Diario de Sesiones 87/2017, de fecha 19/9/2017 - Punto 28

9L/C-1277 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO -CONSEJERA DE HACIENDA-, INSTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA CANARIO, SOBRE PREVISIONES DE LA ANUNCIADA REFORMA FISCAL.

La señora PRESIDENTA: Señorías, vamos ahora al orden del día, tal cual está acordado por la Junta, al punto 2.4, la comparecencia 1277, a petición del Grupo Socialista Canario, a la consejera de Hacienda, sobre previsiones de la anunciada reforma fiscal.

Para la defensa de la misma, el señor Álvaro Lavandera, cinco minutos.

El señor ÁLVARO LAVANDERA: Gracias, presidenta. Buenas tardes, señora consejera. (El señor presidente del Gobierno se levanta para hablar con el señor Castro Cordobez; luego, abandona la Cámara). Una pena que se vaya el señor presidente; yo creo que este es un tema que a usted le gusta.

Señora consejera, el Consejo de Gobierno de 20 de febrero, febrero de 2017, usted anunciaba el inicio de contactos con agentes sociales, económicos, cabildos y ayuntamientos para proceder a una reforma fiscal profunda, que sirva para los próximos diez o veinte años. El objetivo: tener así un documento que no sea unilateral, sino fruto del diálogo entre todos los agentes implicados. Parece que en el diálogo se olvidó el Gobierno de la minoría del resto de los grupos parlamentarios.

Anunció, además, que descartaba subir los tipos del IGIC y que lo que existe es una propuesta para reducirlos, debida al incremento que se ha producido en la recaudación. No sabemos si era un guiño al Partido Popular o una mentira más. Añadía, para finalizar, que usaría la fiscalidad como herramienta para interceder sobre el conjunto de la economía para hacer las islas más iguales y que las rentas se equiparen; y es que, hasta en esto, introduce el insularismo, ya que la redistribución de la riqueza la entendemos entre las personas. Y, por supuesto, asegurar el acceso a los servicios públicos en todas las islas, vivan donde vivan.

7 de marzo del 2017. Usted, de nuevo, nos dice que en la reforma fiscal anunciada y que quiere poner en marcha en 2018 se van a seguir incrementando los impuestos al tabaco y a las bebidas carbohidratadas que favorecen la obesidad. También, que la posible rebaja del IGIC no se hará de forma indiscriminada -donde dije digo, digo Diego-, y que estudia la fórmula para que las personas celíacas, cuyos alimentos especiales son su medicina, no multipliquen por seis su cesta de la compra, puedan ser compensadas en el desembolso económico que deben llevar a cabo. Además, modernizará los tributos vinculados con la protección del medioambiente y la economía azul y los que se destinan a impulsar sectores estratégicos para diversificar la economía.

Ese mismo día, el señor Clavijo decía que bajaría el IGIC si se contaba con un nuevo sistema de financiación autonómico satisfactorio. No sé si a día de hoy sigue pensando lo mismo, sería bueno saberlo.

4 de mayo de 2017. El señor Clavijo manda parar, declara a los medios de comunicación que no hay ninguna decisión acerca de gravar por un nuevo impuesto las bebidas azucaradas y la bollería industrial, que es solo una idea que se debatirá con los empresarios. Repito: con los empresarios. No cuenta la opinión de Sanidad, de su departamento; de Salud Pública; o las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, las de los expertos que gusta de convocar para hablar de las microalgas. Ni una sola mención a los mismos.

El señor Clavijo desautoriza a la señora consejera de Hacienda cuando decía que su intención era seguir la recomendación de la Organización Mundial de la Salud de gravar determinados productos con alto contenido en azúcar para combatir la obesidad; la manda a callar porque, para el señor Clavijo, la opinión de la patronal es la que importa.

12 de mayo de 2017 -vamos avanzando en el año-. El nuevo presidente de Asinta declara que la patronal está preocupada porque, de producirse, se dañaría el tejido industrial. El señor Clavijo ya tiene su respuesta. ¿Nos podría decir, señora consejera, en qué ha quedado la posibilidad de introducir cambios en el consumo de productos perjudiciales para la salud?

Continuamos con la feria de anuncios y contradicciones, con ese rigor técnico y científico que tanto caracteriza al Gobierno de la minoría. Oigamos lo que dijo el pasado 7 de septiembre sobre la reforma fiscal. (El señor diputado hace uso de medios audiovisuales. Se oye la voz en off de la señora consejera de Hacienda, Dávila Mamely). Hablemos, señora consejera, de amnistías fiscales. En septiembre de 2015, cuando presentaba su reforma del impuesto de sucesiones y donaciones, afirmaba que así se evitarían las renuncias a las herencias o que en donaciones se preveían unos ingresos de 2,97 millones de euros. La realidad es terca, señora consejera. Han aumentado las renuncias a las herencias -primera falsedad- y, con respecto a las donaciones, en 2016 se recaudó un 45 % menos que en 2015, lejos de esa bajada del 19 % que usted anunciaba; pero es que el número de donaciones se incremento un 400 %, de 1958 en 2015 a 9844 en 2016. Señora consejera, o se equivocó o nos engañó. Pero, en cualquier caso, ambas opciones son reprobables para alguien que dirige la hacienda canaria.

¿No considera usted que es una amnistía fiscal encubierta...?

¿Me puede dar treinta segundos? (Dirigiéndose a la Presidencia).

La señora PRESIDENTA: Sí, señor portavoz. Un minuto más.

El señor ÁLVARO LAVANDERA: ¿No considera usted que es una amnistía fiscal encubierta, a sabiendas de que se preveía que los expertos convocados para la reforma del sistema de financiación autonómico plantearían un tipo mínimo y común para todas las comunidades para el impuesto de sucesiones y donaciones?

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Álvaro Lavandera.

Turno para el Gobierno.

Señora consejera.

La señora CONSEJERA DE HACIENDA (Dávila Mamely): Gracias, señora presidenta, señorías.

Señor Lavandera, no acierta usted ni para elegir la foto. Tengo algunas mejores en las que no salgo mirando de reojo y con cara de pocos amigos. Pero, bueno, vayamos a lo que nos interesa.

El mejor momento, señorías, para afrontar una reforma tributaria es cuando la economía empieza a salir de la crisis. Si se intenta realizar cuando la crisis golpea de lleno, el objetivo de recaudación tributaria va a prevalecer sobre todos los demás; mientras que si se hace en la cúspide de una burbuja, se corre el riesgo de diseñar un sistema tributario válido únicamente para las épocas de bonanza. Sin embargo, cuando se realiza a la salida de una crisis, el recuerdo de la vigencia de los objetivos de suficiencia económica siguen siendo plenos pero no resultan acuciantes, mientras que la intención de lograr un sistema fiscal moderno, que incentive y no ponga freno a la actividad económica y a la creación de empleo, que aún es precaria y necesaria, ganará peso de igual modo que lograr un sistema tributario reformado que cumpla con el IGIC en los principios y los objetivos de equidad a los que debemos aspirar a alcanzar.

Estamos, pues, ante el mejor momento para lograr un sistema fiscal moderno, sencillo, transparente, suficiente, eficiente, neutral y equitativo; y en ese empeño nos abocamos, estamos esperando o esperamos la colaboración de todos.

Por ese motivo, señorías, es innegable la necesidad de afrontar una modernización y una reforma fiscal integral. Por eso, señor Lavandera, confunde usted bajada de impuestos con una reforma fiscal, una modernización del sistema tributario en profundidad. Son dos cosas distintas, conceptos que tenemos que poder manejar para afrontar el debate sosegado, sereno y en colaboración de esta reforma fiscal.

Las reformas tributarias duraderas requieren de un proceso de discusión, sí, señor Lavandera, y ese debate lleva su tiempo. Así que, para el desarrollo de la reforma tributaria canaria, se contará con la colaboración, y de hecho se está contando con los distintos agentes económicos, sociales y con los expertos en esta materia. Es más, señor Lavandera, le pongo en antecedentes: hemos fichado a su anterior director de la oficina económica, de la oficina económica de la vicepresidenta, el señor Olivera. Es un gran economista, es un buen conocedor y, como verá, nuestro sectarismo no llega al límite de no contar con él; nos parece un gran experto, ha sido colaborador con nosotros para el debate del sistema de financiación y también va a colaborar con nosotros en el diseño del nuevo sistema de modernización de las reformas tributarias que queremos llevar a cabo.

Por eso, estamos abordando lo siguiente, señorías: en este periodo de tiempo, hemos elaborado o estamos elaborando un documento sobre la evolución del sistema tributario canario, los impuestos que engloba, su capacidad de recaudación a lo largo del tiempo; se va a analizar la evolución del sistema tributario y fiscal en Canarias, que tiene que diagnosticar sus carencias y desafíos, tanto presentes como futuros; y elaborará una propuesta de reforma fiscal que debe ser la base en la que se palien o se busquen soluciones, teniendo en cuenta las necesidades de recaudación de la comunidad autónoma, así como las demandas de los distintos agentes económicos y sociales; se analizará la eficiencia y equidad del sistema tributario canario, que diagnostique los posibles problemas que se plantean actualmente y los que se puedan presentar en un futuro cercano; se van a recopilar, a debatir y a valorar las distintas propuestas presentadas por los agentes sociales, económicos, y por los expertos; con los documentos elaborados y recopilados anteriormente, se va a proceder a la valoración de una propuesta de reforma y modernización del sistema tributario canario, cuyo resultado -como dije- debe ser un sistema tributario sencillo, transparente, suficiente, eficiente, neutral y equitativo.

Con este objeto, vamos a proponer medidas concretas de simplificación y reforma de las distintas figuras tributarias, analizando en profundidad su conveniencia, su ámbito de aplicación, el hecho imponible, las exenciones, los sujetos pasivos, la base imponible, el tipo impositivo, las deducciones, los regímenes especiales y su gestión.

De igual modo, la propuesta de reforma debe incluir un impacto social, económico y recaudatorio de todas y cada una de las propuestas de reforma presentadas, así como el impacto global en términos de empleo y crecimiento económico.

Señorías, una de las características de un buen sistema tributario es que debe ser más simple que el vigente, fácil de implementar y de controlar, con el objeto de reducir las cargas administrativas, tanto con los contribuyentes -para que estos puedan cumplir con él- como con la administración tributaria, para que pueda gestionarlo y luchar contra el fraude fiscal.

Además, debe ser transparente. En numerosas ocasiones, los distintos impuestos que conforman el sistema tributario permiten realizar numerosos ajustes contables y la aplicación de deducciones y bonificaciones y la imposición de tipos especiales, dando como resultado un tributo poco transparente. En este sentido, el contribuyente acaba por no saber cuánto paga con sus impuestos, por qué y en qué se emplean sus impuestos. Los contribuyentes deben saber cómo son empleados sus impuestos, ya que su confianza en el esfuerzo que se genera debe redundar en el conjunto de la sociedad y debe suponer un mayor acicate para pagarlos y así contribuir de nuevo a la reducción del fraude fiscal.

La reforma fiscal debe garantizar un nivel de recaudación impositiva suficiente para cumplir con los objetivos de estabilidad; pero, al mismo tiempo, cumplir con los objetivos de dar cobertura a los servicios públicos esenciales. Y, asimismo, debe ser lo suficientemente flexible como para que se puedan financiar los distintos niveles de gastos, al menos, dentro de un rango razonable, que permita al Ejecutivo de turno hacer frente a los gastos comprometidos y exigibles y, por lo tanto, aplicar su política económica.

(Abandona su lugar en la Mesa la señora presidenta. Ocupa la Presidencia la señora vicepresidenta segunda, Tavío Ascanio).

Debe ser eficiente. Para ello, una política tributaria bien concebida debe intentar evitar, al menos, reducir al mínimo las distorsiones sobre las decisiones de los agentes económicos, los individuos o las empresas, así como las cargas administrativas que estos soportan.

Los impuestos que afectan a las decisiones que toman las personas y los agentes económicos tienen que gravar un bien o un servicio por encima o por debajo de la media; deben incentivar que se adquiera o se invierta menos o más, respectivamente, de ese bien o servicio; y puede distorsionar la actividad económica provocando que los recursos no se asignen de una manera lo más eficiente posible, lo que lleva a pérdidas de valor añadido y riquezas en el conjunto de la economía.

Por lo tanto, la reforma del sistema tributario canario debe analizar las distorsiones que el actual sistema genera en nuestra economía y propondrá medidas para eliminarlas o reducirlas, siempre que sea factible y que no perjudique al gran objetivo, que es que sea un sistema tributario más justo y equitativo.

La neutralidad será otro de los grandes principios y está muy ligada a la eficiencia, ya que es una condición necesaria pero no suficiente para aquella. El sistema tributario no debe beneficiar a unos sectores productivos en perjuicio de otros; o al menos, que eso sea explícitamente lo que se pretenda. Es decir, impulsar sectores económicos que sean punta de lanza y que tengan efectos positivos sobre el conjunto de la economía.

Y, por último, debe ser equitativo. Es lo último, pero, desde luego, no es lo menos importante. El sistema tributario canario debe ser equitativo; esto es, debe repartir la carga tributaria para ser justo. La incidencia de los impuestos es fundamental para evaluar su equidad. El efecto de las exenciones, de las deducciones, de los tipos especiales genera impacto no solamente en la eficiencia del sistema tributario, sino también en la igualdad y en la justicia social.

La reforma del sistema tributario que pretendemos afrontar debe contemplar tanto el principio de equidad horizontal -esto es, que los contribuyentes con una capacidad de pago similar paguen una cuantía similar en impuestos, tratando de igualar a los iguales- como el principio de equidad vertical; es decir, que los contribuyentes con una mayor capacidad de pago deben pagar más impuestos con un tratamiento desigual para todos los que son desiguales. Como las situaciones personales y familiares son muy distintas, la reforma debe contemplar las diferencias personales y familiares que son relevantes para la capacidad de pago de una familia y de otra.

De todos modos, estos son los objetivos más relevantes, la eficiencia, la equidad de un sistema tributario; resultando que debe cumplir con los objetivos que siempre nos hemos planteado, y que no son otros, señorías, que el de la justicia social y una mejor distribución de la riqueza.

Muchísimas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Pasamos a la intervención de los grupos no solicitantes de la comparecencia.

En nombre del Grupo Mixto, tiene la palabra doña Melodie Mendoza.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Presidenta. Buenas tardes, señorías. Buenas tardes, señora consejera.

Hoy debatimos sobre variar la cantidad de ingresos públicos con los que se nutren nuestra sanidad, la educación que implantamos, las ayudas sociales, las políticas activas de empleo, las inversiones en infraestructuras esenciales para el desarrollo e, incluso, la protección de nuestros montes y los incentivos a nuestros sectores económicos.

Los impuestos no se han creado para sangrar al ciudadano, sino para sostener el Estado social y el bienestar de la población, por lo que variar la delicada balanza entre lo que es necesario cobrar y el no someter a una presión fiscal excesiva a la población es una tarea que debemos hacer desde la responsabilidad y el análisis riguroso.

Mucho hemos hablado de solventar los problemas de financiación que hemos sufrido en Canarias los últimos años; una, por el reiterado incumplimiento del Gobierno del Estado con nuestras islas. En ese marco, era difícil poder afrontar una reforma fiscal. Y, ahora, aún debemos ser cautos antes de cambiar el statu quo.

Todavía no hemos aprobado un nuevo sistema de financiación autonómico, ni la reforma de nuestro estatuto. E, incluso, aunque haya conseguido la separación del REF del sistema de financiación actual, todavía está sin aprobar la reforma de los aspectos económicos del REF, por lo que, en breves semanas, cuando se presente el presupuesto del Estado para 2018, no se verá aún reflejado este logro.

A día de hoy, hay mucho pendiente y apenas ha variado el marco para plantearnos siquiera el rebajar los impuestos del bloque de financiación canario si no es por una buena causa. No podemos renunciar a los ingresos que nos reportan los 15 millones de turistas con el IGIC. Las reformas en esta legislatura han sido puntuales, pero han tenido incidencia en el sistema: hablamos de una minoración con la bonificación del impuesto de sucesiones y donaciones, la rebaja del IGIC cultural y el de las colonias y perfumes. Por otro lado, se han revisado al alza el del tabaco y los del juego.

A lo largo de los próximos meses, aprobaremos la proposición de ley de deducciones de vivienda, y ahora tenemos encima de la mesa otra serie de deducciones con interés social para las familias canarias. Pero no olvidemos que estos impuestos nutren también a las corporaciones insulares y locales, que son las más cercanas al ciudadano y, por tanto, las que solucionan la mayoría de los problemas y necesidades.

Por eso, le pedimos que hablen y dialoguen con los ayuntamientos y cabildos antes de afrontar una reforma de calado que les pueda afectar.

Si el Estado y Canarias cumplieran, no haría falta pedirles cautela y diálogo; aun así, usted y sus señorías saben que, en tiempos de crisis, los cabildos y los ayuntamientos han sido generosos y contribuido al esfuerzo común de Canarias, apretándose el cinturón como lo hemos hecho todos.

La propuesta tiene aspectos que la Agrupación Socialista Gomera valora positivamente en su utilidad social, pero ahora nosotros vamos a analizar qué es lo que realmente va a suponer ese cambio.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): En nombre del Grupo Parlamentario de Nueva Canarias, tiene la palabra su portavoz, el señor don Román Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ (Desde su escaño): La política fiscal determina la orientación de un Gobierno y la posición en la que encuentra: es de las políticas claves para interpretar -lo digo con claridad- la posición ideológica de las organizaciones.

Nosotros creemos que este debate siempre es necesario y siempre es bienvenido, y escucharemos propuestas. Pero mucho nos tememos que estemos hablando, una vez más, de medidas puramente electoralistas, efectistas, para tratar de quedar bien.

A nosotros nos parece que el sistema fiscal español -y, por tanto, canario- tiene serios problemas. El primero, el del fraude. Los que no pagan, que siguen siendo tasas inaceptables y que encabezan los países de la Unión Europea. La persecución del fraude es una de las claves de la política fiscal: que pague todo el mundo. Y ahí el esfuerzo sigue siendo insuficiente, y es ahí donde hay una fuente de recursos -yo no digo que inagotable, pero muy relevante, según los análisis de los expertos-.

La segunda cuestión. La política fiscal española es regresiva: no pagan los que más tienen, pagan los que menos tienen. El 82 % de los ingresos fiscales del sector público español recae sobre las rentas del trabajo y sobre el consumo; es una política fiscal injusta. En cualquier propuesta que vaya en el sentido de perseguir el fraude y de mayor progresividad, encontrarán ustedes a Nueva Canarias. Hasta ahora, los atisbos de política fiscal que ha hecho este Gobierno los rechazamos de plano en su mayoría. La bonificación al 99 %, sin modular el impuesto de donaciones y sucesiones: no estamos de acuerdo. No estamos de acuerdo, lo dijimos en solitario; otros lo aprobaron y ahora se arrepienten, y eso está bien. No estamos de acuerdo en la eliminación o la reducción del impuesto de las colonias y en los perfumes para favorecer a un sector y a los visitantes. Estuvimos de acuerdo en reducir el IGIC para determinados consumos culturales. Estamos dispuestos a hablar de todo eso, pero en serio, pensando en el futuro.

Y, ojo, tenemos la financiación autonómica pendiente, muy pendiente; y una de las claves sabe usted que va a ser la corresponsabilidad fiscal. Ojo, no sigamos tirando del hilo, porque se rompe. No es razonable que tengamos una presión fiscal en España sensiblemente inferior que la media de los países de la OCDE. Y nosotros mantenemos el diferencial fiscal, pero ojo en su distribución; porque la distribución del diferencial fiscal se reparte también de manera injusta. Escucharemos propuestas, pero no aceptaremos propuestas efectistas, electorales, para quedar bien y para comprometer lo más importante, que es el bienestar de la gente. Y eso pasa por que pague todo el mundo y por que pague el que más tiene; y por ahora, de eso, nada de nada.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): En nombre del Grupo Parlamentario Podemos, tiene la palabra su señoría, el señor diputado don Manuel Marrero Morales.

El señor MARRERO MORALES (Desde su escaño): Buenas tardes.

Llevan ustedes, señores del Gobierno, unos cuantos meses anunciando una reforma fiscal sin concretarla. Yo creo que posiblemente sea para generar expectativas, para medir el rechazo o la aceptación social que pudiera tener esa propuesta, a la par que irse procurando los posibles pactos para la aprobación de unos presupuestos; apoyos que, a fecha de hoy, por lo que se ha dicho en esta Cámara, pues, no parecen tener garantizados, dada la minoría parlamentaria que sustenta a este Gobierno.

Esto de no tener mayorías absolutas que pasen el rodillo de forma insensible, como ha pasado en algunos momentos en el Estado, es bueno porque fomenta el diálogo, el acuerdo, y nos hace retratar ante la ciudadanía.

Cuando nos presentamos a las elecciones, el programa es nuestro contrato y nuestro compromiso con la sociedad, que ha visto cómo reiteradamente se suele incumplir por los Gobiernos sucesivos y por aquellos que dicen una cosa en la oposición y hacen otra bien distinta cuando están en el Gobierno. Y luego escuchamos quejas de la desafección política.

El perfil más o menos social de un Gobierno queda perfectamente definido, como decía el señor Rodríguez, cuando se plasman sobre el papel los presupuestos y su política fiscal. ¿Cuánto dedicamos a las personas?, ¿cuánto a las obras?, ¿cuánto dedicamos a satisfacer los derechos de la mayoría social y, de manera especial, de los más desfavorecidos? ¿De dónde obtenemos los ingresos, vía impuestos, para que haya una verdadera redistribución de la riqueza y se avance en política social y redistributiva? ¿Son suficientes las medidas adoptadas para satisfacer el derecho a la alimentación, a la vivienda, a la salud, el empleo, la educación, la dependencia? Es decir, ¿en cuánto va a mejorar, que es lo que se preguntaría cualquier ciudadano y cualquier ciudadana de estas islas, en cuánto va a mejorar la sociedad canaria el año 2018, respecto al año anterior, con estos presupuestos? Este es el gran reto y la gran responsabilidad que cada año se nos presenta como representantes públicos a la hora de tomar decisiones y definir prioridades sobre cómo y dónde se gasta o se invierte el dinero del erario público; y cómo se recauda, que es también muy importante.

Cuando hablamos de reforma fiscal, tenemos que hablar de todo esto. Este Gobierno nos va a tener enfrente si de lo que se trata es de continuar con recortes y debilitamiento del sector público. Nos va a tener enfrente si la anunciada reforma fiscal camina hacia trasladarles las cargas a los grupos sociales con menor poder adquisitivo y, por el contrario, se niegue a exigir un mayor sacrificio a los que más tienen. No vamos a consentir que el número de personas en riesgo de pobreza y de exclusión social en Canarias, la tasa Arope, continúe en torno al 35 %.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): En nombre del Grupo Parlamentario Popular, tiene la palabra su señoría, el señor don José Estalella Limiñana.

El señor ESTALELLA LIMIÑANA (Desde su escaño): Gracias, presidenta. Buenas tardes, señora consejera.

Hablaba usted, en su exposición, de que la reforma que pretende acometer sería o resultaría un sistema impositivo y tributario sencillo, transparente, suficiente, neutral y eficiente. Yo espero que no sea débil, liviano, pobre, escaso, corto e insuficiente. Eso es lo que espero. Dijo también que debe ser simple y eficiente; yo quiero decirle que, desde Grupo Popular, nosotros pensamos que el principio que debe presidir un sistema tributario es que sea justo, más que simple y eficiente, para su seguimiento.

Hemos asistido estos días a una declaración suya y también del presidente del Gobierno, indicándonos que iba haber una serie de deducciones del IRPF. Yo pensaba que usted hoy iba aquí a expresarnos con mayor grado de conocimiento esa voluntad que tiene de reducir, de aplicar deducciones a la cuota, al tramo de IRPF a la cuota autonómica. Pero veo que no; que, simplemente, nos ha esbozado unas líneas generales que no vienen a decir nada, absolutamente, más que obviedades en las que -en la mayoría de ellas- participamos; otra cosa es cuál sea el camino para alcanzarlas.

Y perdóneme que le insista en que el impuesto más injusto es el impuesto indirecto, porque no distingue entre las personas que tienen trabajo o las que no; los que son jubilados y los que no; los que son trabajadores por cuenta ajena y los que no. Ese impuesto es el que hay que bajar en este momento, ese impuesto es el que generaría renta disponible inmediatamente. Es el IGIC el que tiene usted que tocar inmediatamente; porque, además, ha anunciado una reforma del IRPF y esa reforma del IRPF que lleva usted anunciando un tiempo, además, solo se notará en los bolsillos de los ciudadanos en abril o mayo del 2019. Esa es la realidad. Esa es la realidad: durante la campaña electoral, en la que ustedes pretenderán ganar, como es lógico. Pero no engañe a los ciudadanos. Cuando usted plantee una reforma tributaria, indíqueles a los ciudadanos a partir de qué momento podrán hacer uso de esa renta; no del momento en que entra en vigor la norma, sino el momento en el que esa norma tiene trascendencia real en la vida de las personas. Ese es el quid de la cuestión.

Es verdad. Nosotros, desde luego, preferimos esta noticia a la contraria. Prefiero que bajen los impuestos de la cuota autonómica a que los suban, evidentemente; pero, ya le digo, nos parece insuficiente y nos parece tarde, llega tarde. Tienen ustedes récord de recaudación en el IGIC, acceden ustedes a nuevas fuentes de financiación como el Fdcan -160 millones más al año-, el Fondo de Competitividad le genera a usted el año que viene 360 millones de euros. O sea, la voracidad de la Administración Clavijo es absoluta.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): En nombre del Grupo Nacionalista Canario, tiene la palabra su señoría, la señora diputada doña Elena Luis Domínguez.

La señora LUIS DOMÍNGUEZ: Gracias, señora presidenta. Señorías. Señora consejera.

No es la primera vez que debatimos sobre la necesidad de acometer una reforma fiscal integral en Canarias que permita realizar un estudio riguroso y participativo sobre el sistema actual y las posibles modificaciones que se puedan acometer de modo que no pongamos en riesgo la financiación de nuestros servicios públicos esenciales y, al mismo tiempo, avancemos hacia un sistema fiscal que contribuya realmente a que se produzca en nuestras islas una mejor redistribución de la riqueza pero que, también, nos permita caminar por la senda del desarrollo económico los próximos diez, veinte años. Todo ello, enmarcado en un proceso participativo con los principales agentes sociales y económicos, administraciones locales, grupos políticos y el propio Gobierno de España, entre otros.

Y nosotros, desde el Grupo Nacionalista Canario, compartimos esa idea; pero también tenemos claro que esta debe ser una reforma de modernización de nuestro sistema fiscal rigurosa, participativa y que responda a las necesidades que hoy tiene Canarias. Por tanto, obligatoriamente, habrá que destinar un tiempo prudencial a desarrollarla. Indudablemente, hay que intentar ser ágiles, pero debemos dedicarle el tiempo que una reforma de esta envergadura necesita.

Por otro lado, el hecho de que se aborde una reforma integral de nuestro sistema fiscal no significa que no se puedan ir tomando medidas puntuales, dirigidas a favorecer o incentivar a colectivos y sectores de la población o de la actividad económica que necesiten de determinados estímulos para su pervivencia o desarrollo.

Lo hemos hecho con la reducción del IGIC del tipo general al reducido al 3 % para un sector que ha sufrido como pocos la crisis: el sector cultural y artesanal. También hay una proposición de ley reciente del Grupo Socialista, que hemos apoyado todos los grupos, encaminada precisamente a favorecer el acceso a la vivienda en Canarias; fundamentalmente, para colectivos vulnerables, a través de rebajas fiscales.

Y por supuesto, señora consejera, que nosotros compartimos, desde el Grupo Nacionalista, la propuesta en la que el Gobierno de Canarias trabaja, por lo que hemos oído por los medios de comunicación y declaraciones que usted ha hecho, que estaría orientada a bajar el tramo autonómico del IRPF, entre otras rebajas de impuestos destinadas a familias, autónomos y pequeñas y medianas empresas, los verdaderos sufridores de esta crisis. Hay que tener en cuenta que estas medidas permitirían a las familias tener más disposición de renta y, al mismo tiempo, si se tomara por ejemplo la medida que se está planteando con respecto a las pequeñas obras que desgraven, pues, sería también una medida que estaba reclamando el señor Rodríguez para aflorar, pues, toda la economía sumergida.

Lo que no compartimos, señorías, y no me va a dar tiempo de terminar, señora consejera, es la propuesta que está haciendo el Grupo Popular en relación con una rebaja lineal del IGIC, porque estaríamos seguros de que ponemos en riesgo los servicios públicos esenciales... (Corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Pasamos a la intervención, segunda intervención, del grupo proponente de esta iniciativa.

En nombre del Grupo Socialista Canario, tiene la palabra su portavoz, el señor don Iñaki Álvaro Lavandera.

El señor ÁLVARO LAVANDERA: Gracias, presidenta. Señora consejera.

No confundimos reforma fiscal con bajada fiscal. Y me alegra, además, el anuncio que ha hecho de que el señor Olivera haya sido fichado por el Gobierno para estos trabajos. Últimamente, tiran mucho de fichaje externo, ¿no?, debe ser que las decenas de asesores que tiene contratados el Gobierno de Canarias poco deben saber al respecto de las materias en las que se encuentran. Obedecen a otros fines, ¿verdad?

Me alegra que tenga clara la necesidad de modernizar el sistema fiscal. Ha hablado de eficiencia, transparencia, equidad, redistribución de la riqueza. Simple y eficiente. Progresividad y lucha fiscal, decía el señor Rodríguez. Un sistema justo, decía el señor Estalella. Una reforma rigurosa y participativa, decía su portavoz del Grupo Nacionalista Canario. Pero me preocupa que de tanto hablar no haya sido capaz de concretar ni una sola propuesta. Bueno, la portavoz de su grupo, del único grupo que sustenta al Gobierno, ha dicho que la conoce por algo que ha oído en los medios; parece que hablaba con más fundamento la portavoz del Grupo Mixto, donde concretaba alguna de las medidas. Ya sabemos que son socios vip, ya lo dijo el presidente esta mañana. Y realmente, señora consejera, aparte de leer teoría fiscal, lo único que ha dicho en su primera intervención es que no le gustó la foto, y le pido disculpas por ello. En la próxima ocasión, buscaré alguna en la que salga mejor.

Nos gustaría, además, ya que en la primera intervención lo único que ha hecho es hablar, leer un pequeño resumen de manual de teoría fiscal que le deben de haber preparado sus asesores, nos gustaría que en su segunda intervención tuviese la amabilidad, la cortesía parlamentaria y cumpliese con la obligación reglamentaria de contestar a las preguntas que le hice en la primera intervención y que le voy a seguir haciendo en la segunda intervención, porque lo que queremos es información, no que nos llegue por los medios de comunicación esa rigurosa y participativa propuesta de reforma fiscal.

El 24 de agosto de 2017, hace poco, el nuevo viceconsejero de Hacienda declaraba en los medios de comunicación que es razonable revisar la exención del impuesto de sucesiones y donaciones para las rentas más altas, tal y como plantean los grupos de la oposición. El 10 de septiembre de 2017, un poquito después, usted declara que, a pesar de seguir aumentando las renuncias, no piensa hacer ningún cambio al respecto; categóricamente, responde que en absoluto. Le pregunto, señora consejera, ¿a quién hacemos caso: a usted, al señor Clavijo, a su nuevo viceconsejero, al presidente de Asinca? Yo espero que esta intervención no le cueste el puesto, porque es el segundo viceconsejero de Hacienda que tiene y ha tenido dos directores generales de Presupuestos, dos directoras de la Agencia Tributaria Canaria. Yo no sé lo que pasa en su departamento con tanto cambio, pero sí nos gustaría que nos aclarase qué líneas va a seguir la consejería al respecto.

Y no le voy a hacer propuestas, creo que las propuestas, como ha dicho la portavoz de su grupo, cuando nos llegue ese documento, riguroso y participativo, pues, participaremos de él, colaboraremos, trabajaremos, buscaremos un sistema tributario justo, equitativo, que redistribuya la riqueza, que luche contra el fraude fiscal, que simplifique los trámites administrativos y que mejore, desde luego, la situación de rentas de las familias. Pero sí hay algunas cosas que hemos escuchado últimamente en los medios de comunicación de su boca que nos preocupan, al ser, como dije antes, la principal responsable de la hacienda pública canaria.

El principal argumento que usa contra el Partido Popular, para no reducir el impuesto general indirecto canario, y se lo he oído escuchar, es que lo pagan los grandes hoteleros y el sector turístico; y que, claro, que cómo pretende que se reduzcan los impuestos a las grandes empresas. Miren, conceptualmente, el IGIC lo repercuten las empresas, el sujeto pasivo son las empresas, la cuota tributaria la ingresan las empresas; pero quien soporta el impuesto general indirecto, al igual que el IVA y otros impuestos indirectos, es el consumidor final, es el contribuyente. Eso para que le vaya quedando claro, ¿no?

Cuando plantean cantidades económicas, creo que habría que hablar con números sobre la mesa. Usted, en su primera intervención, ha hablado de cuantificar las modificaciones fiscales, ¿no? Medio punto del IGIC supone reducir menos de cuarenta millones de euros la recaudación de la comunidad autónoma. Es verdad que tiene una afección sobre la financiación de las corporaciones locales; no es menos cierto que los 60 millones del IGTE le correspondían a las comunidades autónomas y fueron transferidas a las corporaciones locales; y no es menos cierto que la posibilidad de establecer un impuesto a las pernoctaciones, llamado tasa turística, podría recaudar unos cien millones de euros; y también, que parte de ese impuesto fuese transferido a las corporaciones locales. Entonces, estamos hablando de diferentes figuras impositivas en las que si usted el argumento que usa es que esa carga fiscal, ese aumento recaudatorio, debe soportarse por parte del sector turístico, tal vez un alivio fiscal a las familias, porque, como se decía antes, el IGIC lo paga... Mire, el bolígrafo que usted está usando para escribir: el IGIC de ese bolígrafo lo paga usted igual que yo, que un turista, que una persona que no cobre ni siquiera la Prestación Canaria de Inserción porque todavía no se la han terminado de tramitar.

Dicho esto, y no son propuestas, simplemente para que haya un espacio de reflexión, participativo y riguroso, más allá de sus declaraciones rimbombantes en los medios de comunicación. Porque esta mañana hablamos de política de comunicación y hemos pasado de tener un documento a -como dijo el presidente- solo un contacto con expertos universitarios. Y eso que llevan anunciando la reforma fiscal desde el mes de febrero, como le dije en mi primera intervención.

El señor Curbelo, que no está, pero el señor presidente se refería a él como socio vip, cuando uno tiene un carné vip, suele ser por puntos que le dan acceso a determinados lugares o un acceso preferente a los presupuestos de todos los canarios. A lo mejor tiene esa información, pero nos gustaría poder ayudar, empujar, colaborar, no por un carné vip o por prebendas, como ustedes acostumbran, sino por todos los canarios.

Quiero decirle también que la obesidad infantil, el tabaquismo y el consumo de alcohol en Canarias son muy preocupantes. Lo son -preocupantes- en España, con respecto a países de la OCDE o de su entorno europeo, y en Canarias es mucho peor que en el resto de España. Y nos gustaría saber si ha desechado definitivamente cualquier acción fiscal, cualquier aumento de la presión fiscal, ante productos que son malos para la salud, y qué es lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud, dada la elasticidad de la demanda con respecto a la variación en los precios de estos productos, y que se ha demostrado eficaz para la lucha contra el tabaquismo, el consumo de alcohol y la obesidad infantil.

También nos gustaría que cuando habla de que se pueden desgravar las facturas del dentista, si se refiere a salud bucodental o se refiere a estética dental. Nos gustaría que fuera concretando lo que usted misma ha ido anunciando por los medios de comunicación, pero que, por lo visto, esa rigurosa participación carece aún de documento.

Nos gustaría que, cuando hable de desgravarse la factura de la guardería, hablásemos de una política real de educación gratuita de 0 a 3 años en esta comunidad autónoma, que nada tiene que ver con que el Estado lo permita o no, porque hay otras comunidades autónomas que lo hacen.

Nos gustaría que hubiese un consenso con respecto a la reforma fiscal. Y quiero decirle una cosa: hay familias que no tienen ni IRPF para declarar, pero que sí pagan el IGIC. Entonces, cuando se hagan ese tipo de declaraciones sobre "aquí vamos a beneficiar a las familias", ¿a qué familias?, habría que preguntarse a qué familias. Entonces, como no hablamos de tramos de renta, y usted, en una declaración, también hizo un especial hincapié en la renta media, renta media, lo repitió varias veces, olvidándose tal vez de las rentas bajas; u olvidándose, tal vez, de que la renta media, por desgracia, hoy por hoy, después de estos años de crisis, es prácticamente inexistente, por no decir una gran minoría.

Señoría, poco le puedo decir de las propuestas, porque realmente no hizo ninguna en su primera intervención. Solo le pedimos que dejen de decir incongruencias, porque eso afecta a la planificación fiscal de las familias y las empresas, y eso afecta a la economía canaria; y decirle, contestarle, aprovechar para contestarle a una respuesta que también decía y que tiene que ver, ¿no?, al fin y al cabo, presupuestos, fiscalidad. ¿Sabe por qué van a poder gastar el superávit? No por lo que dijo el señor Clavijo hoy, sino porque son incapaces de gestionar el presupuesto que tienen.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Para cerrar esta comparecencia, tiene la palabra, en nombre del Gobierno, su consejera de Hacienda, doña Rosa Dávila Mamely.

La señora CONSEJERA DE HACIENDA (Dávila Mamely): Gracias, señora presidenta. Señorías.

Señora Mendoza, estamos de acuerdo con sus apreciaciones; todavía es pronto, pero el debate de la reforma fiscal, que no de la bajada de impuestos en el tramo de la cuota autonómica, me gustaría que pudiéramos distinguir una cosa de otra; que la modernización del sistema tributario canario es una reforma de calado, de profundidad, de enjundia, que nada tiene que ver con una bajada de impuestos. Son cosas distintas.

Pero estoy con usted, señora Mendoza, que ha afirmado que efectivamente tienen que ser partícipes de esa reforma, de esa modernización, cabildos y ayuntamientos, puesto que son parte de los beneficiarios de los impuestos del bloque de financiación. Y, de hecho, se les ha invitado a colaborar en ese grupo de agentes económicos, sociales, que, junto con el grupo de expertos que está elaborando los documentos, participarán en ese debate en profundidad, como también lo podrá hacer esta Cámara.

Estamos de acuerdo, señor Rodríguez, en que la lucha contra el fraude tiene que ser una de las bazas más importantes también de esta reforma fiscal; que es necesaria su revisión; que, como ha dicho la señora Mendoza -y también el señor Rodríguez- es importante afianzar la desvinculación del Régimen Económico y Fiscal de cualquier sistema de financiación que pueda venir en el futuro; en la actualidad, está completamente desvinculado, pero es cierto que es necesario anclarlo. Y, en este sentido, les pido la ayuda a todos los partidos para que firmen una enmienda que pueda presentarse el próximo 26 de septiembre en el Congreso de los Diputados, y animo a los diputados del Partido Socialista, de Podemos, del Partido Popular a que, junto con Nueva Canarias y Coalición Canaria, podamos presentar esa enmienda, que sea suscrita y que, definitivamente, clarifique en nuestro REF que, en futuros sistemas de financiación, estarán completamente desligados los tributos del REF y la presión fiscal del sistema de financiación. Por eso, les invito a que sean claros, a que convenzan a sus grupos y a que el próximo día 26, cuando se presenten las enmiendas, podamos contar todos los canarios con su apoyo.

Señor Marrero, estamos de acuerdo en que la pluralidad en los distintos Parlamentos de las distintas comunidades autónomas, la presencia de más grupos políticos y que no haya los rodillos de las mayorías absolutas deben contribuir al debate, al diálogo, y que debe mejorar la calidad democrática. Esto, desgraciadamente, señor Marrero, en algunos Parlamentos -como el catalán- no se ha visto, especialmente, tampoco por su grupo.

Este Gobierno le quiero recordar que no ha recortado ni un céntimo los presupuestos, en ninguna partida. Todo lo contrario: ha subido las partidas sociales, ha subido lo que destinamos a sanidad, a educación, a PCI, a políticas sociales, a políticas de empleo. Esa ha sido la política de este Gobierno. Por lo tanto, no nos quedemos en debates o en frases hechas, porque eso está muy bien para la galería, pero estamos aquí debatiendo algo que tiene calado. Entonces, no nos quedemos en que "basta ya de recortar", porque, mire, este Gobierno no ha recortado; este Gobierno ha tenido la fortuna de llegar en el momento de una recuperación económica; ha sabido gestionar los recursos. Y, mientras en otros Parlamentos y en otros Gobiernos -como el valenciano- se están afrontando recortes y están fuera del déficit, están gobernados por el Partido Socialista acompañado de Compromís y, de hecho, el consejero de Hacienda es de Compromís, un buen amigo, además es catedrático; lo que hace es recortar, y es su partido, recortar; aquí, este Gobierno no ha recortado. Ni en política social ni en nada.

Señor Estalella, sus obviedades o nuestras obviedades. Lo que usted dice que son nuestras obviedades son los principios que, fíjese usted, se salta su partido. Porque su partido, el Partido Popular, no prima el principio ni de la transparencia ni de la sencillez ni de la progresividad; su partido es el partido de las amnistías fiscales, el partido que beneficia a los poderosos. Así que ahí, desde luego, no va a encontrar a Coalición Canaria; ahí, señor Estalella, no nos va a encontrar. Y, primero, antes de pedirnos a nosotros que baje el IGIC, dígales al señor Montoro y al señor Rajoy que baje el IVA, que está al 21 %; que baje el IVA, porque el IGIC, mire, está al 7 %, y se mantiene el diferencial fiscal, que es muy importante. Esta es la comunidad autónoma con más beneficios fiscales para las familias y para las empresas, gracias a nuestro Régimen Económico y Fiscal. Y, miren. Este bolígrafo con el que escribo: este bolígrafo tributa al 3 %, y hay muchas cosas que tributan al 0 %, ese es un tipo que no existe en el Estado.

Por eso le digo, señor Estalella, que antes de proponer un recorte de 400 millones de euros, 400 millones de euros, bajando dos puntos del IGIC, que era su propuesta y que fundamentalmente, efectivamente, beneficia, como ha dicho hoy -¿y no es sospechoso?- el presidente de la patronal Gran Canaria, que una bajada del IGIC contribuiría, efectivamente, a mejorar las condiciones de todos los servicios que están relacionados con el turismo.

Y el señor Lavandera lo que viene a proponernos es: baje el IGIC, beneficie al turismo y, al mismo tiempo, póngale una tasa. ¿Esa es la política del Partido Socialista?, ¿de qué Partido Socialista?, ¿cuál de ellos, señor Lavandera? Recorte medio punto, rebaje 40 millones que van al bolsillo de las familias. Mire, fundamentalmente, hablaremos de todo, porque este es un partido y este es un Gobierno que va a dialogar, y este es un grupo parlamentario que va a dialogar; pero, mire, me está pidiendo que esos 40 millones, que fundamentalmente irán a beneficiar a los 15 millones de turistas, fundamentalmente, se los quite a las familias canarias. Esos 40 millones en los bolsillos de los autónomos, de las pymes y de las familias canarias contribuyen mucho más a la recuperación de la economía, a la progresividad y a la justicia social que lo que usted me está proponiendo, que es que baje el IGIC medio punto.

Y en lo que veo que ya se está empezando a poner de acuerdo con el Partido Popular, veo que en pos de la justicia social que tanto han olvidado. Porque, al parecer, lo que usted firmó directamente, que fue eliminar y bonificar al 99 % el impuesto de sucesiones y donaciones, le debió doler la muñeca, porque usted la levantó aquí, junto con todo su partido, la bonificación del 99 % del impuesto de sucesiones. ¿Sabe usted lo que paga un andaluz?, ¿sabe usted lo que están diciendo los andaluces de la política de la señora Díaz en materia de sucesiones, que tiene manifestaciones en la calle por el abuso fiscal? Mire, no, no confundamos. No confundamos a la ciudadanía.

En primer lugar, y le voy a contestar muy claro: este Gobierno va a traer al Parlamento una rebaja de impuestos, que no una reforma fiscal; la reforma fiscal entrará después, la modernización fiscal entrará después, después de un análisis profundo. Pero, en los presupuestos de 2018, este Gobierno va a proponer una bajada de impuestos; una bajada de impuestos, señor Estalella, que si ustedes quieren, que si ustedes quieren, señor Estalella, si entra en vigor a 31 de diciembre, tendrá eficiencia y eficacia en las rentas, en la declaración de la renta del 2018. Y eso es así, señor Estalella, eso es así.

Y, por lo tanto, les invito a participar en esa y a apoyar esa rebaja que tiene que beneficiar a las familias, que tiene que beneficiar a las pequeñas y medianas empresas, que tiene que contribuir a que dispongan de más renta disponible. Y, mire, señor Lavandera, le voy a decir cuál es la renta media en Canarias. Y por eso hablo de rentas medias, porque las rentas medias y las rentas del trabajo, como ha dicho el señor Rodríguez, efectivamente, son las que están cargando con todos los esfuerzos fiscales; y son las rentas del trabajo, son a las que tenemos que ayudar, a las rentas de los autónomos; ¿sabe cuál es la renta media, señor Lavandera?, entre 19 y 20 000 euros. Nos ha empobrecido, nos ha empobrecido las rentas medias. Las rentas bajas y las rentas medias; a ellas va a ir dirigida la bajada de impuestos. Pero usted viene aquí a confundir. Usted me pregunta por una reforma fiscal y la confunde con una bajada de impuestos.

Señorías, encantada de venir por tercera vez para hablar de la modernización del sistema tributario. Espero contar con todos los grupos parlamentarios para su debate, su diálogo y, por lo tanto, finalmente, encontrarlos, si es posible, en el consenso que debe contribuir a la mejora de la economía y de las rentas de las familias.

Muchísimas gracias.

(El señor Álvaro Lavandera solicita intervenir).

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Sí, señor Lavandera.

El señor ÁLVARO LAVANDERA (Desde su escaño): Sí, señora presidenta. Por inexactitudes, artículo 79, por favor.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): ¿Dígame?

El señor ÁLVARO LAVANDERA (Desde su escaño): Un minuto. Necesito un minuto para responder...

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Por inexactitudes.

El señor ÁLVARO LAVANDERA (Desde su escaño): Sí. Y juicios de valor acerca de mi intervención.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): De acuerdo.

No entendí ninguna inexactitud, pero le doy el minuto.

El señor ÁLVARO LAVANDERA (Desde su escaño): Vale.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Le ruego no reabra el debate porque si no, me veré obligada a darle también el turno a la consejera.

Gracias.

El señor ÁLVARO LAVANDERA (Desde su escaño): Gracias, presidenta.

Señora consejera, usted me debió de entender mal o ha querido entenderme mal. Yo no le dije que eran propuestas del Partido Socialista. Era una forma de argumentar sus continuas contradicciones e incongruencias que lleva diciendo tantos meses en los medios de comunicación, como en otros temas ha hecho este Gobierno.

Decirle también que si nosotros apoyamos la bonificación del impuesto de sucesiones y donaciones es porque nosotros cumplimos los pactos que firmamos, a diferencia de ustedes.

Y, por último, decirle que en Andalucía no se paga la guardería.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Señora consejera.

Ha reabierto el debate y, por lo tanto... (dirigiéndose al señor Álvaro Lavandera).

La señora CONSEJERA DE HACIENDA (Dávila Mamely) (Desde su escaño): Señor Lavandera, está usted empeñado en atribuirme incongruencias; se han empeñado en decir que este Gobierno miente. Esta mañana asistimos a un debate del todo... Yo creo que degrada la calidad parlamentaria; pero, mire, le voy a decir que yo le estaba hablando, como usted me pidió que le contestara, al impuesto de sucesiones. El impuesto de sucesiones lo votamos Partido Socialista y Coalición Canaria, la bonificación al 99 %, cosa que no tienen en Andalucía. Y, por lo tanto, pues, nosotros, si contamos con los apoyos, mantendremos esa bonificación que beneficia, fundamentalmente, como le he dicho, a las rentas que tienen que heredar y que no pueden afrontar el pago de los impuestos.

Muchísimas gracias.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/C-1277 Sobre -Consejera de Hacienda-, sobre previsiones de la anunciada reforma fiscal.

Facebook Twitter Youtube Google Plus Flickr

Aviso jurídico · Parlamento de Canarias C/Teobaldo Power, 7
38002 S/C de Tenerife
Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400