va a tratar la transexualidad como una enfermedad o una patología. Se elimina el requisito de informe psicológico o médico para reconocer la identidad de género, se garantiza que las personas trans serán tratadas conforme a su identidad de género sentida.

La norma, como digo, tiene un carácter integral, abarcando muchos ámbitos, para que la ley no se quede solo en este reconocimiento por parte de la Administración, sino que sea de aplicación efectiva en todos los ámbitos, en el ámbito sanitario, educativo, laboral, social.

En cuanto al ámbito educativo, por ley todos los alumnos tendrán derecho a ser tratados en el centro y por el profesorado conforme a su identidad sentida y usar las instalaciones que sean acordes con ella, debiéndose implantar protocolos para prevenir e intervenir en casos de acoso escolar.

En cuanto a las personas trans o intersexuales menores de edad, tienen derecho a recibir de la Comunidad Autónoma de Canarias la protección y la atención necesarias.

La ley también protege a aquellas personas trans que hayan sido expulsadas de su domicilio familiar o que se hayan marchado voluntariamente debido a situaciones de maltratado y presión psicológica por razón de la manifestación de su identidad o expresión de género.

En definitiva, señorías, estamos hoy en el último paso de la aprobación de esta ley, que está encaminada a convertirse en un referente en el conjunto del país, estableciendo las herramientas para proteger a un colectivo, a un grupo tan vulnerable de la sociedad como es este y ayudarles a desarrollar todo su potencial y su felicidad. Un avance imprescindible en una sociedad abierta como es la sociedad canaria.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchísimas gracias, señora Espino.

Tiene la palabra el Grupo Parlamentario Agrupación Socialista Gomera. Señora Mendoza.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ: Gracias, presidente. Buenas tardes, señorías.

En primer lugar, quiero dirigirme al colectivo que nos acompaña en la tarde de hoy y darle la bienvenida a esta casa, que también es su casa.

Y, en segundo lugar, también, para comenzar, quiero darle las gracias porque, gracias a su trabajo, a su tesón y a su empeño por visibilizar sus derechos, nos encontramos hoy aquí en el último trámite para la aprobación de esta ley tan esperada y necesaria para Canarias. Ha sido un camino largo, pero un camino que ha valido la pena, porque hoy damos un paso de gigantes que marca el camino para que la sociedad canaria se conciencie y cumpla con el respeto a la diversidad en las islas.

Una ley que podríamos llamarla la "ley del respeto", porque no es tolerancia lo que se pide, se pide algo tan básico y que nunca han tenido, que es el respeto.

Señorías, un alto porcentaje de las personas trans declaran haber sufrido ataques físicos o agresiones sexuales en los últimos cinco años. Dos mujeres trans han sido asesinadas en nuestro país en este último año y una de ellas, en nuestras islas. Por no hablar también de las elevadas tasas de suicidio existentes en este colectivo.

Con estos datos lo único que quiero reflejar es lo importante que es que esta ley se apruebe hoy aquí, en esta Cámara, porque no estamos hablando de números, estamos hablando de seres humanos que han sufrido injustificadamente. Podríamos decir que son supervivientes de nuestra sociedad.

Desde nuestro grupo parlamentario entendemos que, aunque ya contábamos en Canarias con un marco regulador como es la Ley 8/2014, era necesario dar un paso más allá para cumplir con las demandas del colectivo. Sobre todo porque esta nueva ley es una ley despatologizante. No tenía sentido continuar con una ley patologizante, como era la 8/2014, cuando ya se ha declarado por la Organización Mundial de la Salud que la transexualidad no es un trastorno mental. Nadie tiene que decidirle a nadie quién es ni cómo debe sentirse.

Señorías, tal y como queda también reflejado en el informe de la ponencia, ha habido una unanimidad en las correcciones o en las modificaciones que hemos realizado a lo largo del texto, en el que se han incorporado enmiendas de todos los grupos parlamentarios. Se han introducido nuevos conceptos, como es el caso del término "intersexfobia", un nuevo artículo que recoge el servicio de diversidad de género, además también de las unidades de acompañamiento y de atención a las personas trans e intersexuales, así como también su reglamentación.

En lo que respecta a la atención sanitaria de las personas trans y las personas intersexuales, como consecuencia de la necesidad de ir adaptando la norma a la realidad social, incluye ahora a las personas de género no binario, así como las intersexuales, y establece un nuevo modelo de atención a la salud de estas personas, que refleja la igualdad social en el ámbito sanitario y va acorde con la realidad existente en Canarias y respetuoso sobre todo con los derechos humanos de las personas atendidas.

Asimismo, también se establece un conjunto de actuaciones y medidas en los ámbitos educativo, social, laboral, familiar, del ocio, la cultura y el deporte, la cooperación internacional al desarrollo y los medios de comunicación, así como en otros dos ámbitos sociales igualmente necesarios, como son la juventud y también las personas mayores.

Tal y como expuse en el debate de toma de consideración de esta proposición de ley, lo repito, esta proposición de ley proviene del colectivo. Quiero volver a reconocer nuevamente el trabajo que han realizado, por su implicación en la lucha por la defensa de los derechos de este colectivo, que solo buscan ser como cualquier otro ciudadano o ciudadana de Canarias, que se les respeten sus decisiones y que se les proteja contra quienes todavía fomentan el odio o la violencia. De verdad que han sido un ejemplo para este Parlamento. Lo digo no solo por la forma en la que esta ley llegó a esta Cámara, que llegó consensuada previamente por todo el colectivo -eso no suele suceder frecuentemente-, sino lo digo también por la paciencia de todos y cada uno de ustedes con todos y cada uno de los grupos parlamentarios que formamos esta Cámara, ante asuntos que costaba sacar adelante o que a muchos de nosotros nos costaba entender, y ahí han estado ustedes para darnos todas las explicaciones que fuesen necesarias para poder apoyar esta proposición de ley.

Por ello me enorgullece haber formado parte de ese trabajo colectivo de la redacción de esta norma. Estoy segura, además, de que va a ser clave para lograr la plena diversidad sexual y de género. Y además también recoge un aspecto fundamental, como es la competencia del procedimiento sancionador y, por tanto, poder sancionar activamente a quienes ofenden.

Concluyo agradeciendo a los grupos de la Cámara el buen talante y el entendimiento para aprobar los temas y leyes importantes que requieren del máximo consenso por parte de todas las fuerzas políticas, independientemente del color.

No quiero tampoco terminar sin agradecer la labor de todos los ponentes, del letrado y de los servicios jurídicos de la Cámara, que siempre hacen una gran labor. Decir que hoy se aprueba una ley que va a marcar un antes y un después en la sociedad canaria.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchísimas gracias, señora Mendoza.

Turno para el Grupo Parlamentario Sí Podemos Canarias. Señora Del Río.

Adelante.

La señora DEL RÍO SÁNCHEZ: Buenas tardes, buenas tardes a todas, a todos y a todes.

Hoy especialmente le quiero dar la bienvenida al colectivo, a los distintos colectivos de la coordinadora LGTBI que nos acompañan. Mis primeras palabras son para ustedes y en nombre de mi grupo, Sí Podemos Canarias, y en el mío propio, porque lo personal es político y aquí también hay mucho de personal, quiero agradecerles de nuevo a todas, a todos y, sí, a todes también, el inmenso trabajo que han hecho a lo largo de estos tres últimos años para que este texto hoy esté listo para ser aprobado en esta Cámara.

Nos constan las largas horas de debates, los desvelos, las negociaciones y los esfuerzos para sacar un documento de consenso que, respetando las distintas miradas, recogiera lo común, los consensos y los principios irrenunciables que garanticen, por fin, la mayoría de edad, la emancipación y la igualdad de derechos, en definitiva, la plena ciudadanía de las personas trans e intersex de Canarias.

Enhorabuena y muchísimas felicidades. Lo han conseguido, lo han conseguido, este es el fruto de su trabajo. Esta es su ley y hoy es un día para celebrar. Celebrar lo que, estamos seguras, será considerado un hito en la historia de los avances sociales en materia de derechos sociales en Canarias.

La Ley de igualdad social y no discriminación por identidad de género, expresión de género y características sexuales, fíjense, ese nombre tan largo y qué cosa encierra cada una de esas palabras. Igualdad social: parece mentira que tengamos que reivindicar igualdad social por identidad de género, por ser quienes somos; que tengamos que reivindicar igualdad porque nos identifiquen con quienes somos, por expresión de género, por expresarnos como nos queremos expresar, como es nuestra naturaleza, o por características sexuales, por nacer de una manera o de otra. De verdad que es que, en pleno siglo XXI, tengamos que seguir reivindicando estas cosas... Claro que es un avance de gigantes, claro que sí, porque lo otro era un retroceso, lo otro era quedarse en el siglo XIX, en el pasado, en el sufrimiento y en el dolor. Y frente a tanto ruido, a tanto debate que se está oyendo en estos últimos meses, quizá también años, pero en estos últimos meses más, ¿por qué no un poco de silencio y acercarse a escuchar, a escucharles, a escucharles sus susurros, todo lo que han callado durante años y sus gritos de dolor?

Yo creo que toca aquí y que como legisladoras y legisladores que somos nos toca asumir lo que es nuestro trabajo, que es mejorar la vida de la gente y sobre todo mejorar la vida de la gente que sufre, reivindicar los derechos de las personas a las que históricamente les han sido negados. Creo que es importante lo que estamos haciendo, creo que es un día hoy para sentirnos muy orgullosas de este avance y yo me enorgullezco de estar en esta tierra, de estar en Canarias, y de que aquí estemos dando este paso, que creo que va a ser también un referente.

Me gustaría, me gustaría que esto fuese un efecto mariposa y que de aquí a los territorios que faltan y al resto del Estado se... (ininteligible) también esta ley, que la entendiésemos como esa necesidad social que es de justicia.

Bueno, ayer lo dijimos, que era un paso de gigantes, y que estamos tratando a unos colectivos que históricamente han sido marginados, despreciados, excluidos, cuando no directamente penalizados, y hablamos, que lo tenemos muy claro, de que hemos tenido esos campos de exterminio y de concentración en Fuerteventura, donde las mujeres trans fueron tan maltratadas, que sabemos que hay países donde sigue habiendo pena de muerte, de muerte, no solamente castigos físicos, torturas, pena de muerte, por ser quienes son. Es decir, que es una referencia, una referencia Canarias, una referencia el Estado español, también para el resto de la humanidad, que es importante, que no se nos olvide.

Hoy es un día grande, de los que yo sé que no vamos a olvidar, nadie de los que están aquí seguro que no lo van a olvidar, y en mi memoria guardo con mucho cariño todos y cada uno de los mensajes que he recibido en estos días de toda esta gente, de Canarias y de fuera de Canarias, que nos mira hoy atenta y que ha depositado en nosotras su confianza para que, como legisladoras que somos, en este Parlamento, en esta casa de todas, de todos y de todes, hagamos justicia y sus derechos, esos que durante siglos les fueron negados, se conviertan hoy en ley, para que este texto, que despatologiza y reconoce derechos, vea la luz.

Hablamos de una ley que viene a ensanchar, insistimos, los derechos de las personas trans e intersex en el archipiélago y esperamos, eso, que siga, que cunda el ejemplo y que llegue a todo el Estado.

Les voy a decir solamente unos pocos, porque queda muy poco tiempo, de estas cosas que recoge esta ley. Una ley que proclama el derecho a la autodeterminación del género y prohíbe las mutilaciones genitales a los bebés intersexuales; que entre sus principios recoge que toda persona tiene derecho a construir para sí una autodefinición con respecto a su cuerpo, sexo, identidad y expresión de género y su orientación sexual; que ninguna persona volverá a ser presionada para ocultar, suprimir o negar su identidad o expresión de género, orientación sexual o características sexuales; que en el ámbito de la aplicación de esta ley no será requisito acreditar la identidad de género manifestada mediante informes psicológicos o médicos, un avance importantísimo, que nadie diga a nadie cómo es ni cómo tiene que ser; que quedan prohibidas las terapias de aversión o de conversión de las manifestaciones de identidad de género libremente manifestadas por las personas directamente interesadas; que quedan prohibidas las cirugías genitales de las personas intersexuales que no obedezcan a la decisión de la propia persona afectada o a la necesidad de asegurar una funcionalidad biológica por motivos de salud; que todas las personas nacen libres e iguales en dignidad y derechos, con independencia de la identidad o expresión de género que manifiesten o sus características sexuales; que ninguna persona podrá ser objeto de discriminación, acoso, penalización o castigo por motivo de su orientación sexual, identidad de género, expresión de género o sus características sexuales; que se garantizará a las personas trans e intersexuales la reparación de sus derechos, violados por... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional) y expresión de género o de sus características sexuales. Qué importante también lo de reparar a tantas personas, qué importante reconocerles a nuestras personas mayores y garantizarles al final de su vida unos mínimos de vida digna. Que se crearán los protocolos -y ya termino- y normas necesarias para asegurar la no discriminación por motivos de identidad o expresión de género o características sexuales en los ámbitos -y aquí desarrolla la ley- de la salud, los servicios sociales, el laboral, el educativo, el deportivo, la comunicación social, los cuerpos de seguridad y la participación política, entre otros, porque esto queda abierto; y que todas las actuaciones y medidas que se llevan a cabo al amparo de esta ley deberán adecuarse -y esto es muy importante porque vivimos en un archipiélago- a las necesidades específicas de las realidades insulares, municipales y de los entornos rurales que hay.

Esta ley no resta derechos a nadie, no borra ninguna identidad; al contrario, suma identidades, sumando protege y repara a un colectivo...

(Aplausos).

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Del Río.

Turno para el Grupo Parlamentario Nueva Canarias. Señora Hernández.

La señora HERNÁNDEZ JORGE: Gracias, señor presidente. Buenas tardes.

Quiero también -cómo no- sumarme a la bienvenida y al agradecimiento a los colectivos que hoy nos acompañan. Su papel ha sido y es imprescindible para que el día de hoy sea una realidad.

El 13 de marzo de 2007 las personas trans en España estaban de celebración: entraba en vigor una nueva ley que les permitía cambiar el nombre y el sexo en su DNI. En Canarias, en el 2012, esta Cámara dio un paso importante en la consecución de los derechos de las personas trans, y también lo hizo con un amplio consenso. Ahora, siete años después, vamos a -de la mano de ustedes, de los colectivos- legislar para dar respuesta a nuevas realidades.

Sin duda, el nuevo marco jurídico, tanto autonómico como estatal o europeo, ha hecho posible un cambio de visión social hacia las personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersexuales, en gran medida por el trabajo continuado de sensibilización, información y divulgación de entidades y de personas. De ahí surge la necesidad de esta ley que debatimos hoy, con la que se pretende conseguir la construcción de nuevas referencias de relación basadas en la igualdad, el respeto y la tolerancia.

Sin duda, la lucha por la no discriminación no tiene fin y catorce años después de que se aprobara la mencionada Ley 3/2007, reguladora de la rectificación registral relativa a la mención del sexo de las personas, las personas trans, intersex siguen luchando para desarrollarse socialmente en el género sentido. La libre determinación del género de cada persona ha de ser afirmada como un derecho humano fundamental, parte inseparable de su derecho al libre desarrollo de la personalidad.

Estamos ante una ley integral, como ya se ha dicho, que abarca todos los ámbitos que afectan al desarrollo pleno de las personas, una ley que no solo reconoce los derechos de las personas a la libre autodeterminación de género, sino que además pone mecanismos para evitar -o al menos para minimizar- la discriminación por razón de identidad de género, expresión de género y características sexuales, y que contempla varios aspectos. Ya se han nombrado, en el ámbito sanitario, importantísimo, la despatologización. Yo diría que es de los aspectos más relevantes. Ya no es necesario ningún documento o trámite ni elemento probatorio de la identidad de género sentida. La identidad sentida será considerada de acuerdo con la manifestación de la voluntad personal.

Es una ley que tiene un amplísimo catálogo de mejoras en el ámbito sanitario, como decía, en el ámbito educativo, social, laboral, medidas en materia de juventud, mayores, en el ámbito de la cooperación internacional, de los medios de comunicación y en el ámbito del sistema canario de seguridad y emergencias. En definitiva, como digo, es una ley integral que, sin duda, va a mejorar la calidad de vida de las personas trans e intersex.

En definitiva, señorías, esta votación que se va a producir en breve nos coloca ante una encrucijada histórica en la que tenemos que elegir si nos colocamos del lado de los avances sociales, de la conquista de derechos o si nos ponemos del lado de la intolerancia, de la oposición al cambio, en definitiva, del lado del miedo. Este no es un nuevo dilema y lo que nos ha demostrado la historia es que tarde o temprano el progreso acaba venciendo al miedo. Pasó con el sufragio femenino, muchos pensaron que las mujeres no sabríamos votar, que era peligroso, había miedo a que la mujer hiciera un mal uso del derecho al voto; pasó con el divorcio, hace cuarenta años, se dijo que era el fin de las familias, más miedo; pasó con el matrimonio igualitario entre personas del mismo sexo, en 2005, también era un ataque a las familias, y siguió el miedo; o con la ley del aborto, que directamente era una amenaza para la vida. ¿Y saben qué es lo que se ha demostrado una y otra vez en la historia?; que las conquistas de derechos solo van contra los deseos de los que quieren imponer su visión, de los que quieren decirnos lo que debemos hacer con nuestro voto, lo que debemos hacer con nuestro cuerpo, a quién podemos amar y ahora quién podemos ser, el derecho a ser aquello que sentimos.

Canarias siempre ha sido una tierra pionera en la lucha por los derechos civiles, especialmente con los derechos LGTBI, y esto es un mérito de la sociedad canaria, que así lo ha querido y lo ha defendido. Pero no podemos olvidar que en esa lucha el colectivo trans ha estado siempre en primera línea, llevándose, por cierto, más golpes que nadie para conquistar los derechos de todas las personas. Hoy saldamos una parte de esa deuda con la aprobación de la Ley de igualdad social y no discriminación por razón de identidad de género, expresión de género y características sexuales.

Con esta ley Canarias vuelve a colocarse a la cabeza de los derechos y libertades, lo que nos convierte en un ejemplo a seguir. Pero lo más importante es que hoy somos una sociedad mejor, que reconoce la libertad que cada persona tiene para identificarse con lo que es, a expresarse como desee y a no ser discriminada bajo ninguna circunstancia. Hoy vencemos al miedo y le decimos sí al progreso.

Gracias a todos, a todas por la aprobación de una ley que, sin duda, nos hace mejores.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora diputada.

Turno para el Grupo Parlamentario Popular. Tiene la palabra la señora Reverón.

La señora REVERÓN GONZÁLEZ: Gracias, presidente. Buenas tardes, señorías, y buenas tardes también a los colectivos que hoy nos acompañan aquí, en este salón de plenos, que también es su casa.

Señorías, hoy con este debate y votación va a terminar ya, por fin, la andadura de la proposición de Ley de igualdad social y no discriminación por razón de identidad de género, expresión de género y características sexuales. Por eso permítanme, antes que nada, darles las gracias, primero, a los colectivos LGTBI por el trabajo que han hecho. También quiero agradecer a todos los grupos parlamentarios que han participado en la ponencia por el tono en el que se han desarrollado los trabajos y, especialmente, al letrado por sus innumerables aportaciones. Y permítanme también un agradecimiento personal a mi portavoz, Australia Navarro, y a mi compañero Poli Suárez, porque ellos me han dado la posibilidad de conocer de cerca la realidad del colectivo LGTBI. Gracias a ellos y gracias a ustedes hoy puedo decir que me siento más cerca y que soy más conocedora de su realidad, una realidad que tiene que ser de todos nosotros.

Señorías, conscientes de que todos queríamos tener la mejor ley que diera respuesta a las necesidades planteadas por los colectivos, presentamos enmiendas, enmiendas que han mejorado, sin lugar a dudas, el texto que hoy se pretende aprobar, haciendo el esfuerzo para tener un texto normativo que evitara invadir competencias estatales. Se puede decir que hemos avanzado para reconocer los derechos de las personas trans y también lo ha hecho la propia sociedad, pero también somos conscientes de la discriminación social y laboral, de las intolerables agresiones que tantas veces padecen las personas trans, así como de la marginación, más presente en este colectivo que en cualquier otro. Por eso, desde el Grupo Parlamentario Popular, creemos que todavía falta camino por recorrer para conseguir una sociedad libre de prejuicios y estereotipos, libre de cualquier discriminación y libre de odio.

Y con este objetivo hemos trabajado para aprobar la ley en el día de hoy. Por tanto, es necesario que se reconozca la diversidad y la riqueza que supone pensar, sentir y ser de otra manera, porque no reconocer esta realidad es un problema de madurez democrática del conjunto de nuestra sociedad.

Básicamente, nos encontramos ante una ley para que las personas trans puedan ser quienes son sin tener que pedir permiso, sin tener que poner en riesgo su dignidad y sin tener que elegir entre fingir que son alguien que no son. Según dice una psicóloga que realiza y hace acompañamientos a personas trans desde hace veinte años, dice: "El sufrimiento psicológico que puede tener una persona trans no es inherente a su condición de persona trans sino al rechazo social que siente por expresar su identidad y que esta no resulte acorde, según las categorías inflexibles que tenemos, según cómo las personas nos leen en función de nuestros cuerpos".

Señorías, no estamos legislando para un colectivo en concreto, estamos intentando legislar qué modelo de sociedad queremos, y por eso desde el Partido Popular queremos una sociedad libre, pero libre también con garantías, y por eso se han trasladado a la ley los protocolos sanitarios y educativos que existen en la actualidad en Canarias para dotar de mayores garantías los derechos del colectivo gay. Porque, no nos engañemos ni se dejen engañar, legislamos dentro de nuestras competencias. Actualmente, señorías, existen once comunidades autónomas con leyes trans que regulan la autodeterminación de género, pero el problema que se manifiesta son las competencias que tienen las autonomías frente a las que tiene el Estado, es decir, mientras las comunidades autónomas podemos hacernos cargo de aspectos como la sanidad y la educación, hay campos como el Registro Civil que todavía son responsabilidad del Estado. Por eso digo que no se dejen engañar, porque con esta ley no se podrá cambiar el sexo en el Registro Civil, porque eso es competencia del Estado. Por tanto, señorías, hoy se va a aprobar una ley dentro del marco competencial, ni más ni menos, y concretamente en materia sanitaria y educativa.

Dicho esto, también queremos decir alto y claro que desde el Partido Popular no vamos a participar del ruido que a nivel nacional algunos partidos han intentado liderar en ese empeño de luchas de poder, utilizando el derecho de las personas trans como arma electoral. Pero está claro que ese ruido tiene un único motivo, y ese único motivo es la falta de consenso, la falta de consenso político y social. Ese consenso en Canarias sí se ha hecho y por eso creo que hoy debemos felicitarnos entre todos y todas sus señorías, porque creo que hemos estado a la altura del colectivo LGTBI y, por tanto, a la altura de nuestra sociedad. En la lucha contra la discriminación y la igualdad real, y con garantías, siempre van a encontrar al Partido Popular.

Quiero terminar como empecé, señorías: a todas las personas, a todos los colectivos trans, gracias, gracias por tanta lucha y por tantos años de lucha.

Y por lo que he expuesto, señorías, voy a decir que el Partido Popular va a votar a favor de esta ley de igualdad social y no discriminación por razón de identidad de género y características sexuales.

(Aplausos en el hemiciclo y en la tribuna destinada al público invitado al acto).

El señor PRESIDENTE: Bueno, hay momentos en los que el presidente no debe interrumpir, momentos que considero, humildemente, importantes en la historia del Parlamento de Canarias.

Tiene la palabra el Grupo Nacionalista.

El señor MACHÍN TAVÍO: Muchas gracias, presidente.

Antes que nada, muchas gracias, Luz Reverón, por lo que nos acabas de decir. (Aplausos).

Señorías, cuando decidimos entrar en política -es por lo menos lo que me pasó a mí-, uno espera, cuando termine su etapa al frente de una responsabilidad, que al menos por un largo tiempo quede una huella positiva de su trabajo y hoy, lo que aprobamos hoy, espero que quede durante mucho tiempo. De verdad, señorías, lo que supone la aprobación de esta proposición de ley es tan necesario, es tan vital, es tan demandado que por eso felicito -y hoy sí, Luz, con la boca grande- a los siete grupos parlamentarios que registramos esta proposición de ley, hace un tiempo, en el Parlamento de Canarias.

Quiero agradecer a los ponentes su tono, su generosidad, su altura de miras y solo evidenciando que hay una cosa que nos une, que son las personas, y cuando las personas nos ponemos por encima de las ideologías todo es muy fácil.

Señorías, hemos debatido, hemos hablado, hemos incorporado y hemos enmendado muchas cosas de la ley para hacer tres cosas fundamentales: que tenga seguridad jurídica, que tengan protección los derechos y garantías que se establecen en la ley y también que no invada competencias propias de otras administraciones. Esto lo hemos hecho en la ponencia y desde aquí agradezco de nuevo a los siete ponentes de esta ley.

Señorías, esta proposición de ley empezó en la pasada legislatura cuando la señora Valido hizo algo inusual, que es entregarles a los colectivos esta ley para que ellos, todos ustedes, establecieran el espíritu que consideraran. Es por eso que desde mi grupo parlamentario celebro y un agradecimiento eterno a todos ustedes. Sin su dedicación, sin su trabajo, sin su perseverancia, sería imposible que hoy estemos aprobando el mayor marco jurídico aprobado por esta comunidad autónoma para las personas trans.

Señorías, si tan importante es aprobar esta ley, mucho más es aprobar la ley nacional, la ley del Estado. ¿Por qué?, porque no podemos seguir dando la espalda a problemas tan fundamentales de la ciudadanía. Y aquí les impongo una gran responsabilidad a los dos grandes partidos, al Partido Socialista y al Partido Popular. Al Partido Socialista, porque parece que se ha arrimado a la derecha y ha votado con Vox y el Partido Popular; y al Partido Popular nacional, porque es que ni está ni se le espera. ¿Cómo se puede dar la espalda a unos derechos fundamentales? ¿Cómo se puede dar la espalda a algo tan vital?, ¿cómo se puede dar la espalda y ni siquiera esperar a que se tramite parlamentariamente y que se arregle y que se enmiende todo este tipo de cosas? No lo entiendo, señorías. No lo entiendo, cómo se puede dar la espalda a este asunto.

Mi partido, Coalición Canaria-Partido Nacionalista Canario, asumiendo la responsabilidad que tiene con Canarias, hemos apoyado la ley trans canaria y apoyamos la ley trans del Estado, porque nuestro nacionalismo es así, inclusivo, sin fisuras, y donde estaremos siempre respetando, acompañando y alentando que todos los derechos de las personas existan siempre y que se permita considerar a cada uno como quiera, donde quiera y en el lugar que quiera.

Señorías, el contenido de esta ley ofrece garantías, por ejemplo, en los derechos laborales, donde solo tenemos competencias ejecutivas. Entre el 80 y el 85 % de las personas trans están en desempleo y las únicas que lo consiguen lograr -tener empleo- lo hacen con algo muy triste -les juro que es de las cosas más fuertes que he escuchado-: dejando atrás y escondiendo su propia realidad. Al enfrentarse a una entrevista de trabajo tienen que obviar que son personas transexuales o intersexuales, porque, si no, es tan deprimente nuestro mercado laboral que siempre les deja por fuera. Pues, señorías, esta ley ofrece que pueden las administraciones públicas puntuar diferentemente a aquellas empresas que tengan personas trans o intersexuales en su plantilla.

El procedimiento sancionador. Es posible que la Comunidad Autónoma de Canarias pueda sancionar leve, grave y muy grave conductas en contra de personas trans o intersexuales.

Señorías, ser trans no supone estar enfermo, ser trans no supone un trastorno, ser trans no supone suplantar una identidad; ser trans supone y lleva suponiendo durante mucho tiempo miedo, miedo a los golpes psíquicos y físicos, miedo a que te discriminen, miedo a que te rechacen, miedo a que no te entiendan. ¿Y sabes lo que pasa con el miedo? Que el miedo te bloquea, te esconde y te atrapa. Y es por eso que hay que felicitar a todas esas personas trans que perdieron el miedo, no se dejaron amedrentar y lucharon, incluso perdiendo la vida, para luchar por sus derechos.

Quiero acordarme, con un recuerdo muy especial, de las personas trans mayores, que en tiempos convulsos y difíciles apostaron por sí mismas, dejando atrás los golpes, los encarcelamientos, las violaciones y los asesinatos. Esta ley en su proceso no les va a ayudar porque ya lo han hecho, pero sí les ofrece derechos y garantías para seguir viviendo como quieran, donde quieran y en el lugar donde estén.

Señorías, esta ley también es esperanza, es una nueva oportunidad, esta ley es vanguardia y esta ley, y lo más importante, es vida. No podremos volver atrás, eso es imposible, pero se establece un nuevo horizonte, nuevos mecanismos, nuevos derechos y garantías para que cada uno -vuelvo a repetirlo- viva como quiera, donde quiera y en el lugar que quiera.

Esto no acaba aquí, este Parlamento -y no me cabe duda- va a estar detrás de la lucha incansable de los derechos trans, salvaguardándolos, luchando, respetándolos y entendiéndolos, y, señorías, contribuyendo, en definitiva, a que el camino a su felicidad, después de tanto tiempo, sea lo más corto posible. Por todas ellas, estoy muy orgulloso, orgulloso de Canarias.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor diputado.

Aprovecho para darle la bienvenida también al viceconsejero de Cultura y Patrimonio, que lo he visto entrar hace unos minutos, a don Juan Márquez, su casa, como sabe, bienvenido al Parlamento de Canarias.

Tiene la palabra el Grupo Parlamentario Socialista Canario. Señor Omar López, tiene la palabra.

El señor LÓPEZ GONZÁLEZ: Gracias, presidente. Buenas tardes, señorías.

Me van a permitir que empiece dando las gracias, las gracias a todas y cada una de las personas que integran todos los colectivos de Canarias, por haber sido los artífices de este texto que hoy traemos a esta Cámara para convertirlo en ley. Gracias por marcarnos el camino del consenso. Y quiero dar las gracias también a mi grupo parlamentario, al Grupo Parlamentario Socialista, y especialmente a su dirección, por haber confiado en mí para ser el ponente de esta proposición de ley y dejarme vivir en primera persona este honor tan inmenso.

Nuestro compromiso con esta ley quedó marcado desde la legislatura pasada, cuando en aquel momento la presidenta del grupo, Dolores Corujo, se comprometió en esta misma Cámara a apoyar el texto que nos presentasen los colectivos. Y eso hemos hecho, mantener nuestra palabra para garantizar los derechos de las personas trans e intersexuales.

Señorías, la identidad de una persona no es el nombre que tiene, su sexo, el lugar donde nació ni la fecha en la que vino al mundo. La identidad de una persona consiste simplemente en ser, y el ser no puede ser cuestionado, burlado y mucho menos negado. Hoy nos encontramos ante la aprobación de una ley que se da la mano con el ser, con la libertad, con el respeto, pero sobre todo que viene a reconciliarse con quienes la vida oprimió hasta la muerte o quienes quedaron muertos en vida. Incluso hubo quienes fueron enterrados con su nombre no sentido, y aprovecho la ocasión para recordar con cariño a Rosario Miranda, en cuya lápida aún pone Domingo Regalado.

"Maricón, travelo, bollera, es que no se sabe lo que es, María, qué guapo eres, Fran, estás más flaca"... Durante mucho tiempo nos centramos en poder etiquetar lo que eran o no y también nos encargamos de que nuestra curiosidad se convirtiera en daños irreparables y nos olvidamos de su condición prima, la de personas, personas con sueños, personas con heridas, personas humilladas, personas que lloran, personas con miedo, personas huérfanas de familias y de patrias al tener que huir. Personas, señorías, hablamos de personas. Personas que redujimos a la mínima expresión sin importarnos nada, personas socialmente anuladas y sin derechos que nos hacían a nosotros más poderosos. Y resulta que esas personas un día se ponen en pie, gritan fuerte sin cansancio y exigen ser escuchadas, como mis compañeros Carla Antonelli y Pedro Zerolo. (Aplausos). Y aun así seguimos cuestionando, pero, ¿por qué?, porque nos hacen pensar, nos hacen empatizar y eso cansa, señorías, y como cansa optamos por la vía fácil, la de señalar al hasta ahora diferente y decir que está loco o que pide más de lo que da. Pero la demagogia tiene principio y fin y va perdiendo fuerza hasta desaparecer. Y es ahí cuando en este lugar ultraperiférico de pronto todo va tomando tonos turquesas, blancos y rosas, propiciado por personas que hoy nos acompañan en el palco y que han luchado sin descanso para que estemos hoy aquí, y que lo hagamos con una proposición de ley que hemos presentado todos los grupos parlamentarios, una proposición de ley que nos une para mirar juntos al futuro, encarar la paz y dejar atrás los odios y las desigualdades.

Hoy venimos a esta Cámara a reconocer derechos. Esto no es un favor, señorías. Hoy venimos trasnochados, con el pijama puesto y la cara sin lavar; llegamos tarde. No sintamos que venimos a regalar nada, venimos a devolver lo que no es nuestro, lo que como sociedad les hemos robado a muchas personas. Es por ello que no debe caber duda de la aprobación unánime de esta proposición de ley que hemos presentado todos los aquí presentes. No se puede cuestionar entregar derechos robados, no se puede cuestionar lo justo. Debemos ser conscientes de que no votar a favor de una ley como esta supone no darnos la mano, no mirarnos, no entendernos y, en definitiva, no respetarnos, y el respeto es el cuidado de salvaguardar la mayor parte posible de la libertad de con quienes se convive, es decir, todo lo que hoy nos trae aquí. Y es por eso, por el respeto que me merecen todos los colectivos LGTBIQ de Canarias, que quiero expresar las disculpas, en nombre del Grupo Parlamentario Socialista, por haber tardado tanto en hacer realidad esta proposición de ley.

Ustedes saben mejor que nadie que no ha sido una tarea fácil llegar hasta aquí, pero lo hemos hecho, siendo ustedes los responsables. Nosotros y nosotras somos meros intermediarios. Estos derechos eran de ustedes, se los arrebataron y hoy vuelven al lugar donde nunca debieron faltar.

Señorías, digo intermediarios, porque en estos casos tenemos un honor que a veces infravaloramos, y es el de tener en nuestra mano la dicha de poder hacerle al otro la vida más fácil. Miren qué cosa tan sencilla y a la vez tan grande. El pulsar un botón o levantar nuestra mano puede hacer que la vida de otro recupere derechos y libertades robados, sin que esto implique ningún cambio en nuestra rutina, más allá de convertir a nuestra comunidad en un lugar más diverso y respetuoso.

Y aprovecho ahora para aplaudir el cambio de postura del Partido Popular y terminar apoyando esta proposición de ley, porque después del trabajo en la ponencia, con más del ochenta y cinco por ciento de las enmiendas aprobadas, no cabía otra posibilidad. Desde el Grupo Parlamentario Socialista celebramos que hayan reconsiderado su posición y que podamos convertirnos en un ejemplo para España y el mundo.

Los derechos LGTBI, señorías, no se conquistan solo ondeando banderas arcoíris para celebrar victorias electorales. Señorías, Nueva Canarias aporta el verde, Coalición Canaria el amarillo, Ciudadanos nos da el naranja, Podemos el violeta, la Agrupación Socialista Gomera y el Partido Socialista rematamos con el rojo, pero faltaba el azul y eran ustedes, señorías. (Aplausos). El mástil nos espera en el palco para que esta bandera ondee muy alto en medio del Atlántico como sinónimo de libertad, respeto y concordia.

Señorías, no podemos pensar solo en nosotros y nosotras. Tampoco pensar... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional), tampoco pensar que esto que hoy presentamos es el capricho de alguien. No podemos aburrirnos de querer abrazar la libertad y la concordia, pues, como dijo Benedetti, si el corazón se aburre de querer, ¿para qué nos sirve? Celebremos que Canarias hoy quiere más y que mañana seremos más libres. A las del puente Galcerán, la Piconera, la comisaría, el parque Santa Catalina, los porrazos, los insultos, los escupitajos, y a todos, todas y todes los que han venido después, llegamos tarde, pero llegamos. Al final, lo conseguimos.

Muchísimas gracias.

(Aplausos).

El señor PRESIDENTE: Bueno, hay días en que es difícil no emocionarse.

Tiene la palabra el Gobierno. Señora consejera.

La señora CONSEJERA DE DERECHOS SOCIALES, IGUALDAD, DIVERSIDAD Y JUVENTUD (Santana Perera): Muchas gracias, señor presidente, por darnos la palabra.

Queríamos decir que hoy es un día histórico para toda Canarias: hoy se va a aprobar, por fin, la ley denominada como trans, una ley que reconoce y garantiza derechos a las personas trans, también a las personas intersexuales.

Con la ley trans Canarias se convierte en un referente, no solo en España sino también en toda Europa. Con esta ley, con la ley trans, vamos a lograr que mucha gente viva mejor, gente que ha sido históricamente discriminada, personas que han visto durante mucho tiempo sus derechos relegados. Por eso hoy es un día de celebración, porque todas estas personas a partir de hoy van a tener más derechos que ayer.

Por eso, quiero dar las gracias a los servicios de la Cámara, como no puede ser de otra manera; a todos y cada uno de los grupos parlamentarios por su trabajo, por su esfuerzo, por su sensibilidad. También quiero dar las gracias a mi antecesora en la consejería, la señora Valido, y también al equipo actual de la consejería, por tener la capacidad de reconocer que quien debía liderar esta ley y jugar un papel protagonista eran los colectivos. Por eso quiero dar las gracias especialmente a los colectivos, porque este logro es de ustedes. Quiero decirles que Canarias está orgullosa de ustedes. Así que muchísimas gracias a todas, a todos y a todes.

(Aplausos).

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora consejera.

Damos por finalizado el debate. Voy a llamar a votación a sus señorías. Les ruego que ocupen sus escaños. (La Presidencia hace sonar el timbre de llamada a la votación).

Y en lo que ocupan sus escaños, señorías, para poder realizar la votación, permítanme la licencia, como presidente del Parlamento de Canarias, de dos cuestiones sencillas.

Una es una petición expresa, humilde, a los medios de comunicación de Canarias que siguen habitualmente la actividad parlamentaria. Hoy hemos tenido debates, los vamos a seguir teniendo, y algunas cuestiones que seguramente son de interés, pero yo les pediría que mañana la noticia del Parlamento de Canarias, cuando se produzca la votación, sea la aprobación de esta ley. Esa es mi primera petición. (Aplausos).

Y la segunda, decirles, la segunda decirles, en nombre de mis compañeras de Mesa y de mis compañeros y del Parlamento de Canarias en general, que hay momentos en los que la vida política, tener un Parlamento en esta tierra, con la representación de sus ciudadanos y de sus ciudadanas, cobra todo el sentido y hoy, sin duda, es uno de esos días, y me gustaría que quedara para siempre, con letras, digamos, destacadas, en la historia del Parlamento de Canarias la fecha de hoy.

Muchas gracias.

Señorías, sin más, votamos. Vamos a proceder a la votación del dictamen.

En primer lugar, procedemos a la votación conjunta de los artículos, títulos, capítulos, disposiciones derogatorias y disposiciones finales. Señorías, procedemos a votar... (Suena nuevamente el timbre de llamada a la votación).

No, perdón. Ahora. Señorías, votamos. (Pausa).

Gracias, señorías.

66 votos emitidos: ningún voto en contra, ninguna abstención y 66 votos a favor.

Queda aprobado por unanimidad.

Continuamos, señorías, con la votación del índice. (Pausa).

Gracias, señorías.

64 votos emitidos: ningún voto en contra, ninguna abstención y 64 votos a favor.

Queda aprobado por unanimidad.

Votamos, a continuación, señorías... la votación del título de la ley. Votamos, señorías. (Pausa).

Gracias, señorías.

66 votos emitidos: ningún voto en contra, ninguna abstención y 66 votos a favor.

Queda aprobado por unanimidad.

Votamos, finalmente, señorías, el preámbulo. (Pausa).

Señorías, 66 votos emitidos: ningún voto en contra, ninguna abstención y 66 votos a favor.

Queda aprobada por unanimidad la votación del preámbulo y, como consecuencia de ello, señorías, queda aprobada por unanimidad del Parlamento de Canarias la PPL-0003, dictamen de comisión, de igualdad social y no discriminación por razón de identidad, expresión de género y características sexuales. Enhorabuena.

(Aplausos en la Cámara, con la totalidad de sus integrantes, la representación del Gobierno y el público asistente al acto, puestos en pie).

Muchas gracias. Muchas gracias, enhorabuena.

(Las señoras vicepresidentas primera, González González, y segunda, Dávila Mamely, ocupan sendos escaños en la sala).

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 10L/PPL-0003 Sobre De igualdad social y no discriminación por razón de identidad de género, expresión de género y características sexuales.