Diario de Sesiones 77/2017, de fecha 23/5/2017 - Punto 39

9L/C-1120 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO -VICEPRESIDENTE DEL GOBIERNO Y CONSEJERO DE OBRAS PÚBLICAS Y TRANSPORTES-, INSTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA CANARIO, SOBRE MEDIDAS PARA ABORDAR EL ENCARECIMIENTO DE LA VIVIENDA.

La señora PRESIDENTA: Pasamos a una comparecencia más. Vamos a ver la 1120... ¡Señorías, por favor! Comparecencia 1120, a instancias del Grupo Parlamentario Socialista, sobre las medidas para abordar el encarecimiento de la vivienda.

Señor Álvaro Lavandera.

Pido silencio, señorías, por favor.

El señor ÁLVARO LAVANDERA: Gracias, señora presidenta. Señorías.

Estamos asistiendo con gran preocupación a un proceso de avance de la precariedad en el acceso a la vivienda por parte de las familias canarias. Una preocupación que cada vez es más patente fuera de las paredes de este hemiciclo, porque está empobreciendo a un cada vez mayor número de familias, que tienen además que elevar parte de su presupuesto que destinan a la vivienda o que tienen que emigrar a la periferia de sus ciudades o pueblos por no poder permitírselo.

No estaríamos hablando de la vivienda si no fuese porque es un bien esencial, un bien necesario, y el tener acceso a una vivienda, un derecho protegido en nuestra Constitución, es un componente de la dignidad humana. Y por la importancia que tiene voy a dedicar mi primera intervención a hacer un análisis de la situación que se vive actualmente en Canarias, pero especialmente en determinados municipios.

La teoría nos indica a qué se deben o nos puede indicar a qué se deben los incrementos actuales en el precio de la vivienda. Según esta teoría, los factores que mayor importancia pueden tener en la determinación del precio de la vivienda como un activo son, por el lado de la demanda factores demográficos, que desde luego no es el caso, no es el caso de Canarias; factores económicos, como es grandes cambios en el nivel de renta, parece que ese tampoco sea el caso; factores financieros, como son los tipos de interés del mercado y en general la posibilidad de acceder a la financiación; y, por último, factores fiscales, como son tanto los impuestos que se pagan como los beneficios fiscales derivados de la compra o el alquiler de la vivienda. Por el lado de la oferta, la disponibilidad de crédito, principalmente del crédito a promotores, que está bastante restringido; el stock de vivienda existente, que todavía hay pero que en muchos casos no está en el mercado por parte de las entidades financieras; o los costes de construcción, que no hay tampoco indicios de que hayan aumentado, tal vez todo lo contrario si comparamos con la etapa de la burbuja inmobiliaria.

Como ven, son varios los factores y podríamos seguir añadiendo, de hecho debemos seguir añadiendo factores, como es el caso de la disponibilidad de suelo, la oferta de vivienda pública o la rentabilidad esperada a otros usos de la vivienda, como es el caso de la vivienda vacacional.

Pero veamos lo que está pasando en Canarias.

(El señor diputado hace uso de los medios audiovisuales).

Canarias -le invito a que vean las diapositivas- lidera el crecimiento del precio de la vivienda en el año 2016, junto con las islas Baleares, tasas de crecimiento interanual cercanas al 8 %, mientras en otras comunidades todavía sigue bajando el precio de la vivienda desde el estallido de la burbuja inmobiliaria. Crecimiento que en determinados municipios solo se puede calificar de alarmante y propio de la formación de una nueva burbuja inmobiliaria.

Si analizamos la evolución de los precios de compraventa o de alquiler de la vivienda en territorios más acotados, podremos ver de lo que estamos hablando. El crecimiento de los precios de la vivienda durante los dos últimos años en aquellos municipios más turísticos de Canarias, y no tan turísticos como Arrecife -un 10,6 %-, Puerto del Rosario -un 10,6 %-, Las Palmas de Gran Canaria -un 9,4 %-, San Bartolomé de Tirajana -un 22,7 %-, La Oliva -un 44,4 %-, Adeje -13,4 %-, Arona -un 31 %- o Granadilla -un 16 %- supera con creces la media canaria del 7 %.

Este análisis va en línea con lo observado en otros municipios turísticos o capitales de España, como Ibiza, un 17 %; Palma de Mallorca, 8 %; Santa Eulalia, 21; Barcelona, 16; Casteldefels; Madrid, etcétera, etcétera. Es decir, en determinados puntos de Canarias el avance de precios de venta multiplica hasta por seis veces el incremento medio y, si por ahora se focaliza la problemática en determinados puntos de las islas, se va extendiendo como una mancha de aceite ante la escasez de oferta de vivienda en los municipios turísticos.

Lo mismo que apreciamos en los precios de venta lo podemos observar en los precios del alquiler, de forma incluso más acentuada. Los municipios turísticos de los que tenemos datos muestran un crecimiento espectacular entre los años 2014 y 2016: un 27,3 % en Adeje, un 43,8 % en Arona, un 29 en Granadilla, un 29 en Puerto de la Cruz... Cifras que como mínimo doblan la tasa de crecimiento medio de los alquileres en Canarias, que es de un 16,7 %. De hecho, estos aumentos de los precios del alquiler están a nivel de los observados en Ibiza, con un 44,8; Palma de Mallorca, un 32; Barcelona, un 35...

Con unos salarios estancados, ¿cómo pueden las familias canarias hacer frente a estos incrementos tan elevados de los precios?, ¿cómo van a poder desarrollar un proyecto en común?, ¿cómo van a poder acceder a una vivienda digna?, ¿cómo vamos a evitar situaciones que deben avergonzar a un gobierno, como es ver a familias acampadas protestando enfrente de nuestras instituciones por no tener un techo, un hogar, que les devuelva su humanidad? Hoy es la familia de Gabriela, en Arrecife; ayer fueron otras, y, de seguir así, mañana serán muchas más...

La señora PRESIDENTA: Un minuto más, señor Álvaro.

El señor ÁLVARO LAVANDERA: Por todo ello, señor vicepresidente, la pregunta es sencilla y, aunque la respuesta no lo sea, esperamos que la tenga: ¿qué medidas está desarrollando el Gobierno de Canarias para no dejar sin vivienda a las familias canarias? Medidas en políticas como la fiscalidad, la territorial o urbanística, la revisión del decreto de vivienda vacacional, la vivienda pública, la promoción de vivienda pública, o el acceso a la financiación.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Álvaro.

Turno para el señor vicepresidente. Diez minutos, señor Rodríguez.

El señor VICEPRESIDENTE DEL GOBIERNO Y CONSEJERO DE OBRAS PÚBLICAS Y TRANSPORTES (Rodríguez Valido): Gracias, presidenta.

Señoría, la comparecencia y el título de la misma abarcan tantos asuntos y tantos temas que espero poder, entre las dos intervenciones, poder dar contestación a todo.

La Ley 2/2003, de 30 de enero, de Vivienda de Canarias, establece en su artículo 4 las competencias de la Administración pública de la Comunidad Autónoma de Canarias en materia de vivienda. Así se reserva, primero, la potestad reglamentaria en materia de vivienda, en particular la regulación de los requisitos objetivos y subjetivos para acceder a las ayudas públicas, las clases de ayudas públicas y las limitaciones de uso, destino y disposición que sean precisas en lo que respecta a la vivienda protegida; segundo, la integración de las políticas de vivienda con las políticas de integración del territorio, suelo y medio ambiente, a través de las directrices de ordenación y los planes insulares; tercero, la definición de otras políticas de fomento que faciliten el acceso a la vivienda; cuarto, la programación del gasto público en vivienda y su integración con la política económica y presupuestaria autonómica; quinto, negociar y acordar con la Administración General del Estado la distribución de los fondos estatales de ayudas a la vivienda; sexto, la aprobación del plan canario de vivienda, así como la aprobación definitiva de los programas de vivienda y de las actuaciones de fomento para favorecer el uso habitacional efectivo de las viviendas; séptimo, la definición y el ejercicio de actuaciones tendentes a evitar la existencia de viviendas deshabitadas, en particular la potestad de declaración, inspección y sanción en materia de viviendas deshabitadas; octava, la potestad inspectora y sancionadora en los términos previstos en la presente ley; y, noveno, la potestad expropiatoria para la ejecución de los planes de vivienda y de la cobertura de necesidad de vivienda de personas en especiales circunstancias de emergencia social.

Aclarado esto, en relación con la evolución del precio medio de la vivienda en Canarias, tomando como referencia el periodo 2008-2016 y como fuente de información las estadísticas oficiales del INE, los datos reales ponen de manifiesto que la evolución de los precios medios por metro cuadrado de la vivienda libre indica que el comportamiento de los precios ha sido acorde a la crisis financiera del sector, aunque con variaciones de precio significativas según las fases de la crisis, destacando algunas evidencias. A partir del 2007, los precios bajaron de forma significativa, acumulando una bajada de precios de más del cuarenta por ciento en cinco años. Desde el 2012, cambia la tendencia y los precios comienzan a crecer en torno al 2 % anual. En el año 2016 la subida ya es más significativa y alcanza el 3,76. Los precios todavía están muy por debajo de los topes marcados en el 2007, puesto que la diferencia está en torno a un 24,74 %.

En el mercado libre de viviendas, se ha visto claramente cómo la profundidad de la crisis financiera ha influido de forma significativa en los precios y, aunque experimentan nuevamente un alza, no alcanzan las cifras anteriores a la crisis. Los datos muestran un incremento del precio en torno al 3,7 % pero después de una caída abismal de los precios como consecuencia de la crisis. Si bien es cierto que varios indicadores dan pie a asegurar que en otras comunidades autónomas y particularmente en grandes ciudades, como es el caso de Barcelona o Madrid, se ha experimentado un fuerte aumento de la demanda y una oferta escasa que ha desembocado en un alza de los precios de alquiler y que, aunque hay opiniones encontradas, muchos expertos en el sector no hablan de burbuja, aunque sí de un desequilibrio entre la oferta y la demanda.

En el caso de Canarias, no existen aún datos concluyentes ni alarmantes que nos hagan pensar que estamos asistiendo a un desequilibrio en el mercado de la vivienda y del alquiler de la vivienda. No obstante, a pesar de ello, la Consejería de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda del Gobierno de Canarias, de la cual es titular doña Cristina Valido, a través del Instituto Canario de la Vivienda se encuentra inmersa en la elaboración del que será el nuevo plan canario de la vivienda.

El plan de vivienda, como bien sabe, es el instrumento de ordenación, programación y coordinación de la actividad de fomento de vivienda y suelo, con el fin de atender las necesidades de vivienda existentes en Canarias y hacer efectivo el derecho de acceso digno y adecuado a una vivienda. El último plan aprobado en Canarias fue en el periodo 2009-2012, por lo que se hace imprescindible abordar la elaboración y aprobación del citado instrumento para la ordenación, programación y coordinación de las políticas de vivienda en las islas.

El artículo 74 de la Ley de Vivienda de Canarias establece que el plan de vivienda tendrá, al menos, el siguiente contenido: evaluación del grado de ejecución y cumplimiento del anterior plan desarrollado; el análisis de las necesidades de vivienda, de suelo destinado a este uso y de disponibilidad de viviendas deshabitadas en cada una de las islas; el análisis de las necesidades de equipamientos y servicios complementarios que tengan las viviendas y grupos de viviendas existentes; la priorización de las actuaciones, atendiendo especialmente a las necesidades de los grupos de población que menos recursos económicos tienen; objetivos a conseguir; la programación de las actuaciones a ejecutar; las medidas jurídicas, económicas y administrativas; y las medidas de fomento que hayan de ponerse a disposición de las personas propietarias de viviendas deshabitadas, tendentes a garantizar el uso habitacional de las viviendas.

Señorías, el plan establecerá las medidas y las políticas a tomar en este nuevo escenario económico, conscientes de la dificultad que representa para determinados sectores de la población de las islas el acceso a una vivienda.

Será un plan consensuado y participado por los sectores públicos y privados, a fin de determinar cuáles son realmente las necesidades de vivienda en Canarias. En este sentido, me gustaría, además, anunciarles que el instituto de la vivienda de Canarias pondrá en marcha el observatorio de la vivienda, instrumento que servirá, entre otras cuestiones, para estudiar la realidad de la vivienda en Canarias, con datos fehacientes que permitan diseñar las políticas necesarias y precisas para fomentar que la vivienda salga al mercado y, en caso de desequilibrio contrastado, se equilibre la oferta y la demanda.

Por otro lado, el Gobierno de Canarias ya está llevando a cabo toda una serie de importantes medidas en el ámbito de su competencia, encaminadas a facilitar el acceso de las canarias y los canarios a la vivienda. Así, la mayor parte del crédito del Instituto de la Vivienda, cerca de 60 millones de euros, se destina a la concesión de ayudas y subvenciones, primando toda una serie de líneas para el acceso a la vivienda, mediante ayudas al alquiler y la rehabilitación de viviendas, mediante la firma de acuerdo de la comisión bilateral de regeneración y renovación urbanas y actuaciones de rehabilitación edificatoria, entre otras. Me permitirán informarles de algunas de ellas.

En este mandato se han reactivado los procedimientos para las convocatorias de las líneas de subvenciones que tienen su origen en el Plan Canario de Vivienda 2009-2012, a las cuales se presentaron solicitudes que en su momento no fueron atendidas por falta de disponibilidad presupuestaria. Este 2017 es un año importante, hemos dotado de consignación presupuestaria las siguientes líneas de subvenciones. Una, la Hipoteca Joven. Me gustaría anunciarles que, por una parte, previsiblemente en las próximas semanas se publique la nueva convocatoria oficial y que, por otra parte, el Gobierno está analizando la viabilidad de compatibilizar esta línea de ayuda con cualquier otra subvención dirigida a la misma finalidad. El objetivo del Gobierno es compatibilizarla y está estudiando jurídicamente su viabilidad. Y el tope subvencionable en esta línea es de 12 000 euros.

Dos, adquirentes de viviendas VPO en régimen de compraventa. Son subvenciones que también se paralizaron y que este año hemos reactivado. Como bien saben, señorías, se otorgan directamente sin necesidad de convocatoria pública. Y también les informo que ya estamos llamando a todas aquellas personas que, por falta de disponibilidad presupuestaria, no habían podido optar a las mismas para comenzar a abonarlas hasta el límite de la disponibilidad presupuestaria.

Tres, adquisición de vivienda usada. Se subvencionará hasta seis mil euros para la adquisición de vivienda usada.

Por otro lado, el Gobierno de Canarias ya está en disposición de formalizar el convenio bilateral con el Ministerio de Fomento, previsiblemente en el próximo mes de junio, para poner en marcha las líneas de subvenciones a las que la comunidad autónoma se ha acogido en el marco del Plan Estatal de Vivienda 2012-2016, prorrogado hasta diciembre del 2017. Una vez firmado el acuerdo, el Gobierno de Canarias tiene lista toda la convocatoria para publicarla inmediatamente después.

Entre las ayudas que prestará el Gobierno de Canarias -y continúo enumerando-, aproximadamente cinco millones de euros destinados al acceso a la vivienda -en el pasado ejercicio fueron 1,7-, a la que podrán optar todos aquellos que tengan un límite de renta máxima del 2,5% del Iprem. Se subvencionará hasta el cuarenta por ciento del total del precio.

Además estamos a punto de sacar una nueva convocatoria, por valor de 1,2 millones de euros, para la rehabilitación de la vivienda unifamiliar privada.

En materia de regeneración y renovación urbanas -los ARRU-, este año existe una dotación de 15 millones de euros para la aprobación de las diferentes áreas que han sido presentadas, con una importante actuación de renovación edificatoria y urbana, en los municipios de Santa Cruz de Tenerife, La Laguna, Santa Cruz de La Palma, Las Palmas de Gran Canaria, Telde, Santa Brígida, Mogán, Santa María de Guía, San Nicolás de Tolentino y Gáldar. Como saben, señorías, financiados en el 35 % por el Estado, el 30 % por la comunidad y el resto a cargo de cabildos, ayuntamientos y vecinos. Las actuaciones están lideradas por el Gobierno de Canarias, el que además hará un esfuerzo para coordinarse con aquellos ayuntamientos que no tengan capacidad.

Señorías, dada la amplitud de la pregunta formulada, como decía al principio, y la imposibilidad de dar respuesta a todas las cuestiones que formulo en un único tiempo, continuaré mi intervención en el segundo turno para poder dar respuesta.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor vicepresidente.

Turno ahora para los grupos. Grupo Mixto, señora Mendoza.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Gracias, presidenta. Buenas tardes, señorías.

Señor vicepresidente, ¡pues sí que abarcaba asuntos la comparecencia!

A ver, señor vicepresidente, desde diciembre del 2016 Canarias encabeza la subida del precio de la vivienda. Se ha reflejado un aumento de las operaciones en un 12 % y un encarecimiento de casi un 9 %. Canarias, junto con otras comunidades, durante el pasado año registró un aumento de casi un ocho por ciento de los precios de la vivienda de segunda mano. El precio de la vivienda acabada, nueva y usada, terminó 2016 con una subida casi del 3 % con respecto a diciembre del 2015. El incremento del precio de la vivienda fue superior al conjunto de España.

Podría entenderse que la subida del precio de la vivienda fuese una mejoría de la economía del archipiélago, pero la realidad es que el encarecimiento de la vivienda esconde muchos aspectos negativos, como son el empobrecimiento de las condiciones de vida de la clase media y de aquellas familias con menores recursos. Esta situación lo único que va a provocar es que las familias no puedan adquirir una vivienda acorde a sus necesidades y a sus posibilidades económicas, porque, señorías, el precio de la vivienda aumenta pero los salarios continúan iguales. Y, señorías, si a esto le unimos las altas cifras de desempleo y que los jóvenes tienen serias dificultades para acceder al mercado laboral, esta situación lo único que hará es provocar un retroceso en las condiciones de vida de los ciudadanos canarios, viéndose mermado un derecho básico y constitucional como es el acceso a una vivienda digna y adecuada. Una vez más, aumentarán las necesidades de la población que más lo necesita y aún hoy seguimos sin contar con un plan actualizado, ajustado a las demandas de la sociedad canaria y al mercado inmobiliario.

Señor vicepresidente, el nuevo plan canario de vivienda habilitaría a lo que más de catorce mil residentes canarios están esperando, que es por una vivienda. Con este plan quizás pudiesen optar a ella.

Son muchos los asuntos sin resolver en materia de vivienda. Es necesario que el Ejecutivo canario plantee con urgencia medidas para incrementar el parque público de viviendas sociales en todas las islas, a través de nuevas construcciones o con acuerdos efectivos con entidades financieras.

No quiero terminar sin mencionar la referencia que se ha hecho sobre el encarecimiento de la vivienda a consecuencia de la vivienda vacacional, dado que el alquiler vacacional es completamente distinto de una isla a otra. Por supuesto que se produce el encarecimiento debido al alquiler vacacional en las zonas donde el turismo es masivo y ello nos preocupa, pero es que las islas, una isla como La Gomera, donde las plazas alojativas turísticas son menores y donde tenemos un tipo de alquiler vacacional sostenible, no...

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Mendoza, sabe que no tiene más de los tres minutos.

Nueva Canarias, señor Campos.

El señor CAMPOS JIMÉNEZ (Desde su escaño): Señora presidenta, buenas tardes.

Señor Rodríguez, hablamos de vivienda y, por tanto, estamos hablando de uno de los derechos fundamentales de cualquier ciudadano, que además está de manera claramente definida en nuestra Constitución. Hablamos de vivienda y, por tanto, estamos hablando de una de las competencias exclusivas que esta tierra tiene. Hablamos de vivienda y hablamos de un plan canario de vivienda que no existe, que se lleva prorrogando sine die desde el año 2012. Por tanto, cuando oigo escuchar en el estrado, hablar de los objetivos del plan canario de vivienda uno ya no sabe ni qué pensar.

Nosotros planteábamos en el 2015 que era necesario elaborar un plan canario de vivienda, aunque fuera de manera, con una transición hasta el 2017; se nos dijo que no. Planteábamos esto también en el 2016, que era imprescindible; se dijo que no. Ahora se habla del plan canario de vivienda para 2018-2021. El problema es que en todo este periodo, durante la crisis, miles de familias, miles, casi diez mil familias, perdieron su vivienda. El problema es que durante los últimos años, justo cuando peor lo pasaba la gente, ni un solo euro se ha invertido en vivienda nueva a través de construcción o de adquisición de vivienda pública protegida para los más de treinta mil solicitantes que había. El problema es que hasta hace pocos meses el único dinero que se dedicó a ayudas al alquiler, con más de diez mil solicitantes, solamente alcanzó a 1500 personas. Esa ha sido la actitud de un Gobierno de Canarias, no en el último año, durante los últimos años.

Si a eso le unimos la problemática asociada al alquiler vacacional, que sí que tiene una incidencia directa, por supuesto, en el precio del alquiler de vivienda, pero también sobre el precio de la vivienda en su conjunto, porque se está generando un fenómeno alrededor del mercado inmobiliario de manera muy potente. La capacidad nula de acción de este Gobierno durante este año y medio a la hora de regularlo nos está colocando también en una situación tremendamente complicada. (La señora presidenta abandona su lugar en la Mesa. Ocupa la Presidencia el señor vicepresidente primero, De la Hoz Fernández).

Por tanto, estamos ante un Gobierno que, cuando habla, entre otras cuestiones, en su campaña -y teníamos ocasión de verlo hoy en el apartado de preguntas con el señor presidente del Gobierno- de construir un país, uno de los elementos esenciales para construir un país es garantizar los derechos de su gente. Es darle vivienda a la gente que lo necesita, a las miles y miles de personas que vienen reclamándola durante años y años y años, y, como decía antes, ni un solo euro destinado, ni una sola vivienda pública protegida en los últimos años. Cuando hagamos esto...; probablemente al final de legislatura, y no sé si llegaremos al final de legislatura, como muchos de los programas, proyectos, iniciativas, leyes que ustedes vienen anunciando, porque quieran o no se les está acabando la legislatura. Llevamos dos años, la mayoría de sus programas estrella no van a tener tiempo de llevarlos a cabo prácticamente en ningún área, y en la de vivienda, por supuesto, probablemente el área donde este Gobierno y el anterior Gobierno pueden presumir de uno de los mayores fracasos en esta tierra.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señor Campos.

Por el Grupo Podemos, la señora Del Río.

La señora DEL RÍO SÁNCHEZ: Buenas tardes, de nuevo.

Y volvemos a hablar, aunque ya antes habíamos hablado, de la vivienda. No puedo más que compartir las intervenciones de los compañeros que me han precedido.

Y yo sí que voy a hablar, me voy a centrar un poco en el alquiler vacacional, porque yo vivo en una isla donde estamos padeciendo un auténtico drama por la escasez de vivienda, que sí se ve directamente vinculado al tema del alquiler vacacional; y hablo de ciudades como Arrecife, que precisamente no eran turísticas y son en las que se está padeciendo de una manera más fuerte y más desesperante para una gran parte de la población.

Son muchas las preguntas que me hacían los compañeros y las compañeras que se están uniendo en plataforma para hablar de la vivienda. Hablaban de la ineficacia pública en la regulación de la vivienda existente, de la desesperación ante la espera de la banca privada y pública, de la Sareb, en rematar y sacar al mercado de alquiler las viviendas paralizadas en fase, que se quedaron paralizadas en la fase de crisis intensa de hace unos años, y que siguen estando cerradas no se sabe esperando a qué, si a la subida de precios para vender a fondos buitre o a cualquier otro proyecto especulativo. El caso es que viviendas sí que hay pero están cerradas.

También es generalizada la crítica a los contratos basura que se están haciendo, tanto por los precios como por el tiempo de duración. Contratos que impiden el acceso al alquiler de vivienda a mujeres con niños. Que directamente les hacen la siguiente pregunta: "¿tienen niños?"; "sí"; "pues no hay vivienda", porque temen que si es una familia con niños pequeños no puedan expulsarla cuando ellos quieren para poder subir más el precio. Están obligando a la gente a tener que compartir piso, como en la época de estudiante, porque es imposible pagar menos de setecientos euros por un alquiler cuando los sueldos están muchas veces en 600 euros. Directamente el que alquila tiene que realquilar, asumiendo también los riesgos que eso conlleva, o directamente está habiendo propietarios que alquilan ya directamente por habitaciones. Y además, más lejos va la cosa, está habiendo propietarios que subastan la casa a ver quién les paga más, y esa persona se la queda.

Quería terminar, porque, bueno, el tema da para mucho, aludiendo a Gabriela -que ya lo ha comentado mi compañero antes-. Esta señora que está en la calle acampada desde ayer y que anoche me decía que su situación era desesperante. Se está planteando cosas, no solamente una huelga y estar fuera, se está planteando cosas peores. Hace dos semanas que estamos intentando negociar y darle alguna solución, que no ha llegado ninguna. Ella no entiende que ni desde el ayuntamiento la puedan ayudar ni desde el Gobierno de Canarias, que lo hemos intentado, ni de ninguna manera; no entiende que se quede en la calle con una madre discapacitada, con una hija y que nadie le dé ninguna solución. Ella tiene un sueldo bajo pero puede pagar, pero no un alquiler de 700 euros. Y se pregunta qué es lo que ocurre. Porque ella no quiere dar una patada y entrar de okupa, como le planteaba una gente. ¿Qué alternativas tienen estas personas? ¿Vamos a tener que llegar a mayores...?

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora Del Río.

Por parte del Grupo Popular, señora Pérez.

La señora PÉREZ BATISTA: Buenas tardes, señor presidente. Señorías.

Bueno, para el Grupo Popular el factor principal que ha contribuido al encarecimiento de las viviendas es fundamentalmente la mejora en el empleo. A partir del 2015, la curva del paro empieza a caer y los precios, que estaban en un estado de hibernación, empiezan a adecuarse a una nueva realidad económica. Porque, señorías, como bien sabemos, es una teoría general de la economía: mejora económica es igual a incremento y a subida de precios.

Por otro lado, además la construcción de la vivienda nueva en Canarias está prácticamente parada desde la crisis y se han cerrado créditos hipotecarios a la construcción. Por poner un ejemplo -y ya lo ha recordado el resto de los grupos-, el último plan de vivienda canaria contemplado por el Gobierno canario es del año 2009-2012. A la falta de stock de viviendas existentes se suma una demanda creciente del alquiler debido, por un lado, al crecimiento poblacional y, por otro lado, a los cambios sociológicos que se están produciendo en nuestra sociedad en lo que respecta fundamentalmente a la cultura del alquiler. Mire, si en el 2006 solo el 7,7 % del parque residencial en España era de alquiler, diez años después se ha disparado hasta el 22,7 %, acercándonos al 30 % de la media europea. Pero a esta transformación de la sociedad en lo que respecta a la cultura del alquiler hay que subrayar, además, la dificultad para acceder a los créditos hipotecarios que permitan la compra de una vivienda.

Por tanto, lo tenemos clarísimo: la mejora económica, la caída del desempleo, el cambio en la cultura del alquiler y la dificultad para acceder a créditos hipotecarios, junto con la inexistencia de políticas gubernamentales por parte del Gobierno, son las causas del aumento fundamentalmente del alquiler en la vivienda en Canarias.

Pero, por otro lado, quiero hacer referencia también al alquiler vacacional. Hay quien se ha encargado de buscar culpables, hay quien se ha encargado de demonizar la vivienda vacacional como causa de la carestía de la vivienda y la realidad es que, al ser un fenómeno de reciente aparición, hay pocos estudios, pero hay algunos muy recientes que a mí evidentemente me producen mucho respeto, que es por el Departamento de Economía de la Universidad de Baleares, que ha planteado: el alquiler vacacional tiene un impacto muy limitado sobre los precios de la venta y la oferta de vivienda en alquiler de larga temporada. Yo invito a que lo lean porque es bastante clarificador.

Sin embargo, es lamentable que el propio Gobierno canario sea el que haya contribuido al empeoramiento en el mercado inmobiliario. Miren, la inexistencia de políticas de vivienda, el decreto del alquiler vacacional, que genera una migración de turistas desde las zonas turísticas a las zonas residenciales, todo ello, señor vicepresidente, ha contribuido a dificultar los precios del alquiler en las zonas residenciales. Por tanto, las soluciones que planteamos es intervenir sobre el parque desocupado pero también una política gubernamental en materia de vivienda...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señora Pérez.

Por el Grupo Nacionalista Canario, la señora García.

La señora GARCÍA MARTÍNEZ: Gracias, señor presidente. Señor vicepresidente. Buenas tardes, señorías.

Ha aportado información muy interesante desde una perspectiva local a una problemática que no solo se da en Canarias sino que está comenzando a generalizarse en todo el Estado a medida que se extiende un cierto ambiente de recuperación económica. Un reciente balance que publican las entidades bancarias nos indica que el último mes se cerró con casi cuarenta mil compraventas de viviendas en todo el Estado, lo que significa un incremento de casi el diez por ciento en las operaciones registradas en el mismo mes del año pasado, y que, en cuanto a los precios se refiere, viene acompañada de un aumento del 2,5 % en un solo año. Vemos efectivamente como aumenta el número de solicitudes de créditos e hipotecas también en un 2,5. Todo ello según las estadísticas inmobiliarias del Consejo General del Notariado.

Y me gustaría dar un dato relevante: el 43 % de esta compra de vivienda nueva se está haciendo con hipotecas que de media están suponiendo el 78 % del precio de la casa.

Es cierto que en las comunidades donde el sector turístico tiene más peso, como Canarias, Comunidad Valenciana o Baleares, es donde más está creciendo el precio de la vivienda. Ya decíamos aquí, en Canarias, un 9 %. Pero también es verdad, como usted ha comentado, que a partir del 2007 los precios bajaron casi un cuarenta por ciento en cinco años y a fecha de hoy se sigue manteniendo una diferencia casi del veinticinco por ciento con respecto a esa bajada.

Si les parece, nos fijamos ahora específicamente también en los alquileres. Los últimos informes están apuntando que factores como el alquiler vacacional -que ya también se ha dicho aquí- están provocando un descenso en el número de viviendas que se ofrecen en Canarias en régimen de alquiler tradicional, sobre todo en las islas como Fuerteventura y Lanzarote y en zonas turísticas de todas las islas más pobladas. Se calcula que los precios han crecido un 6 % desde el mes de diciembre, lo que sitúa al archipiélago como la comunidad autónoma en la que más se ha encarecido el acceso en el régimen de alquiler. Y yo hago una reflexión: ¿quién alquila?, ¿el Gobierno? Cada uno hace con su casa, con sus propiedades, lo que crea conveniente. No es responsabilidad solo del Gobierno de Canarias. Seamos y pongamos las cosas en su claro límite, como decimos nosotros.

Señor vicepresidente, se han puesto varias propuestas sobre la mesa, desde que el Gobierno se dedique a comprar cientos de viviendas que actualmente están cerradas hasta intentar poner límites a los precios de los alquileres en determinadas zonas donde la demanda es tan alta que casi se imposibilita el acceso. Ya ha hablado de las líneas en que se está trabajando a través del presupuesto y nos gustaría...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Lo siento, señora García, se ha agotado su tiempo.

Turno del grupo compareciente, el Grupo Socialista. El señor Lavandera.

El señor ÁLVARO LAVANDERA: Gracias, señor presidente.

Señor Rodríguez, mire, de su intervención lo único que podemos entender es que este es un Gobierno sin ideas y sin rumbo. Yo creo que hoy se ha cubierto de gloria cuando ha sido capaz de decir que no hay problemas de vivienda en Canarias, que los datos no son alarmantes y que incluso, como ha reiterado su compañera de grupo parlamentario, ¡si todavía los precios están por debajo de la etapa precrisis...! ¿Pero es que nos olvidamos del desempleo que hay ahora y el que había en la etapa precrisis? ¿Nos olvidamos de los salarios que hay ahora y de los salarios que había en la etapa precrisis? Hombre, ¿nos olvidamos de la pobreza que hay ahora y la pobreza que había en la etapa precrisis?

Y que no me venga el Partido Popular a decir que es que la economía ha mejorado y que por eso ha aumentado el precio de la vivienda y del alquiler, cuando Canarias si en algo está aumentando es en trabajadores pobres por la reforma laboral del Partido Popular.

Pero, mire, para su desgracia, la ciudadanía exige respuestas, más allá de que lea el preámbulo de una ley. Si hubiese querido hablar única y exclusivamente de las competencias de la Consejería de Vivienda, hubiese pedido la comparecencia de la consejera de Vivienda, pero este es un tema que debe ser integral de todo el Gobierno; incluida la consejera de Política Territorial, que me alegro que esté aquí hoy también escuchando, porque es un tema que afecta, el urbanismo y el suelo; y también afecta la fiscalidad y también afecta la política de vivienda, pero también afecta la política turística, el decreto de vivienda vacacional. Hay múltiples factores y por eso se la pedimos al vicepresidente.

Las medidas no se pueden improvisar y tenemos que comprender qué factores explican la evolución del precio en venta y en alquiler de la vivienda y si estamos ante una nueva burbuja inmobiliaria o no, y con base en ese diagnóstico plantear propuestas efectivas.

Mire, el encarecimiento de la vivienda, como dije antes, viene explicado por diversos factores, que voy a intentar repasarlos brevemente.

El difícil acceso a la financiación, tanto por parte de las familias, que o le compras la casa al banco y tienes una buena nómina u olvídate, o de los promotores de vivienda, que tienen el grifo cerrado por parte de los bancos porque tienen alergia al ladrillo. A pesar esto de los bajos tipos de interés, que eso debería facilitar porque abarata el endeudamiento, pero el Gobierno de Canarias no está poniendo sobre la mesa ninguna medida para facilitar la financiación. Estas restricciones -y le voy a dar datos- explican que en el año 2016, en el año 2016, solo se terminaron en Canarias 334 viviendas, solo 334 viviendas. En el año 2008 se finalizaron 29 618, un 1,1 %, y un 60 % menos que en el año 2015.

El crédito a la vivienda en el 2016 se incrementó un 5 %, pero las operaciones de compraventa, un 12 %. Nos podemos hacer una idea de que las compraventas, muchas de ellas tienen que ser compradas a pulso. ¿Y quién tiene dinero para comprar a pulso, aparte de los grandes empresarios, a los que ustedes les han facilitado que puedan destinar la RIC?: los extranjeros, los extranjeros.

Pero, miren, en segundo lugar, el suelo. ¿Qué pasa con el suelo, que tiene un componente importante en la conformación de los precios de la vivienda? Si el suelo es escaso, este sube de valor, lo que se transmite directamente al precio final de venta o de alquiler, lo que limita además las nuevas edificaciones. La disponibilidad de suelo para nuevas promociones, ¿existe o no? Por ahora lo que sabemos es que no se aprueban los planes generales. Solo uno de cada cuatro municipios en Canarias tiene plan general y, por lo tanto, bolsas de suelo para la promoción de vivienda pública. Pero el Gobierno, que puede hacer uso de las declaraciones de interés general de las promociones de vivienda pública, ¿lo hace o no lo hace? Ya les digo yo: no lo hace.

En tercer lugar, ¿tenemos margen para facilitar la adquisición de vivienda o el alquiler mediante la fiscalidad? ¿Podemos introducir rebajas fiscales en las operaciones de compraventa, como es el caso del IGIC, en la compra de vivienda nueva o en el impuesto de transmisiones patrimoniales, en el impuesto, en la vivienda usada -evidentemente vivienda habitual y única de las familias canarias-? ¿Podemos modificar y modular o establecer mayores deducciones en el tramo autonómico del IRPF bonificando el alquiler, promocionando el alquiler o incluso penalizando la vivienda vacía? Por qué no. El Gobierno de Canarias podría actuar y, en vez de seguir con las manos cruzadas, deberíamos facilitar también el acceso a la vivienda por esta vía.

En cuarto lugar, los sueldos. Los sueldos, el incremento de los sueldos, o, mejor dicho, los cada vez más pobres trabajadores, les dificulta el acceso a la vivienda. Si se aumenta el valor de la vivienda un 10 %, los alquileres un 10 %... O que usted no me diga que no es alarmante que en municipios como La Oliva o Adeje o Arona o Granadilla aumenten un 30 o un 40 %, que a usted le parece normal que en dos años se aumente el 40 % el precio de un alquiler, que no es alarmante. Dígame usted en cuánto deben incrementarse los sueldos, y cómo están incrementándose los sueldos en Canarias. Lo cierto es, señorías, que en Canarias uno de cada dos trabajadores gana menos de mil euros y uno de cada tres trabajadores gana menos del salario mínimo interprofesional; lo cierto es que los pensionistas pierden poder adquisitivo y que cada vez son más los parados sin prestación por desempleo. Por cierto, con su apoyo y su aplauso en los presupuestos generales del Estado. ¿Cómo van a construir las familias canarias un proyecto de vida si no pueden acceder a una vivienda para hacerlo? ¿Qué futuro les espera a todas estas familias, señor vicepresidente?

En quinto lugar, el problema de la financiación. Debemos saber y queremos saber si el Gobierno piensa articular medidas para facilitar el acceso a la vivienda, a la financiación, ya sea para la compra o para que los promotores puedan desarrollar promociones de vivienda protegida.

Y, por último, el decreto de vivienda vacacional y su efecto en el aumento de los precios. El que crea que la vivienda vacacional no ha afectado a la conformación de los precios en Canarias es que no vive en Canarias, señora Pérez, no vive en Canarias. Lo que puede ser un alivio y una forma de acceso de renta por parte de las familias propietarias se está convirtiendo en una pesadilla para las familias más humildes, que viven de alquiler porque no pueden o no quieren comprar una vivienda, o también para los más jóvenes, que no se pueden emancipar en esta tierra y que empiezan a considerar que adquirir una vivienda en la que poder desarrollar su proyecto de vida es una misión imposible.

Señor Rodríguez, esto requiere de acciones urgentes y no se puede estar mirando para otro lado, porque una cosa es reconocer que la vivienda vacacional ejerce un factor determinante sobre el precio en determinadas islas y otra cosa es demonizar. Aquí no se demoniza nada, aquí se pone luz y taquígrafos sobre la realidad.

Si la única reacción del Gobierno va a ser recurrir el fallo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias sobre el decreto de la vivienda vacacional, ¿qué esperanza pueden tener las familias canarias para que el problema se resuelva? La decisión de mantener la vivienda vacacional en suelo residencial y excluir el turístico o el mixto para proteger determinados intereses empresariales ha derivado la presión de la vivienda vacacional a las áreas residenciales, donde viven las clases trabajadoras, las familias, esos que no tienen un lobby que les defienda, esos a los que nosotros queremos darles voz.

Mes a mes el problema se agrava y se cronifica, y ustedes siguen dándole la espalda. Casi dos años después siguen negando la necesidad de modificar el decreto de vivienda vacacional. El Gobierno se encuentra perdido, sin capacidad de reacción, sin rumbo, y el Partido Socialista no quiere traer aquí solo su preocupación, también soluciones. Soluciones porque la necesidad de realizar actuaciones sobre el parque de vivienda pública en Canarias, tal y como ya defendimos en una PNL, no hace mucho aprobada, para incrementar en 1000 viviendas el parque público y poder dar solución a las miles de familias canarias que esperan una reacción por parte del Gobierno... Una solución que el Partido Socialista llevó al Fdcan pero que su partido desechó condenando a las familias canarias a la espera, al empobrecimiento, a la falta de esperanza en poder formar un hogar. Por cierto, señor Rodríguez, ¿qué ha hecho el Gobierno para ejecutar esta PNL aprobada en este Parlamento hará un mes?

También ayudaría, y mucho, impulsar la reserva de suelo en los planes generales para la construcción de vivienda protegida, de forma que se garantice que parte de las nuevas viviendas se puedan mantener restringidas a la residencia y no se empleen para usos alternativos como la vivienda vacacional.

Hable con su consejera de Hacienda, señor Rodríguez, para que se adopten medidas fiscales que faciliten la adquisición de vivienda para las familias que más lo necesitan, para que se incentive el alquiler. ¿Sabe usted que se paga más aquí de impuesto de transmisiones patrimoniales que en Andalucía -los menores de 35 años- para adquirir la vivienda habitual?, ¿lo sabía?, y eso que presumimos de diferenciales fiscales.

Sigan combatiendo la explotación laboral y actuando frente a la precariedad, tal y como les enseñamos los socialistas en el Gobierno, para que las familias canarias ganen...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Un minuto, señor Lavandera.

El señor ÁLVARO LAVANDERA: ...y dejemos de ocupar la última posición del ranking nacional, aunque en este punto, señor Rodríguez, no soy optimista, porque parece que de este dato, de este dato, su partido está orgulloso, como nos vende su presidente a los inversores exteriores.

Actúen y fijen una posición respecto al alquiler vacacional, adopten medidas para regularlo dentro de la legalidad. Déjense de acciones inútiles que no van a llegar a ningún punto, como el recurso al fallo del TSJ, pues esta no es la solución. Dejen de utilizarlo como pantalla a su incapacidad, su falta de ideas y su posición inamovible, porque llevan cambiando el decreto hace casi dos años y no han movido ni una sola coma.

Señor Rodríguez, el Partido Socialista se muestra muy preocupado por la falta de capacidad del Gobierno para abordar el problema del encarecimiento de la vivienda en Canarias. Mientras tanto miles de familias siguen empobreciéndose. Yo lo que espero, y no tengo más tiempo porque este es un tema para dar varias comparecencias, es que de verdad anuncien algún tipo de medida, porque si no las presentaremos nosotros vía proposición de ley.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Lavandera.

Para finalizar su turno, señor consejero y vicepresidente del Gobierno.

El señor VICEPRESIDENTE DEL GOBIERNO Y CONSEJERO DE OBRAS PÚBLICAS Y TRANSPORTES (Rodríguez Valido): Gracias, presidente.

Señor Lavandera, yo no he negado que la vivienda es un problema que tenemos que afrontar y que debemos afrontar, y el Gobierno de Canarias el primero. No he negado esa circunstancia, he cuestionado algunos datos que usted ha aportado, que los he contrastado con otros datos que yo he aportado. Todas las acciones descritas en mi primera intervención están precisamente encaminadas a promover el acceso a la vivienda de los canarios.

Contestaré por partes, pero si no le parece suficiente permítame continuar enumerando algunas acciones, que son muchas, que ya el Gobierno desarrolla en materia de política de vivienda y que, señor Lavandera, su compañera, la señora Hernández, conoce bien, porque hace escasamente solo cinco meses era la responsable del área. Eso no hay que olvidarlo tan pronto, al menos no olvidarlo tan pronto.

Como les decía, en el marco del convenio bilateral que suscribiremos próximamente con el Estado también se recogen ayudas a la rehabilitación edificatoria. Una línea de subvención con un presupuesto consignado de 1,8 millones de euros, que se destinará a que las comunidades de propietarios puedan desarrollar rehabilitaciones en los edificios. Para ello es necesario el informe de evaluación del edificio. Como ustedes saben, la legislación vigente lo exige. También publicaremos una línea de subvención para la adquisición de este informe obligatorio de aproximadamente cien mil euros. Estas dos líneas son, por tanto, complementarias entre sí. El Instituto Canario de la Vivienda, la Fundación Laboral de la Construcción y el Servicio Canario de Empleo firmaron a finales del pasado año un convenio con el objetivo de rehabilitar el parque público de vivienda y fomentar al mismo tiempo políticas de empleo en materia de formación para menores de 30 años. El acceso digno a la vivienda, además de ser un derecho constitucional, señor Campos, también es un objetivo prioritario de este Gobierno. Para este programa que se encuentra actualmente en ejecución en dos municipios canarios, en Jinámar, en Telde, Gran Canaria, y en Añaza, en Santa Cruz de Tenerife, en Tenerife, el Ejecutivo canario ha destinado 2,3 millones de euros.

Señorías, yo les invitaría, por favor, a utilizar con rigor las cifras y no crear alarmas innecesarias ni utilizar temas tan sensibles solo y exclusivamente como arma política. No es cierto, como he leído en algún medio, y algunos han repetido aquí, que existan 35 000 demandantes de vivienda pública en Canarias. El registro, como bien saben, es público, el registro público de vivienda de Canarias, regulado por el Gobierno y puede acceder cualquiera. Yo lo invito, desde luego, a que lo haga. A día de hoy, lejos de las cifras que se indican, la realidad es que existen 10 030 demandantes de vivienda. Una cifra realmente importante, realmente preocupante, y a la que debemos atender.

En los últimos años no se han emprendido acciones para la construcción o adquisición de viviendas para la puesta a disposición de los demandantes inscritos en el registro público de demandantes de vivienda como consecuencia de la crisis. Lo han dicho todos los portavoces y efectivamente así ha sido. Es importante contar con mayores presupuestos que a su vez permitan invertir más en las políticas de vivienda y, por lo tanto, mejorar el acceso de los canarios a la vivienda y aumentar la calidad de vida. Por eso esperamos que se aprueben los presupuestos generales del Estado, que incorporan importantes inversiones para Canarias y financiación para los servicios públicos esenciales, entre los que se encuentran también ayudas para la vivienda.

Pero nosotros ya trabajamos, no esperamos. Por todo ello les informo, señorías, que el Gobierno de Canarias ha llevado a cabo un estudio de mercado y ha contrastado que, ante la existencia de un stock de vivienda existente, se procederá a un procedimiento de concurrencia competitiva para la adquisición por parte del Gobierno de un número aproximadamente de 1009 viviendas, que se calificarán como VPO y que sacaremos al mercado, lo que producirá un aumento en la oferta, en régimen de compraventa y de renta a un coste asequible, para satisfacer la demanda de vivienda de aquellas familias, personas, que tienen una situación económica y laboral que no les permite ir al mercado privado.

En relación con el parque público de viviendas del Gobierno, indicar que el Gobierno de Canarias tiene en torno a quince mil viviendas, de las cuales 10 000 son del propio Gobierno y 5000 de Visocan, todas estas en régimen de adjudicación. Todos y cada uno de los residentes en estas viviendas reciben ayudas de alquiler según el Decreto 221/2000, de 4 de diciembre, por el que se regula la ayuda de los alquileres de las viviendas de protección oficial adjudicadas conforme al Decreto 194/1994, de 30 de septiembre, por el que se regula el procedimiento de adjudicación de viviendas promovidas por la Comunidad Autónoma de Canarias en régimen de alquiler. La renta que las familias pagan por la vivienda no puede superar el 12 % del total de sus ingresos y además aquellas familias con cuatro o más miembros solo pagan el 1 % del total de la renta, con lo cual estaríamos hablando de que la renta a pagar es sobre los 4 a 8 euros. El Gobierno de Canarias bonifica el resto del alquiler, un dinero que se podría cuantificar en torno a los 30 millones de euros. Además de estas 15 000 viviendas patrimonio del Ejecutivo, existen otras 10 000 viviendas que o bien están en acceso diferido para la adquisición por parte de los residentes, en las mismas, o ya han sido adquiridas.

Por otra parte, la nueva ley del suelo de Canarias, que promueve el Gobierno de Canarias, también establece líneas de actuación. Así, en su artículo 138 d) dispone que "en el conjunto del suelo urbano no consolidado y de los suelos urbanizables de nueva creación con destino residencial se deberá adscribir, al menos, el 30 % de la edificabilidad residencial a la construcción de viviendas protegidas. En los ámbitos de suelo urbano de uso residencial sometidos a una operación de reforma o de renovación de la urbanización este porcentaje será del 10 %". Además, como bien saben, esta es una medida de política territorial y que también la propia ley del suelo, entre sus objetivos está que se puedan aprobar muchos más planes generales de los que hoy se han aprobado y que usted, señor Lavandera, denunciaba.

Señorías, iniciaba mi intervención anterior apuntando que, si bien en algunas grandes ciudades, como es el caso de Barcelona o Madrid, se detecta que, entre otras razones, el alquiler vacacional está ocasionando el incremento de los precios del alquiler como consecuencia de una desestabilización del mercado, como sucede en otras grandes problemáticas de la vivienda el alquiler vacacional carece de datos oficiales y fiables sobre los que concretar hacia dónde deben dirigirse las políticas públicas. En este sentido desconozco la fuente que ustedes manejan y de dónde sacan los datos, pero nosotros, desde el Gobierno de Canarias, como representantes públicos tenemos la responsabilidad de llevar a cabo las medidas necesarias con seriedad y rigurosidad. Para ello, como ya anuncié, pondremos en marcha el observatorio de la vivienda, que servirá como herramienta para estudiar el mercado de la vivienda y todos los parámetros que nos permitan conocer el estado actual y poner en marcha las políticas que sí que están generando un desequilibrio... equilibrio, la oferta y la demanda del mercado. De manera interdepartamental, procederemos a encargar un análisis del efecto que el alquiler vacacional puede acarrear en el acceso a la vivienda y de la misma manera nos permita implantar las medidas necesarias que hagan factible que aquellos canarios que opten a buscar residencia en el mercado puedan acceder a ella.

En cualquier caso, hallar una solución a la compleja situación del alquiler vacacional no es sencillo. Es un fenómeno globalizado y es necesario conciliar las posturas de los numerosos sectores cuyos intereses entran en conflicto en el marco de esta nueva modalidad turística.

Desde la Consejería de Turismo del Gobierno de Canarias se trabaja en la línea de valorar la necesidad de una modificación del vigente Decreto 113/2015, de 22 de mayo, identificando los puntos más conflictivos o que menos respuesta satisfactoria ha causado aquella regulación en sus años de vigencia.

Como ustedes bien saben, el Gobierno ha decidido recurrir la sentencia del TSJ que impugna el decreto por el que se aprueba el reglamento de las viviendas vacacionales, aprobado en el 2015, precisamente con un Gobierno de Coalición Canaria y el Partido Socialista. Los servicios jurídicos de la comunidad autónoma observan razonamientos jurídicos que no comparten y que conducen a un fallo anulatorio que consideran no ajustado plenamente a derecho. Entre los argumentos que lo justifican está la necesidad de intentar evitar inseguridad jurídica mientras no se ordenen adecuadamente los diferentes modelos de explotación turística que eviten competencia desleal en el sector, un problema del cual el Gobierno de Canarias se ha hecho cargo.

Muchas gracias.

(El señor Álvaro Lavandera solicita la palabra).

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor vicepresidente.

Dígame, señor Lavandera.

El señor ÁLVARO LAVANDERA (Desde su escaño): Pido un minuto por haber sido contradicho, en tanto en cuanto ha puesto en entredicho la fuente de los datos que he expuesto en mi comparecencia.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Tiene usted un minuto, señor Lavandera.

El señor ÁLVARO LAVANDERA (Desde su escaño): No, no, no los ha puesto en entredicho, simplemente ha dicho que son mentiras, que no coinciden con los de usted.

Mire, Instituto Nacional de Estadística, Ministerio de Fomento, Consejo General de Notarios, portales como Fotocasa, portales como Idealista y sobre todo observar la calle, escuchar a la gente, estar pegado a la realidad de esta tierra, señor Rodríguez. Y le digo una cosa: si van a pedir otro informe sobre la vivienda vacacional, es el cuarto, es el cuarto.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señor Lavandera.

Señor vicepresidente.

El señor VICEPRESIDENTE DEL GOBIERNO Y CONSEJERO DE OBRAS PÚBLICAS Y TRANSPORTES (Rodríguez Valido) (Desde su escaño): Básicamente no he negado ni he dicho que sean falsas las fuentes, lo que he dicho es que las desconocía. Las fuentes que yo he aportado son del Instituto Nacional de Estadística y me parecen suficientemente correctas, más allá de portales de empresas privadas. Eso sí, ya les aviso y les anuncio que el Gobierno de Canarias, los consejeros, el presidente, no vamos levitando, también vamos por la calle, vamos pegados a la calle y cerca de...

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor vicepresidente.

Finalizamos la sesión plenaria. Nos vemos mañana, como es habitual, a las nueve de la mañana. Comenzaremos con la comparecencia... (Rumores en la sala). Señorías, nos vemos mañana a las nueve. Comenzaremos con la comparecencia de la señora consejera de Hacienda.

Muchas gracias y buenas noches.

(Se suspende la sesión a las veintiuna horas y catorce minutos).

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/C-1120 Sobre -Vicepresidente del Gobierno-, sobre medidas para abordar el encarecimiento de la vivienda.

Facebook Twitter Youtube Google Plus Flickr

Aviso jurídico · Parlamento de Canarias C/Teobaldo Power, 7
38002 S/C de Tenerife
Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400