Diario de Sesiones 11/2019, de fecha 15/10/2019
Punto 32

10L/C/P-0127 COMPARECENCIA DE LA SEÑORA CONSEJERA DE DERECHOS SOCIALES, IGUALDAD, DIVERSIDAD Y JUVENTUD, SOBRE NUEVAS FÓRMULAS DE INCLUSIÓN SOCIAL, A PETICIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO NUEVA CANARIAS (NC).

El señor PRESIDENTE: Pasamos a la siguiente comparecencia, de la consejera de Derechos Sociales, Igualdad, Diversidad y Juventud, sobre nuevas fórmulas de inclusión social, proponente el Grupo Parlamentario de Nueva Canarias. Tiene la palabra por espacio de cinco minutos.

La señora HERNÁNDEZ JORGE: Buenas tardes, señoras y señores.

Nueva Canarias quiere traer de nuevo a este pleno lo que entendemos que es uno de los retos de mayor calado y de mayor trascendencia que tiene nuestra sociedad, al menos si queremos llamarnos una sociedad de progreso. Y, además, este Gobierno, que inicia su andadura, ha generado unas importantes expectativas entre la población canaria y eso nos llena a todos, y a todas, de responsabilidad, sobre todo a la población o con la población más vulnerable.

La realidad de la pobreza antes, durante y en la salida de la crisis del 2009 es clara: mayor desigualdad, una situación de pobreza y exclusión social que ya hoy podemos afirmar que se ha convertido en estructural. Ya no hablamos o no podemos hablar de una pobreza entendida como la falta de recursos materiales y de acceso a bienes y servicios vinculada a la crisis. Estamos comprobando que, al margen de los ciclos económicos, hay una parte de nuestra sociedad que se queda atrás.

Sin duda, debemos analizar si realmente estamos trabajando para favorecer la cohesión social o si se está consolidando un modelo socioeconómico que promueve justo lo contrario, la descohesión. La persistencia en el tiempo de esta realidad demuestra que ya no valen las medidas paliativas ni coyunturales, pensadas para circunstancias puntuales. Hay que profundizar en las causas que hacen que la exclusión se enquiste en nuestra estructura social. En definitiva, tenemos que ir a la raíz del problema.

Está claro que la radiografía es obvia, muchas instituciones la han relatado -las encuestas de condiciones de vida del INE, el Istac, la Fundación Foessa, al informe que haré mención más adelante, los informes del Diputado del Común, el informe de Unicef sobre la infancia en Canarias... Lo que ha quedado claro es que la crisis del 2009, esa profunda depresión económica, llegó a Canarias sin condiciones para poder frenar el crecimiento de pobreza y la exclusión y, luego, la respuesta que se le dio desde las instituciones a esa crisis fueron recortes en la sanidad, en la educación, en la dependencia, en los servicios sociales, y lo único que hemos conseguido es ahondar, profundizar en esas desigualdades. La falta de empleo; la imposibilidad del acceso a la vivienda que, como el propio informe de Foessa, destaca como un elemento crucial en la desigualdad, ha generado todo este caldo de cultivo al que hoy nos vamos a referir.

El octavo informe de la Fundación Foessa sobre exclusión y desarrollo social en España creo que es un documento que expone de una manera muy certera esta realidad, creo, además, que es un documento de profundo calado, de obligada lectura para todos aquellos que tomamos decisiones que afectan a la vida de las personas, por la importante reflexión colectiva que hacen. Expone lo que ya todos sabemos, cifras escandalosas, un 29 % de nuestra población está en situación de pobreza y exclusión social -más de seiscientas mil personas- y más de la mitad, además, lo está en exclusión severa. Y, ante esto, podemos seguir quejándonos, seguir debatiendo sobre lo que no funciona, o lo que a lo que hoy les invito y a lo que intentaré profundizar en mi segunda intervención es a responder a la pregunta que nos hace Foessa: ¿necesitamos nuevas fórmulas de inclusión social? Y mi respuesta, la respuesta de nuestro grupo, es un "sí" rotundo.

Cuando hablamos de nuevas fórmulas de inclusión nos estamos refiriendo a repensar las políticas públicas desde una visión holística de la sociedad. Sin duda, una mirada que conlleva un cambio de paradigma en la concepción de las mismas.

Y no vamos a hablar hoy de teorías, queremos traer hoy a esta Cámara un ejemplo de cómo podemos cambiar esta manera de afrontar este reto desde la visión integral, desde los planes integrales. En este sentido, ya en la VII Legislatura, en el año 2010, este Parlamento aprobó por unanimidad una PNL, una proposición no de ley, impulsada por la diputada María del Mar Julios, para dar respuesta a una de las realidades más duras en relación a pobreza y exclusión. Me refiero al barrio de Jinámar, es el barrio donde viven 20 000 personas y es el núcleo de vivienda pública más importante de toda Canarias y uno de los más importantes del Estado. A esa proposición no de ley nos sumamos en la VIII Legislatura quien les habla, para que se impulsara una iniciativa integral con esa visión de trabajo compartido. En la segunda intervención haré mención en profundidad a qué nos referimos cuando hablamos de políticas integrales.

Y me gustaría simplemente compartir un concepto que Adela Cortina, recientemente cuando hablábamos de esta elección entre una sociedad que acepta la desigualdad, o una sociedad que quiere luchar contra ella, escribe un libro que me parece también interesante que se llama Aporofobia, el rechazo al pobre... (corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: Como quiera, diputada. ¿Si quiere terminar?, vale.

Gracias, señora Hernández Jorge.

Turno ahora para el Gobierno, doña Noemí Santana, consejera, siete minutos.

La señora CONSEJERA DE DERECHOS SOCIALES, IGUALDAD, DIVERSIDAD Y JUVENTUD (Santana Perera): Señora Hernández, la verdad que le agradezco profundamente que me haya hecho esta comparecencia, porque creo que es importantísimo abordar la transversalidad en el trabajo que debemos desarrollar, no solo las consejerías del Gobierno, sino el propio Parlamento, para combatir los índices de pobreza de los cuales adolece nuestra tierra. El más que alarmante porcentaje de personas en riesgo de exclusión social que tiene nuestras islas hace muy necesario el desarrollo de políticas públicas que planteen la inclusión social como su eje de acción y los objetivos que nos debemos marcar.

Hace unas semanas conocíamos el informe Foessa, que lo presentarán en estos días tanto en Santa Cruz de Tenerife como en Las Palmas de Gran Canaria, y volvía a ofrecernos la cruda realidad de nuestro archipiélago, con unos datos verdaderamente dramáticos. Canarias, lo que no hay lugar a dudas, es que no puede seguir avanzando dejando tanta gente atrás.

Tras la crisis del año 2008 las personas en exclusión en Canarias son más y, además, están en una peor situación, con serios impactos en materia de salud, en materia de educación y en materia de sus oportunidades vitales, así, por resumir en algo que no solo va a afectar a la población actual, desgraciadamente, sino es que, además, va a afectar a futuras generaciones.

Cada año que pasa, los problemas, desgraciadamente, vemos que no mejoran o no mejoraban hasta el momento, sino que la pobreza se cronifica. De hecho, el propio informe apunta que Canarias es la única comunidad autónoma de todo el Estado español que ha crecido en pobreza.

Los servicios públicos fundamentales han sufrido acusados recortes, ya sea en el caso de educación, de sanidad, de dependencia, que han empeorado la situación. Recorte en plantillas y menos recursos que han afectado directamente a las personas que lo necesitan, y ello se ha traducido en más desigualdades.

En este contexto, y como todas sabemos, la situación de exclusión sigue siendo dramática, tanto en la exclusión severa, que se encuentra en los mayores índices de nuestro país, el 40,2 % de nuestra población que está en riesgo de pobreza y exclusión social. El dato, como le decía, es sangrante, porque estamos hablando de unas ochocientas cuarenta mil personas según el propio informe Foessa, casi el dieciséis por ciento de nuestra población; siendo, si hablamos de exclusión moderada, el 13,3 % de la misma. Ambos datos son datos que nos hacen realmente avergonzarnos.

El indicador que recoge el porcentaje de personas que no pueden... bueno, lo que realmente recoge el indicador, quería decir, son las personas que no pueden permitirse, por ejemplo, una comida de proteínas cada dos días, que no pueden mantener los gastos habituales de vivienda, que no pueden afrontar gastos extraordinarios, que no pueden permitirse las vacaciones, al menos una semana al año, que no llegan a final de mes o que tienen dificultades para hacerlo. Y quiero apuntar esto, porque muchas veces se malentiende la pobreza como el sinhogarismo o como estar pidiendo en las calles, pero esto también es pobreza, las dificultades de llevar una vida digna que tienen las familias canarias.

Para solucionar este grave problema creemos que es fundamental entender la exclusión social, como hablábamos y ya también lo hicimos en la comisión, desde una perspectiva multidimensional. Ya no solamente se trata de la carencia o insuficiencia de ingresos, sino de todo un proceso que lleva a la persona o grupos sociales a verse excluidas de sus derechos de participación en la vida social y, en definitiva, de los derechos en todos los ámbitos para tener una ciudadanía plena. Este carácter multidimensional del que hablábamos de la exclusión social hace necesaria una acción integral en todas las administraciones públicas, y también en la sociedad civil, para establecer, así, sinergias y políticas y acciones que nos ayuden a desarrollarnos como seres humanos.

Hablamos de educación, de salud, de cultura, de igualdad y de empleo, y queremos destacar, principalmente, el empleo, porque la exclusión social y la baja calidad de empleo que tiene nuestro archipiélago viene muy vinculada a como las familias tienen esas dificultades. Ya hemos hablado en innumerables ocasiones de esa figura del trabajador pobre, de la precariedad laboral que existe en muchos centros de trabajo del archipiélago, y esto es algo que debemos también abordar.

Ahora mismo, que estamos hablando, durante estas semanas está de actualidad, hablar del modelo económico que tenemos en el archipiélago, hoy tenemos aquí a la consejera de Economía, el modelo económico que tenemos basado en el monocultivo del turismo, en la gran dependencia, y eso se ha visto reflejado en la crisis que hemos tenido con Thomas Cook. Eso es lo que debemos abordar, también, a la hora de abordar esa finalización que queremos darle, ese punto y final a la pobreza y exclusión social de Canarias. No solo se va a hacer desde la consejería de Derechos Sociales, se tiene que hacer abordándolo desde las diferentes áreas.

Comentaba y reflejaba en su intervención el trabajo que se está desarrollando en el barrio de Jinámar, y la verdad que sí, que es un ejemplo para ponerlo en el mapa y seguirlo en el resto del archipiélago, y agradezco el trabajo que sé que está desarrollando como concejala en el municipio.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora consejera.

Turno para doña Vidina Espino, grupo mixto, tres minutos.

La señora ESPINO RAMÍREZ: Presidente, señorías, señora consejera, le hemos escuchado hacer un análisis, digamos, de la situación. En su próxima intervención entiendo que nos va a dar medidas más concretas para tratar este problema que afecta, las cifras son realmente terribles, a un 40 % de la población, según el último informe Arope, estamos hablando de 840 000 personas en riesgo de exclusión social en Canarias.

La pobreza económica es la puerta de entrada para esta situación, pero creer que la falta de renta es el único motivo por el que alguien está en situación de riesgo o exclusión social... si creemos eso no vamos a dar realmente con la solución. La renta de ciudadanía que propone el Gobierno de Canarias es un paso, pero no podemos quedarnos solo con eso, tenemos que activar también otras políticas, y también sería necesario vincular esa renta a políticas activas de empleo o a la formación de las personas que la reciban.

Como digo, la falta de recursos económicos es clave, es la puerta de entrada, pero hay otras muchas cuestiones a tener en cuenta en las que tiene que trabajar también el Gobierno. Suelen ser personas, las que están en exclusión social, con una muy baja formación, tenemos que trabajar por esa línea, suelen ser personas con responsabilidades a cargo, pues con personas dependientes, con menores, por eso es tan importante que funcionen también las medidas de atención a la infancia, y que funcione también la ley de dependencia en Canarias. Suelen ser personas con problemas de salud, es fundamental que funcione, también correctamente nuestro sistema sanitario y que no tengamos que esperar en listas de espera interminables...

Hay también cuestiones relacionadas con la precariedad laboral, Cruz Roja y Cáritas nos dicen que de las 250 000 personas que atienden en Canarias muchos de ellos son trabajadores, pero trabajadores pobres, que tienen quizás esta serie de cargas y que por ello están en riesgo de exclusión social. Por eso nosotros creemos que es importante, el Gobierno anterior ya hizo un trabajo en ese sentido, pero fue puntual, esas inspecciones de trabajo que afloraron situaciones irregulares en el mundo laboral, de personas contratadas para jornadas parciales que realmente hacían jornadas completas, o también personas que van encadenando contratos temporales, nosotros, desde Ciudadanos, siempre hemos propuesto como una de las medidas para combatir la precariedad laboral un contrato único para todos los trabajadores.

Y no me quiero olvidar de esas personas mayores que cobran una pensión, en el caso de Canarias tenemos casi cien mil personas con pensiones no contributivas, muchas de ellas mujeres, y también los partidos políticos tenemos que reunirnos en el Pacto de Toledo para mejorar esas pensiones y tener un sistema sostenible.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Espino.

Turno ahora para el Grupo Parlamentario Agrupación Socialista Gomera, también por espacio de tres minutos. Señora Mendoza, tiene la palabra.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ (desde su escaño): Gracias, presidente, buenas tardes, señorías, buenas tardes de nuevo, señora consejera.

Está claro que la herramienta más potente contra la pobreza y la exclusión social para una sociedad es la educación, la formación y el empleo estable y de calidad. Debemos hacer cambios para generar en Canarias ilusión, oportunidades formativas y laborales y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, y especialmente en aquellos colectivos y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y especialmente en aquellos colectivos más vulnerables.

Conseguir generar empleo es una de las medidas más efectivas para poder reducir la vulnerabilidad. Debemos de ser capaces de establecer conexiones entre los principales sectores económicos para poder diversificar nuestra economía, potenciar, así, nuestro tejido productivo, detectar qué demandas laborales tiene la sociedad canaria actual y, así, poder establecer salidas formativas y profesionales.

El informe de Foessa de 2019 no nos ha dejado a ninguno indiferente, aunque los datos, es cierto, que abarcan desde 2007 a 2017, refleja que somos una comunidad con los índices más elevados de desempleo del territorio español, que tenemos el menor PIB per cápita por habitante respecto al resto de comunidades, y que el gasto en protección social es inferior a la media española. También indica que, en el año 2018, había 600 000 personas en una situación de exclusión social moderada o severa, y alerta, además, del alto riesgo de cronificación de las situaciones de exclusión social.

La vivienda, el empleo y la salud es donde se generan más problemas. Un 23 % de la población canaria se ha visto obligada a reducir los gastos de suministro de la vivienda, estamos hablando de luz, de agua, de gas, de teléfono; además, algo más del 19 % ha tenido que hacer frente a avisos de cortes de estos suministros.

En el empleo, destaca que un 22 % de personas que residen en hogares con menos de una persona desempleada. Asimismo, los hogares que tienen a todas las personas activas ¡en paro! en su vivienda llega al 9,4 %. Además, también se eleva que algo más del 9 % de los hogares no tienen ninguna percepción de renta.

Señora consejera, la situación de la pobreza en Canarias estamos de acuerdo que es un problema estructural, y lo sabemos, pero tampoco nos puede servir de excusa.

Por eso, ahora que se va a convertir en un plan la estrategia canaria de inclusión social 2019-2021, además de que también se prevé desarrollar el próximo año la renta ciudadana y poner en marcha la Ley de Servicios Sociales, es crucial establecer una colaboración estrecha entre Gobierno, cabildos y ayuntamientos.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Mendoza.

Turno ahora para el Grupo Parlamentario Sí Podemos Canarias. Señora Del Río, tiene la palabra.

La señora DEL RÍO SÁNCHEZ: Buenas tardes otra vez.

Primero, quiero felicitar la intervención de la compañera Carmen, la proponente de esta comparecencia, porque me parece muy interesante, y recogemos algunas de las cosas que ha sugerido, y las cuales yo creo que ahora profundizará en la segunda parte. Pero muy atentas porque nos parece interesante.

Bueno, los datos ya los tenemos, el 40,2 de nuestra población está en riesgo de pobreza y exclusión social. El dato es tremendo. Estamos hablando de unas 840 000 personas en Canarias, según el informe de Foessa.

El 16 % de nuestra población está próximo a la exclusión severa, y el 13 % en exclusión moderada, datos que suponen más de un cuarto, casi... de un cuarto por ciento de nuestra ciudadanía.

Antes hablábamos de infancia y familia y de sus distintos tipos de familia o de la falta de ella, y hablábamos de cómo los riesgos que tenía la infancia y la exclusión social. Ahora vamos a hablar también de esas familias monoparentales, que antes las tocamos de refilón, más del 40 % de ellas con hijas o hijos a su cargo, en riesgo de exclusión social. Y hablamos también de personas mayores, de mujeres y hombres con pensiones precarias, que no llegan a final de mes; y, también, de otro tipo de pensiones, de esas que se llaman pensiones no contributivas, que, fundamentalmente, afectan a las mujeres, y que hasta el propio nombre ofende, "no contributivas", a esas mujeres que se dejaron la piel trabajando, cuidando a su familia, cuidando a hijos, cuidando a personas mayores, y que les tenemos... Eso, que al final les pagamos 400 euros y les decimos que como no contribuyeron... Es el colmo de los cinismos.

Hablamos también de personas en situación de dependencia cuyas familias no tienen recursos para... suficientes para cuidarles, y que la Administración pública no le ha dado respuesta, y están en esas interminables listas de espera, a veces mortales listas de espera, y mortales digo porque llegan a morir sin llegar a recibir la ayuda.

Hablamos de las personas de edades... de todas las edades, de todos los géneros, con problemas de salud mental, que también están en riesgo de exclusión social porque no reciben los tratamientos adecuados.

Hablamos de las víctimas de violencia machista, de las mujeres maltratadas, que ven sus vidas rotas y con grandes dificultades para superar los traumas y las secuelas que dejan los malos tratos para atender de la forma adecuada a sus hijos, porque no pueden ni atenderse, muchas veces, a sí mismas, y les cuesta muchísimo... muchísima dificultad intentar rehacer su vida.

Hablamos también de las mujeres migrantes, muchas de ellas víctimas de la trata y de la explotación social; hablamos de las personas trans, y de todo lo que significa la transfobia que sufren y que han sufrido y, en nuestra tierra, pronto hablaremos de ellas cómo han sido marginadas y discriminadas, y algunas muy mayores que aún tienen que hacer según qué trabajos, entre comillas, para poder llegar a final de mes.

Hablamos de esa exclusión social, y usted preguntaba ¿necesitamos de nuevas fórmulas de inclusión social?, muy de acuerdo con que iniciemos fórmulas nuevas, porque no podemos, en el siglo XXI, tratar los problemas sociales como asistencia social decimonónica.

No me queda más tiempo, pero la voy a escuchar con mucha atención, porque sé que es importante lo que va a decir.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Del Río.

Turno para el Grupo Parlamentario Popular, doña Luz Reverón, por tiempo de tres minutos.

La señora REVERÓN GONZÁLEZ: Gracias, presidente. Buenas tardes, señorías. Buenas tardes, señora consejera.

La verdad que leyendo el título de esta comparecencia, que hablaba de las nuevas medidas que usted iba a adoptar de inclusión social, supongo que en su segunda intervención usted nos va a contar todas esas medidas porque es verdad. Y ya se ha dicho aquí, lo han dicho las personas que me han precedido en la palabra, cuando hablamos de exclusión social hablamos de muchísimos aspectos y hablamos de muchísimos colectivos, estamos hablando por razones económicas, por razones de sexo, por nacionalidad, incluso a veces también por temas de discapacidad física, pero... Por tanto, sí espero que usted ahora en la segunda intervención nos hable de cuáles son esas medidas porque creo que, además, que hablará de varias medidas y que de esas medidas habrá que hablar, una por una, en cada una de las comparecencia porque no creo que dé tiempo para poder desarrollarlas, ¿no?

Pero sí me gustaría, antes de continuar, sí me gustaría comentar una cosa que ya se lo he comentado, además, a dos consejeros de su Gobierno y es hablar de transparencia. El presidente del Gobierno, en su toma de posesión, habló de que iba a ser una administración, si mal no recuerdo, habló de un techo de cristal donde quería que todo fuera transparente, y yo le digo esto porque si nos vamos a la web de su consejería, como en otras web de otras consejerías, nos encontramos con lo siguiente, nos encontramos con una pestaña solamente que habla de la inclusión social donde solamente encontramos dedicado a lo que es la PCI; por otro lado, tenemos el plan concertado y, además, un anuncio que avisa de lo que es la información sobre la red de centros y albergues de acogida. Por tanto, yo sí le pido que actualicen esa web porque nosotros, para poder venir, aquí pues utilizamos mucha... y necesitamos esa información, por tanto, sí le pido transparencia.

Pero, bueno, señora consejera, mire, le digo, usted tiene por delante un gran trabajo, y usted lo sabe, y lo sabe porque yo creo que en este salón de plenos en la pasada legislatura se habló muchísimo de la situación por la que pasa Canarias. Canarias fue la comunidad autónoma con una mayor proporción de población en situación de exclusión social en el año 2018, con un 29 % de la ciudadanía, frente al 18,4 computado en lo que era la media nacional. Así, por tanto, yo creo que todos estamos de acuerdo, en el día de hoy, y creo que todas sus señorías, querrán que usted ponga en marcha unas medidas, además, de carácter urgente, para poder intentar paliar lo que nos viene encima.

Por tanto, yo... sí me gustaría volver a recordar lo que siempre ha dicho mi grupo parlamentario, mi grupo parlamentario siempre ha dicho una cosa y muy clara: y es que para poder evitar la exclusión la mejor política social es la política del empleo. Por eso entendemos que usted se tiene que afanar en buscar esas políticas de empleo para poder intentar evitar que esos colectivos que se encuentran en estos momentos en exclusión social puedan insertarse en esta sociedad.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Reverón.

Turno para el Grupo Parlamentario Nacionalista.

El señor MACHÍN TAVÍO (desde su escaño): Muchas gracias, presidente.

Ante una intervención social lo primero a lo que tenemos... a tener es a la persona en cuestión que lo sufre, el profesional que se va a poner al frente para combatirlas y, sobre todo, señora consejera, los programas, acciones, instrumentos y mecanismos que tiene la Administración para hacerle frente y poder erradicarla.

Pero, señora consejera, estará de acuerdo conmigo, es más se lo oí en su discurso que la transversalidad es una cuestión fundamental para atender. Ya no se puede concebir luchar contra la exclusión social desde una frontera solo desde los derechos sociales. Hace falta que trabajen todas las acciones de las consejerías, los consejeros, los grupos parlamentarios y todos los diputados... cuando encuentren alguna persona, grupos de personas con atisbo de exclusión social.

Pero, señora consejera, debemos empoderar a la gente, debemos empoderar a las personas, y no lo hablo desde el término económico, lo hablo... empoderarlas desde la educación, la sociedad, empoderarla medioambientalmente, culturalmente porque debemos darle instrumentos y mecanismos para que se reinventen, instrumentos y mecanismos para que se puedan reconsiderar y, sobre todo, para que se puedan imaginar desde otra perspectiva más efectivas y más eficientes.

Señora Hernández, la felicito, solamente la intervención en Jinámar es para estudiarla porque creo que marca un antes y un después, sobre todo porque se trabaje en todas las perspectivas de los ciudadanos, con ciudadanos propios del pueblo y, sobre todo, reorganizando, desde una manera u otra, la capacidad que tiene cada área. Ponía un ejemplo, rehabilitación de viviendas, programas formativos, rehabilitación de centros dependientes del ayuntamiento, y solo es para felicitar y copiarlos en muchos ayuntamientos y, sobre todo, desde la perspectiva de la consejería. Fíjese que leía que las personas sobre las que se trabajaba, ahora mismo, son los propios protagonistas de ese plan integral, de ese plan transversal que se ha empoderado, que se ha llenado de argumentos y que ahora son los que tienen sus propios argumentos y deciden las pautas y directrices de ese plan.

Y, señora consejera, quiero introducir algo que la ONU ya ha advertido, sé que no es de primera mano, pero me gustaría que reflexionáramos, ya en comisión le voy a plantear el tema, que es la brecha digital. La tecnología nos ha abaratado a todos, de una manera un poco por encima, de una manera diferente porque hay jóvenes, hay adolescentes que no tienen el acceso a las tecnologías, las tecnologías de la información, de una manera igual que otros, y nosotros estamos aquí, señora consejera, para que todos y cada uno, independientemente de dónde vivan, en las ocho islas, tengan las mismas oportunidades.

Reflexionemos sobre ello, son oportunidades laborales, oportunidades de empleo y oportunidades de conectarse y de aprender en la red. Reflexionemos, que creo que es un campo bastante amplio y podemos tener muchas mejoras.

Muchas gracias, señora consejera.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Machín.

Turno para el Grupo Parlamentario Socialista.

La señora TEJERA RODRÍGUEZ (desde su escaño): Presidente. Señorías. Buenas tardes.

Existen, sabemos que están, forman parte de la población que etiquetamos como excluidos sociales, sin ingresos estables, en una sociedad de consumo, sin hogar, sin prestaciones, sin lazos familiares sólidos, sin protección de la Administración. Y no son solo esos pocos que vemos en nuestras ciudades, que nos incomodan por su desaliño, su vocería, desatinados, que nos avergüenzan cuando se mezclan con los turistas, que nos interpelan a la sociedad de la abundancia y, especialmente, a nosotros y nosotras, responsables públicos, mandatados por la ciudadanía para trabajar por la igualdad y el bienestar de la comunidad en su conjunto.

Si profundizamos en las cifras el impacto es devastador, no solo por la magnitud de los porcentajes, sino cuando asumimos que no podemos achacar esta realidad sangrante a los efectos de la crisis, porque, en sus etapas posteriores, cuando aparentemente superamos la recesión y avanzamos a una fase de crecimiento económico, la desigualdad se ha intensificado.

La encuesta Foesa, un minucioso trabajo que señala sin ambages el mapa de la exclusión y la pobreza, nos sitúa ante un espejo estremecedor: a cada salida de una crisis, la vulnerabilidad sube y se cronifica; en cada ciclo favorable, aumentan las heridas estructurales en la sociedad, especialmente en los hogares menos aventajados; el modelo de distribución de la riqueza no funciona; la recuperación del empleo no impacta en este grupo población y el sistema de protección social resulta insuficiente y, por supuesto, a la vista de ello cambiar esta situación no pueda quedar en exclusiva en las capacidades y posibilidades de las personas afectadas, y ello, pese a comprobar, y esa es la buena noticia, que el apoyo familiar en los hogares más desfavorecidos sigue representando una tabla de salvación, aunque es cierto que cada vez más debilitada y endeble.

La idoneidad de implementar plantes transversales en la lucha contra la pobreza se hace patente cuando se analizan las variables vinculadas a la exclusión severa: el desempleo, la brecha de sexo, los porcentajes de (ininteligible) de la infancia y juventud, el impacto de la crisis en los mayores, la educación como fórmula de integración plena, la desventaja de la población extrajera... Por todo ello, se hace evidente la necesidad de un esfuerzo coordinado de los departamentos de políticas activas de empleo, igualdad, juventud, mayores, educación o extranjería con los servicios sociales, que por sí solos no tienen capacidad de respuesta ante la magnitud del reto, y porque, a menudo, la respuesta institucional de reparto económico se revela insuficiente ante una situación que, como hemos visto, no es coyuntural sino estructural. No se trata de solventar un problema puntual, sino de acatar sus raíces.

En opinión del Grupo Parlamentario Socialista, el informe Foesa es una hoja de ruta de indudable fiabilidad y garantía que nos señala una realidad indiscutible y, no por ello menos dura, en las crisis pero también en los periodos de bonanza la...

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora diputada. Se acabó su tiempo.

Continuamos con los siguientes turnos de palabra, en este caso para el grupo proponente, Nueva Canarias, tiene la palabra doña Carmen Hernández.

La señora HERNÁNDEZ JORGE: Cuando decía en mi primera intervención que la pobreza y la exclusión social se ha convertido en un problema, en un reto estructural de esta tierra, es porque es una obviedad. Al margen de los ciclos económicos, al margen de la mejora económica, nuestras tasas de pobreza y exclusión siguen siendo muy por encima de la media del Estado o ya, por último, es que estamos a la cabeza.

Decía antes que nos enfrentamos a un dilema, a tomar una decisión que sea o aceptar la desigualdad y la pobreza o, incluso, permitir que siga creciendo cierta demonización social, lo que decía Adela Cortina en su libro La aporofobia, es decir el rechazo a la pobreza, o decidirnos a inventar otra fórmula, otra manera de afrontar esta realidad.

Este enfoque que hoy queremos trasladar, desde una visión optimista y constructiva, tampoco es un enfoque nuevo, la Unión Europea lleva mucho tiempo, desde el momento en que se definió la Estrategia 2020, hablando de que los retos económicos, medioambientales, climáticos, demográficos, sociales, a los que se enfrentan las zonas urbanas están interrelacionados, y que el éxito del desarrollo urbano solo se puede lograr a través de un enfoque integrado, una visión donde las prioridades que se deben reforzar tienen que ver con el crecimiento inteligente, sostenible en su triple dimensión -económica, social y medioambiental-, un crecimiento integrador. También lo indica Foessa, habla de que hay barrios más vulnerables.

Si territorializamos la realidad de la pobreza y la exclusión en Canarias hay que decir que existen barrios más vulnerables que otros, y en las grandes urbes es donde se sitúan las grandes diríamos bolsas de pobreza y exclusión social. Por tanto, eso requiere afrontarlo de una manera distinta. Incluso, hay territorios, como los catalanes, Extremadura, etcétera, que se han planteado leyes para barrios vulnerables.

Por tanto, se trata de vincular la acción pública al territorio, combinar lo público con la práctica comunitaria y, en ese sentido, queríamos hoy traer una experiencia que, además, fue un mandato de este Parlamento, como decía el plan integral de Jinámar. Decía al principio que hablamos del parque de vivienda pública más importante de toda Canarias, 5579 viviendas, correspondientes, en su mayoría, al municipio de Telde, pero también hay 870 viviendas que corresponden al municipio de Las Palmas. Jinámar es un barrio donde viven 20 000 personas, ubicado en la desembocadura del barranco de Las Goteras, a unos diez kilómetros de la ciudad de Las Palmas y a unos seis kilómetros del barrio histórico de Telde. Este barrio se construyó en una extensión enorme de 3 millones de metros cuadrados, y por esa densidad poblacional, como por ser un barrio construido al margen de las necesidades reales de sus habitantes, edificios de mucha altura, sin espacios bien dotados en su origen, bueno, ha tenido, desde su inicio, unas condiciones de partida que han favorecido las desventajas sociales y culturales.

Frente a esta realidad, desde el año 2017 todas las administraciones canarias, junto con tres ministerios, venimos impulsando un plan integral. Participa activamente la comunidad autónoma, el Cabildo de Gran Canaria, el Ayuntamiento de Telde, de Las Palmas, el Ministerio de Educación, el Ministerio de Fomento, a través del área de Vivienda, y el Ministerio de Política Territorial. Por tanto, creo que es un ejemplo de coordinación y de compromiso y de corresponsabilidad de todas las administraciones ante un reto que debe ser de todas las administraciones. Es un proyecto que se basa en tres grandes objetivos, que son el desarrollo y el fortalecimiento socioeconómico y medioambiental, la mejora en las condiciones generales de vida del barrio y en un sistema de gestión específica con altos niveles de coordinación entre la acción pública y la participación ciudadana activa.

Persigue tres grandes ejes, urbanismo y convivencia vecinal, aquí diríamos que el gran eje vertebrador de este punto es la rehabilitación, se han emprendido... pues la rehabilitación... Están en marcha de más de mil viviendas y ahora mismo empezamos 650 más, esto unido con una visión de la rehabilitación de trabajo comunitario, de implicar las comunidades de vecinos en el proceso rehabilitador, que no solo afronta el reto de la mejora de las infraestructuras, sino de mejorar el tejido social. Un plan de movilidad, programas de cultura y ocio saludable...

Otro segundo eje de inserción sociolaboral y promoción de la actividad económica, tenemos financiación directa del ministerio a través de empleo para fomentar planes de empleo específicos para esa población, con los perfiles de esa población, vinculados siempre a la formación. Por eso, todos los programas llevan consigo las certificaciones profesionales, porque de lo que se trata es de darles oportunidades para la empleabilidad.

Y una tercera pata, que me parece trascendental, la intervención socioeducativa familiar y de salud comunitaria. Ahí está implicada la Consejería de Educación, a través de su red de centros educativos. A la consejera igual todavía no le ha dado tiempo a conocerlo. Pero todos los colegios y los institutos del barrio de Jinámar están activamente implicados en este plan. Hay refuerzo educativo en horario de tarde, educación emocional, talleres musicales a través de Barrios Orquestados, teatro en inglés, prevención de adicciones a través de la fundación Yrichen, prevención del absentismo escolar, escuela de familia, escuela de deportes o, lo que acabamos de implementar, que es el ajedrez en la escuela. Destacable también el papel del área de salud, a través de la Cátedra Unesco de Salud con el impulso de la Universidad de Las Palmas.

Decía, además, que creo que es uno de los elementos innovadores de este plan es el trabajo en red. Coordinación intensa entre todas las administraciones, en horizontal y en vertical, es decir, los departamentos de la comunidad autónoma, y de todas las administraciones implicadas... Se intenta impulsar una coordinación intensa. Pero también entre administraciones y un trabajo en red, un trabajo con los recursos del territorio. En este plan intervienen de manera directa más de treinta entidades, entre las cuales destacaría a Cáritas, a la fundación Yrichen, a radio ECCA, a Aldeas Infantiles, un grupo de clubes deportivos, como puede ser el Rocasa, etcétera. Es una iniciativa, como decía antes, en la que participan financieramente todas las administraciones.

Y, para ir acabando, quiero concluir que lo que queremos traer como ejemplo porque creemos profundamente que ese es el camino, una visión que obliga a que las políticas se impulsen de manera transversal, con una visión global coordinada integral, trabajar en red con la sociedad civil organizada a través del tercer sector, de las comunidades vecinales y de la participación activa de la ciudadanía, donde se impliquen todos los recursos del territorio, sanitarios, educativos, sociales, de juventud, empleo, deportivos, con una estrategia compartida, tanto en su diseño como en su implementación como en su evaluación, con la corresponsabilidad...

El señor PRESIDENTE: Si quiere acabar.

La señora HERNÁNDEZ JORGE: Acabo.

Y con mecanismos para medir los avances, utilizando como herramientas de investigación a las universidades canarias, en este caso, a la Universidad de Las Palmas.

Para concluir, quería decir que no podemos perpetuar nuestros errores y especialmente no perpetuemos la desigualdad y la pobreza que sufren miles de canarios y canarias que viven en barrios inequívocamente vulnerables. Los parches no sirven. Y para empezar el plazo temporal de estas estrategias creo que debe ser de largo recorrido. Mi experiencia me dice, como docente y como persona que ha participado en estos proyectos sociales, que trabajar en el ámbito comunitario es la mejor manera de generar dinámicas que hagan que la población tome las riendas de su proyecto de vida.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Hernández.

Cierra la comparecencia el Gobierno. Consejera, doña Noemí Santana, tiene la palabra.

La señora CONSEJERA DE DERECHOS SOCIALES, IGUALDAD, DIVERSIDAD Y JUVENTUD (Santana Perera): Sí, como ya decía en mi anterior intervención, la realidad es que ese plan integral que se está desarrollando en Jinámar es un ejemplo y, además, yo creo que marca el camino a seguir y la estrategia a seguir para toda la comunidad autónoma.

Las políticas transversales, cuando hablamos de salir de una situación tan difícil como la que estamos atravesando, son fundamentales, y eso se ve cuando se aplican esas políticas transversales tanto en el empleo, la educación, la sanidad, la vivienda, los derechos sociales y, además, se hace en coordinación entre todas las administraciones y, además, se hace en colaboración con el tercer sector. Claro que da sus frutos, el trabajo bien hecho recoge sus frutos, y así está siendo en el barrio de Jinámar. Afortunadamente, y como le digo, para nosotros marca, nos marca el camino como una brújula, señora Hernández.

También decían otros de los portavoces que han intervenido durante esta comparecencia la necesidad de ligar el empleo y la economía a trabajar por la inclusión social de las personas de nuestro archipiélago, y en eso no puedo estar más de acuerdo, implicando, además, en esta tarea, a todos los actores políticos, y creo que en esta línea es en la que se ha venido trabajando, también en la anterior legislatura, a través de la aprobación de la Estrategia de Inclusión Social 2019-2021, la cual contaba con tres ejes, la inclusión social activa, la atención especializada a los grupos más vulnerables y desfavorecidos y acciones transversales para la mejora de las políticas públicas de inclusión.

Cada uno de estos ejes cuenta con líneas y objetivos estratégicos, objetivos operativos y acciones concretas, además de un centro directivo que se va a hacer responsable, involucrando en esta tarea a diversas consejerías que sigan ya una fiscalización y un control de que las cosas se estén haciendo de la manera adecuada. Se trata, por tanto, de una actuación integral, que incide en el carácter del que hablábamos, el carácter multidimensional que se debe tener a la hora de luchar contra la exclusión social y que involucra a las diversas áreas del Gobierno.

La voluntad de esta consejería y nuestra obligación, como es lógico, es recoger todo el trabajo realizado en esa estrategia canaria de inclusión social para desarrollarlo, ahora sí, en ese plan de inclusión social y lucha contra la pobreza, el plan de de lucha contra la pobreza infantil, más específico, del que hablábamos en la anterior comparecencia y los cuales, por supuesto, este Gobierno es sensible y va a adoptar, que eso es lo importante, porque no todo es diagnosticar, no todo es hacer análisis, sino, luego, hay que llevar a cabo los planes, y para llevar a cabo los planes hace falta dinero, hace falta una ficha financiera y hace falta reflejarlo en los presupuestos generales de la comunidad autónoma, porque si no todo queda en palabras bonitas, en buenas intenciones, pero no en hechos, que es lo que nosotros queremos. Por eso decía que el plan integral que se está desarrollando en el barrio de Jinámar es brújula, porque no solo nos hemos quedado en las buenas intenciones, sino hemos pasado a los hechos, y eso es, también, lo que queremos para la comunidad autónoma.

En ese sentido, consideramos que para la consejería sería de enorme utilidad el que se creara un fondo canario para las situaciones de emergencia y exclusión social, tal y como establece la propia estrategia. Y, para ello, se necesita financiación que establezca esa rápida respuesta que en muchas ocasiones no se ha dado, y que esté apropiada, que esté ajustada, a las demandas de la población de nuestra tierra.

Paralelamente a la maduración de esta estrategia, este Gobierno, además, va a llevar a cabo el desarrollo normativo de la Ley de Servicios Sociales que, como bien saben, se aprobó y está vigente desde el final de la pasada legislatura. Y nosotros ahora mismo tenemos la tarea de desarrollar esa ley para poder implementarla, y entre otras cosas estamos trabajando en el tan necesario catálogo para la Ley de Servicios Sociales.

Otra de las cosas que a nadie se le escapa, y creo que hemos puesto en el eje central de nuestras prioridades, es sacar adelante la renta ciudadana, que, por supuesto, creo que, como hablábamos de esa transversalidad, tiene que ir vinculada también a que las personas tengan la oportunidad de acceder al mercado laboral, pero ese no es el objetivo final, porque escuché algún portavoz diciendo como que el objetivo de la renta ciudadana debe ser la inserción laboral, eso es la prestación canaria de inserción, que es lo que tenemos ahora, la renta ciudadana va más allá.

Por ejemplo, hablaba la señora Vidina, portavoz del Grupo Mixto, que las pensiones no contributivas deberían verse complementadas. Pues en una pensión no contributiva lo que buscamos no es la inserción laboral, evidentemente, pero a través de la renta ciudadana sí que se pueden ver complementadas, por ejemplo, esas pensiones no contributivas, es decir, va más allá de lo que iba esa prestación canaria de inserción. Y buscamos, también, que se puedan complementar, incluso, hasta con rentas del trabajo. Si existe esa precariedad laboral en Canarias, si existe esa figura de trabajadores pobres, pues a lo mejor se hace necesario que esa renta sea complementaria con las rentas... (corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia concede un minuto adicional).

El camino es también el que nos marcamos para el desarrollo de la Ley de Servicios Sociales, sabemos que va a ser arduo, que va a ser complejo, y que para ello vamos a necesitar -y ya se los digo desde aquí- todo el apoyo que nos pueda dar este Parlamento a esta consejería para hacer palpable, dentro de las necesidades que tenemos, pues, que debe ser prioridad esa agenda social y el desarrollo de la Ley de Servicios Sociales.

Una de las cosas que también creo que debe de ser fuerte apuesta de esta comunidad autónoma es por la creación de un parque de vivienda pública, con esos alquileres desorbitados que se están sufriendo y demás, vemos que muchas veces los beneficiarios o las personas que deben ... (corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: ... vamos.

La señora CONSEJERA DE DERECHOS SOCIALES, IGUALDAD, DIVERSIDAD Y JUVENTUD (Santana Perera): Muchas personas que acceden a ser usuarias o beneficiarias de los derechos sociales muchas veces tienen esa carencia de poder acceder a una vivienda, vemos que va completamente ligado.

Entonces, en ese sentido, creo que la forma de trabajar es como estamos haciendo, o como están haciendo... el equipo de Gobierno lo estamos haciendo, también con la colaboración del Gobierno, que también colabora, en el barrio de Jinámar, abordando pues las necesidades desde los distintos ámbitos.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchísimas gracias, señora consejera.