Diario de Sesiones 81/2021, de fecha 9/6/2021 - Punto 10

10L/PPL-0005 DEBATE DE TOMA EN CONSIDERACIÓN. PROPOSICIÓN DE LEY, DE LOS GRUPOS PARLAMENTARIOS SOCIALISTA CANARIO, NUEVA CANARIAS (NC), SÍ PODEMOS CANARIAS Y AGRUPACIÓN SOCIALISTA GOMERA (ASG), DE BIENESTAR Y PROTECCIÓN ANIMAL.

El señor PRESIDENTE: Señorías, continuamos con el debate, con el orden del día, en este caso con el debate de toma en consideración de la proposición de ley de los grupos parlamentarios Socialista Canario, Nueva Canarias, Sí Podemos Canarias y Agrupación Socialista Gomera, de bienestar y protección animal.

En primer lugar, señorías, y antes de comenzar con el debate y la intervención de los grupos parlamentarios, tal y como establece el Reglamento, señorías, en este caso los artículos 139.3, 4 y 5 y 128 del Reglamento, antes de comenzar con el debate, vamos a dar lectura al parecer del Gobierno.

La señora SECRETARIA SEGUNDA (Reverón González): Gracias, presidente.

Julio Manuel Pérez Hernández, secretario del Gobierno de Canarias, para que conste y surta los efectos procedentes, en Canarias, certifica que en el acta de la reunión celebrada por el Gobierno el día 11 de marzo de 2021 figura, entre otros, el siguiente acuerdo cuyo tenor literal se transcribe:

Visto el texto de la proposición de ley de los grupos parlamentarios Socialista Canario, Nueva Canarias (NC), Sí Podemos Canarias y Agrupación Socialista Gomera (ASG), de bienestar y protección animal (PPL-5)... En su virtud, el Gobierno, tras deliberar y a propuesta conjunta del presidente, del consejero de Hacienda, Presupuestos y Asuntos Europeos, del consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad, de la consejera de Agricultura, Ganadería y Pesca y del consejero Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Panificación Territorial, acuerda manifestar el criterio favorable a la toma en consideración de la proposición de ley de los grupos parlamentarios Socialista Canario, Nueva Canarias (NC), Sí Podemos Canarias y Agrupación Socialista Gomera (ASG), de la proposición de ley de bienestar y protección animal (PPL-5).

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias.

Una vez dado lectura al parecer del Gobierno, vamos a dar inicio al debate, en este caso por parte de los grupos proponentes, por tiempo de cinco minutos.

Comenzamos con el turno de la Agrupación Socialista Gomera.

Y en lo que el señor Ramos Chinea llega al estrado quiero aprovechar para saludar a Yahaira Tovar Melián y a María Dolores Herrera Rodríguez, que nos acompañan en la sesión plenaria en representación de Adepac. Bienvenidas.

Adelante, señor Ramos Chinea.

El señor RAMOS CHINEA: Gracias, señor presidente.

Empezar por dar la bienvenida a los presentes. Agradecerles que estén hoy aquí.

Y, señorías, traemos a debate la toma en consideración de una proposición de ley de bienestar y protección animal para Canarias, presentada por los grupos del pacto de Gobierno porque todos sabemos que desde hace años es necesario que se apruebe una ley de esta índole en las islas. Años donde se han vivido episodios negros y vergonzantes en las islas, unos duros ejemplos de maltrato, abandono y hasta de prácticas inhumanas para que los animales luchen entre ellos como espectáculo. Estas prácticas requieren de la máxima repulsa de nuestra sociedad y debemos desterrarlas de nuestras islas. Es por eso que la ley establece un régimen de sanciones adecuado para castigar estas conductas que dañan a los animales, que son seres sintientes de nuestra sociedad.

Esta ley trata de dar respuesta también al sentir mayoritario de la sociedad canaria, que queremos que se respete a los animales, que no son cosas ni propiedades que podamos desechar, son nuestros compañeros y parte de nuestra familia. Además, con esta ley tratamos de dar virtualidad a la protección de los derechos de los animales, recogido ya en nuestro nuevo Estatuto de Autonomía.

Esta proposición de ley recoge, en parte, el espíritu de lo que había estado trabajando el Gobierno de Canarias en la pasada legislatura y desde nuestro grupo parlamentario lo reconocemos, pero hay que indicar que luego no se trajo a esta Cámara, a pesar de las miles de alegaciones presentadas por los colectivos animalistas. Es por eso que, haciéndonos eco de sus alegaciones, hemos tenido que mejorar este texto básico y hemos sido mucho más ambiciosos en nuestro deseo de protección. Hemos trabajado bastante, los diputados, con el apoyo de los técnicos, a los que agradezco desde aquí su trabajo, de los diferentes grupos, tanto de la Agrupación Socialista Gomera como de Nueva Canarias, como de Sí Podemos Canarias y, por supuesto, del Partido Socialista.

Son normativas que han puesto en marcha ya también otras comunidades autónomas y recibiendo e incluyendo las opiniones de colectivos con los que siempre hemos tenido colaboración y tendido puentes para crear sinergias beneficiosas para proteger los derechos de los animales.

En este sentido quiero hacer un inciso personal y dar las gracias a Pro Animal Gomera, que siempre ha tenido a bien hacernos llegar sus demandas para que mejoremos la atención a los animales en la isla de La Gomera, y a la que agradezco también que se preocupe de que hagamos autocrítica, porque tenemos mucho que mejorar en la isla. Y esto es algo que debe hacerse, el mejorar como sociedad y tener conciencia animalista en todas las islas.

Las aportaciones y el trabajo han sido grandes y desde que registramos la proposición de ley nos hemos reunido con varios colectivos, desde los veterinarios a los criadores de animales y otros con interés en el bienestar y la protección animal. Y esperamos reunirnos con quien haga falta hasta que finalmente aprobemos esta ley para buscar las mejores soluciones normativas para la mejor salvaguarda de los animales en el archipiélago. Unas aportaciones a las que se han añadido las alegaciones de las distintas consejerías del Gobierno de Canarias en su informe de conformidad positivo a la tramitación de esta norma. Por supuesto las analizaremos y propondremos los cambios necesarios.

Yo sé que el resto de grupos de la Cámara votarán a favor de la continuación de la tramitación de esta norma, porque también están deseosos de hacer aportaciones vía enmiendas. Estamos deseosos de que lo hagan porque todo lo que sea sumar es necesario para tener una ley de bienestar y protección animal integral en Canarias.

Por supuesto, con la continuación de la tramitación también vamos a recibir el dictamen preceptivo del Consejo Consultivo y veremos sus aportaciones a la ley y las mejoras técnicas que proponga.

Esta ley va a requerir de la complicidad activa de las entidades locales para luego ser efectiva y que despliegue sus plenos efectos jurídicos en las tareas de protección, vigilancia y la tarea sancionadora, de la guarda y custodia y posible esterilización de los animales en sus territorios.

Desde los grupos del pacto ya hemos puesto en los presupuestos de este ejercicio recursos financieros para poder dotar esta ley, que de momento son escasos pero que se irán ampliando en función de las necesidades, en la puesta en marcha de esta norma.

Tenemos una labor por delante, señorías, seamos responsables y rigurosos. Hagamos realidad el bienestar y la protección animal en nuestras islas y, como les decía en la intervención, mejoremos juntos como sociedad. Desde nuestro grupo parlamentario, la Agrupación Socialista Gomera, trabajaremos para que así sea.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Ramos Chinea.

Turno para el Grupo Parlamentario Sí Podemos Canarias. Señor Marrero.

Adelante.

El señor MARRERO MORALES: Buenas tardes. Buenas tardes a las personas que nos acompañan también en la toma en consideración de esta ley.

Ley de bienestar y protección animal de Canarias que, en primer lugar, hay que reconocer que se basa en un texto de la legislatura pasada, llevada a cabo por el Gobierno anterior, que nunca se pudo llevar a término pero que estuvo muy participada por distintos sectores de la sociedad. Con lo cual, algunos casi se admiraban cuando les planteamos que la íbamos a retomar y decían: "otra vez a exposición pública si ya se hizo", y entonces la vía que adoptamos fue la de hacerla propia los cuatro grupos de gobierno para agilizar procesos que ya se habían hecho anteriormente.

La metodología que se ha seguido fue retomar ese texto y además hemos vuelto a mantener reuniones con diversos colectivos: con colectivos defensores del bienestar animal, colectivos de veterinarios de Las Palmas y de Santa Cruz de Tenerife, científicos procedentes del Consejo Superior de Investigaciones Científicas o zoólogos, con la Asociación para la Conservación de la Biodiversidad Canaria, con la sociedades de cazadores de las islas... Y, lógicamente, entre tanta variedad nos encontramos con posiciones complementarias y contradictorias también, con lo cual ahí queda la labor de encaje para perseguir el fin último que se pretende con esta ley, que es el bienestar de los animales, y, por otro lado, responder a las demandas de una sociedad que treinta años más tarde de la ley anterior ha evolucionado mucho en su pensamiento y en su sensibilidad. Por tanto, esos son objetivos que tenemos planteados.

Estoy convencido, desde Sí Podemos estamos convencidos de que con las aportaciones de todos los grupos, porque aquí vamos a tener muchísimas coincidencias -estoy convencido de ese asunto-, mejoraremos esta ley. Que además la hemos intentado actualizar con la legislación estatal y la de distintas comunidades autónomas, a la que hemos acudido también, a su legislación, porque han hecho leyes avanzados en estos últimos tiempos y nosotros nos habíamos quedado relativamente rezagados.

Entre los objetivos que nos marcamos está claro que es aprobar una ley útil y avanzada con el máximo consenso, derogar esa ley del año 1991 -treinta años más tarde- y cuestiones concretas como la prohibición de animales de circo y espectáculos públicos, las peleas de animales, prohibirlas, prohibir el maltrato y abandono, regular las condiciones de los establecimientos y los centros y otros lugares de mantenimiento temporal de animales, crear por primera vez un registro general de animales de compañía en Canarias, procurar el respeto hacia los animales y su bienestar y penalizar su abandono y maltrato. Y además, como decía el anterior compareciente, también tuvimos, ya previendo que a lo largo de este tiempo o de este año se pudiera plantear su aprobación, que en los presupuestos de este año hubiera ya al menos una señal para esta ley.

Se contemplan los daños a terceros.

Se defiende no practicar la eutanasia y el sacrificio, acercándonos a una idea de sacrificio cero, cosa que muchos colectivos también han planteado, aunque después tenemos el problema de los ayuntamientos, que plantean cómo darle la solución a ese problema. Con lo cual habrá que compatibilizar ambos intereses.

Se regulan los convenios de colaboración entre las administraciones y las entidades de mantenimiento temporal de animales.

Se establece un registro especial de sanciones, que se han elevado en este caso -hay colectivos a los que les parecen excesivas, hay otros a los que no-, de 300 a 1000 euros para las leves, de 1000 a 9000 euros para las graves y de 100 000 euros e inhabilitación para tenencia de animales para las sanciones muy graves.

Es preciso tener actualizados los datos de los registros.

Se penaliza la no recogida de excrementos de animales en lugares públicos. Esto casi es una demanda unánime en cualquier sociedad que se precie, es decir, el cómo nuestras calles, no por culpa de los animales, lógicamente, sino de sus dueños, que hay mucha irresponsabilidad al respecto, llenan nuestras calles de excrementos, que son un peligro, no solo para la salud sino también para la higiene y demás.

Las peleas de animales se consideran faltas muy graves, así como también la mutilación.

Y se plantea el fomento de la educación y divulgación en materia de bienestar animal, que nos consta que la propia consejería ya también ha estado trabajando en ese asunto para desarrollar un programa para los centros educativos al respecto y que hay un grupo de gente que ha estado trabajando sobre ello.

Y, finalmente, se plantea el desarrollo reglamentario de los deportes autóctonos y tradicionales de las islas.

Por tanto, estamos hablando de una ley adaptada a los tiempos que vivimos, con sensibilidad y concienciación creciente. ¿Me deja un momentito...? (Se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional). En definitiva, es un avance necesario tras quedarse anticuada la legislación anterior.

En lo referido a conciencia ciudadana, exigencia social de respetar a todas las criaturas vivas, teniendo presentes las especiales relaciones existentes entre las personas y los animales de compañía.

La protección y los derechos de los animales para combatir el abandono y el maltrato animal como elementos fundamentales de esta ley. Por tanto, estamos convencidos de que esta ley, después de pasar por el trabajo en ponencia y en comisión, será un avance sobre la situación actual.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias.

Continuamos, señorías, con la intervención de los grupos parlamentarios. En este caso el Grupo Parlamentario Nueva Canarias. Señora Hernández.

Adelante.

La señora HERNÁNDEZ JORGE: Gracias, señor presidente.

También quiero sumarme a la bienvenida al público que nos acompaña.

Hoy es un día donde Canarias a través de este Parlamento da un paso más en la búsqueda de una sociedad más justa, más equilibrada y más respetuosa con las personas, con el medio ambiente y con los seres vivos que habitan en ella. Damos un paso más, porque lo que es incuestionable es que este Parlamento se está caracterizando en esta legislatura por una importante agenda legislativa progresista. Buen ejemplo de ello es la reciente ley que hemos aprobado a favor de los derechos de las personas trans e intersexuales, la inminente entrada de la ley canaria de la renta ciudadana o también la inminente entrada de la ley contra el cambio climático. Y hoy damos un paso más para avanzar en la construcción de una sociedad moderna y avanzada, que respeta su medio ambiente y a los animales que en ella habitan.

Tras treinta años de vigencia de la actual ley, de la Ley 8, de Protección de los Animales, por fin la actualizamos, después de años de reivindicaciones de los colectivos animalistas y de una creciente sensibilidad social para tratar de alcanzar el máximo nivel de protección y bienestar para los animales y colocarnos en la senda legislativa internacional en esta materia.

Es importante saber que no innovamos en materia legislativa. Existe ya, desde el año 1987, una declaración universal de los derechos de los animales que constituyó un hito del derecho internacional, donde se recogen los derechos de los animales a la existencia, a la libertad, a no sufrir malos tratos y a morir sin dolor. En parecidos términos, el Convenio Europeo sobre Protección de Animales de Compañía, hecho en Estrasburgo en ese mismo año, en el 87, y que entró en vigor en España en el 2018, establece que el ser humano tiene la obligación moral de respetar a todas las criaturas vivas, teniendo presentes las especiales relaciones existentes entre el hombre y los animales de compañía. En ese sentido, incluso los recientes aprobados Objetivos de Desarrollo Sostenible ya también le dan gran relevancia a la protección animal. Canarias también lo ha hecho con su Estatuto de Autonomía, que ya erige como uno de los principios rectores de los poderes públicos canarios, en su artículo 37.17, la lucha contra el maltrato e incluso el reconocimiento de que son seres que sienten y con derecho a no ser utilizados en actividades que conllevan maltrato o crueldad.

Es una ley con 52 artículos, agrupados, y con 9 títulos. Y por cuestión de tiempo no podré profundizar en el articulado, habrá tiempo para ello, pero, efectivamente, recoge aspectos muy importantes de protección y bienestar animal, toda una serie de deberes y obligaciones, prohibiciones del maltrato en cualquiera de sus formas, especialmente el abandono, avances regulatorios importantes en la erradicación de las peleas de animales, por citar algunos; la prohibición, por ejemplo, de los espectáculos circenses con animales, los rituales con animales; también regula obligaciones de identificación y control sanitarios, el registro general, un asunto importante como son los establecimientos, los centros y lugares de mantenimiento temporal de animales, el papel clave de las asociaciones del tercer sector, como entidades colaboradoras con la Administración, y también el papel, sin duda fundamental, de la educación, de la divulgación, de la sensibilización de los más pequeños en la protección y en el bienestar animal.

También quiero destacar el importante papel que va a significar el régimen sancionador. ¿Por qué?, porque no persigue un afán recaudatorio sino que lo que busca es reinvertir esa recaudación en los centros públicos de acogida de animales.

Me gustaría resaltar que este proyecto llega al Parlamento, ya en este momento, enriquecido con las aportaciones de colectivos animalistas, de juristas y de veterinarios, que creo que le dan rigor jurídico y... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional) -gracias, señor presidente-. Me gustaría decir que, a través del grupo de Nueva Canarias, ya se ha explicado cuál ha sido el procedimiento de elaboración de esta propuesta, pero quisiera decir, en honor a la realidad, que a través de Nueva Canarias hay una importante aportación de la asociación, de la Federación Canaria de Asociaciones Unidas por la Defensa Animal, de Fauda, también de Prota, que es la asociación canaria de defensa de los animales, formada por juristas. Ya lo habíamos dicho antes, nos hemos reunido con los dos colegios profesionales de veterinarios, que además ya han expresado su práctica... (corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo) -si me permite medio segundo...- por honor a la verdad y por su activismo, también agradecer y reconocer el trabajo histórico de una concejala de mi ayuntamiento, miembro y activista, Auri Saavedra, por su contribución a esta ley.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Hernández.

Turno para el Grupo Parlamentario Socialista Canario. Doña Ventura del Carmen tiene la palabra.

La señora RODRÍGUEZ HERRERA: Gracias, presidente. Señorías.

Casi que voy a empezar por el final para que no se me quede atrás. Desde luego dar la bienvenida a Yahaira Tovar y Dolores Herrera. Y empezar por los agradecimientos. Agradecer la participación que ha tenido, el trabajo que hemos venido realizando los cuatro grupos que apoyamos al Gobierno, la participación de otros colectivos. Por supuesto, agradecer el trabajo que se hizo en la anterior legislatura por el Gobierno anterior, porque ese es el esquema que ha servido de base para agilizar y empezar este trabajo. A la Consejería también de Administraciones Públicas, en especial un saludo a Alejandro Rodríguez, viceconsejero, a los trabajadores de los grupos parlamentarios, que nos han ayudado a la elaboración y el trabajo técnico, pero sobre todo a la ciudadanía organizada, desde luego que esta es una ley que nace de la mano de la ciudadanía. A las protectoras, que no voy a enumerar, con las que nos hemos reunido los cuatro grupos, a los colegios de veterinarios, efectivamente, de Las Palmas y de Santa Cruz de Tenerife, científicos de las universidades, asociaciones también cinegéticas. Y estoy convencida de que también los partidos, los grupos de la oposición, porque seguramente podremos incorporar las propuestas que nos hagan, con el único objetivo de tener una ley aprobada por unanimidad, una ley que dé cobertura y que dé respuesta a lo que la sociedad nos reclama, una sociedad sensible al bienestar animal, a la protección animal, una sociedad que no es la de hace treinta años; y, por tanto, tendremos una ley moderna, una ley progresista, una ley que recoja todas las demandas.

Desde luego que esta ley tiene por objeto establecer las normas para la protección y el bienestar de los animales de compañía. Por tanto, no es de aplicación a la fauna silvestre, a especies exóticas, a los animales peligrosos, a los de producción, a la ganadería ni a los que son objeto de caza, las especies cinegéticas, sí a los animales auxiliares de la caza, los perros y los hurones, no a los parques zoológicos, porque todos estos tienen una regulación específica.

Se trata, como digo, de establecer un régimen jurídico, un estatuto jurídico, a los animales, preservando su derecho a la vida y a su integridad física y psicológica.

Esta ley, además, promueve la cultura del respeto y la participación ciudadana, la educación responsable, como un pilar básico para esa transformación social.

Se prohíbe el maltrato, se define el maltrato y se establecen los supuestos de maltrato, en los que se enumera desde la prohibición, por supuesto, de mutilaciones con fines estéticos, mantenerlos atados o encadenados, utilizar métodos de sujeción que les causen daño, etcétera, etcétera.

Entramos a hablar también de eutanasia y sacrificio, en que la eutanasia, en caso de que los animales tengan sufrimiento, habrá que justificarla y el sacrificio, de forma excepcional, tendiendo a ese sacrificio cero, pero seguramente esta será una de las cuestiones que generará más debate durante las ponencias.

Importantísimo: la identificación de los animales, la obligación de los propietarios, o de los que tengan los animales, la tenencia de los animales, de la identificación con microchip, y desde luego también el compromiso de las administraciones, en este caso los ayuntamientos, de las policías locales, de tener esos lectores de microchip.

El registro general de los animales de compañía. Por primera vez se creará ese registro general de animales de compañía, que estará conectado con otros registros de otras administraciones competentes, como puede ser el Estado, otras comunidades autónomas o incluso Europa. Somos una comunidad autónoma fundamentalmente turística en la que muchos turistas pueden traer sus animales de compañía y tener, desde luego, ese registro o esa actividad coordinada o controlada entre varias administraciones.

También se establece la creación de un registro de las entidades colaboradoras y la posibilidad de convenios de las entidades colaboradoras con las administraciones.

Se definen las obligaciones y las competencias o responsabilidades de distintas administraciones públicas: ayuntamientos, cabildos.

Se crea un consejo autonómico de protección y bienestar animal como órgano de cooperación interadministrativa. Entendemos que este también es una novedad y es una fortaleza de esta ley, en el que además los cabildos y los ayuntamientos también podrán crear sus propios consejos... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional).

Termino diciendo que esta proposición de ley que se trae hoy aquí se plantea en sintonía con la Declaración Universal de los Derechos del Animal, con el convenio europeo de Estrasburgo, que fue ratificado en España en 2018, con el propio Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, con el Estatuto de Canarias, pero llegaba el momento de tener que hacer una nueva ley, distinta a la que tenemos de hace más de treinta años.

Por tanto, esperemos que sea...

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora diputada.

Hemos finalizado los turnos de intervención de los grupos parlamentarios proponentes del proyecto legislativo. Vamos con la intervención del resto de grupos no proponentes, en turno único, por tiempo de cinco minutos cada uno.

Bien, vamos, señorías, en primer lugar, con el Grupo Mixto.

Señor Fdez. de la Puente, tiene la palabra.

El señor FDEZ. DE LA PUENTE ARMAS: Gracias, señor presidente.

Y, en primer lugar, dar la bienvenida a los invitados que hoy nos acompañan.

Como muy bien relata la exposición de motivos de la presente proposición de ley de bienestar y protección animal, una de las características que mejor definen a las sociedades modernas es su relación con los animales. La convivencia con animales ha sido un fenómeno repetido en el marco de todas las sociedades, con la responsabilidad y deberes que ello conlleva. El incremento significativo en el número de animales de compañía que conviven en nuestros hogares y en las últimas décadas ha propiciado una mayor sensibilidad por el bienestar de los animales.

Esta realidad es consecuencia directa del mayor grado de desarrollo social y cultural de nuestro entorno y de la convicción de que los animales son sujetos a su vez de consideración como seres vivos dotados de sensibilidad; contribuye a un proceso imparable de incremento de sensibilización con respecto al maltrato animal.

La preocupación por los animales, afortunadamente, es ya una parte importante de los rasgos de las sociedades más avanzadas, habiéndose desarrollado un sentimiento sin precedentes, el de protección, respeto y defensa de la naturaleza en general y de la vida animal en particular, convirtiéndose en un asunto de índole cultural.

Esta creciente sensibilidad social hace necesario e indispensable un desarrollo por parte de los poderes públicos de unas herramientas que permitan y aseguren el bienestar y protección de los animales.

En España el 40 % de los hogares cuenta con un animal de compañía y existen 20 millones de mascotas censadas en todo el país. Los datos indican que el perro está presente en un 25 % de los hogares, seguidos en un 10 % por los gatos.

Por fortuna, Canarias en la actualidad responde plenamente a las notas características de una sociedad avanzada, sensible con la protección animal, que mantiene una relación estrecha con sus animales de compañía y que rechaza tajantemente cualquier manifestación de maltrato hacia los animales.

A pesar de todos estos contextos positivos para el bienestar y la protección de los animales, con demasiada frecuencia se suceden casos extremos de abandono y maltrato animal. La sociedad en su conjunto, ante estos hechos, muestra su rechazo y condena rotundos y a su vez requiere a las instituciones a que incrementen e intensifiquen la lucha contra este tipo de conductas. Lamentablemente, también se siguen dando altas tasas de abandono de animales domésticos, según los datos recogidos por la Fundación Affinity en el estudio sobre el abandono, la pérdida y la adopción de animales de compañía en España.

El abandono y el maltrato son uno de los problemas más importantes del bienestar animal, un problema estructural que demanda una mayor intervención y cooperación de todos los agente públicos y privados implicados en su protección.

El pleno del Congreso de los Diputados aprobaba el pasado mes de abril, con el apoyo de todos los grupos excepto uno, tomar en consideración una proposición de ley por la que los animales dejarán de ser considerados meras cosas y pasarán a ser reconocidos como seres sintientes en la legislación española, lo que permitirá a la justicia, entre otras cuestiones, determinar su régimen de custodia en procesos de divorcio o separación. La iniciativa aprobada en el Congreso plantea modificar el Código Civil, la Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil en cuanto al régimen jurídico de los animales.

Permítanme, sin buscar ningún tipo de polémica, un inciso y recordar a este Parlamento que dicha propuesta partió en primera instancia de una propuesta de Ciudadanos en el año 2017 y que luego, un año más tarde, fue recogida por el Partido Popular y tomada en consideración, y que decayó al convocarse elecciones. Ahora, por tanto, recogemos en este Parlamento de Canarias el guante de aquella iniciativa para acometer estos cambios, que, por ejemplo, conllevará que en procesos de embargo o desahucio los animales dejen de que ser considerados como bienes inmuebles para que no puedan ser embargados como un jarrón o un coche.

La iniciativa que hoy se pone en consideración parte del principio de que la naturaleza de los animales es distinta de la naturaleza de las cosas y de los bienes e introduce las normas relativas a las crisis matrimoniales, preceptos destinados a concretar el régimen de custodia de los animales de compañía atendiendo a su bienestar.

En Ciudadanos creemos que se deben aumentar las sanciones y penas, además de prohibir la tenencia de animales a personas que manifiesten conductas psicópatas.

En esta línea, entre otras medidas, mi formación política viene demandando que se incluya en la futura ley de protección animal, se encuentre la creación de un banco nacional de microchips identificativos, en relación con lo que acaba de exponer uno de los proponentes, la mejora de los controles de los criadores, el impedir la exposición de mascotas en escaparates para evitar la venta por impulsos, la promoción de actuaciones que favorezcan la adopción, la prohibición del sacrificio de animales abandonados sanos, salvo en caso de emergencia o peligrosidad, que no se mutile a las mascotas por motivos estéticos o la creación de un registro de infractores de los derechos de los animales.

Así pues, es nuestra obligación moral que los legisladores contribuyamos, en la medida de nuestras posibilidades, a avanzar decididamente hacia una sociedad más avanzada... (se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional).

Gracias, presidente. Termino ya.

En buena lógica parte de esa evolución será la convicción de la necesaria relación del hombre con la naturaleza, por lo que desde Ciudadanos apoyaremos esta y cualquier otra iniciativa que se traiga a esta Cámara, propuestas en materia de bienestar animal, para lo que ya les anuncio el apoyo y las enmiendas, siempre con el carácter constructivo que entendemos tienen que tener.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchísimas gracias, señor diputado.

Turno para el Grupo Popular.

El señor QADRI HIJAZO: Buenas tardes. Gracias, presidente. Señorías.

Queremos comenzar agradeciendo a los grupos de gobierno traer esta proposición, este debate aquí, al Parlamento. También agradecer a todos los colectivos, los gremios y asociaciones que han participado, digamos, en dar forma a esta ley y también, por supuesto, a los que se han puesto en contacto con nosotros para hacernos llegar su punto de vista y cuáles deberían ser sus aportaciones para mejorar, como digo, este proyecto de ley.

Tenemos mucho que avanzar en esta materia, no hace falta que lo diga yo. Yo creo que, si salimos ahí fuera y nos ponemos a observar detenidamente, podemos darnos cuenta de cómo de manera sistemática se vulneran los derechos de los animales y en muchas ocasiones tendemos a normalizarlo, a justificarlo, y créanme que no es en ningún caso justificable ni normalizable.

Actualmente está en vigor una ley al respecto, la de 1991, una ley ya desfasada, una ley caduca que urge, urge actualizar y mejorar, sustituir por una actual que recoja, por así decirlo, el sentir que hay en estos momentos respecto al cuidado y la atención de los animales.

Me ha sorprendido también ver como en Europa ya en 1987 realizaba un convenio sobre la protección de los animales de compañía, convenio que entra en vigor en España en el año 2018, treinta y un años después, es decir, treinta años llevamos de retraso en asimilar, en asumir conceptos tan básicos como que los animales se merecen un trato digno, un trato correcto, un trato moral o simplemente, señorías, que son seres sensibles.

Entendemos también que esta debe ser una ley que, aparte de promover, de fomentar la convivencia, la tenencia o la adopción de animales o de sancionar, como ya se ha explicado aquí, el maltrato o los comportamientos incívicos, debe ser, por encima de todo, una ley que divulgue, una ley que eduque. Ahí es donde tenemos que centrar gran parte de nuestros esfuerzos, hacer llegar, sembrar, por así decirlo, en los más pequeños esa semilla que conciencie sobre el trato digno y respetuoso a los animales.

En otro aspecto en el que entendemos que esta ley tiene que profundizar es la colaboración entre las distintas administraciones: Gobierno de Canarias, cabildos, los propios ayuntamientos. Una colaboración efectiva, una colaboración real que vaya más allá de un simple protocolo, por ejemplo, de lectura de microchips. Hay que formar a nuestros policías locales, que sepan identificar de forma inmediata cuándo se produce un maltrato, cómo hay que actuar y cuál es el régimen sancionador. Las administraciones locales somos, naturalmente, las que mayor número de infracciones podemos detectar por la cercanía con la que trabajamos con los vecinos y con las vecinas y esta debe ser una herramienta importante que debemos saber utilizar y que esta ley debe potenciar.

Es fundamental también que los ayuntamientos y cabildos mancomunen, compartan servicios de vigilancia, de control, de adopción. Es lógico que cada ayuntamiento no pueda tener, por ejemplo, un centro de acogida. Hasta ahora han sido de gran ayuda todas las asociaciones de protección y defensa de los animales, un balón de oxígeno, un recurso que muchos ayuntamientos utilizamos para campañas de esterilización, para acogida, y las cuales espero que continúen participando de manera activa en dar contenido a esta ley.

Una ley, como he dicho, que tiene que ser actual, pero tiene también que convivir con nuestras tradiciones, convivir con nuestra cultura y nuestra idiosincrasia. Una ley no puede estar basada en modas o en tendencias, una ley tiene que ser justa, acoger el mayor número de sensibilidades, de puntos de vista. Eso sí, respetando siempre el objeto inicial de esta misma, en este caso el ya citado bienestar animal. Término, "bienestar", que no solo hace referencia al estado físico de los animales sino también al psicológico, es decir, no solo que el animal no sufra sino que también pueda exhibir las pautas, las conductas propias de su especie. El animal debe estar siempre libre de hambre, sed y desnutrición, libre de miedos y angustias, libre de incomodidades físicas o térmicas, libre de dolor, enfermedades y, como digo, libre de expresar las pautas propias de su comportamiento.

Pensamos que esta ley es necesaria, también que este tipo de leyes deben ser documentos vivos, documentos revisables, siempre abiertos a modificaciones que la actualicen. Los grupos de gobierno han hecho yo creo que una síntesis acertada de lo que va a contemplar esta ley y no voy a repetirlo nuevamente, pero sí creemos que esta tramitación de ley debe continuar, pero también creemos que debe ser mejorada en muchos de los cincuenta y cuatro artículos que la forman, y para esto desde nuestro grupo presentaremos las propuestas o enmiendas que entendemos que son necesarias para que esta ley sea más justa, más equilibrada y más beneficiosa para toda la sociedad.

Buenas tardes. Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor diputado.

Turno para el Grupo Parlamentario Nacionalista. Señor Quintero.

Adelante.

El señor QUINTERO CASTAÑEDA: Muchas gracias, señor presidente. Muy buenas tardes, señorías.

En primer lugar, saludar también a los que nos acompañan hoy en la tribuna de este Parlamento.

Y empiezo diciendo que evidentemente este grupo parlamentario va a votar a favor de la tramitación de esta ley; de hecho, aquí se ha dicho, y también lo dice el informe del Gobierno, en la pasada legislatura estuvimos trabajando en este proyecto de ley, un proyecto de ley de bienestar y de protección de animales de compañía para poderlo tramitar. Es evidente que treinta años son muchos. También es verdad que en 1991 aquella ley también fue una ley avanzada y pionera, pero, evidentemente, las sociedades cambian mucho en treinta años y hoy hay que reconocer que cualquier sociedad avanzada tiene que reconocer a los animales, evidentemente, como seres vivos dotados de sensibilidad física y psíquica y con derechos, y estos derechos tienen que estar contemplados en una norma.

También es verdad que nosotros cuando terminamos en la pasada legislatura dejamos el anteproyecto de ley preparado para que el Gobierno lo llevara al Consejo de Gobierno y lo mandara al Consultivo y poder también tramitarlo en el Parlamento, que hubiera sido una vía también que entendíamos posible, o esta que han entendido los grupos que apoyan al Gobierno de traerla como proposición de ley a este Parlamento.

Es evidente que casi el cuerpo de esta proposición de ley se basa en aquel anteproyecto de ley. Es verdad que incorpora algunas cuestiones que son positivas y que nosotros valoramos y también hay otras cosas que han quitado o que incorporan que entendemos que tienen que ser mejorables, algunas de ellas como la inseguridad jurídica del artículo 2 que puede crear a la hora de datar qué animales puede o no contemplar esta ley.

También es preciso y yo creo que es fundamental en cualquier sociedad avanzada que se combata el maltrato animal y el abandono animal. Yo creo que eso es fundamental y eso lo reflejamos en el anterior proyecto de ley, anteproyecto, y en esta norma.

Yo creo que esta ley tiene un largo recorrido, en esta ley tienen que seguir reuniéndose..., y yo agradezco las más de tres mil alegaciones, más de tres mil alegaciones que tuvo el anteproyecto de ley, tres mil alegaciones importantísimas, las más de ciento veintiocho reuniones que en dos años suscitó este anteproyecto de ley con diferentes colectivos y asociaciones, con un gran y amplio consenso entre ellos. Es evidente, y antes se comentaba aquí, que hay posiciones muy muy cercanas, posiciones que podemos entender todos. Hay otras posiciones que evidentemente son contradictorias, pero yo creo que en el camino tendrán a este grupo para trabajar, proponer enmiendas, para llegar a la ley más justa que necesitamos en Canarias. Siempre, evidentemente, con un punto fundamental que es el bienestar animal, garantizarlo. Hay una parte que la pone y la ponía la anterior ley, yo creo que es fundamental, y es la educación. Yo creo que la educación de la sociedad, la educación en los valores de respeto a nuestros animales, con quien convivimos diariamente, es fundamental.

En Canarias, en torno al dieciséis por ciento de los canarios tiene un animal de compañía, dieciséis por ciento, datado, en torno a eso. Se está hablando de muchos hogares, cientos y miles de hogares en Canarias que tienen un animal de compañía.

Entendemos que esta ley, esta proposición de ley, en su avance, tiene que contemplar evidentemente aspectos como dónde pueden estar los animales, tiene que diferenciar evidentemente entre los animales de compañía, animales deportivos u otros, que los excluye, como ha dicho la portavoz del Partido Socialista, como la actividad en este caso ganadera. Pero sí es verdad que entendemos que tiene que contemplar la coordinación entre administraciones locales, insulares y autonómicas, es fundamental. Cuando se habla en la ley de "autoridad competente", hay que definir qué autoridad. Tenemos que definir para que no se quede en un limbo, incluso en las propias sanciones que tenemos, no se quede en el limbo de quién. Después es verdad que las propias corporaciones locales pueden delegar en los cabildos insulares, pero lo de autoridad competente, yo creo que hay que definir la competencia de cada administración pública, es fundamental. Es formar -antes lo decía el compañero del Partido Popular-, es formar a los ayuntamientos y a los agentes en los ayuntamientos en el bienestar animal y la protección animal.

Y, para ir terminando, es fundamental entender todas las sensibilidades que existen en nuestra tierra, en Canarias, con los animales, los animales que son cultura y son historia y son tradición y son bienestar. Se ha demostrado que el animal da bienestar al ser humano. Por eso pensamos que es al revés, gracias a los animales tenemos un mejor bienestar. Con lo cual, tenemos que cuidarlos y protegerlos, y en ese camino nos van a encontrar.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Quintero.

Señorías, hemos finalizado los turnos de intervención de los grupos parlamentarios. Voy a consultar a la Cámara, señorías, sobre la toma o no en consideración de la PPL-5. Ruego que ocupen sus escaños. (El señor presidente hace sonar el timbre de llamada a la votación. Pausa).

Muchas gracias, señorías. Señorías, votamos. (Pausa).

Muchas gracias, señorías.

56 votos emitidos: ningún voto en contra, ninguna abstención y 56 votos a favor.

Queda, por tanto, la respuesta de la Cámara a la toma o no en consideración de la PPL número 5 acordada por unanimidad.

Así que muchas gracias, señorías, se ha agotado el orden del día, se levanta la sesión, y tengan cuidado ahí fuera.

(Se levanta la sesión a las catorce horas y cuarenta y seis minutos).