Diario de Sesiones 109/2018, de fecha 7/3/2018 - Punto 2

9L/C-1608 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO -CONSEJERO DE SANIDAD-, INSTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA CANARIO, SOBRE EL GRADO DE CUMPLIMIENTO DE LAS PREVISIONES EN MATERIA DE ATENCIÓN A LAS NECESIDADES DE SALUD DIFERENCIAL DEBIDAS AL GÉNERO CONTENIDAS EN LA ESTRATEGIA PARA LA IGUALDAD DE MUJERES Y HOMBRES 2013-2020.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Siguiente comparecencia, al consejero de Sanidad, sobre el grado de cumplimiento de las previsiones en materia de atención a las necesidades de salud diferencial debidas al género contenidas en la Estrategia para la Igualdad de Mujeres y Hombres 2013-2020.

El grupo proponente, el Grupo Socialista Canario. Señora Corujo.

La señora CORUJO BERRIEL: Buenos días. Gracias, presidente.

Señor Baltar, a pesar del enorme esfuerzo de las miles de personas que integran la plantilla del Servicio Canario de la Salud, la situación de la sanidad pública en Canarias es preocupante. La ausencia de medios humanos y materiales está siendo paliada en cierta medida por la entrega y la auténtica devoción con la que miles de mujeres y hombres atienden día a día a nuestros enfermos y enfermas, pero ese esfuerzo extraordinario tiene límites y no es capaz de compensar la falta de compromiso de su Gobierno con la sanidad canaria.

Señor Baltar, tenemos las mayores listas de espera de toda España, la peor valoración ciudadana de todo el sistema público y, por si fuera poco, su Gobierno pretende enfrentar la situación tratando de esconderse tras la opacidad insoportable, ocultando los datos reales de las listas de espera. Consejero, la actual situación de la sanidad no es consecuencia de la mala suerte. No se trata de un fenómeno adverso meteorológico, algo que simplemente ha pasado. Nuestra sanidad se encuentra en una situación preocupante debido a decisiones políticas, malas decisiones políticas, que se han venido encadenando.

Quiero ser justa, consejero: tengo que reconocer que desde el 2012 los recortes brutales del Partido Popular y la asfixia provocada por la práctica eliminación de la tasa de reposición han supuesto el último golpe a un sistema de salud enfermo por falta de cuidados. Sé que cuando falta el dinero no todo se arregla con milagros, pero sé también, señor Baltar, que cuando los recursos no son suficientes la planificación resulta vital para poder aprovecharlos.

Y nos gustaría, consejero, oír hablar de planificación específica, de la Estrategia para la Igualdad de Mujeres y Hombres 2013-2020. Como usted conoce, el citado documento define el eje estratégico centrado en atender las necesidades de salud diferencial debidas al género y quisiéramos, consejero, conocer qué medidas ha adoptado el departamento para desarrollar la citada estrategia en el ámbito de sus competencias. Necesitamos que nos explique qué resultados se han obtenido, qué nuevas medidas pretende hacer valer. Queremos conocer, en definitiva, qué incidencia real está teniendo la estrategia en el ámbito sanitario. Queremos saber si se está cumpliendo con la obligación de que la sanidad también contribuya día a día a hacernos más iguales.

Gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señora Corujo.

Turno del consejero de Sanidad.

El señor CONSEJERO DE SANIDAD (Baltar Trabazo): Gracias, señor presidente.

Señora Corujo, realmente hoy me voy a sentir examinado, además este es probablemente el tema más difícil al que me enfrento. No me ocultaré yo si le digo que me ha venido muy bien, porque realmente es un tema de la máxima importancia, y no porque estemos en esta semana, aunque, circunstancialmente, evidentemente el tiempo por encima nos acompaña o las fechas nos acompañan, porque evidentemente yo creo, y específicamente en sanidad, que el trabajo en pro de la igualdad de hombres y mujeres, y más desde la Consejería de Sanidad, ha de ser un esfuerzo de todos los días. Porque son fundamentalmente nuestros profesionales, gran cantidad de veces, los que son el termómetro, el registro, que detecta esas diferencias. Y es precisamente nuestro sistema sanitario el que suele ser, muchas de las veces, la espita de la olla a vapor que da el grito de alarma de que algo no está yendo correctamente.

Créame que le agradecía el esfuerzo, porque le digo que evidentemente, si esto hubiese dependido de este consejero, créame que probablemente, o casi seguro, estaríamos en unos números deplorables, pero, como hay un equipo de técnicos en la consejería que lo viene trabajando desde el momento mismo en que se puso en marcha, voy a tratar de recorrer, y me permitirá que en ese sentido lea un rato, porque hay que ir programa a programa.

¿Eso quiere decir que la consejería está satisfecha con los resultados? Bueno, pues, luego, en la segunda vuelta, si lo vemos, podrá ver que no. Este año se han presentado más propuestas, pero evidentemente se está trabajando intensivamente en ello y los sistemas de información, lógicamente, son los que están facilitando de una forma especial este tema, puesto que evidentemente, en la medida en que somos capaces de incorporar, tanto en nuestros procesos, en los procesos de nuestros profesionales, de evaluación sanitaria, la diferenciación y la explotación de los protocolos por sexo, eso permite automáticamente, lógicamente, tener registros y tener información puntual que nos ayude a avanzar en términos de igualdad.

Por eso le decía que, implantada la Ley 1/2010, Canaria de Igualdad entre Mujeres y Hombres, introducir la perspectiva de género en el análisis de la salud supone reconocer la existencia de diferencias de estado de salud de mujeres y hombres que trascienden las propias causas biológicas y que son debidas precisamente a cuestiones sociales, construidas socialmente (Abandona su lugar en la Mesa el señor vicepresidente primero. De la Hoz Fernández. Ocupa la Presidencia la señora vicepresidenta segunda, Tavío Ascanio). Así, ahora ya se da por cierto, según múltiples estudios, que las conductas dominantes, controladoras, competitivas y excluyentes en lo emocional, tradicionalmente masculinas, por ejemplo, tienen efectos negativos sobre su salud. Generalmente los hombres no reconocen su malestar físico, acuden tarde a los servicios sanitarios y desarrollan conductas de riesgo. Algunas de estas cuestiones se están empezando a dar también en el entorno de nuestras mujeres.

Por otro lado, el desempeño tradicional, y ayer se hablaba aquí de determinados roles fundamentalmente asociados a las mujeres, como es el rol doméstico, el de esposa, el de madre, el de cuidadora, el de trabajadora a la vez dentro y fuera del hogar, también afectan de forma contundente a su salud. Muchos días lo hemos visto aquí, con patologías además específicas, muchas de ellas además no reconocidas en el mundo laboral como auténticas patologías de trabajo, como son osteoarticulares, patologías, depresiones, somatizaciones asociadas a estos casos. Por eso, lo que es tremendamente importante para nuestros profesionales es que se ha cambiado totalmente el enfoque, un enfoque biopsicosocial, con un planteamiento de abordaje integral de la salud, en este caso, de los hombres y las mujeres. Cada vez existe mayor conciencia en nuestros profesionales de la necesidad de investigar profundizando en estas diferencias de salud por género. Y en este sentido se ponen en marcha las iniciativas y las estrategias en las que participa el Servicio Canario de la Salud, algunas propias de esta comunidad autónoma, muchas de ellas compartidas con otras muchas comunidades autónomas con las que tenemos trabajos en conjunto, como pueden ser Castilla-La Mancha, Andalucía, Extremadura, etcétera.

La primera, y por hacer el resumen más importante, del famoso eje 9, que entiendo que es al que usted se refería específicamente, que es el de "Vida saludable y atención a las necesidades de salud diferencial debidas al género". Primero, como le decía ya antes, la revisión integral de nuestros sistemas de información. Es verdad, nuestros sistemas de información no siempre contenían los registros necesarios para hacer una explotación de esta información debidamente y que nos permitiese, sobre todo, analizar y detectar cuestiones que pudiesen explicar las desigualdades que luego se encontraban. Creo que en la fase ya última en la que estamos de conexión, tanto en Drago-Atención Primaria como en Drago-Atención Especializada, sabe que se ha informatizado la historia clínica de atención especializada, la de atención primaria, el punto en el que estamos, con todos los datos prácticamente ya desagregados por sexo, nos permitirá analizar el estado de salud de la población de Canarias, teniendo en cuenta no solo las diferencias biológicas sino también las debidas al género.

El segundo son los programas de gestión convenida. Créame, esto no lo ha incorporado este consejero, los últimos programas de gestión convenida ya lo contemplaban. Los programas de gestión convenida, como sabe, son las herramientas que se utilizan con los equipos de gestión de cada centro para marcar los objetivos anuales. Estos vienen ya con indicadores desagregados por sexo, y tengo ejemplos por si a usted le interesara verificarlos, donde se les marcan objetivos, por ejemplo, respecto a la diabetes mellitus o respecto de determinadas enfermedades vasculares, vinculados y desagregados ya por sexo.

El tercer elemento fundamental es lo que se llamó la línea, estrategia, que usted conocerá, de salud sexual y reproductiva, donde básicamente se han trabajado cuatro apartados. Uno es lógicamente los cursos online sobre salud sexual en el ámbito sanitario y educativo. Tengan en cuenta que lo primero que tuvimos que hacer fue formarnos nosotros mismos para entender cómo trabajar en determinados entornos, y ahí se trabajaron especialmente derechos sexuales y aspectos transversales, como grupos etarios -por cuestiones de edad, que no son especialmente importantes-, discapacidad, lesbianas, gais y bisexuales, personas VIH positivas, migración y violencia sexual. Se trata de mejorar los conocimientos que tienen nuestros profesionales, lógicamente, para informar a la población y poder tratarla correctamente cuando acuden a nuestros consultorios. Básicamente esto se hace siempre desde la Dirección General de Salud Pública y a través de la Essscan -de la Escuela de Servicios Sanitarios y Sociales de Canarias-.

Está también el Programa de Atención a la Salud Afectivo-Sexual y Reproductiva. Como usted sabe, este programa ha tenido picos, algunos de gran intensidad y otros de pérdida de fuerza, en el que se trata especialmente de analizar y ofrecer una atención global, continuada, integral y de calidad a la mujer durante el embarazo, el puerperio, y que se basa fundamentalmente en todo el conocimiento disponible en el momento actual en nuestro entorno.

El último apartado está en torno a las guías de atención sanitaria a las personas transexuales, que, como usted sabe, está ahora mismo en proceso ya de aprobación, en su fase final.

Nuevo proyecto: revisión de todos los protocolos y programas de salud. Había que repasar todos nuestros modelos de protocolización para que se ajustasen a la norma. Y en este sentido decirle que, con este nuevo enfoque biopsicosocial y de género, utilizando el lenguaje inclusivo y no utilizando imágenes sexistas, tenemos ya el programa de prevención y control de todas las enfermedades vasculares ateroscleróticas de Canarias, las guías de cuidados de enfermería asociadas a prácticamente todos los procedimientos asistenciales en enfermería, la guía para el abordaje de la obesidad infantil y juvenil en Canarias, etcétera.

Bien. ¿Qué es lo importante de esto?: que cuando nos enfrentamos con un paciente en una consulta nuestros sistemas informáticos automáticamente descargan al facultativo y le apoyan para que pueda ir haciendo un trabajo al respecto.

Tendríamos los dos últimos puntos -y me estoy quedando ya sin tiempo-, básicamente todo el desarrollo de la formación en el ámbito propio, que, si interesa, especialmente importante, para mi gusto, es el género como determinante de la salud, cómo en cuestiones determinantes de la salud tenemos que empezar a valorar las cuestiones de género como algo absolutamente determinante.

Sí decirle que el ámbito, es decir, el volumen de profesionales a los que se ha alcanzado con estos cursos específicos es aún reducido, pero se está en proceso de relanzamiento, tanto el año pasado como este, de...

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): ¿Quiere un minuto, señor consejero? La segunda intervención. Gracias.

Pasamos a la intervención de los grupos no solicitantes de la comparecencia.

En nombre del Grupo Mixto, de la Agrupación Socialista Gomera, tiene la palabra don Jesús Ramón Ramos Chinea.

El señor RAMOS CHINEA: Gracias, señora presidenta. Buenos días, señorías. Buenos días, señor consejero.

Por supuesto, señor consejero, nuestro grupo apuesta y defiende la igualdad en la atención sanitaria de mujeres y hombres, cumpliendo con los objetivos que se establecen en este eje estratégico de "Vida saludable y atención a las necesidades de salud diferencial debidas al género", pues, contenidas en la Estrategia para la Igualdad de Mujeres y Hombres 2013-2020. Y es importante saber en qué medida se están llevando a cabo estas acciones. Usted nos ha comentado por encima en su primera intervención, pero a nosotros nos gustaría saber sobre todo en qué medida se están realizando en aquellas zonas donde los factores socioeconómicos siguen siendo una brecha en la igualdad entre hombres y mujeres. Nos referimos principalmente a islas no capitalinas y sobre todo a aquellos sectores de ámbito rural.

Debemos abordar los problemas de salud desde la perspectiva de género, es obvio. Las mujeres deben ser atendidas atendiendo a criterios de igualdad, buscando siempre la equidad entre mujeres y hombres. A atención sanitaria nos referimos, por supuesto.

La equidad es el camino que favorece la igualdad, pero si realmente queremos ver un impacto o un reflejo de estas medidas en nuestra sociedad no podemos quedarnos solo en ese punto, debemos ir más allá y apostar por la transversalidad. Sin medir y estudiar... (Rumores en la sala). Perdón, señora... me distraigo con...

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Señorías, ruego silencio.

Gracias.

Continúe, señor Ramos Chinea.

El señor RAMOS CHINEA: Gracias, señora presidenta.

Disculpe, señor consejero. Le decía que no podemos quedarnos solo en la superficie de este problema, tenemos que ir mucho más allá, y ahí es importante la transversalidad. Tenemos que medir y estudiar el efecto que han tenido estas medidas, y esto es fundamental para sensibilizar y por supuesto para concienciar. E incluso para los propios profesionales es fundamental, porque les ayudará a realizar mucho mejor sus labores.

Me llama la atención y me parece positivo que la mayoría de estas acciones no tienen costo, por lo que debe ser mucho más fácil ser aplicadas, obviamente.

Estoy totalmente de acuerdo con la formación de los profesionales, como apunta muy bien la estrategia. Hay que invertir en la formación del personal sanitario para que incorpore en sus intervenciones el enfoque de género y se visualice a mujeres y a hombres, permitiendo desarrollar acciones que contribuyan a disminuir las desigualdades y a mejorar la eficacia de los recursos. Esto es fundamental, la formación es fundamental.

Y, mire, yo no quisiera acabar mi intervención sin ponerle un claro ejemplo de todo esto de que hemos estado hablando, y no es otro sino el colectivo de las camareras de piso. Son mujeres que muchas veces...; como usted dijo también en su intervención, a las mujeres a veces no se les reconocen algunas enfermedades como tales. Eso está ocurriendo con el sector de las camareras de piso, por sus cargas de trabajo, por la presión psicológica, el esfuerzo, etcétera, sufren una serie de, imprevistos... vamos, de dolores... bueno, solo ellas podrían explicarle ese sufrimiento...

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Pasamos a la intervención del Grupo Parlamentario Nueva Canarias. Tiene la palabra su señoría, la señora diputada doña Esther González González.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther): Gracias, presidenta. Señor consejero, señorías, buenos días.

En los últimos años se ha avanzado hacia una concepción más amplia de la salud, más amplia que el mero concepto biológico, dándole un enfoque más biopsicosocial y un abordaje integral de la salud de mujeres y hombres. Introducir la perspectiva de género en el análisis de la salud supuso reconocer la existencia de diferencias en el estado de salud de mujeres y hombres que trascienden las causas biológicas y que son debidas fundamentalmente a factores construidos socialmente.

Señorías, no hay que olvidar que la esperanza de vida de las mujeres es superior a la de los hombres y la morbilidad de las mujeres frente a distintos tipos de enfermedades y malestares generales es también mayor que la de los hombres. Esto, además, fundamentalmente determina que tengamos -las mujeres- una vida más larga pero con peor salud y de más alto riesgo sanitario que la que van a vivir los hombres. Además, la incorporación de la mujer al mercado de trabajo no se llevó a cabo o no tuvo una correlación con la incorporación de la mayoría de los hombres al espacio de la reproducción doméstica y del cuidado; y, por tanto, las mujeres estamos asumiendo una multiplicidad de roles y además doble o triple jornada laboral, lo que sin duda tiene efectos perjudiciales para nuestra salud.

Con todos estos antecedentes, en la Estrategia para la Igualdad de Mujeres y Hombres 2013-2020 se estableció una serie de objetivos estratégicos, específicos y operativos, destinados a aplicar la perspectiva de género en el sistema sanitario público de Canarias. Doce objetivos operativos determinados en la estrategia, de lo que yo le pediría, señor consejero, nos informara de las acciones concretas que se han desarrollado respecto a cada uno de estos objetivos y además cuál ha sido la repercusión de estas estrategias, y en particular qué acciones se han llevado a cabo con respecto a la incorporación del enfoque de género en las diferentes líneas y proyectos de investigación biomédica, de forma que permitan conocer los diferentes modos de enfermar y la respuesta terapéutica de las mujeres y de los hombres, y me refiero, entre otras, a una enfermedad que incide de manera muy mayoritaria en las mujeres y que, sin embargo, los médicos siguen en algunos casos determinándola como enfermedad mental y en otros ni siquiera la reconocen, y yo me estoy refiriendo a la fibromialgia. Una enfermedad absolutamente incapacitante que impide a quien la padece, fundamentalmente mujeres, llevar una vida personal y laboral normal y que, sin embargo, las afectadas se enfrentan en muchas ocasiones a la incomprensión de la sociedad en general y a la resistencia de los facultativos a la hora de diagnosticar dicha patología, tachando incluso a las pacientes de histéricas, de cuentistas o de gandulas. Y, consejero, yo entiendo que si temas como este no se abordan, pues, la atención de la salud de forma diferencial por cuestiones de género no se está abordando adecuadamente.

Gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): En nombre del Grupo Parlamentario Podemos, tiene la palabra su señoría, la señora doña María del Río Sánchez.

La señora DEL RÍO SÁNCHEZ: Hola, buenos días. Señor consejero. Compañeras.

Volvemos a hablar de un tema importante. Me gusta mucho la iniciativa y la felicito por ella, porque efectivamente, cuando hablamos de género, cuando hablamos de igualdad, tenemos que hablar de transversalidad también y la sanidad es uno de nuestros pilares más importantes, ignorado, ninguneado y, por mucho que tengamos esa maravillosa estrategia para la igualdad 2013-2020, en la cual estamos de lleno, vemos que las cosas no son como querríamos, y ayer hablábamos de esto, de precisamente del incumplimiento de nuestras leyes. Por un lado va la teoría, estupenda, muchas veces muy bien redactada, y por otro lado va nuestra práctica.

Yo, aparte de principios generales y de las cosas que han comentado, que suscribimos, de las diferencias reales de la salud entre las mujeres y los hombres, de las connotaciones negativas, del desconocimiento, del androcentrismo científico, del prejuzgar a las mujeres en sus enfermedades, siempre de forma peyorativa, sin entender su situación sociolaboral, socioeconómica y biológica, desde ese desconocimiento, desde ese maltrato también a todo tipo... Antes ha nombrado la compañera la fibromialgia, que efectivamente afecta muchísimo más a mujeres que a hombres. Tenemos pendiente aún, y sé que están a punto de avanzar, después de dos años, el tema de la endometriosis, de la que tantas veces hemos hablado aquí, que tanto trabajo nos ha costado. Enfermedades feminizadas, enfermedades de mujeres que, como son solo de mujeres, tienen tratamientos absolutamente inadecuados, poco trabajados, experimentales y que están generando muchísimo dolor y muchísimo sufrimiento a muchísimas mujeres, que están generando, como sabemos, en el caso tanto de la fibromialgia y la endometriosis, están generando también dificultades para el acceso laboral, ya tan complicado para las mujeres, pero que cuando encima tienen esas enfermedades todavía se complica más y encima no están reconocidas como enfermedades laborales.

Comentaban también el tema de las enfermedades laborales de las kellys, que sabemos que es una realidad sangrante, que las vemos como acaban con las manos, con..., en fin, todas las dificultades, y todo esto está como de un lado.

Yo creo que hay que trabajar mucho más. Yo sé que usted, en cuanto a la endometriosis, al menos después de dos años, aunque usted lleva solamente uno, lo está trabajando y parece ser que vamos a tener algo ya. Ya es hora, ya es hora de ir cumpliendo. Y nuestra estrategia realmente nos obliga a tener evaluaciones también anuales de cómo van y por dónde van las cosas. Yo creo que es superimportante que demos ese paso de reconocimiento, de visibilización, de no estigmatización.

Y muy importante: la salud mental en relación con las mujeres. Un tema absolutamente denostado, maltratado...; como decía la compañera Esther, se trata de vagas, de incompetentes. Situaciones realmente complejas. Complejas porque son, además, de las mujeres que llevan la carga, el peso de la familia, muchas veces de trabajo fuera, en la calle, y de trabajo en la casa.

Hablar de salud y hablar de mujeres es algo absolutamente necesario y que desde nuestro partido apoyamos completamente y seguiremos abordando.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): En nombre del Grupo Parlamentario Popular, tiene la palabra su señoría, el señor diputado don Agustín Hernández Miranda.

El señor HERNÁNDEZ MIRANDA: Gracias, presidenta. Señorías, señor consejero.

La Estrategia para la Igualdad entre Mujeres y Hombres nació con la finalidad de dotar a la Administración de la comunidad autónoma de un instrumento que identificara e hiciera visibles las actuaciones de las administraciones públicas en materia de igualdad. Lo cierto es que, cuatro años después de la puesta en marcha de este instrumento de planificación, el Gobierno de Canarias se ha visto en la necesidad de reprogramar dicha estrategia, lo cual ha tenido una afectación importante en la definición de los objetivos y en la definición de la propia estrategia.

Analizando el grado de cumplimiento de este primer periodo, comprobamos que ha adolecido de importantes obstáculos y resistencias, tal como alude el propio documento. La igualdad entre ambos sexos no figura como una cuestión prioritaria en la agenda del Gobierno ni se dotan las administraciones públicas de los medios necesarios. Se aprecia una baja implicación de los departamentos del Gobierno de Canarias, con una participación del 26,74 de los centros directivos y organismos autónomos. Se aprecia un reducido interés y una baja tasa de participación por parte del personal de ambos sexos, referida a la transversalidad de género, unidades de igualdad de género. Después de siete años de la aprobación de la estrategia y, pese a ser un mandato explícito de la Ley 1/10, no se han creado unidades de igualdad de género en ninguna consejería.

En los aspectos concernientes al eje estratégico VI.9, Vida saludable y atención a las necesidades de salud diferencial, motivo específico de esta comparecencia, y al margen de la nula asignación de recursos de manera inicial, hay datos que no invitan al optimismo. La Consejería de Sanidad, en relación con la participación en la estrategia canaria, comprobamos que en el bienio 2013-2014 fue del 19,05, mientras que en el bienio 2015-2016 bajó al 17,39. De los cuarenta y siete proyectos ejecutados solo uno tiene que ver con la promoción de la salud sexual, con perspectiva de género, en los ámbitos sanitario y educativo. Sanidad es de las consejerías que menos proyectos formula del conjunto de proyectos: 8,75. Igualmente es una de las consejerías con más bajo porcentaje de seguimiento de los proyectos presentados: 9,67. En definitiva, las actuaciones de este eje, que hoy se está valorando en esta comparecencia, han sido escasas y con poca relevancia y con tendencia a la no consolidación de los proyectos. En definitiva, las políticas de igualdad a las que, por mandato legal, desde el año 2010 están obligadas todas las administraciones públicas.

Señorías, señor consejero, la reprogramación de los objetivos estratégicos ha de ser una oportunidad para dar el salto cualitativo y dar un enorme impulso a la implantación de estas políticas. Con esta reprogramación, el ahora analizado eje I, que pasa a ser eje F, debería, efectivamente, dar ese impulso para la igualdad entre ambos sexos.

La tarea es ingente y estamos aún lejos de cumplir los objetivos específicos trazados en la estrategia. Más allá de las obligaciones y de los cumplimientos legales, toca, señor consejero, pasar a cumplir los aspectos sustanciales de esta estrategia, que hasta ahora brillan por su ausencia.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): En nombre del Grupo Parlamentario Nacionalista Canario, tiene la palabra su señoría, la señora diputada doña Socorro Beato Castellano.

La señora BEATO CASTELLANO: Presidenta, señorías, señor consejero.

El contexto socioeconómico y los hábitos de vida influyen en la salud de forma diferente entre los hombres y las mujeres y, cuando lo hacen en negativo, es cuando surgen las desigualdades.

El Plan de Salud de Canarias incorpora la perspectiva de género entre sus objetivos, que fue refrendado por esta Cámara en la resolución, en una resolución específica. Yo quisiera leerles la resolución: "El Parlamento valora muy positivamente el impulso en el abordaje que el Plan de Salud realiza de los problemas que la sociedad tiene planteados en este momento, como son el envejecimiento de la población y, como consecuencia, el predominio de las enfermedades crónicas, así como de las desigualdades sociales y de género que la crisis económica ha acrecentado". El impulso estratégico para desarrollar estas políticas sanitarias requiere no solo el apoyo de la Consejería de Sanidad sino de todo el Gobierno, al cual este Parlamento instó en aquel momento.

A nosotros nos parece muy acertada esta comparecencia, que trae a colación un asunto en la semana en la que reivindicamos la igualdad entre mujeres y hombres, porque hay patologías propias de las mujeres que son una brecha en el acceso al trabajo y a una vida normal, que se estigmatizan, que se enfrentan las mujeres, a veces desesperadas, a la incomprensión y al rechazo por su propia enfermedad. La endometriosis, la fibromialgia, el dolor en esas enfermedades, la fatiga, el impacto psicosocial anulan y condicionan la capacidad de la mujer. Y lamentablemente no existen certezas sobre sus causas y tampoco existe evidencia científica sobre una cura definitiva en ambos casos.

Insistir en el refuerzo a la formación de los profesionales para dar una respuesta en la detección de la violencia de género, en la prevención de embarazos no deseados, en el tratamiento de la bulimia o la anorexia y en tantos otros trastornos que afectan en mayor medida a las chicas, a las mujeres.

El esfuerzo, por tanto, debe ser continuo, no hay que bajar la guardia. Por eso celebramos que este sea también un objetivo del compromiso para la mejora de la sanidad pública en Canarias, para una mayor atención a la salud diferencial, a las situaciones de vulnerabilidad. Las mujeres posponen el cuidado de sí mismas por anteponer el cuidado de su familia o de quienes están con ellas. Y no nos olvidemos tampoco de la diversidad social, que también merece una atención especial en este caso.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Pasamos a la segunda intervención del grupo parlamentario solicitante de la comparecencia. En su nombre, tiene la palabra la señora portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, doña María Dolores Corujo Berriel.

La señora CORUJO BERRIEL: ...(Fallo en el sistema de sonido) conmigo en que uno de los mayores problemas por los que atraviesa no solo Canarias sino nuestro país, la sociedad occidental en su conjunto, es la desafección no solo hacia la política sino también hacia lo público. Gran parte de esa desafección se debe a la percepción que tiene la ciudadanía de que la actividad política es meramente formal y no se traduce en acciones concretas que mejoren la vida de las personas. Y yo me pregunto, señor Baltar: ¿hasta qué punto se ha quedado en lo meramente formal la aplicación del eje correspondiente a la sanidad pública de la Estrategia para la Igualdad entre Mujeres y Hombres? Aplicar la estrategia de igualdad en el ámbito sanitario, consejero, no puede reducirse a redactar informes de impacto de género o a reorganizar u organizar los recursos humanos y materiales necesarios para abordar las patologías específicas; aplicar la estrategia de igualdad en el ámbito sanitario supone cambiar la mirada y ser conscientes de que la diversidad sexual supone también diversidad en las necesidades cuando se recurre al sistema público de sanidad.

Le voy a poner un ejemplo, señor consejero. Cuando un padre entra en la habitación con una sonrisa que no le cabe en la boca y un ramo de flores en las manos, se encuentra a la madre con el niño en brazos, agotada pero feliz. ¿Le suena la escena, verdad?, nos suena a todos y a todas. Le voy a contar lo que en innumerables ocasiones desgraciadamente sucede. En la cama de al lado se encuentra una mujer a la que se le ha practicado un aborto terapéutico, todavía bajo el impacto de no haber podido finalizar su embarazo, todavía con el dolor de atravesar uno de los momentos más duros, de tantos momentos duros que hemos de atravesar las mujeres, y al otro lado de las cortinas las risas y las felicitaciones. Y no es demagogia, créame que no lo es, señor Baltar. No estoy dramatizando, le estoy contando lo que sucede día a día en los hospitales canarios. Lo triste es que se trata de algo cotidiano que puede resolverse con la simple decisión de protocolizar el ingreso de esas mujeres que van a ver interrumpido su embarazo por causas terapéuticas.

Sí, señor Baltar, estoy dispuesta a reconocer, y reconozco, que en los últimos años el seguimiento de los embarazos y partos por el Servicio Canario de la Salud ha experimentado notable mejoría, que ha tenido que ver en muchos casos con una mejora de los medios. Por ejemplo, en islas como La Palma hace apenas una década era muy difícil dar a luz con una epidural por falta de anestesistas. Sin embargo, a pesar de esos avances, que incluyen la formación ofrecida a las mujeres y a sus parejas durante el embarazo, todavía no está protocolizada la depresión posparto. Según algunos estudios, la depresión posparto afecta a la mitad de las mujeres entre el tercer y el sexto día del parto y durante los seis meses siguientes la sufren entre el 10 y el 15 % de las mujeres. Convendrán conmigo en que se trata de un porcentaje no desdeñable y que merece, o debiera merecer, toda nuestra atención. Pues bien, a día de hoy la sanidad pública canaria sigue sin protocolizar el proceso de información de las mujeres sobre la depresión posparto. Piense, consejero, que en ausencia de esa información resulta casi imposible disociar los efectos de la misma de los problemas derivados de la falta de sueño, del cansancio, que pueden enmascarar la situación de depresión impidiendo su tratamiento y prolongando, por tanto, un sufrimiento absolutamente innecesario.

Se trata, señorías, de dos ejemplos concretos y además fáciles de solucionar. Hay, sin embargo, otros problemas de mayor calado con un carácter más estructural. El 60 % de la población femenina tiene enfermedades crónicas y el 56 % tiene limitaciones para su actividad diaria. Eso supone que la tasa de discapacidad de las mujeres se coloca en casi 10 puntos más por encima de los hombres. En el siglo XIX se podrían despachar estas cifras hablando de la inferior condición de la mujer, ¿recuerdan?, que hasta nos medían, ¿verdad?, los cerebros para justificar que no tuviéramos derecho al voto. Hoy, en pleno siglo XXI, tenemos que entender que las mujeres enferman de manera diferente, por lo que tienen necesidades diferentes. Sin embargo, todavía hoy la sanidad pública no reconoce esas diferencias y en gran medida sigue siendo una sanidad pensada por y para los hombres. Solo una sanidad pensada por y para los hombres, señor Baltar, es capaz de continuar ignorando a las mujeres que padecen endometriosis, una enfermedad que afecta en torno al quince por ciento de las mujeres, y Canarias sigue sin protocolizar la asistencia psicológica a quienes la padecen. Recuerden que aprobamos una PNL presentada por Podemos y que apoyamos el resto de grupos parlamentarios.

Consejero, la sanidad canaria está enferma, padece desigualdad y, por tanto, genera desigualdad. El tratamiento está claro: aplicar la Estrategia para la Igualdad de Mujeres y Hombres. Aplicarla en serio, aplicarla desde el convencimiento, desde dar el salto imprescindible del cumplimiento formal al empeño real en materializarla. No es cuestión de medios, consejero, que también, es cuestión de reorientar, como les decía al principio, la mirada. Es cuestión de entender que las demandas de igualdad real y efectiva no son producto de la demagogia sino que responden a un modelo absolutamente intolerable que desprecia al 50 % de nuestra población tan solo por su género. También ocurre cuando se habla de salud.

Gracias, consejero.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Para finalizar esta comparecencia, en nombre del Gobierno tiene la palabra el señor consejero de Sanidad, don José Manuel Baltar Trabazo.

El señor CONSEJERO DE SANIDAD (Baltar Trabazo): Gracias, señora presidenta.

Si no fuera por algunas formulaciones que ha hecho usted, casi suscribía su presentación.

Decirles que, bueno, yo que en esto créanme que estoy aterrizando, porque he tenido que enfrentarme con el tema de la estrategia de igualdad y de la evaluación, sobre todo, de qué estábamos trabajando dentro de la casa a raíz de esta comparecencia, pero exactamente igual... Y siento que la señora Del Río se haya ido, que mi primera comparecencia respecto del tema de la endometriosis me llevó a recuperar algo que usted acaba de citar, como es la realidad de la endometriosis. Créame que lo estamos abordando, siguiendo las indicaciones, por eso ella hizo la mención que hizo aquí. Créame que fue de esos temas que se quedaron, porque, cuando antes hablaba también el doctor Rodríguez, en la comparecencia anterior, de la descapitalización, fue de esos temas que se quedaron en el camino cuando el recorte económico. No solo se quedaron los edificios, no solo se quedaron las inversiones tecnológicas, se quedaron los desarrollos asistenciales que en otras comunidades se han ido haciendo y que en esta comunidad se quedaron paralizados. ¿Eso significa que no hay profesionales que sepan de la cuestión y que están poniendo toda la carne en el asador? No, pero es cierto que no se pusieron los recursos para crear los centros de referencia, por ejemplo, respecto de la cuestión de la endometriosis.

Sí decirle que, hombre, hay un principio que hay que recuperar cuando uno piensa en nuestro gran sistema sanitario. Es un sistema sanitario que es femenino, el 71,76 % de nuestros profesionales son mujeres, en su conjunto. Pero créame que, además, ahora mismo ya no es sectorizable como en algunos informes, y recuperemos los informes más recientes, que decían antes que las mujeres ocupaban las categorías inferiores... No, usted sabe que todas las últimas promociones de nuestros facultativos, por ejemplo, son femeninas. Entonces, cuando uno recupera la evaluación, y yo aquí quiero hacer una mención especial a lo que decía el representante del Partido Popular... Sí es verdad que a mí también me pareció chocante el número de programas que estaban en marcha. Desconocía la metodología y prometo poner todo el énfasis con la Dirección General de Programas Asistenciales en la potenciación de estas líneas de trabajo, pero a mí me sorprendió, me sorprendió, y la diputada de Coalición Canaria-PNC lo decía, este propio Parlamento se manifestó en sentido positivo respecto del Plan de Salud, pero me sorprendió que tuviésemos seis proyectos y cuatro centros directivos adheridos al sistema. Me sorprendió, me sorprendió. Probablemente, a veces el que haga uno los trabajos ya de forma normal pensando en estas cuestiones hace que no valoremos el crear una línea específica que evalúe esa acción, porque, créame, yo no pongo pero ni un segundo en duda que todos nuestros profesionales hace ya muchos años que tienen una excepcional sensibilidad con estas cuestiones, una excepcional sensibilidad.

Sí es verdad que se está haciendo un énfasis especial, como le dije al principio, en trabajar cuestiones como los sistemas de información. Cuestión básica para que cuando alguien se sienta en un consultorio enfrente de un paciente pueda abordar y tener un sistema de recordatorio sistemático. De la misma forma que cuando se sienta con un niño que puede tener un cierto sobrepeso tenga a mano un protocolo que le ayude al respecto.

Pero, dicho esto y trabajadas las líneas que se plantean aquí de mejora, porque créanme que para el año 2018 se han presentado -y yo lo había reservado para esta última intervención- determinadas líneas de mejora, especialmente en cuestiones como la violencia de género, lógicamente, en la que hay que hacer una formación muy especial de los profesionales, y específicamente, últimamente, y por cuestiones, antes se citaron, como es la cuestión migratoria, líneas asociadas a la mutilación genital femenina y a la trata de mujeres y niñas, evidentemente. Pero específicamente, aparte de estas líneas que han crecido y que se están desarrollando, créame que pondremos todo el énfasis y todo el interés en ser evaluados en la línea que el señor diputado del PP decía, porque sí es cierto que a mí me consta como un resultado satisfactorio, pero sí es cierto que cuando uno lo lee en términos de números no resulta satisfactorio. Probablemente tendremos que trasladar al papel muchas cosas que se están haciendo y que a día de hoy no se evalúan como acciones específicas en el avance del tratamiento de la igualdad entre hombres y mujeres.

Yo, para no alargarme más y por último, quisiera decirles que evidentemente para nosotros queda mucho por hacer, pero que en la Consejería de Sanidad, y por parte de los profesionales de la sanidad, créanme que se llevan muchos años trabajando en la dirección correcta.

Es necesario seguir insistiendo, es necesario seguir invirtiendo. Alguien habló del coste. Evidentemente los programas que se han implantado hasta ahora, primero, las financiaciones siempre han salido de la propia consejería y, créame, son cortas, no ha habido grandes financiaciones asociadas al respecto, salvo en cuestiones de sistemas de información. Es necesario que se incorporen intervenciones en todas las consultas asistenciales según el modelo biopsicosocial y el enfoque de género y seguiremos trabajando para conseguir situar a las personas, pero como se ha hecho siempre, en el centro de todas nuestras intervenciones, visibilizando a las mujeres y a los hombres y permitiendo desarrollar acciones que contribuyan a disminuir las desigualdades y a mejorar la eficacia de los recursos, porque no olvidemos -y ustedes lo decían antes- que cualquier línea que trabaje en la dirección de la igualdad entre géneros será una línea que haga mejor y más desarrollada nuestra sociedad canaria.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Muchas gracias.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/C-1608 Sobre -Consejero de Sanidad-, sobre el grado de cumplimiento de las previsiones en materia de atención a las necesidades de salud diferencial debidas al género contenidas en la Estrategia para la Igualdad de Mujeres y Hombres 2013-2020.

Facebook Twitter Youtube Google Plus Flickr

Aviso jurídico · Parlamento de Canarias C/Teobaldo Power, 7
38002 S/C de Tenerife
Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400